¿Se me ha subido el Ego?

¿Se me ha subido el Ego?

A menudo a los que estamos en el mundo del desarrollo personal se nos reprocha desde fuera (y curiosamente también desde dentro) que nos hemos vuelto egoístas, que ya nos somos los de antes, que ya no seguimos los planes que antes aceptábamos encantados o no estamos tanto a la disposición de los demás.

No sólo me pasa a mí, conozco a mucha gente que se ha quedado literalmente sin amigos después de iniciar cursos de crecimiento personal, coaching, PNL, etc.

Cuando tu círculo cercano cree que te has vuelto loco

Es más, te contaré una anécdota: antes de decidir que iba a estudiar coaching, estuve interesada más en la PNL. Lógicamente como novata que era investigaba en Internet sobre estas profesiones y encontré muchas entradas en las que la gente contaba algo así como “Desde que mi pareja empezó a estudiar la PNL se ha vuelto más negativa, más egoísta, ya no es como antes, sólo piensa en sí mismo, nuestra relación terminó, aquello parece una secta, etc.” Imagínate cómo me sentía al leer varias entradas de ese tipo, mientras estaba decidiendo mi futuro profesional, reinventándome pasados los 30 años.

Así que puedo asegurarte que no es raro encontrar comentarios de este tipo en la gente que nos rodea: primero, porque no nos entienden, creen incluso que nos hemos vuelto locos.

Segundo, porque al crecer a nivel espiritual nos alejamos mucho de ellos y de su manera de pensar.

Tercero, porque... –lo más importante– empezamos a amarnos por primera vez en la vida, nos damos cuenta de qué es lo que realmente queremos, qué nos importa, qué nos hace felices. Y eso muchas veces supondrá tener que decir que no a esas personas, a sus planes, a lo que pensaban de nosotros.

Cuando gente cercana piensa que te has vuelto egoísta

He decidido escribir este post muy personal a raíz de esos momentos que a menudo la vida nos regala, situaciones incómodas de las que aprender y personas que se convierten en nuestros grandes maestros: aquellos que han sido muy “amigos” o muy “fans” pero de pronto te dan la espalda porque “se te ha subido el Ego” o porque “se les cayó un mito”.

Ellos, aunque parezca lo contrario, son mis grandes maestros y sólo puedo agradecerles todo lo que gracias a ellos he aprendido.

De lo que trata el artículo es de que quiero expresar algo que lleva tiempo en mi interior, algo que vivo y que no sólo me ocurre a mí sino también a mis alumnos de coaching o cursos, pues a menudo se encuentran a personas a su alrededor que no les entienden, que ven su evolución personal y ésta les molesta.

No escribo este post desde la frustración, sino desde la paz interior que llega pasado un tiempo, cuando mirando hacia atrás empiezas a conectar todos los puntos, como lo contaba recientemente.

La cuestión es: ¿por qué incluso personas dentro del mundo del desarrollo personal juzgan a otras?, ¿por qué demonizamos el Ego?, ¿por qué nos molesta el brillo de otros?

Ya mencioné algunos de estos temas, como el de la Envidia y la Ley del Espejo. Lo mismo que entonces, hoy quiero entender nuestra vida desde otro punto de vista, donde todo aparece perfectamente hilado, a modo de providencia divina o destino, para que no hagamos más que crecer y evolucionar, siempre que nos abramos a ello.

No dejaré de repetirlo. A menudo el precio a pagar es la incomprensión de tu entorno más cercano, el alejamiento de algunos amigos (o casi todos, como me confesaba una alumna de SelfCoaching en una conversación que tuvimos hace meses).

Soy una mujer muy normal

Lo digo en serio. Ni soy especial por tener este blog o por hablar de temas tan bonitos como el crecimiento personal.

Aunque a veces, confieso, me siento especial. Es mi Ego que se siente especial por hacer cosas diferentes a la gran mayoría. Pero en el fondo soy igual que tú que me estás leyendo estas líneas. Ni soy más profunda ni mucho menos perfecta. Tengo mis virtudes y mis muchos defectos.

El otro día, leyendo un post que me impactó sobre cómo se identifica a un manipulador, me di cuenta de que últimamente he estado rodeada de estos maestros. Y no lo digo con sorna. Maestros porque me mostraron mi propio Ego.

Alguien en quien de entrada no confiaba me empezó a tratar muy bien a nivel profesional, empezó a proponerme cosas y yo me dejé llevar. Después, como casi siempre ocurre, la vida se encargó de demostrarme que ese alguien vino a mi vida para mostrarme que no estaba siendo fiel a mis valores, que me dejé llevar por los halagos de esa persona, por lo que me ofrecía, porque ella, una de mis maestras, me hacía sentir especial e importante.

Como ves, sí, yo también tengo mi Ego. A mi Ego le gusta sentirse especial de vez en cuando, le gusta ser diferente (hace poco descubrí que tengo también bastante del eneatipo, 4 aunque no es el principal en mi caso, sigo siendo más del 9).

El Ego y el Eneagrama

Ah y volviendo al mundo del eneagrama. Ya sabes que me apasiona. Desde que lo descubrí hará unos 2 años, conocí a Borja Vilaseca, sus vídeos y me embarqué en la lectura de algunos libros como La Sabiduría del Eneagrama, desde entonces no he dejado de aprender sobre este apasionante tema.

Últimamente me estoy dando cuenta del error en el que muchos incurrimos con esta preciosa disciplina. Y es que además de cometer el fallo de anclarnos en nuestro eneatipo (o lo adoramos o lo detestamos, me he encontrado con ambos casos), si no tenemos desarrollado nuestro lado espiritual, la herramienta puede potenciar aún más nuestro ego. En plan: "Claro, soy un 7, me disperso, ¡qué quieres que haga!"

Incluso he visto a gente opinar de manera muy negativa sobre ciertos eneatipos, basándose en la descripción de las características que éste tiene en un nivel medio y bajo. Por poner un ejemplo, el 9 al que pertenezco.

Mucha gente asocia a los 9 con personas perezosas, poco sociables, inactivas, impasibles frente a la vida, acomodadas en su zona de confort y obviamente éste no es mi caso. Claro está que si estás en un nivel de desarrollo bajo o medio esas cualidades salen a relucir. Pero yo soy muy diferente a todo esto: soy muy activa (o eso dicen los que me conocen), persevero y voy a por mis objetivos, salgo diariamente de mi zona de confort, soy emprendedora y es muy raro verme en el sofá y menos tumbada.

Porque cuando estás en un nivel de desarrollo más sano, tus mayores defectos se convierten en tus mayores virtudes. Por ejemplo, el 6 que en nivel medio y bajo tiene como pasión la cobardía, puede convertirse en la persona más valiente si evoluciona a los niveles superiores. El 5 cuya pasión del ego es la avaricia, se convierte en una persona tremendamente generosa en un nivel más alto. Y así con los demás eneatipos.

No hay eneatipos (o egos) mejores ni peores, aunque a menudo escucho lo contrario. Es más: conocer tu eneatipo es una anécdota, casi curiosidad... lo que realmente importa es que evoluciones como persona, que no te estanques donde estás y sobre todo que no te dejes llevar por tu ego.

Por eso, las disciplinas del desarrollo personal se pueden vivir de maneras muy diferentes: desde el espíritu (alma, amor, conciencia, etc.) o desde el ego (miedo, rechazo, separación, etc.). Separando o uniendo. Buscando diferenciarte de los demás o integrándote. De ahí que haya tanto Ego Espiritual en la actualidad.

Hemos venido a este mundo a aprender a amar y a perdonar

Sí, todos tenemos un Ego. Nadie se salva la verdad. No hay ego peor ni mejor, cada uno somos lo que somos. Pero sí está la opción de crecer y no dejarte llevar siempre por ese ego.

Por eso me encanta Un curso de milagros. En él aprendo que hemos venido a amarlo todo y a perdonar continuamente. La vida nos pone a prueba en cada momento.

Nos trae a personas que nos manipulan para ver cómo reaccionamos: si cedemos a la manipulación o nos resistimos, permaneciendo fiel a nuestros valores.

Nos pone delante situaciones de estés, de incomodidad, miedos... y podemos aprovechar esas situaciones para crecer o decidir que nos quedaremos como estábamos.

Nos enfrenta a personalidades muy distintas a la nuestra, generando choques frontales o sutiles, más difíciles de ver. Y no es fácil superar todo esto. Y menos cuando estás en medio de una tormenta.

Cuando traicionan tu confianza

Hace poco una persona en la que decidí confiar traicionó mi confianza generándome malestar e incomodidad. Al trabajar ese aspecto conmigo misma, de la forma más honesta posible, me di cuenta de que esa persona me enseñó que la primera en traicionarme fui yo misma: al aceptar halagos baratos, al dejarme llevar por promesas de aprobación y aceptación.

Una de mis heridas de la infancia salió a relucir de nuevo: "María, sigues buscando la aprobación de los demás, tu Ego disfruta con ello."

Si eres de las personas que admira lo que hago, no te estoy diciendo que estés haciendo nada mal, por favor no me malinterpretes. Te hablo de mí, de lo que yo estoy aprendiendo en este camino enrevesado pero precioso. Te hablo de espejos que somos los unos de los otros en este mundo. Te hablo de encontrar respuestas que siempre ha sido mi pasatiempo favorito.

¿Se nos sube el Ego al embarcarnos en el crecimiento personal?

Respondiendo al título del post: ¿Se me ha subido el Ego? No tengo ni idea, la verdad. Imagino que a ratos sube a su azotea y contempla desde ahí a ver qué tal le va a la humanidad.

Luego se da cuenta de que la humanidad no existe y que es su propia proyección y baja a la tierra.

Nada que no me haya pasado antes.

Sigo haciendo mi trabajo, sigo creyendo en mi propósito de vida, sigo tratando de ayudar a otros a mejorar sus vidas. Cuando me llegan momentos de éxito intento sobrellevarlos lo mejor posible aunque sigo sin estar muy acostumbrada y a ratos me cuesta aceptarlo. Cuando alguien me halaga, sigo sintiéndome muy bien por dentro, noto esa aprobación. Cuando critican mi trabajo, sigue doliéndome, aunque cada vez menos.

Sí, sigo cometiendo errores, sigo siendo imperfecta, sigo teniendo debilidades y fallos. ¡Sí, soy humana! Ni soy un mito ni soy gurú ni quiero serlo.

Como ves, no soy muy diferente a ti en el fondo. Simplemente trato de plasmar por escrito todo ese diálogo que mantengo a menudo conmigo misma. Trato de entender un poco más la realidad, aunque en el fondo no pueda entender nada realmente, porque la realidad que percibimos por los sentidos no significa nada en el fondo. Pero mientras sigamos aquí, aquí seguiremos.

Por eso, como decía más arriba: no soy especial ni más iluminada por estar en este camino. Soy aprendiz de la vida y si te puedo acompañar a que tú también lo seas, ¡bienvenida, bienvenido!

Tengo muchos defectos, cada vez más me doy cuenta de la gran ignorancia en la que vivo y vivimos la mayoría y eso ya no le asusta tanto a mi Ego: empieza a aceptar su pequeñez. Y este ya es un gran paso.

No esperes de mí que ilumine a nadie. Porque no tengo capacidad de hacerlo. Sólo puedo invitarte a reflexionar y si llegas a tus propias conclusiones, entonces se abre un camino precioso y nada fácil que te invito a transitar.

Qué hacer si te han dicho que se te ha subido el Ego

Por último, no puedo dejarte sin darte algunas pinceladas sobre qué hacer en casos como estos, cuando tu familia, amigos o conocidos empiezan a mirarte raro y te reprochan que tienes el Ego muy subido desde que te has embarcado en el desarrollo personal. Por supuesto, son ideas que me funcionan a mí, y en los comentarios me encantaría oír tus consejos, porque seguro que me servirán tanto a mí como a los demás lectores.

1# No te lo tomes como algo personal

Sí, sé que es casi imposible. Vamos, al menos cuando estás en la vorágine de emociones, frustración, decepción, rabia, dolor, incomprensión... A mí me cuesta. Me hierve la sangre (y eso que el otro día hice ese test y comprobé que soy 40% de sangre horchata, te recomiendo hacerlo a ti también, además es por una buena causa).

Pero piensa que lo que el otro hace, piensa o dice dice más del otro que de ti mismo. El otro te expresa lo que él es, no lo que tú eres. Un pequeño detalle que pasamos por alto pero es clave en tus relaciones con el entorno.

2# Tómate un tiempo antes de contestar y escucha a tu cuerpo

Especialmente si eres impulsiva como yo. Es mejor dejar pasar un tiempo para responder cuando estés más calmada, así podrás dar una respuesta más serena y sin tanta emoción de por medio.

Aquí te invito a no rechazar la emoción que sientes: rabia, ira, tristeza, decepción... Conecta con ella aunque sea incómodo. Siente cómo se expande por tu cuerpo, en qué parte del cuerpo se queda.

¿Qué te pide que hagas? ¿Gritar, tirar objetos, llorar? Sea lo que sea, no lo ignores... No siempre podrás llevar a cabo lo que deseas hacer pero si eres creativa puedes encontrar opciones. Una amiga y coach me recomendó su propio truco: cuando se siente muy enfadada, lanza su zapatilla de casa contra la cama. A mí me va más dar un paseo o conectar con mi cuerpo, notar esas incómodas vibraciones de ira que recorren todo mi cuerpo...

Seguramente esa emoción que sientes ahora no sea puntual. Ya la has sentido en muchas ocasiones en tu vida. Es otra oportunidad de trascenderla y como dice Sergi Torres, la mejor forma de trascender emociones es viviéndolas en lugar de tratar de ignorarlas.

3# Pídele que te dé ejemplos de lo que te dice

A menudo se nos reprochan cosas muy vagas: “te has vuelto egoísta”, “me tratas mal”, “ya no eres la de antes”, “se me ha caído un mito” (esa fue una de las que me dijeron). En realidad no te están diciendo nada concreto. Si creen que eres egoísta o tratas mal a alguien, que te digan una situación real en la que esto sucedió. Así podrás argumentar algo o ver si realmente tiene sentido lo que te dicen.

Si siguen sin darte ejemplos concretos, no vas a poder defenderte jamás. Y a menudo es lo que va a suceder: cuando pidas ejemplos, no te los van a dar. Se irán con evasivas, cambiarán de tema o simplemente no contestarán a tu pregunta. Me ha pasado recientemente y ahora entiendo que esto es parte del juego de la manipulación de la otra persona.

Recuerda: es su Ego el que te está hablando. SU ego, nada que ver con el tuyo.

4# Si la otra persona se presta a escucharte, coméntale tus razones, tus argumentos

No siempre ocurre, a menudo el otro lo único que busca es hacerte sentir mal, echándote encima sus frustraciones. Pero si te da la opción de dialogar, éste será el mayor regalo, tanto para él como para ti.

Para mí no hay nada más bonito que reconciliar posturas tras una discusión o malentendido (será por mi eneatipo 9). A partir de ahí puedes reencontrarte con el otro desde el amor, la aceptación y el perdón. Pero entiendo que no todos tienen la misma predisposición y yo no puedo cambiarles.

5# Si te siguen atacando, defiéndete o da por sentada la relación

Aquí por supuesto todo depende de tu temperamento, tu relación con la persona, etc. Si es alguien importante en tu vida como pareja, familiar, amigo cercano... tal vez tengas que seguir luchando por defender tu postura. El que estemos en el desarrollo personal no nos convierte en santos que van aceptando todo como nos viene (aunque no nos vendría mal, lo reconozco, pero entiendo también que es una tarea muchas veces poco realista).

Así que no dejes que el otro te intimide, te maltrate, te humille o te haga sentir inferior. Puedes poner distancia en la relación por un tiempo. A mí suele funcionarme, incluso con seres queridos.

Si es alguien que no es importante en tu vida, lo ideal es zanjar tu relación con él. No tiene sentido invertir fuerzas en algo donde hay emociones negativas y desprecio. Si accedes a ello, te estás maltratando a ti misma y le permites al manipulador que siga utilizándote como contenedor de basura de sus frustraciones personales.

6# Trata de ponerte en el lugar de esta persona

Esta es la más difícil. Es más fácil hacerlo después, no en medio de la tormenta.

Pregúntate qué ha podido llevarle a pensar así: ¿miedo a perderte, envidia de tu éxito, sentirse inferior? Nunca pensamos mal de nadie a no ser que nos ofenda directamente o porque tal vez nos ha suscitado alguna emoción propia no muy agradable.

Cuando te pones en su lugar y recuerdas que tal vez en un pasado tú también te sentiste así por alguien: un amigo que cambió de colegio y grupo de amistades, una pareja que ya no quería estar contigo, etc. tal vez puedas ver al otro desde otro ángulo, no desde el rencor o decepción.

Si ya llegas a visualizarte abrazándolo, ¡enhorabuena! Esto es un gran avance en tu crecimiento espiritual. El perdón es la medicina a todos nuestros males.

7# Observa qué te está enseñando esta situación

Esta es de mis favoritas. También se da pasado un tiempo, cuando ya no te duele tanto lo que ha ocurrido.

  • ¿Qué te ha enseñado el otro?
  • ¿Tal vez que has violado valores propios?
  • ¿Te dejaste llevar por el Ego aceptando sus adulaciones?
  • ¿Caíste en su trampa porque buscabas amor y reconocimiento?
  • ¿Es una situación que se repite a menudo en tu vida o algo puntual?
  • ¿Qué puedes hacer en el futuro cuando situaciones como ésta se te presenten?

Haz un análisis de todo esto. Un poco de autocoaching siempre nos viene bien.

La semana que viene te contaré algo muy especial...

Ahora que es verano, trataré de hacer posts más frescos, más personales y fáciles de digerir. Aunque sé que me gusta ir a lo hondo siempre, no puedo evitarlo. (Este artículo que iba a escribir rápidamente se me quedó en más de 3.000 palabras... pero todas y cada una valen la pena).

La semana que viene quiero hablarte de por qué decidí empezar con Un curso de milagros, por qué grabo vídeos en los que cuento mi experiencia propia y te compartiré una curiosidad que me sucedió hace un par de años cuando estuve a punto de ser absorbida por una secta, de las de de verdad 😉 Por fortuna reaccioné a tiempo y ya sólo me queda una curiosa anécdota que el otro día comenté con una amiga y me acordé de ella.

Por último, me encantará como siempre saber de ti en los comentarios. Me encanta ver qué opinas, si te dejas llevar a menudo por el Ego, si lo detestas, si estás tratando de aprender de las dificultades o por el contrario reaccionas a ellas. ¿Qué te parecen mis tips para no dejarte manipular? ¿Los pones en práctica? ¿Podrías compartir algún truco propio?

45 comentarios

  1. Oh!!!! Que pist mas potente, muchas cosas las he exper i mentado y otras las he pensado, ya que llevo uno meses que mi plácida vida se ha convertido en una montaña rusa de emociones! Gracias Masha pir este pist que a parte de que me ha encantado me servira para saber más de este tema!

    1. Gracias guapa. Me acordé mucho de ti al escribirlo! Ya sabes que finalmente debemos buscar el equilibrio entre muchas cosas en nuestra vida y no perder de vista nuestro crecimiento personal, aunque no todos estén de acuerdo. Eso sí: siempre habrá gente cerca que nos apoyará. Un abrazo grande, bonita.

  2. Hola María, tus post son como un tesoro. Primero abro el cofre poco a poco y hasta que descubro todo el oro que contienen.
    Ciertamente hay mucho valor en este post, de apariencia sencillo, pero potente de contenido. Ojalá hubiera leído todo esto hace unos años, me habría llevado a descubrir muchas cosas que explicas con tanta sencillez: la ley del espejo, el ehot, como observar nuestras emociones sin juzgarlas, como liberar emociones atrapadas…Pero aún me queda mucho por aprender y gracias a ti descubro el eneagrama, el curso de milagros… deseando de conocer más de todo lo que publicas y de tus experiencias.
    Mil gracias.

    1. Mil gracias como siempre, Séfora, por tus valiosos comentarios. Es que estar en el mundo del desarrollo personal es lo que tiene: aprendes muchísimo sin cesar. Yo también tengo mucho que aprender todavía! Somos aprendices de la vida, y eso me encanta! Un abrazo bonita.

  3. Hola María. Te entiendo y comparto contigo in extenso tu preocupación y tú pesar. Cuando leí a Richard Dawkings “El gen egoísta” comprendí varias cosas y cerré varios paréntesis. Todos somos egoístas. El problema está en la falta de equilibrio. Y falta aumentar la empatía. Venimos a ser felices y no precisamente agradar a todos. Creo que a tu tribu le falta colador. Tribu desde el término que le da Ken Robinson (El Elemento) al grupo de personas que aman lo que hacen, se sienten identificados los unos a los otros y quieren permanecer juntos y unidos.
    Te digo siempre. Qué sigan los éxitos.

    1. Sí, posiblemente tengas razón Javier, en cuanto a colador 😉 Pero como siempre digo, en el mundo del desarrollo personal hay de todo: gente más espiritual, gente que está empezando, gente que ha leído mucho o ha escuchado mucho y cree saberlo todo… Y fíjate para mí el mayor grado del desarrollo personal es darme cuenta de lo poco que sabemos por más que leamos o más cursos que hagamos. Somos aprendices continuos de la vida. Voy a echarle un vistazo al libro que dices, El gen egoísta, seguro que es interesante. Gracias por tu aporte ah y me ha gustado tu blog! Un abrazo!

  4. Hola, Maria, pues si como me has dicho ,bastante potente el tema del Ego, porque tocan mucho algo mut intimo, y una parte fundamental de la personalidad, y a veces complicado de tratar. En definitiva, podria resumir el post en un testo que has puesto, por encima incluso de polemicas si tu Ego está muy subido o que se gestione bien las críticas a tu Ego, y es que Cuando Estás entu desrrollo sano, tus mayores defectosx se convierten en grandes virtudes, y es que es cierto pues crei que es verdad, pyes te encuentras en en con una fuerza para aprovechar esos en corregir esos defectos y convertirlos en virtudes y además puedes tener los animos en perdonar y amar, u en especial las críticas s tu Ego, por cierto , creo que seria bueno reflexionar sobre lo que dicen de tu Ego, pues a veces, en fases de crecimiento personal, no vemos la auténtica realidad, a veces los demás vrn ynos lo dicen, de la realidad , que tenemos un poco nublada, pero a veces también, lo que tu dices, es su Ego el que nos habla, si es alguien cercano, que mos aprecia y qie quieren lo mejor, puede que debamos reflexionar, deternos un poco,y pensar que podrían tener razon, reflexionar con detenimiento, humildad sin ira, odio y con acción de perdonar y gratifucar incluso.
    Un abrazo amiga María.

    1. Hola Justino! Ya tenía ganas de leer tu comentario lleno de sabiduría. Sabes, mi mayor miedo al empezar una trayectoria de visibilidad era precisamente esa: volverme demasiado soberbia o creída, algo que siempre he detestado en las personas. Por eso me duele tanto que alguien lo diga. De todas formas, todos tenemos una sombra y la mía podría ser esta: incluso latente, esa que no quiero reconocer o ver. Por eso reflexiono. Al final no hay personas mejores ni peores a nivel más profundo: todos somos lo mismo, todos somos dignos. Por eso tanto trabajo con el Ego: el que separa y enjuicia y del que nadie en este mundo material o casi nadie se libra. Gracias por hacerme reflexionar una vez más. Te debo una respuesta por email, pero quiero hacerla con tiempo y no de prisa y corriendo, así que este finde te escribiré! Un abrazo grande, amigo. Mil gracias por estar siempre ahí!

  5. Hola María, que te la sople lo que opine tu entorno de ti. A mi me vale la inspiración y mi amor a Dios para reconectar con mi ser y a otra cosa, mariposa.

    Todo lo humano es relativo, por eso siempre podemos adquirir perspectiva de la vida y de nuestros miedos.

    Yo fui Testigo de Jehová en mi infancia con mis padres. No sé a qué secta te refieres. Mormones, Ciencialogía…? Bueno, si yo te contara.
    Decirte de todas formas que hay sectas religiosas como secuelares… Pero ese sería otro debate filosófico. 😉

    Buen artículo.

    Un beso!!

    1. Hola Galaad! Sí eso se dice y eso intento. Aunque por mi forma de ser, siempre trato de preguntarme: ¿y si mi entorno tiene razón y yo no veo mi propio Ego? Porque como bien sabes todos tenemos uno. En cuanto a la secta, ya verás, es algo totalmente distinto, tanto que no lo asocié a secta desde el primer momento 😉 Y lo más curioso que uno de los promotores es un coach de cierto reconocimiento. Ya lo contaré con algo más de detalle. De todo hay en este mundo verdad? Un abrazo grande!

  6. Me gusta y me llega la manera tan clara en la que hablas, y siempre desde lo que a ti te ha pasado.
    De todo lo leído en este post me llevo la conclusión que todo es muy sencillo y que bonito es parar y sentir, ver que hay del otro en mí y de mí en el otro y por supuesto seguir para adelante con el aprendizaje. A mi me pasa que si no aprendo una vez el universo me lo vuelve a presentar y esa vez si que sí lo asumo. Gracias también por desvincularte de las frases tópicas-típicas del coaching, me llegas como dije al principio clara y sencilla.
    Me gustas!!! Y te sigo. Muchas Gracias!!!

    1. Gracias por aportar tu experiencia a este artículo, Pilar! Es genial ver que un post tiene detrás a personas que leen, se transforman, aprender, crecen y se cuestionan la vida. Así también puedo conocer otras experiencias, conectar con vosotros un poquito más. Un abrazo grande y gracias también por tus palabras de apoyo!

  7. Mi querida María,
    Gracias por abrirnos tu corazón y una parte de tus reflexiones más íntimas a través de este post.
    Déjame decirte que SÍ, SÍ ERES UNA PERSONA ESPECIAL. Solamente por el hecho de ser tú misma, con tus virtudes y defectos (como tenemos todos), pero el hecho de ser tú ya implica ser alguien especial porque difícilmente encontraremos a nadie en este mundo que sea igual a ti.
    En ocasiones me he sentido de un modo muy similar al que describes en este gran artículo. Cuestionada, incomprendida y también he visto cómo algunas personas que llevan en mi vida muchos años empezaron a tratarme de un modo diferente sólo por empezar a tratarme mejor a mí misma. Sólo por tenerme más en cuenta y por querer crecer e ir un poco (o mucho, quien sabe) más allá.
    Por naturaleza, al detectar un cambio en nuestro entorno, nuestro sistema nervioso activa el modo alerta y creo que eso es de alguna manera lo que les sucede a las personas que son testigos de nuestra evolución, o incluso lo que nos pasa a nosotras cuando algo o alguien de nuestro entorno comienza a actuar o comportarse de un modo distinto.
    El desafío reside (a mi juicio) es plantearnos si somos capaces de dar una oportunidad a la que, a su vez, es en sí misma una nueva oportunidad también: la de admirar y aceptar lo que el universo nos ofrece, y la de seguir aprendiendo desde el amor de todas aquellas nuevas experiencias que vamos encontrando en nuestro camino.
    Creo firmemente que, cuando alguien demuestra rechazo hacia algo que tiene que ver con nosotros, en realidad, se está rechazando más a sí mismo o a sí misma por negarse la oportunidad de aprender del cambio en los demás (que a veces también puede propiciar un cambio positivo en nosotros).
    Personalmente, no veo ni un atisbo de egoísmo en ti, María. Más bien todo lo contrario, eres una de las personas que conozco que más amor y más generosidad transmite, y te aprecio mucho precisamente por ello.
    Un abrazo enorme, linda. Nos vemos muy pronto.
    Ali

    1. Jo, me has emocionado Ali! Personalmente sé que tengo mi dosis de ego que todos tenemos, quizás por eso solemos ser nuestros jueces más severos. Pero aceptándolo es más fácil llevar tu vida y crecer. Muy de acuerdo con lo que dices de que al rechazarnos, se muestra más el rechazo de uno por sí mismo. Veo además que muchos, como también es tu caso, nos encontramos a menudo con situaciones parecidas, así que hablar de ellas sin miedo, en voz alta, ver qué nos enseñan y cómo trascenderlas me parece esencial para aprender y llevar el desarrollo personal a la práctica, hacerlo de verdad, desde dentro, aunque no siempre sea cómodo o incluso doloroso. Mil gracias de corazón por escribir, comentar, ser y estar. Nos vemos muy pronto bonita!

  8. Hola María, definitivamente este artículo me ha tocado, muchas veces pasamos por estas situaciones y pensamos que somos los únicos, gracias por compartirlo y por los tips. Yo suelo tomarme un tiempo de relajo, salgo a pasear o a comer algo rico con mi esposo, o simplemente nos tomamos una copa y conversamos por muchas horas (hablar me hace bien). El #3 me encantó, porque me ha pasado que me estando en una opinión y luego de analizarlo me doy con la pared para darme cuenta que no hay fundamentos o que se trató de un hecho aislado. Otra vez, muchas gracias.

    1. Gracias a ti Alleyda por dar tu punto de vista. Me gusta ver que esas emociones nos tocan a tantas personas. Y compartirlo nos hace darnos cuenta de que es algo natural para el ser humano. Y lo que es una situación que parece dolorosa al final es algo pasajero y luego lo recuerdas casi como una anécdota o un gran aprendizaje que te ha dado la vida. Me gusta también ver cómo afrontas estas situaciones: pasear o irte a tomar algo con tu esposo. Yo también suelo hacer eso, expresar lo que siento, y me ayuda muchísimo. Un abrazo!

  9. Hola María!
    Algo que he aprendido con el post en el punto 3: pedir ejemplos de lo que la otra persona te dice o reprocha. Creo que es una herramienta genial para enfocar cualquier discusión.
    También -algún día- quiero empezar con “Un Curso de Milagros”… aunque tengo tantos libros en mi lista de deseos… Pero me dán más ganas cuando te oígo a tí hablar de él.
    Y por último…¿una secta? ¿dónde te metes?? ¡cuántas aventuras!!

    Un abrazo y gracias por compartir
    Marta

    1. Sí, lo mejor son ejemplos reales… A mí me pasó que no me los dieron y esa era una prueba de que los argumentos en mi contra no tenían sentido. El Curso de milagros es una pasada, me está haciendo ver el mundo de otra manera. Pero no es la única vía, es una de muchas. La supuesta secta de la que hablaré próximamente era una promesa similar pero muy sectaria, muy de seguir unas órdenes impuestas un tanto absurdas. Pasó hace un par de años y nunca llegué a formar parte de ella… menos mal! Por cierto muy interesante tu blog, Marta. Las cartas y el Tarot siempre llamaron mi atención. Un abrazo!

  10. Hola María,
    La verdad sea dicha que, en general, no suelo leer enteros los tantos y tantos post que existen en internet y en diferentes webs. Pero el tuyo me ha “enganchado”. Dices verdades como templos y alguna que otra cosa me ha resonado, incluso siendo yo “el malo” de echar cosas en cara y etc, pero por suerte en ese aspecto ya cambié.
    Te enviaré un e-mail pronto para contarte de mi situación personal un poco.
    Un abrazo!
    Carlos.

    1. Genial Carlos! Espero tu email entonces. Me alegra que te haya “enganchado” el post, y eso que era más largo de lo habitual 😉 Abrazos!

  11. Muy interesante y profundo. Me encanta cuando hablas desde la propia experiencia, desde lo que sacude fuerte, nos mueve a reflexionar y nos hace avanzar. Es muy díficil complacerá a todos y gustarles a todos. Es imposible, de hecho. Si gustamos a todos significa que nos estamos dejando a nosotros mismos por el camino. Evolucionar significa que muchas personas cercanas y queridas no van a poder acompañarnos en nuestro viaje. No están preparados. Y significa también que cuando nos plantemos y digamos No a un manipulador, nos darán la espalda y tacharán de egoístas.
    Lo que más me gusta de ti es precisamente que no vas de diva ni de mito. Todos inconscientemente buscamos la aprobación y el sentirnos queridos. Forma parte del espíritu gregario del ser humano. Saber desprenderse de las telas de araña en las que caemos debido al ego es una valiosa lección. Gracias por compartirla

    1. Gracias Alicia! Me encanta lo que dices de desprendernos de las telas de araña en las que caemos debido al ego. A todos nos puede pasar, a quien más, a quién menos, ¿verdad? Pero lo bueno es que podamos aprender de ello. Y de eso se trata. Por cierto te escribo para ver si nos vemos pronto! Abrazos, bonita.

  12. Hola Maria, me ha encantado tu post. Aunque me gustaría decirte que hay algo que siempre me choca y es tu insistencia, aunque no eres la única que lo hace, en decir que tienes defectos, que todos tenemos defectos. Simplemente, yo creo sinceramente que nadie tiene defectos. Somos seres únicos y, por lo tanto, imposible tener defectos. Para tener defectos tendríamos que tener una persona idéntica a nosotros pero perfecta y así veríamos las diferencias con esa perfección y encontraríamos defectos. Pero si soy única, no hay modelo con el que compararse y por tanto no puedo ser defectuosa. Así que, por favor, mírate bien y mira a los demás. Cada uno tenemos nuestra manera de actuar pero ninguno tenemos defectos…….vamos aprendiendo a conocernos y a ser más nosotros mismos desde nuestro amor a nosotros mismos. Cuanto más nos amamos, más nos aceptamos y más amamos a los demás desde su unicidad y su manera de hacer………..la vida es el camino que nos permite llegar al AMOR a nosotros y desde alli , AMAR a todo lo que nos rodea…….gracias por compartir tanto desde tu blog, siempre me resultan interesante…..

    1. Gracias Lua, por dar una visión diferente que me encanta recibir. Tienes razón: a lo mejor nos expresamos mal al llamarlo defectos y se trata simplemente de maneras de ser, sin defectos ni imperfecciones. Quizás al referirme a defectos quiero decir que podemos mejorar ciertos aspectos de nuestra vida. Los que estamos en el desarrollo personal nos obsesionamos por crecer y mejorar, pero efectivamente, si me remonto a Un curso de milagros me doy cuenta de que todo es perfecto tal como es. De ahí que no hay defectos, como bien dices. Y también creo que somos imperfectos en la dimensión material de la vida, pero espiritualmente somos maravillosos tal como somos. Entre mis supuestos “defectos” están el desorden, la desorganización, a veces la pereza, el querer hacer las cosas más rápido, la impulsividad… el no querer enfrentarme a los conflictos. Puedo quedarme como estoy o puedo desear crecer. Creo que al final hablamos de lo mismo pero con términos diferentes: a lo mejor puedo referirme a esos “defectos” de manera más positiva: áreas de mejora, como solemos llamarlas en el Coaching. Gracias de nuevo por hacerme reflexionar! Un abrazo, Lúa! Qué nombre tan bonito, por cierto.

  13. Gracias por compartir María! Hace poco viví una situación similar, una crítica de alguien que no esperaba y con quien me había volcado y sabes qué? He aprendido sobre todo dos cosas de ello, la primera a no dar tanto peso a lo que otro opine de mí, al fin y al cabo es una forma de interpretar la realidad que es diferente a la mía. La segunda, al igual que tú, soy de las que intenta solucionar las desavenencias pero también hay que saber soltar, respetar el proceso ajeno y estar en paz pese a que el resultado del distanciamiento no sea el esperado. Esto sin duda es lo que más me cuesta pero creo que lo más importante es estar en paz con nosotros mismos y nuestra forma de actuar. Gracias por compartir, me sirvió mucho para reflexionar.

    1. Gracias a ti Rocío por compartir tu experiencia. Me encanta leer tus aprendizajes. Creo que son muy acertados y los aplico también. Cada persona interpreta la vida a su manera y también lo de saber respetar el distanciamiento. A mí eso me solía doler mucho pero yo misma lo he aplicado tanto cuando no tenía nada en común con la otra persona, que verlo como algo raro sería injusto. Un abrazo y a seguir aprendiendo en este laberinto que es la Vida, verdad?

  14. Pues sí, Masha… Me han reprochado muchas cosas, y esta es una de las menos graves en realidad. Pero me gusta que reflexiones sobre ello, y por tanto, te contaré un poco más sobre mi relación con este tema.

    Siempre he tenido una personalidad chocante, y cuando me puse con estas cosas, no se descafeinó para nada. Si acaso se acentuaron los rasgos más fuertes: el ser directo y honesto, el no aceptar mareos ni andarme yo con ellos… Y sobre todo, el no ser políticamente correcto “por lo que pueda pasar”.

    Dejé de prestarme a los planes y a las relaciones que no me aportan nada bueno. Ni siquiera tolero -y hay quien dice que sólo se tolera lo que nos daña o asquea- las situaciones o personas que me hacen poner cara y pose de imperturbable cuando por dentro mis instintos gritan “¡VADE RETRO!”.

    Por otro lado, llevo tantos años dando consejos a los demás (y practicando el mejor de ellos: autenticidad radical) que mi ego y mi autoestima están en niveles asquerosamente envidiables… Y todo porque, al parecer, inspiro calma y confianza y cuento las cosas que me han pasado con mucha naturalidad y falta de mala sangre. Y al ser tan directo como decía, la gente ahorra tiempo conmigo porque no los tengo entre algodones.

    El tema está, para mí, en que muchas personas no saben distinguir la falsa modestia de la humildad (y yo me excluyo porque, aunque tardé en aprenderlo, ya lo conseguí). Y muchas personas te dirán eso que comentas cuando, en su opinión, estés pasando por la vida “con perfil alto”. Es más, a mí me han echado de más de una comunidad o foro porque decían que “debí entrar con perfil bajo” y que “no debí endiosarme de la nada”.

    Pienso que nadie puede practicar una empatía ni una simpatía reales al 100% (en cristiano: nadie puede ponerse totalmente en tu piel). Eso hace que cuando nosotros abordemos ciertas prácticas, y por mucho que les veamos todo el sentido del mundo, probablemente nos olvidemos de que los demás no ven el mundo como nosotros, ni lo interpretan o experimentan del modo que estamos aprendiendo a interpretarlo y experimentarlo. Y si éramos más parecidos a ellos antes, obviamente nos dirán “has cambiado” (y puede que añadan “tú antes molabas”).

    En fin, que si me dejas me tiro aquí una noche entera comentando y te monto un artículo en los comentarios jajajaja

    Un abrazo y nos vemos este finde,

    Sergio

    1. Qué bueno Sergio! Me encanta tu reflexión y experiencia. Eso de bajo perfil ya me parece lo más! Aunque en realidad partimos de situaciones muy distintas: tú nunca has tenido miedo de mostrarte como eres, incluso si eso iba en contra de la corriente. Yo, en cambio, siempre busqué la aprobación de los demás y es desde hace poco tiempo que me muestro como soy, lo cual choca mucho más a la gente cercana… y no tan cercana. Por eso, me encanta la distinción que haces entre la falsa modestia y la humildad o autenticidad. Tengo mucho que aprender de personas como tú que son como son sin miedo al qué dirán. En nada nos vemos! Has visto el email que envié sobre el Retiro de Bloggers? Un abrazo, amigo!

      1. No importa desde dónde partimos sino hacia dónde vamos, Masha… Y que no lleguemos allí pisándole el cuello a todo el que se nos cruce, pero sin caer en dejarnos pisar tampoco. 😛

        Por supuesto que chocan estos cambios tan notables, pero dura poco. Los incondicionales crecerán contigo, y los que no lo son se apearán en la próxima parada. La paciencia probará su valor ahí.

        Yo también tengo mucho que aprender, y sé que el Retiro va a ser una de esas experiencias enriquecedoras y molonas de las que uno se va dando y recibiendo mucho. Ya leí tu correo, y ya estamos al tanto sobre las llegadas… ¡Nos resta llegar y disfrutarlo! 🙂

  15. Excelente post, lo que es más me llego en el moemnto exacto, cuando estoy pasando un mal momento desgraciadamente con mi pareja,que cree me vuelto egoista, pues ya no acepto el que sus prioridades sean prioridades de los dos aun cuando eso no sea lo que quiero.

    1. Siento que estés atravesando una etapa complicada, Abraham, aunque en realidad son las pruebas que te fortalecen e incluso fortalecen a tu pareja. Las dificultades nos enseñan de nosotros mucho más de lo que parece. Ahora se abre una oportunidad de llevar la pareja a otro nivel, de descubriros desde otro lugar… siempre que la otra parte esté dispuesta a ello. Ojalá así sea y crezcáis cada uno a raíz de esto. Un abrazo grande!

  16. Hola,
    Gracias María por tus respuestas a mi comentario. Me llega lo que comentas y tal vez tengas razón en que nos referimos a lo mismo pero con otro vocabulario…….simplemente, a mí me toca mucho cuando oigo decir de alguien que tiene este u otro defecto, sobretodo, cuando se lo dicen a un niño, tan recién llegado a la vida y ya con su defecto a cuestas….dices que eres desordenada y lo consideras un defecto……y si el desorden externo te ayudara a serguir manteniendo tu orden interno? Sabes, dicen que una persona muy estructurada mentalmente necesita del desorden externo para seguir siendo creativa…..te reto a hacer un ejercicio, si te parece, reflexiona en cada uno de tus defectos y busca su lado positivo y si te parece cuéntanoslo….seguro que nos enseñas muchas cosas, porque hasta la pereza de la que hablas, estoy segura, te sirve para muchas cosas positivas….te reto a buscarlas y te ruego, nos lo cuentes. Que tus palabras sigan iluminando nuestros diversos caminos. Besos

    1. Gracias Lua! Es cierto que mis supuestos defectos tienen su intención positiva. Haré el ejercicio que dices y lo comparto en algún artículo próximo. Mil gracias por hacerme reflexionar! Un abrazo muy grande 🙂

  17. Gracias por este artículo, me llega en el momento preciso. Hace poco menos de un mes corté con unos amigos porque me hicieron sentir muy mal y me he dado cuenta de que lo habian estado haciendo por años: con ellos yo no estaba a gusto pero cuando empecé a demostrarlo me tacharon de niñata, borde, egoísta, y mal educada (en ocasiones por el hecho de querer estar en mi casa sola en lugar de rodeada de gente, y esto era porque me sentía mal).
    Reflexionando sobre el tema estas últimas semanas, me he dado cuenta de que con ellos perdí mis valores y acepté otros nuevos que en realidad no comparto, participaba en muuuuchas actividades que en realidad no me gustaban porque si no me quedaba sola.
    La verdad es que sí, era un poco niñata, pero el hecho de querer pasármelo bien de una manera diferente a ellos no es lo que me convertía en una, sino el haber perdido mis principios y mis sueños solo por estar con ellos, quiénes, en realidad, no me querían tanto. Yo creo que aquí tener un poquito más de ego hubiera sido interesante jaja
    Así que finalmente herí sus egos diciendo un par de verdades (básicamente que me estaban haciendo daño) y ellos decidieron hacer daño por última vez al mio haciéndome el vacío en lugar de hablar conmigo sobre el tema.
    En fin. La cuestión es que como dices al final estas personas se convierten en tus maestros. Darte cuenta de que algo así te ha pasado, que te has perdido por agradar a la gente a tu alrededor, te lleva de nuevo a ti misma, a preguntarte otra vez: quién soy? Q quiero en la vida? Estoy otra vez en mi camino? Yo tengo la idea desde siempre de que los errores no existen, porque todo aquello en lo que parece que hemos fallado nos hace más fuertes y más sabios, así que no hay pérdida alguna 🙂
    A mí por lo menos esta desagradable situación me ha servido, y ahora solo necesito tiempo para sanar y perdonar…

    Como puedes ver, me ha resonado! Creo que casi siempre hablamos del ego como algo negativo, pero hay que aceptar que es parte de nosotros y que nos ayuda a defendernos de los manipuladores, por ejemplo. Considerando tener un ego fuerte como quererse a uno mismo, si alguien no lo acepta es porque no te quiere tanto. Y desde luego, si te dicen que ‘se te ha subido el ego’ porque has empezado a respetarte, esa persona o personas no te están haciendo ningún favor (te van a hacer sentir mal por algo que debería ser básico para todo el mundo).
    Bueno, ya corto el rollo.
    Muchas gracias de nuevo, María! Y que sigas con el ego así de alto si esto te lleva a escribir tan buenos artículos jaja

    1. Gracias Sofía! Por tus palabras, por compartir tu situación, y por ser tu propia maestra, aprendiendo de algo que a muchos nos suele doler como el distanciamiento de unos amigos o gente cercana. Pero como bien dices, si no estás siendo fiel a ti misma, ¿qué sentido tiene seguir cerca de esas personas? Se nota que eres una persona con desarrollo personal que se cuestiona su vida y por tanto puedes ser malentendida por una sociedad en general que nos pide amoldarnos. Enhorabuena por tus progresos y gracias por tu historia inspiradora para mí y seguramente muchos otros lectores. Un abrazo y sigue en este camino, al igual que lo haré yo: no dejarnos llevar por los condicionamientos sino sacar nuestra fuerza interior y amarnos por encima de todo, porque sólo desde ahí podremos amar a los demás!

    2. Gracias a ti Miguel por plasmar tus ideas y hacerme ver que no soy la única que piensa así. Coincido en que cuando empiezas a respetarte, el mundo te ve como a un bicho raro… pero al final es mejor eso que seguir a las masas haciendo lo mismo que todos por miedo al qué dirán. Un abrazo grande y nos seguimos leyendo por las redes, Miguel 🙂

  18. Hola María,
    Aunque es la primera vez que comentó hace bastante tiempo que voy siguiendo tus publicaciones. Te conocí a través de Tino Fernández pero el otro día me di cuenta que hace bastante tiempo había visto un vídeo tuyo sobre PNL.

    Sobre el artículo me gustaria contarte mi experiencia. Personalmente no me he tenido que enfrentar a una situación como la tuya. En mi caso se ha dado sin conflictos, a medida que he ido realizando formaciones y he ido creciendo con ellas las personas que no estaban en sintonía conmigo se han alejando. Cierto es que siempre me han considerado el bohemio, el inconformista ya como artista antes qué terapeuta ya incomodaba a algunas personas de mi entorno. Cuando me acerqué al crecimiento personal todo se salió totalmente de órbita 😉
    No voy a negar que aveces es un camino algo solitario, pero como dice el refrán a veces mejor solo que mal acompañado.
    Con el tiempo algunas personas que se alejaron en un principio volvieron a acercarse a mediada que ellas mismas fueron evolucionado. Creo que esto es algo bello y esperanzador.

    Por otro lado creo que en esta evolución con personas a título individual es imprescindible que nuestra pareja tenga un espacio para crecer tambien porque de lo contrario existe un alto riesgo que la relación no sea dudareda. Si uno crece y el otro se queda estancado en el mismo lugar, la relación se puede empezar a descompensar.

    Un abrazo y gracias por todo el contenido que compartes.

    1. Gracias por dejarme tu comentario Miguel. Estoy de acuerdo con lo que comentas, especialmente sobre la pareja. Cuando tienes una pareja que crece contigo, hay proyectos juntos y comprensión, es más fácil este camino. Es un camino solitario pero con gente como vosotros es más fácil. Menos mal que existe internet verdad? Un abrazo grande!

  19. Querida María
    Sigo muy de cerca tus publicaciones, me encanta la manera que te expresas y escribes, sobre todo tu sencillez !! Gracias por compartir ! Me gusto mucho! 🙂

  20. Hola María!
    Me ha encantado el post, me siento súper identificada con todo lo que comentas. Encima en mi caso se me suma el plus de ser vegetariana, ¡soy un bicho raro total! jajaja
    Creo que el hecho de que un profesional del crecimiento personal como tú hable sincera y libremente de este asunto ayuda mucho a que podamos entendernos mejor a nosotros mismos, y así, también podamos hacernos entender del mejor modo posible.
    Estoy contigo en que el Curso de Milagros es increíble. Justo lo estoy realizando ahora y me está ayudando a comprender muchas cosas. ¡Gracias por compartir toda esta información!
    ¡Un saludo!

    1. Gracias por tus palabras Yaiza. Pues yo también soy vegetariana como tú, así que también he tenido que lidiar con la incomprensión del entorno en mi pasado. Como llevo siéndolo ya bastantes años y hay mayor comprensión del tema, es algo que ya no me preocupa. Pero al principio sí recuerdo haberme sentido un bicho raro. Un abrazo grande, guapa!

  21. ¡¡Hola María!!…Aunque estoy un poco desaparecida del grupo, leo atentamente los post que mandas . Esta tema es quizás, de los más interesantes sobre toda esta explosión de información y de cambio de paradigma que parece haberse apoderado del planeta en general , y del mundo on line en particular.
    Efectivamente el ego espiritual existe, es una etapa en la que pasas de estar angustiado porque no encajas en un entorno convencional, a descubrir un mundo más allá que te toca por dentro y te hace pensar simplemente que tu información energética, genética o celular ( como queramos llamarla) estaba predeterminada a ciertas inclinaciones que todavía no habías descubierto. Entonces el ego, como es muy listo , se pasa de un lado a otro sin problema, si antes teníamos un ego materialista, ahora el ego se cambia de casa y se convierte en un ego espiritual… De repente nos encontramos tan bien en estos nuevos pensamientos, que decidimos que somos los elegidos, los diferentes, que estamos muy evolucionados porque hemos sido los elegidos, que vamos un curso adelantado con respecto al resto del plantea. Pero la realidad es que no hemos entendido nada. No somos los elegidos, el universo nos quiere a todos por igual, todos hacemos falta, los que creen que lo importante en la vida es conocerte mejor y los que creen que lo importante en la vida es sobrevivir y punto.Si todo forma parte de un plan, todas las piezas del puzzle son igual de importantes. Tan importante es aquel que quiere conectarse con su esencia, como el que decide trabajar y crear una familia sin más…Ese es el error, el pensar que solo nosotros somos imprescindibles ,TODOS LO SOMOS. Hay muchísima gente con una autoestima saneada, con capacidad de decidir , que jamás se ha planteado estos temas, digamos que lo traen de serie. Otros, por el contrario, han vendido aquí a aprender todas esas lecciones, y esos, se convierten en maestros porque saben cual es la hoja de ruta, los que ya lo traen de serie, no sabrían enseñarlo porque digamos, ya lo traen “montado” de nacimiento. Solo los que han tenido que leerse las instrucciones, son capaces de enseñar el manual. Los que sufrieron, los que no encontraron su sitio, esos son los que si aprenden, pueden enseñar, pero los demás, no son menos importantes, a lo mejor incluso ya aprendieron la lección en otra época siendo otras personas ¡quién sabe!
    Todos somos los elegidos y todos tenemos nuestro papel, el pensar que somos seres más evolucionados creo que es un error, nadie puede saberlo, a lo mejor esa persona súper segura que todos tenemos a nuestro lado, ha sufrido en otra época y viene aquí a enseñar otras cosas, todos somos necesarios, nadie es ni más ni menos especial , todos estamos en el momento que tenemos que estar, esa es un poco mi visión de todo esto .
    Un fuerte abrazo 🙂
    Susana

    1. Me encanta, Susana! Un punto de vista super interesante y con el que coincido totalmente. Cuánto vemos eso de que de repente despreciamos lo material y decimos: ahora ya sé que el camino correcto es éste. Y nos obsesionamos con ese otro camino igual que con el material. Al final ninguna de las vías es peor ni mejor, como ningún ser humano es peor ni mejor, todos, como dices, somos piezas necesarias. La verdad lo que cuentas merece un post entero. ¿Te animarías a hacer un post invitado abarcando este tema? Me parece superinteresante y sé que aportaríamos una visión muy fresca sobre el asunto. Ah y te echamos de menos en el grupo, esperamos que vuelvas pronto, aunque sea de vez en cuando! Un abrazo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *