6 claves para aprender a poner límites

Hoy vengo con un tema sobre el que me preguntan habitualmente mis seguidores y sobre el que suelo trabajar con mis clientes de Coaching y alumnas de mis cursos: cómo poner límites.

Además, si este tema te interesa, te invito a que llegues hasta el final de este post porque tiene una propuesta que te ayudará a profundizar más en el tema de aprender a poner límites.

Durante mucho tiempo poner límites, expresar mi opinión o, simplemente, decir no me resultaba muy difícil. Anteponía las necesidades de los demás a las mías. Evitaba el conflicto, algo muy habitual de mi eneatipo 9. Tenía miedo a expresar lo que pensaba en realidad para evitar sentirme sola, rechazada o abandonada. Incluso, permitía todo tipo de humillaciones. ¿Te suena?

Afortunadamente, el desarrollo personal llegó a mi vida y me ayudó a conocerme y a transformar muchos de estos aspectos de mi vida. Aprendí a respetarme, a poner límites y a expresarme libremente sin miedo al qué dirán, pues es imposible que todo el mundo esté de acuerdo conmigo.

Así que, si poner límites es un tema que se te resiste, te entiendo, yo también pasé por ahí y, por eso, hoy voy a compartir 6 claves para que empieces poco a poco a poner esos límites tan necesarios para tener una relación sana con los demás y, sobre todo, contigo misma.

1# Define tus propios límites

Definir tus límites pasa en muchas ocasiones por evaluar situaciones pasadas en las cuales no lo pasamos bien o no tenemos un recuerdo muy positivo. Evaluando nuestro pasado podemos aprender de él.

Así que, aunque esta evaluación no resulte muy cómoda o agradable, es necesaria para saber qué vas a permitir y qué no.

Por supuesto, te invito a que vayas revisando este listado porque es posible que con el tiempo cambie, al mismo tiempo que cambias tú.

Una vez que ya tengas el listado, revísalo. ¿Te sientes cómoda con estos límites? Olvídate por un momento de los demás. Ahora mismo, esto sólo es para ti.

Te pongo algún ejemplo para que te sea más fácil realizarlo. Situaciones incómodas donde siento que no respetan mis límites:

Me escriben suscriptores a mi blog dándome consejos de cómo educar a mis hijas, cómo y con qué frecuencia enviar (o dejar de enviar) emails de venta de mis cursos y servicios…

Otras situaciones pueden ser peticiones de ayuda constante por parte de algunos familiares o amigos, donde me apetecería decir no, pero sigo haciendo lo que me piden.

Analiza todos los ámbitos de tu vida, como en la Rueda de la vida del Coaching, y descubre en qué áreas no respetas tus límites con mayor frecuencia: pareja, salud, finanzas, trabajo, amistades, familia e hijos (incluye aquí si quieres la familia política), tiempo de ocio, crecimiento personal y/o espiritual, etc.

2# Trabaja la emoción de la ira

Cuando traspasan nuestros límites, la emoción que aparece de manera más habitual es la ira. Y en muchas ocasiones, incluso, la reprimimos, trayendo incluso consecuencias no tan positivas en nuestro cuerpo.

Como siempre digo, todas las emociones son buenas, pues traen un mensaje, y entender este mensaje nos ayudará a comprender y aprender de esa situación en la que aparecen esas emociones no tan cómodas.

Escribir cómo nos sentimos es muy terapéutico, como te compartí en este post. Además, nos ayuda a entender y a ver las situaciones de manera más positiva.

Para trabajar con esta emoción tan intensa te dejo varias preguntas para reflexionar: ¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿Qué haré diferente la próxima vez? ¿Cómo puedo expresar que esto es importante para mí?

Otro ejercicio recomendable para trabajar con la emoción de ira (enfado, enojo, rabia, frustración, irritación, etc.) es sacarla fuera del cuerpo a nivel físico. Bien sea bailando, saltando, haciendo algún deporte (correr, bicicleta, etc.), saliendo a dar un paseo… Incluso golpeando algún objeto sin que esto nos haga daño a nosotros ni a los demás (tirar zapatillas de casa contra la cama, golpear una almohada). Salir a la montaña donde no hay nadie y gritar…

O simplemente verbalizar lo que sientes con una persona de confianza (eso sí, no uses a tus hijos para esto, no son las personas adecuadas para recibir este torrente emocional). Si tienes buena relación con tu pareja o tienes un amigo cercano, sería genial poder hacerlo. Puedes decirle: por favor, voy a decirte algo que necesito expresar, pero no te pido consejos ni que me pares ni me regañes. Simplemente necesito expresar lo que siento en este momento.

La emoción de la ira es de las más activas, pues conlleva alta energía que debe ser expulsada. Expulsarla directamente contra la persona que te ha generado el daño no es lo más adecuado, aunque a veces nos apetezca hacerlo.

Gestionar una emoción no significa guardarla ni tampoco expulsarla de manera intensa contra alguien. Sino liberarla de manera ecológica y, pasado el tiempo, poder decidir qué debes hacer.

Pronto ofreceré un directo en mi canal de Instagram hablando de cómo conectamos con la emoción de la ira según los distintos mecanismos de defensa que tenemos los seres humanos, según la terapia Gestalt. Te animo a seguirme en mi canal para no perderte este directo.

3# Practica decir NO

Decir NO es algo que a muchas personas nos cuesta. Nos han enseñado por cultura o educación a pensar en los demás, antes que en nosotros mismos, porque pensar en una misma antes que en los demás se tacha de personas egoístas. Pero hoy le vamos a dar la vuelta.

Hay una frase demoledora, al menos para mí, que es posible que hayas escuchado:

Cuando dices sí a los demás (cuando en realidad querías decir no), en realidad te estás diciendo NO a ti misma. 

Y si en realidad queremos tener relaciones sanas y auténticas con los demás, ¿no crees que es importante expresar lo que realmente quieres tú? Siempre, por supuesto, expresando nuestros deseos desde el respeto hacia la otra persona y hacia nosotras mismas.

Así que, hoy te propongo que practiques más a menudo decir no a aquello que no te apetece o para lo que no tienes tiempo. Empieza por cosas sencillas, con personas de confianza. Incluso, te propongo que antes de responder, te preguntes ¿realmente deseo hacer esto?

Recuerda que tú también eres importante.

4# Toma tus propias decisiones

Las personas que no ponemos límites, en ocasiones, también buscamos la aprobación de los demás o decidimos lo mismo que los demás, aunque deseemos otra cosa. O tomamos nuestras propias decisiones después de consultar con los demás.

Si lo piensas, realmente no necesitas la aprobación de los demás. Las personas que realmente te quieren, te apoyarán decidas lo que decidas, aunque tal vez no lo entiendan.

Si te cuesta tomar decisiones, empieza por cosas pequeñas y verás que no pasa nada. Incluso, si te equivocas, aprenderás para la próxima vez. Recuerda, no hay equivocación, sino aprendizaje.

Piensa en una pequeña decisión que puedes tomar desde ya: sea elegir el restaurante donde vas a comer o cómo vas a pasar el fin de semana.

A mí antes cuando me preguntaba mi marido a dónde quería ir a comer, siempre le respondía que donde él quisiera. Si mi suegra traía ropa que no le gustaba a mis hijas, lo aceptaba sin decirle nada, para no herir sus sentimientos. Pero poco a poco empecé a darme cuenta de esos pequeños detalles y comencé a verbalizar lo que deseaba, lo que quería y lo que no.

Eso hizo que pudiera fortalecer mi autoestima y me sintiera cada vez más cómoda conmigo misma. Porque todo cambia empieza por los pequeños detalles como éstos.

5# Verbaliza tus necesidades y ensaya

Al final, la mejor manera de poner límites es simplemente verbalizando, diciendo con voz alta a la otra persona que no te gusta que hagan esto o lo otro en relación a ti y a tu tiempo, tu vida, tus decisiones.

A menudo creemos que los demás deben suponer o saber que nos hace sentir incómodos su actitud, pero lo que ocurre es que sencillamente no se lo hemos hecho saber.

Sé que cuesta hacerlo si nunca ha sido tu fuerte el decir lo que te ocurre, pero te animo a probarlo aunque sea a solas. Mirándote en el espejo puedes imaginar que al otro lado está esa persona a la que te cuesta poner límites.

De forma calmada, con respeto, le dices a esa persona imaginaria lo que tengas que decirle. Haciéndole ver cómo te hace sentir su actitud y pidiéndole por favor que no vuelva a comunicarse de esta manera contigo o realizar este tipo de actos (ni siquiera es necesario que le expliques por qué decides esto último, salvo que sea alguien muy cercano y quieras que te entienda).

Lo mismo ocurre con el hecho de decir NO al otro. Ensaya delante del espejo tu negativa, de forma amable, tranquila y a ser posible sin justificación alguna (salvo que sea realmente necesario, según qué contexto: por ejemplo, el laboral).

6# Conócete

Y llegamos a la última clave, aunque podría darte muchas más, porque aprender a poner límites es un tema muy profundo. Y esta clave no la he elegido la última porque sea la menos importante, sino porque engloba a todas las demás.

Preguntas tan importantes como: ¿quién soy?, ¿qué quiero de la vida?, ¿qué me gusta realmente?, ¿qué me define?, ¿cuál es mi propósito?, ¿cómo me gusta que sean mis relaciones con esa persona, padres, hermanos, pareja, hijos, compañeros, superiores, etc.?

Muchas personas con baja autoestima con las que trabajo en mis cursos y procesos de coaching son personas que nunca se han preguntado todo esto. A menudo no saben responder a la simple pregunta de: ¿y qué quieres hacer entonces con tu tiempo libre?

Viven tan volcadas en las necesidades de los demás que se han olvidado por completo de sí mismas. Eso mismo lo he vivido yo muchos años de mi vida. Cuidando de mi familia, preocupada por su bienestar. Poniéndome en el último lugar.

Por eso no conseguí vivir mi propia vida hasta que salí del hogar familiar. Pues para conocerme necesitaba tiempo para mí, para poder escucharme, cuidarme y decidir qué quería hacer con mi vida.

Cuanto más te conozcas, con más certeza sabrás qué quieres en realidad. O qué estás dispuesto a permitir. Al conocerte más, te sentirás más segura de ti misma para tomar tus propias decisiones. Te respetarás y respetarás a los demás porque conocerás tus límites.

También aumentará tu autoestima y serás tú la persona que cubra sus necesidades sin esperar a que los demás lo hagan. Y de esta manera, poco a poco dejarás de buscar la aprobación de los demás. Empezarás a tomar tus propias decisiones y eso te hará sentir una persona conectada con su poder interior y, por tanto, la dueña de tu vida.

Como ves, los beneficios son muchos. El camino no es fácil, pero es posible.

Conclusión

Como te decía al inicio de este post, si quieres profundizar en el tema de poner límites, de enfrentarte al conflicto y ser capaz de gestionar la emoción de la ira, tengo una magnífica noticia para ti: quiero invitarte a un taller online que imparto durante este mes y donde me encantará poder ayudarte.

Es un taller de unas 3 horas de duración que realizaremos en vivo el próximo lunes 21 de febrero a las 18:00 de la tarde (hora España). Pero si no puedes estar en directo, no te preocupes, pues lo grabo y a los dos días te envío la grabación.

Si deseas apuntarte a este taller práctico para “Aprender a poner límites”, simplemente entra en este enlace. Su precio es de sólo 47 euros. Más adelante este taller no estará a la venta y sólo las personas que os hayáis apuntado ahora podréis disfrutar de él (y lo tendrás para toda la vida, pues el acceso no caduca).

Si asistes en directo, será un placer responder tus dudas en el momento. Pero si lo ves grabado, durante el mes de marzo puedes enviarme las preguntas o dudas que no has podido resolver tras visualizar el taller.

En el taller práctico «Aprende a poner límites» trabajaremos los siguientes temas :

  • A través de una visualización creativa PNL descubrirás cuáles son tus límites internos y básicos y cómo te gustarían cambiarlos.
  • También conocerás qué sub-personalidad toma decisiones por ti a la hora de establecer los límites.
  • Vas a identificar y analizar tus 5 principales límites y conocerás su origen.
  • Conectarás con tu cuerpo para descubrir qué necesidades no cubiertas están relacionadas con tu dificultad de poner límites.
  • Por qué te cuesta decir NO y cómo puedes aprender a hacerlo a través de un sencillo ejercicio de Coaching estratégico
  • Conexión con tu Energía de Rey/Reina para ser asertivo.
  • Vas a realizar un cambio de contrato invisible con aquella persona o personas con las que tienes conflictos con más frecuencia.
  • Te mostraré una técnica muy simple para marcar tus límites en la próxima discusión o conflicto en el que te veas envuelta.
  • Trabajaremos con la emoción de la ira y su gestión asertiva.
  • Veremos el tema de la Sombra y el Síndrome de buena persona.
  • Aprenderás un potente ejercicio basado en la técnica EMDR en la que vas a desbloquear tu conflicto interno inconsciente para poder vivir el conflicto externo desde el amor y no desde el miedo. Este ejercicio es tan potente que si sólo realizaras esta parte, el taller habrá valido la pena.

Será un taller práctico, sencillo, sin mucha teoría y con muchas preguntas para que tengas tomas de conciencia importantes y puedas por fin poner límites de manera tranquila, asertiva, confiada y sintiéndote dueña de ti misma.

Me encantará tratar este tema tan importante y poder ayudarte. Puedes inscribirte aquí: https://sowl.co/itpoy

Y para terminar me gustaría preguntarte: ¿cómo llevas el tema de poner límites en tu vida? ¿Te cuesta hacerlo? ¿O has logrado cambios positivos en este aspecto? ¿Hay algún ámbito concreto donde cueste poner límites especialmente? Me encantará leerte y darte feedback.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.