¿Reinventarme a mi edad?

Claves_del_articulo

¿Alguna vez has sentido envidia de personas que tienen un trabajo que está genial, un trabajo que les llena, del que se sienten orgullosas? ¿Has notado la pasión con la que hablan de sus proyectos, lo felices o plenos que parecen estar de lo que van consiguiendo, sus logros, su realización y la contribución que hacen a la vida de otras personas?

Yo desde luego sí. Lo cuento mucho en este blog. Durante años viví en segundo plano, creyendo que el trabajo no era lo verdaderamente importante. Mi verdadero problema, problema de calidad (ganas de realizarme profesionalmente) lo evitaba a toda costa enfocándome en temas más personales o más triviales (problemas de seguridad), como lo contaba hace algunas semanas.

Cuando la crisis de identidad llama a tu puerta

Pero un día la crisis de identidad llamó a mi puerta. Un día me dije que yo también tenía algo que aportar. Un día me enfadé conmigo misma. Desde luego no fue algo inmediato, tuvieron que pasar años para que me diera cuenta de mi verdadero problema. Tuvo que llegar una persona a mi vida para hacerme ver que yo valía para muchísimo más que para realizar tareas administrativas y rutinarias.

Tal vez tú también estés sintiendo que algo no va bien en tu vida. Es lo que algunos autores llaman crisis de la mediana edad: 35, 40, 50 años. En realidad da igual la edad que tengas. Si ha llegado tu crisis, te felicito. En serio.

Y sí: primero tendrás que enfadarte. De nada te sirve leer decenas de libros de autoayuda, de motivación, reflexionar, conversar, planear... si al final no haces nada para cambiarlo.

¿Cómo reconocer esa crisis a nivel profesional o personal? En realidad es bastante sencillo. Es posible que en estos momentos te estés planteando las siguientes preguntas: quién soy, qué busco en esta vida, cuál es mi misión, cómo puedo desarrollarme, cómo puedo hacer lo que me gusta y vivir de lo que me gusta.

Seguramente eres una persona curiosa, con mente abierta, flexible, inteligente (y no me refiero al coeficiente intelectual, sino a la verdadera inteligencia: inteligencia emocional), eres alguien que acepta los cambios en tu vida, que quiere aprender, está abierto a escuchar, a conocer, a motivarse.

Si no, dudo mucho que estuvieras leyendo mi blog. Este blog no lo lee gente negativa, gente dormida, sino todo lo contrario: personas que como tú que desean mejorar su vida, vivir con sentido y lograr su libertad en todos los aspectos.

El miedo como tu aliado

Aunque si todo fuera así de fácil, tú ya tendrías una vida perfecta. Pero lo cierto es que no lo es. Aquí entra en juego un factor presente en la vida de la mayoría de nosotros: el miedo.

Puedes llamarlo miedo, inseguridad, falta de confianza, incertidumbre, bloqueo, parálisis, falta de organización... Yo lo llamo falta de compromiso.

Porque el compromiso no es igual a motivación. La motivación está muy bien pero dura un cierto tiempo: mañana te llega una mala noticia, hace mal tiempo, estás baja de energía y tu motivación se va de paseo. Yo lo experimenté muy a menudo en mis propias carnes y apuesto a que a ti te ha pasado lo mismo.

El miedo en realidad es parte de la vida. El miedo, de hecho, es necesario para tu supervivencia, pero sobre todo, el miedo te indica qué es lo que tienes que hacer. Precisamente el miedo está presente en tus verdaderos problemas, los llamados problemas de calidad. Son problemas buenos que merece la pena tener. Y por tanto, por paradójico que parezca, merece la pena sentir miedo porque es un motor de cambio.

Vale, lo sé: sentir miedo no mola. A mí tampoco. Me encantaría poder decirte que soy una valiente que sabe exactamente qué hacer en cada momento de su vida. Me hubiera gustado ser alguien completamente seguro de todo lo que hago y digo. Me encantaría lanzarme sin miedo a todo aquello que me despierta interés. Pero no es así. Y no tiene por qué ser así.

¿Tienes miedo? ¡Perfecto, adelante!

El auténtico antídoto del miedo es la acción. O como lo llama mi profesor de Coaching Estratégico, Tino Fernández, Acción Masiva Imperfecta.

¿Cuántas veces te has sentido paralizada por el miedo a no hacerlo perfecto, a fallar, a fracasar, a equivocarte? Yo, millones de veces. Y mi mayor fracaso ha sido el no haberlo intentado. El no haberme dado una oportunidad.

¿Cuánto te duele seguir como estás?

Pero volvamos al punto de partida. Al título de este post. Reinventarte. Hacerlo a pesar de la edad. Encontrar un trabajo que te llene, te apasione, te guste... a pesar de que no tienes 18 ni 25 años en estos momentos. Porque tu trabajo te causa insatisfacción, ansiedad, te roba energía, te quita tu alegría.

Y sin embargo no cambias. Y no cambias porque no te enfadas. Y no te enfadas porque no te duele lo suficiente.

Por paradójico que parezca, somos mucho más simples de lo que pensamos. Nos movemos hacia el placer y evitamos el dolor. Si no hay suficiente dolor, aunque tampoco haya placer, igual preferimos quedarnos como estamos, ¿cierto?

Y aunque por dentro sabes que quieres cambiar, todavía no te duele tanto como para hacerlo. En vez de esto, haces algo más sencillo (y desde luego más confortable): quejarte.

El paro, la crisis, la edad... ¡¿Reinventarme con mi edad?! Perfectas excusas que le vienen como anillo al dedo a nuestro Miedo. El miedo se protege con tus excusas, se agranda, toma posesión y se instala en tu vida de forma permanente.

Yo conviví con el miedo más o menos desde el año 2.000. Tuvieron que pasar 10 años más para que me diera cuenta de que vivir con esa pesada carga no hacía más que debilitar mi autoestima, romper mis sueños y generar una identidad muy pobre, muy escasa, muy por debajo de mis posibilidades.

Así que mi dolor ya no era un mero dolorcillo que me visitaba de vez en cuando. Se convirtió en algo más grande, pasando al siguiente nivel: la frustración. Y si no lo paraba a tiempo, llegaría el sufrimiento y tal vez, como fase final, me visitaría la impotencia y tiraría la toalla por completo.

Los 4 niveles del dolor en tu vida

El dolor se produce cuando nuestras expectativas de vida y la realidad que estamos viviendo no van a la par. Pero por otro lado es algo muy habitual. Es totalmente normal que nuestras expectativas no estén siempre alineadas con nuestra vida real. Tal vez sólo los seres más iluminados consiguen esa felicidad plena, desapegándose de su ego y lo material. 

Los cuatro niveles del dolor son:

  • Dolor (tus expectativas no coinciden con la realidad).
  • Frustración (llevas ya bastante tiempo sin conseguir conciliar tus expectativas con la realidad).
  • Sufrimiento (la frustración mantenida en el tiempo, llevas demasiado tiempo sin conciliar tus expectativas con tu realidad).
  • Impotencia (el sufrimiento ha sido tan prolongado que has decidido tirar la toalla, sientes que no hay nada que hacer y la insatisfacción se ha ido adueñando de otras áreas de tu vida).

La cuestión está en qué tipo de dolor hay en mi vida. Qué nivel de dolor. 

Aquí te invito a reflexionar: ¿cuál es tu nivel de dolor a nivel profesional? No te engañes, trata de ser lo más sincera, lo más honesto contigo mismo.

El efecto avestruz

Según el coaching estratégico, ante problemas o situaciones conflictivas de nuestra vida, caemos en 3 estados mentales. Víctima, Guerrero o Avestruz, como lo cuento en este otro artículo.

El efecto avestruz es uno de los estados más peligrosos. Porque se basa en el autoengaño y la procrastinación. Este estado lo definen frases como: “ya lo haré”, “lo haré cuando pase esto...”, “lo haré la semana que viene, el mes que viene...” “yo ya sé que voy a conseguirlo”.

Pero en realidad no haces nada para avanzar, haces muy poco o haces otras cosas que no son las realmente importantes en este momento.

Y sí, conozco muy bien ese estado, porque yo siempre he sido una avestruz experimentada. Optimista, sí. Pero con muy poca acción la verdad. Porque tenía miedo.

¿Y sabes cuál es la especialidad de un avestruz? Evitar el dolor actual y futuro. Esconderse del dolor, pensar que no existe.

Por eso, si ahora has dicho que tu nivel de dolor no es realmente alto (razón por la cual no te mueves ni cambias nada en tu vida), pregúntate si no será que simplemente no quieres ser al 100% sincero contigo mismo, si no estás autoengañándote con que no pasa nada, que puedes seguir como estás.

La gran pregunta para un buen avestruz es ésta: ¿qué pasará en tu vida en 2, 5 o 10 años si sigues exactamente como estás? ¿Cuál va a ser tu nivel de dolor? ¿A qué estás esperando?

Muchas personas que se sienten frustradas en su trabajo, se esconden tras excusas tan cómodas como el paro, la crisis o la edad.

Y como buenos avestruces que son, ignoran la existencia de cientos, miles de personas que se reinventaron durante la crisis, a pesar del paro y sin tener en cuenta la edad. Con más de 20, 30, 40, 50 o incluso 60 años. ¿Crees que exagero? Échale un vistazo a entrevistas que he realizado a personas normales como tú y como yo que reinventaron su vida. Así que por favor, no utilices más esta excusa. Una cosa es que sea difícil, que te dé miedo, te genere inseguridad... y otra muy distinta es que sea imposible.

La buena noticia es que sí es posible. La mala noticia es que requiere esforzarse, pasar por el miedo, atravesar el dolor, la incertidumbre, la inseguridad.

Está claro que nadie puede garantizarte el éxito. Pero el verdadero fracaso no es fracasar. El verdadero fracaso es no haberlo siquiera intentado.

Todavía recuerdo uno de los artículos de Hana Kanjaa que más me impactó: “No te quejes, estás exactamente donde quieres estar”. Para mí fue como un jarro de agua fría. Entendí que si había algún responsable en mi insatisfacción laboral esa sólo podía ser yo.

¿Te molesta lo que lees?

Si has llegado hasta el final del post, ¡enhorabuena! Sé que mis posts suelen ser largos y profundos. Y a veces no son lo que queremos oír. Pueden llegar a molestarnos un poco.

Pero es bueno que te molestes, que te enfades al menos un poco, que te hagas consciente de qué quieres de verdad en la vida. Y para eso no estás sola, no estás solo.

A veces simplemente no podemos dar el paso solos. Necesitamos a alguien que crea en nosotros más que nosotros mismos. Ese alguien puede ser un buen amigo, una compañera o un coach.

Yo me formé en coaching para ayudar a otras personas a realizarse y ser más felices. Tengo herramientas, experiencia y formación que me permite acompañarte a la vida que sueñas. A pesar del miedo, a pesar del dolor, de la edad o tu experiencia.

Además en unos días voy a ofrecerte algo en exclusiva, algo muy especial que estoy preparando en estos momentos. Algo en lo que quiero darte el 100% de mí misma. Porque quiero que tú también consigas una vida de 100%. Que dejes de vivir a medias. Que dejes de guiarte por el miedo y la inseguridad, como hice yo hace años.

Aposté por mí misma y ha sido lo mejor que he podido hacer en mi vida. Lo digo de corazón.

Porque sólo apostando por ti, por tus sueños, tu vida... te acercarás a tu realización personal y profesional.

Deja de conformarte con poco. Deja de esconderte del mundo. Has venido aquí para cumplir tu misión, para brillar y contribuir a un mundo más pleno. Enfócate en la abundancia, en el ingenio (creatividad, pasión, determinación, compromiso) y no en los recursos materiales (dinero, tiempo, edad o experiencia). Si otras personas lo han conseguido, ¿por qué tú no? ¿O es que tú, precisamente tú, eres menos? Déjame que lo ponga en duda.

Para terminar, me gustaría pedirte algo. Si este artículo ha resonado contigo, si sientes que hay algo que se ha movido dentro de ti, te agradecería enormemente que me dejaras unas líneas en los comentarios. Porque así yo puedo saber que este tipo de artículos son los que te interesan y además tú también inspiras a otros. El mundo está lleno de almas que buscan su realización. ¡Gracias de corazón!

54 comentarios

  1. La verdad que gusto encontrarte…poder lo que de corazón compartes …una verdadera maga del cambio .!!!!! Supermegaagradecido… saludos desde Celaya Guanajuato México…!!!!

    1. Hola Gustavo! Wow, qué palabras tan bonitas me dedicas. Me ha encantado eso de la Maga del Cambio. Un abrazo y otro saludo desde España para ti!

  2. Hola soy Jeanneth y me a encantado tu articulo y ciertamente q a veces necesitamos un empujon para de alguien ,para cambiar nuestra forma y manera de hacer las cosas.

    1. Hola Jeanneth! Estoy muy de acuerdo. A veces necesitamos de esa motivación extra para avanzar. Espero que tú también hayas encontrado esa motivación en tu vida. Un abrazo y muchas gracias por dejar tu comentario 🙂

  3. me ha encantado el post, yo estoy en la fase de frustracion, pero por que el miedo del que hablas me frena, y ahi estoy….cuanta razon tienes en lo de la avestruz. Me siento totalmente identificada. Gracias por que haces que me des cuenta de las cosas.

    1. Hola Mónica. Me alegro de que estés dándote cuenta de las cosas. Al final es cuestión de decidirse y lanzarse a por ello. No necesariamente renunciando a lo que ya tienes, no haciendo locuras, pero sí estableciendo un plan de acción para poco a poco ir acercándote a tu realización. He conocido a personas con más años que han dado el paso y no se arrepienten. La clave está en intentarlo. Es mejor esto que quedarse como estás. Un abrazo y hasta pronto! Muchas gracias por comentar 🙂

  4. Me ha gustado mucho tu artículo . Aunque siento descubrir que soy un poco avestruz , pero bueno darse cuenta es el primer paso. Un saludo y gracias

    1. Hola Rocío. Pues bienvenida al club. Como bien dices, es bueno darte cuenta porque así rompes las típicas excusas que nos inventa nuestro avestruz. Las excusas nos protegen y nos mantienen en nuestra zona de confort. La mejor manera de romper con ellas es dándote cuenta de que no son más que eso: excusas. Muchas gracias por comentar! Un fuerte abrazo 🙂

  5. Me he visto absolutamente retratado en este post. Hasta hace relativamente pocos días yo era como ese avestruz, escondido en su barco a la deriva, hundiéndose. Pero como bien dices María la edad, las circunstancias…, solo son excusas. Todos los días amanece de nuevo y nos dan una nueva oportunidad. De las aprox. 16h diarias que todos tenemos, alguna hora libre podemos invertir en un proyecto propio. También creo que estamos hechos a imagen y semejanza del creador, sea cual sea. Somos la única forma de energía inteligente conocida. Capaz de modificar nuestro destino, de crear nuestra realidad, de manera consciente, planificada. No tenemos por qué ir dando tumbos por la vida. Tu coaching me ha hecho ENFOCAR y agarrar el timón, comprometerme, pasando a la acción. ¡¡Gracias!!

    1. Maravilloso Enrique! Además recuerdo que en tras la sesión que tuvimos pensé: ¿por qué las personas más talentosas, más preparadas son las que se sienten más paralizadas muchas veces? Y es que vi en ti un potencial tan grande que no me cabía la menor duda de que ibas a conseguir tus propósitos. Me alegro de corazón ver que avanzas, que te has enfocado, que estás pasando a la acción. Esa es para mí la mayor recompensa! Un abrazo muy grande y me encantará ver tu producto en el mercado muy pronto 🙂 Lo necesitamos muchas personas, entre ellas yo!

  6. Un grandísimo post como siempre Masha 🙂 Me encanta leerte porque escribes desde el corazón y por supuesto que me siento identificada con lo que dices porque yo también he pasado por el estado de avestruz, procrastinando hasta el infinito por no querer enfrentarme al miedo a brillar. Muchas veces detrás del miedo a fracasar está el miedo a brillar y ese era mi caso y digo era porque una vez lo he hecho consciente lo estoy sanando poco a poco. Estoy dando pasos que me acercan a mi sueño. Gracias por emocionarme, por tu dulzura y tu entrega de corazón. Un abrazo

    1. Mil gracias Isa! Además sabes que me siento muy identificada contigo también, por muchas razones. Nuestra misión de vida, nuestra reinvención, nuestra forma de ser (somos el eneatipo 9) y nuestro miedo a brillar en el pasado. Yo eso lo descubrí gracias a un ejercicio de la PNL y fue tal mi descubrimiento que casi lloro de emoción… Gracias a ti por tus palabras y estar cerca 🙂

  7. Querida Maria, te felicito una vez mas por tus artículos, la verdad que es como si me lo dedicaras a mi sola.Me cayo como anillo al dedo como decimos en mi país. La verdad que es un articulo enriquecedor, de mucho aprendizaje. Es un articulo que hay que tenerlo a la mano para leerlo muchas veces. La verdad que me encanto. Le doy gracias a Dios por haberte puesto en mi camino y poder aprender de tí día a día. Te mando muchos cariños.

    1. Muchísimas gracias Liliams. Ya sabes que estamos en el mismo bando, así que compartimos las mismas dificultades, miedos, inseguridades… La edad parece frenarnos muchas veces pero no es más que eso: una excusa para no atrevernos a salir de nuestra zona de confort. Miles de gracias por tus palabras llenas de cariño y bondad. Sé que estás en el camino correcto y espero ver pronto ese proyecto que estás preparando. Abrazos!

  8. Hola, María.
    ¡Muchísimas gracias por este fantástico artículo! Como siempre, aportando valor y honestidad a raudales.

    Después de leerte, no he podido evitar dejarte mi comentario, porque, por supuesto, yo también he estado en “modo avestruz” y esforzándome por esconder y no querer afrontar mi dolor. Pero, como muy bien dices, eso no se puede mantener durante mucho tiempo. Y, si se hace, evidentemente, pasa factura, y, por desgracia, a menudo acaba afectando a la salud de manera tan seria que, no queda otra que afrontar el cambio inevitable. O eso, o claudicar para siempre.

    Tienes toda la razón: cuando la vida te pega un bofetón y te das cuenta de que no es como te gustaría, no te queda otra que afrontarlo, e iniciar los cambios que necesitas. Aunque duela, aunque dé mucho miedo. Pero, es que no hacer nada, es peor. Aunque parezca que no es así, a la larga, es peor.
    Por miedo a perder, terminamos perdiendo más, si no hacemos algo al respecto. Y, vivir de espaldas a nosotros mismos, es lo peor que podemos hacer con nuestra vida. Nos hace tremendamente infelices y desdichados y no se puede eludir, sin consecuencias negativas para nosotros, aunque creamos que sí.

    Es verdad: el miedo es un impedimento muy poderoso para cambiar. Lo sé, porque yo también lo viví durante muchos años. Pero, llegó un momento en que pensé que me daba más miedo pensar que podría llegar al final de mi vida, sin haberla vivido realmente. Y entonces, toque´fondo y me puse en marcha.
    No sabemos cuánto tiempo nos queda, así que, mejor ponernos a VIVIR AHORA, antes de que ya no podamos hacerlo.

    Y, con respecto a la edad y a si es demasiado tarde, también de eso he tenido rondando por mi cabeza. Y, entonces me digo que he afrontado mis cambios cuando he estado preparada para ellos y que, si ese momento me ha pillado más mayor, también me ha pillado más madura, más preparada y más consciente para lo que venga. Y, con seguridad, más joven, no hubiera podido afrontarlos igual. No tenía la experiencia, los conocimientos, la seguridad…
    Cuando ese momento del cambio llega, SIEMPRE es el mejor momento, sea con 20 años o con 90. Si llega, es porque, sin duda, es el mejor momento. Así que, ¿por qué retrasarlo más?

    Muchas gracias María, por hacernos pensar, por hacer que nos replanteemos tantas cosas importantes de nuestra vida, por provocar que miremos de frente a nuestros miedos y ayudarnos a que persigamos nuestros sueños.
    Siempre es un placer inmenso leerte 🙂

    Un fuerte abrazo!

    1. Magnífica aportación, Ana! Nada mejor que contar en primera persona que reinventarse siempre es posible, da igual la edad, da igual el miedo. Coincido contigo en el tema de sentirnos preparadas para cambiar. Pero creo que cuando no estás preparada ni te lo planteas o al menos no con la fuerza necesaria para hacerlo. Yo he necesitado mucho desarrollo personal, mucho coaching, mucha lectura y formación para llegar a una versión de mí misma que está convencida de cambiar. Creo que has aportado una clave muy importante al post. Así que gracias de corazón por estar aquí, por participar y sobre todo por ser una de las valientes que ha decidido vivir de verdad su vida, no a medias. Me encanta tu proyecto y si voy por Ibiza, no dudes de que nos veremos! Me encanta la isla tan mágica en la que vives. Un paraíso terrenal 🙂

      1. Muchísimas gracias, María, por tus cariñosas palabras!
        A mí también me encanta tu precioso proyecto y todo lo que haces, por el amor, el cariño y la dedicación que pones, que hace que siempre recibamos lo mejor de ti.
        Para mí eres un espejo en el que mirarme y un gran referente y estoy muy feliz de haberte conocido 😀

        Y, por supuesto que nos pondremos cara en algún momento y podremos darnos un abrazo en persona! Sea en Madrid, o en Ibiza, no te preocupes, que, sin duda, encontraremos el momento para ello.
        Ya sabes que, cuando quieras, en Ibiza tienes tu casa 😉

        Gracias, de corazón, por ser como eres!
        Un abrazo enorme! 🙂

  9. Gracias Masha por este artículo, tan sincero, y como decían otra persona escribes desde el corazón, me siento identificada con la avestruz. En el último año he teñido cambios laborales que me han roto los esquemas, pero soy una persona que me autoexijo mucho, y siempre intento tirar hacia delante. Estoy encantada con tu curso, aunque he tenido q dejarlo hace veinte días por el fallecimiento de mi madre!, estaba en elmódulo 4 y ahora lo quiero retomar de nuevo! Muchas gracias una vez más por ser tan cercana y tan buena profesional!

    1. Hola Blanca. Mil gracias por dejar tu comentario y siento mucho lo de tu madre. Cuando te sientas con fuerzas, retoma el curso. El módulo 5 te va a gustar mucho: es profundo y clave en la búsqueda de tu propósito. Un fuerte abrazo y si tienes dudas, ya sabes donde estoy!

  10. María mientras más profundo y extenso escribas, más fascinada estoy con tus posts, me ha gustado mucho algo que escribiste sobre que las personas dormidas y de mala energía no leen tu blog, y eso es muy cierto, a veces siento miedo cuando me desnudo en letras frente a tanta gente, pero ocurre que las personas que se acerquen a mí, son personas que están en la misma conexión conmigo y están despiertas espiritualmente y buscando el crecimiento personal, así que esto que escribes corrobora mi creencia sobre la audiencia que se acerca para leernos.
    Este post me encanta porque colocas sobre el tapete una de las más comunes excusas que utilizamos para no realizarnos, no importa en la edad en la que nos encontremos, siempre va haber una excusa perfecta que concuerde exactamente con la etapa de vida en la que nos encontremos, la edad es perfecta para ponerla de primera cuando tengamos que salir de nuestra zona de confort o para enfrentarnos con nuestras heridas o con ese camino que nos cuesta hacer hacia adentro, el miedo es algo con lo que trabajo a diario, y una vez que me enfrento a uno, me doy cuenta que detrás habían muchos miedos más escondidos detrás de un gran miedo, pero lo grandioso siempre será el autodescubrimiento y las cosas que vamos viendo en nuestro interior para ir rumbo hacia una vida de plenitud, que tal como lo comentas, no estamos en la plenitud de la vida, pero para eso te leemos, para ir por la ruta correcta del bienestar y de sentires sanos.
    Como siempre ha sido un placer leerte.
    ¡Un abrazo!

    1. Mil gracias Eliana por tu comentario. Eso es: estamos en la misma onda los que escribimos y leemos todo lo referente al desarrollo personal, profesional o espiritual. Por eso sintonizamos y podemos expresarnos sin miedo. Ahí fuera hay mucha gente que no nos entiende, a veces nuestra propia familia o amigos. Pero en los blogs podemos expresarnos tal como somos. Para mí es una auténtica terapia, en serio. Si un día me siento avestruz de nuevo, me digo: pero María, si ya escribiste de ello en tu artículo… Y me doy cuenta de que es simplemente mi miedo quien está hablando por mí. Yo siempre fui muy miedosa, ni te imaginas la cantidad de cosas que dejé de hacer por miedo (ohh, nueva idea para un post!, gracias por hacer que se me ocurra esto!) Ahora sé que el miedo estará a mi lado, pero a pesar del miedo puedo hacer aquello que quiero. A pesar del miedo. Estamos en el camino! La plenitud no es el final, es el proceso, es toma de conciencia, es vida consciente. No somos perfectos, pero ni lo buscamos, ¿verdad? Simplemente tratamos de vivir acorde a nuestra esencia, valores y contribuir. Para mí no hay nada más bonito que esto. Gracias de corazón por ese comentario tan lleno de autenticidad y de vida. Gracias!

      1. Sabes María, cuando uno está en este proceso de despertar espiritual, una de las consecuencias es sentir mucha soledad, es cierto, ni la familia misma te comprende, parece que tú eres la rara y los demás son los normales, pero que genial que existan espacios para uno escribir y desahogarse y coincidir con personas grandiosas que están en la misma sintonía, vibrando en el mismo amor a la consciencia y a la buena energía planetaria.
        Me encanta que te haya dado luces para un nuevo post, de este lado de la vida me encuentro atenta para leerte.
        ¡Feliz día!

  11. Gracias Maria una vez mas, cada articulo tuyo me gusta mas que el anterior.
    Me siento muy identificada con esa avestruz que es feliz cuando mira para otro lado.
    Comparto el comentario de que lo que mas nos asusta es nuestro brillo porque nuestra oscuridad la conocemos mas y la llevamos con nosotros mas tiempo.
    Tu sigue brillando para iluminarnos.
    Un abrazo grande

    1. Gracias Virginia. Sí, lo de brillar parece que es maravilloso y lo deseamos conscientemente pero nos asusta a la vez. Especialmente cuando no estamos acostumbrados a ello. Sé perfectamente lo que comentas porque hoy me di cuenta de que todavía el miedo a brillar lo tengo que seguir trabajando… Un abrazo y hoy nos vemos! Qué ganas 🙂 A brillar todas juntas!

  12. Hola María, muy bueno e interesante lo que compartís, a veces por falta de tiempo no puedo leer todo lo que me llega pero lo guardo y cada tanto me pongo al día, estoy muy trabada tratando de comenzar con un emprendimiento que hace tiempo quiero hacer y me siento muy identificada con todo lo que escribís. Gracias y te felicito por tus producciones muy claras y útiles. Ahh felicitaciones por tu Posgrado, leí en la presentación que lo habías terminado, me alegro mucho !!! Saludos ! Julieta

  13. HOLA MARIA , ME HA GUSTADO MUCHISIMO ESTE ARTICULO “reinventarme a mi edad”, ME GUSTARIA MUCHISIMO EL PODER ESCRIBIRTE UN POCO MAS DETALLADO EN CUANTO A MI SITUACION ACTUAL SEGUN HE LEIDO TU ARTICULO. PERO CREO QUE ESTE CANAL DE LOS COMENTARIOS NO ES EL ADECUADO PARA ESTO, NECESITO DE TU ORIENTACION BASADA EN TU EXPERIENCIA Y EN TU MISION DE AYUDAR A TU PROJIMO EN LO QUE ESTE A TU ALCANCE, QUUSIERA POR FAVOR A TRAVES DE QUE CORREO TE PUEDO ESCRIBIR O EXPLICAME COMO LO PUEDO HACER.- GRACIAS.- MANUEL.-PAIS VENEZUELA.- ESPERO RESPUESTA POR FAVOR.-

  14. hola Maria ya me he decidido a escribirte para agradecerte cada articulo que publicas…la forma de exponerlo…que llega y como bien dices te remueve…porque justo estoy pasando una situacion personal que cada semana con el articulo que publicas das en el clavo…y ya con este ultimo has dado de lleno porque lo explicas muy bien….nos estamos continuamente excusando para no ahondar en solucionar realmente nuestro problema…que justo es lo que expones…te estoy totalmente agradecida…tambien se lo debo agradecer a mi buen amigo eduardo que conociendo la situacion por la que estoy pasando…me informo de ti ..porque a él le estas ayudando…y me suscribi a tu blog..que lo considero muy interesante porque siento que con lo que escribes y como lo expresas me llega…que eso es muy importante..porque no con todo el mundo llegas a congeniar bien para hacerte abrir tus sentimirntos y tus cosas personales y asi avanzar en el problema que detectas que no te hace vivir a gusto…por eso queria que supieras que si llegas a la gente..no lo dudes…nos ayuda y queria agradecertelo….estoy pensando en realizar tu curso…porque el contenido es muy interesante ..es justo lo que quiero..encontrarme para saber que quiero realizar en mi vida..en el terreno profesional porque me pasa como bien dices….que siento que no estoy valorada profesionalmente…que puedo dar mas y ayudar mas..pero..no se en que ni como..ese es mi bloqueo…nuevamente…mil gracias..un saludo

    1. Hola Silvia. Muchas gracias por tus palabras. Tienes mucho corazón y eso se nota en cómo te expresas. Comentarios así me dan fuerzas para seguir ofreciendo contenidos de calidad a través del blog. Como yo ya pasé por lo mismo, puedo entender cómo te sientes ahora: perdida, con miedos, inseguridad… Pero cuando ves que hay mucha gente que lo consigue, te preguntas: ¿por qué yo no? Así que te animo a hacer el curso si éste es tu caso ahora. Muchas gracias y cualquier cosa, pregúntame sin compromiso. Abrazos!

    2. gracias a ti….parece que tienes una camarita en nuestras cabezas y lo expresas n palabras…asi nos ayudas mucho…trankila que si seguiremos en contacto…un saludoo

  15. Hola Maria! Muchas gracias por existir y compartir tus valiosos conocimientos, que nos ayudan a abrir los ojos para darnos cuenta donde estamos y que es lo que realmente necesitamos. Lluvia de bendiciones para tu vida! un abrazo en la distancia.

  16. Hola Maria, me encanta leerte, este articulo es muy bueno, me hizo reflexionar mucho. Me identifico con lo que escribes. Si, estoy en una etapa de avestruz. Escribiendo mi diario emocional descubri, que me enfado mucho conmigo misma. Vivo tadavia con excusas y mis miedos, que si a veces los consigo a superar. Si, lo se he superado algunas etapas en mi vida y he cambiado, tengo mas herramientas que me ayuden a llevar mejor con mis emociones. Me doy cuenta que hay muchas palabras y lo que necesito de verdad es comprometerme a nivel mas elevado conmigo misma. Llevo un tiempo sin trabajo estable y en este proceso descurbi que de verdad lo que quiero es trabajar por mi cuenta. Si me da muchisimo miedo, a perder mas que ganar. De verdad es paralizante y lo que pasa si no lopruebo, acabare un dia trabajando en algo solo para sobrevivir. Y eso que me da mucho miedo, perderme alli, en la existencia sin sentido. Lo mas dificil para mi ahora es encontrar un equilibrio ente poder vivir de mi proyecto o buscar algun fuente adicional de poder ganar dinero para poder estudiar y desarrollarme mas. Se que necesito encontrar esa manera de vivir la vida alineada con mi valores. Creo que reenventarse es posible a cualquier edad, necesitas creer mucho en ti, mucha perseverancia y compromiso. Ahora con las comunidades y el apoyo, la formacion, que puedes encontrar en internet cada dia es mas real. Tu trabajo es para mi siempre es un gran ejemplo que me inspira a seguir adelante. Gracias, gracias, gracias…un gran abrazo y te deseo que tu nuevo curso sea todo un exito.

    1. Mil gracias Elena! Me alegro de que estés viendo las cosas cada vez más claras. Yo en tu caso haría como una estrategia, un plan. Me doy tanto tiempo de plazo para abrir mi blog. Si esto no consigo clientes en cierto tiempo, entonces buscaré trabajo a tiempo parcial o completo pero mientras tanto seguiré trabajando en mi blog. De verdad que no son más que creencias. ¿Te puedes creer que la gente que ha hecho Coaching Estratégico conmigo están consiguiendo clientes reales en poco tiempo? Eso es la fuerza de creer, de sentir que puedes. El NO ya lo tienes. Ahora prueba: a lo mejor te llega el Sí. Y entonces te habrás preguntado: ¿por qué no lo he hecho antes? Entiendo lo que cuentas porque así me sentía yo también, me enfadaba conmigo, me ponía excusas como baja autoestima, miedos… pero ahora esto se acabó. Aunque tenga miedos, aunque mi autoestima no sea la más alta del mundo… a pesar de todo esto paso a la acción. Puede que salga bien, puede que no. Pero al menos lo habré intentado! Mucha suerte, guapa!

  17. Hola Maria
    Mi nombre es Ivan Villarreal, de Guadalajara Mexico. Yo acabo de salir de una etapa en la cual tuve un poco de deprecion debido al estres y choques culturales ya que vivi 5 años fuera de mi pais. A esta etapa que supere le llamo re-encuentro. Despues brincar esta etapa abrí las puertas de la etapa de reinventarse. Estoy pasando por todo lo que describes al principio de este blog. No me siento motivado en mi trabajo, no me gusta ser controlado por el sistema, y detesto el hecho de vivir bajo un techo salarial (totalmente lo contrario a abundancia). En mi busqueda de Google para darme tips me encontre contigo. Muchas cosas de las que lei han vibrado con lo que estoy sintiendo de momento. A mis 27 años aun sigo cursando universidad ya que me retrase por vivir en Canada y en Nueva York. Yo quisiera irme a seguir viajando pero tengo el miedo de dejar la carrera ya casi a mis 30 y después perder oportunidades de trabajo profesionales y a su vez no descubrir mi propósito de vida. Suelo ser un hombre impaciente ya que tengo mucha energia para realizar actividades que verdaderamente disfruto. Me interesa hacer un trabajo mas vivo y con mas tiempo de disfrutar mi tiempo libre para seguir aprendiendo. Tengo la sospecha que tengo la actitud guerrera. Muchas gracias por tu gran trabajo aqui en este Blog. Creo que a travez de tu articulos te convertiras en mi mentora en esta busqueda de re-invento. Saludos!

    1. Hola Iván. Gracias por compartir tu valiosa experiencia con todos. La verdad es totalmente normal sentirse así, como bien dices. Pero sinceramente eres muy muy joven y es mejor equivocarse ahora, si ese es tu miedo. Conozco a mucha gente cercana con 30 y pico, 40 y tantos, 50 y tantos… que han decidido dejarlo todo para buscar su pasión. Por favor no utilices nunca la edad como excusa. Es mejor hacer algo y arrepentirte que pasarte la vida preguntando qué pasaría si hubieses seguido tu corazón.

  18. Dejé un comentario en la entrada del libro “Deja de ser tu, la mente crea la realidad” y allí apunto, lo que más o menos sigo sintiendo al leer esta entrada: “No estoy contento aquí; pero no se a donde ir”. Mi vida es muy caótica y quisiera encontrar el equilibrio, sin pasarme a la otra orilla, la de la rigidez, como acabo de leer En “Mindsght, la nueva ciencia de la Transformación, de D.J. Siegel, libro que he comenzado a leer; pero no se trata de leer libros, como tu dices (perdona el tuteo, yo no suelo usarlo) como apuntas en esta entrada. Es cuestión de dar el paso y quemar las naves; pero yo tengo 68 años y llevo una vida muy cómoda.
    Muchas garcias, por los señalamientos que haces.

    1. Hola Petrus. Los libros nos enseñan mucho también. En tu etapa de la vida puede haber muchas cosas increíbles y nuevas que probar: nuevos hobbies, viajes, conexión interior… Cualquier etapa es buena para reinventarse, no sólo a nivel profesional, pero sobre todo personal. Aunque estés cómodo, eso no quita que puedas emprender nuevos caminos que no interfieran con tu vida actual. Espero de corazón que encuentres tu camino. Y que la edad no sea una excusa. Hay gente que hasta se apunta a la universidad pasados los 60 y me parece maravilloso!

      1. Muchas gracias por contestarme tan pronto. Pongo a continuación el comentario que hice en la entrada del libro “Deja de ser tu. La mente crea la realidad”. Mi problema es el caos y que me intereso por todo. Antes de terminar de leer un libro, ya estoy metido en otro y no puedo entrar en las librerías, pues siempre encuentro algo interesante. Podría ser feliz si acotara un poco y me centrara en algo. “Procastrino”, o sea aplazo, fotocopio, escaneo…; para despues… y después nunca llega. No rompo, no elimino, no aligero…
        Este es el comentario:
        He terminado de leer “El enigma Cuántico”, libro que aparece en la bibliografía de “Otro modo de ver, otro modo de vivir” de Lozano y a nivel microscópico, según las teorías cuánticas, sí se crea la realidad; pero a nivel macroscópico, no está demostrado. El misterio, sin embargo ahí esta, ¿Que es la fe, mas que eso? De todas formas, el cansancio de la vida, nos está haciedo escépticos y descreidos; pero en verdad, estos libros, son para mi verdadera medicina.
        Otro prroblema es que no estamos conformes con nuestra vida; pero no nos imaginamos otra y preferimos “ir tirando” Voy a echarle un vistazo a este libro. Tal vez, sea la palanca del “cambio cuántico”, que he estado esperando desde hace muchos años.

        1. Hola Petrus. Hay muchas creencias que veo que extrapolas: el cansancio de la vida nos está haciendo escépticos y descreídos. ¿Todos se cansan de la vida? ¿Todos se vuelven escépticos? ¿Y si hubiera otra visión, otro enfoque, y si pudieras cambiarlo? No todos preferimos “ir tirando”. El lenguaje nos delata, como ves. En todo caso, si los libros te ayudan a estar mejor, no los dejes. Aplica lo que puedas de cada libro a tu vida y tómate un tiempo para desconectar de los libros, para conectar contigo. Un abrazo.

  19. Tengo 71 años y siento que todo esto que usted enseña y dirige es perfecto para mi, en sus ejemplos pone hasta personas de 60 años pues yo tengo 71 y todas las ganas de cambiar mi trabajo y de superar las dificultades que aparecen hace 17 años cuando la guerrilla en mi país nos quita nuestra empresa y tenemos que asumir una quiebra familiar que trajo consecuencias horribles para todos.
    Ahora estoy montando una nueva empresa aprendiendo de ustedes las personas que tan generosamente nos enseñan sin tener que asumir los costos que no puedo.
    Gracias , muchas gracias por compartir su conocimiento con nosotros.

    1. Hola Beatriz! Mil gracias por dejar su testimonio. Porque es usted un vivo ejemplo de que la edad no es limitación cuando uno tiene sueños y ganas de cambiar y de superarse. Hace poco me entrevistó por Hangout una bella mujer que tiene también más de 70 años y es muy buena con la tecnología. Así que las únicas barreras que nos ponemos son mentales. Gracias por su ejemplo, de verdad que le servirá a muchas personas que lean este artículo. Un gran abrazo!

  20. He leído con mucha atención el artículo, tengo 58 años y considero que ha llegado el momento de re inventarme, y puedo lograrlo. Afortunado soy al haber dado mi primer paso hoy al ingresar a tu segmento. Espero continuar el contacto Muchas Gracias

  21. Qué interesante artículo María. Tengo 67 años de edad, muy próximo a los 68. Soy maestro jubilado sin embargo siento que algo me falta para ser feliz, pero, por más que pienso y pienso ¿Qué es? no logro dar con la respuesta. Espero algún consejo tuyo. Gracias.

    1. Hola Miguel. Pues me parece precioso escuchar algo así: nunca es tarde para reinventarse, si sientes que hay algo más, ¿por qué detenernos? Observa tu vida, tus gustos, tus hobbies, pasiones. Recuerda dónde has ayudado más a otras personas. Escribe todos tus talentos uno por uno y mira si hay algo que te llama más la atención. Hay muchos cursos actualmente para aprender cualquier cosa. Yo me apuntaría a uno de ellos. Mi suegro se apuntó a clases de pintura al jubilarse y hace unos cuadros muy bonitos, nunca en su vida pintó ni pensó que haría algo así. Si quieres ahondar más, tienes mi curso MailCoaching con ejercicios de coaching para descubrir tu pasión: https://mariamikhailova.com/cursomailcoaching/

  22. Muy bueno Maria, me ha llegado mucho el articulo, pienso seguir con los videos y todo el material del blog, me parecio que lo escribiste para mi, gracias, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *