Cuando sientes vértigo al emprender

Steve Jobs: “No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; solo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro. Tienes que confiar en algo: tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Porque creer que los puntos se conectarán luego en el camino te dará la confianza de seguir tu corazón, incluso cuando te conduce fuera del camino trillado, y eso hará toda la diferencia”.

He querido empezar este post con esta cita de Steve Jobs que Carlos, mi marido y socio directo en esta aventura del emprendimiento, repite de vez en cuando. Un mensaje que hoy, después de un viaje de mini-vacaciones de unos días, al llegar a casa, ha cobrado de pronto todo su sentido para mí y para nuestro proyecto de vida.

Así que aquí estoy, a las 8 de la tarde, después de más de 5 horas de coche, tecleando en mi portátil (mi oficina móvil) en el despacho desde el que doy mis sesiones, con la sensación de la sal del mar en mi piel y algo de arena seca aún en los pies, pensando en Steve Jobs y sintiendo una especie de vértigo por todo lo que se avecina.

“Nos va a ir bien”, le repito a Carlos a menudo, especialmente en momentos de dudas, de miedos, de inseguridad y esa incertidumbre que nos acompaña a todos los emprendedores. Él asiente: los dos estamos seguros de que no puede irnos mal, estamos dándolo todo.

En este viaje de 5 días me acompañó otra de las personas más importantes de mi vida, aparte de Carlos, mi hermana pequeña Katy, alma inquieta y emprendedora nata... Se sorprendió al ver que no parásemos de hablar de negocios en todo el viaje, que escucháramos en el trayecto en coche podcasts sobre emprendimiento, webinars, facturación y búsqueda de propósito.

Pareceremos unos frikis a los ojos de muchos. Nada más llegar al apartamento de la playa, lo primero que hicimos fue comprobar cómo iba la WiFi, desempolvamos nuestros portátiles y nos pusimos a responder correos y arreglar asuntos pendientes.

Si un cliente me dice que no ha recibido su curso por el que pagó o si no le funcionan enlaces del PDF, nuestra prioridad es solventar el problema, sea sábado, domingo o las 10 de la noche.

La vida del emprendedor digital no es sencilla

Sí, la vida del emprendedor digital y nómada no es sencilla. Eso sí: es apasionante, a ratos divertida, llena de retos y motivación. La vida del coach digital es aún más apasionante: estás ayudando a cumplir sus sueños a cientos de personas, sean alumnos de tus cursos, potenciales clientes, tus clientes actuales o simplemente lectores de tu blog que te comentan, te agradecen o escriben emails contando su historia.

Ahora, que estoy en medio de un lanzamiento importante, un lanzamiento de un programa muy potente, puedo decir que yo también siento ese vértigo. Sé lo que es embarcarse en algo grande, algo que te emociona y va a ser transformador, pero donde no hay certeza absoluta, donde incluso no te crees que puedas llegar a los resultados soñados.

Sé lo que es apostar por algo que es muy importante para ti, donde pones tus ilusiones y esperanzas, donde hay algo que aún no controlas... pero sientes ese cosquilleo en tu interior, esa fe, esa confianza de que las cosas terminarán saliendo bien, como dice el fragmento que comparto arriba de Steve Jobs: “No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; solo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro.”

Fue precisamente Carlos, después de mi hermana Katy, la persona que más apostó por mí y me hizo ver que yo valía para algo mucho más grande. A él le debo en parte mi proceso de reinvención.

Sin la fe, sin la confianza de otra persona en mí, en que yo podía conseguirlo, no lo habría siquiera intentado.

Tengo mucho que agradecerle en este sentido y nunca dejo de hacerlo.

Ahora, mirando hacia atrás, puedo conectar los puntos: los inciertos inicios de mi comienzo emprendedor, mis miedos y dudas, mis ensayos y errores, nuestros viajes al mar, al extranjero, donde ambos aprendíamos de la vida y del mundo online y desarrollo personal de manera acelerada. Nuestros sueños, los libros que leíamos, lo que Carlos me enseñaba, los podcast sobre emprendimiento que llevaba escuchando desde hace años, incluso antes de conocerme, que compartía conmigo.

Él me hablaba de todo ello y yo me lanzaba a probarlo. De manera autodidacta al principio, sin saber si me estrellaría o no. Así un día le escuché hablar de la profesión de Community Manager y acto seguido participamos en un concurso de Fanta, grabando nuestro primer corto que Carlos editó con mucho cariño, sin tener ni idea de la edición de vídeo. Concurso que obviamente no ganamos (hubo “tongo” entre muchas otras cosas), pero lo pasamos genial creando algo juntos.

Meses después me encontraba realizando un Máster de Community Manager tratando de relanzar así mi frustrada carrera de publicista.

Al año siguiente ya trabajaba en prácticas en una empresa de publicidad en Alemania como Community Manager...

Años después, Carlos dejó su trabajo como ingeniero en multinacionales europeas para embarcarse en una aventura para muchos incierta, especializándose como experto en edición y postproducción audiovisual. Entre tanto trabajó al tiempo completo en mi blog, ocupándose del cambio visual que fue decisivo para mi consolidación profesional como coach (mis primeros clientes me llegaron gracias al cambio de identidad visual, entre otras cosas), los vídeo-trailers y teasers creativos y muy cuidados de mis cursos online, toda la parte técnica de mi web, así como la creación de blogs para mis clientes de coaching y mentoring y otros compañeros de profesión.

Siento vértigo cada vez que se abre una nueva etapa en mi proyecto

Mirando hacia atrás y viendo todo lo conseguido en poco tiempo, y mirando hacia delante y visualizando todo lo que nos queda por construir, siento vértigo, siento miedo, ilusión, esperanza, incluso incredulidad.

Hemos construido un negocio, hemos creado algo grande... y lo mejor de todo: está hecho desde el alma, desde el amor y la búsqueda de servicio que queremos ofrecerle al mundo.

Cada vez que hablamos con nuestros clientes, sentimos una gratitud inmensa, agradecimiento por que confíen en nosotros, por que nos cuenten sus problemas, sus retos, sus anhelos... y buscamos la mejor forma de ayudarles.

El mundo, y más el de ahora, funciona según la ley de dar y recibir. Primero da, después recibe.

Y eso nos da vida. Porque cuando sientes que emprendes desde el corazón, buscando ayudar a otros a alcanzar sus sueños... wow, es una sensación mágica, indescriptible. Cada persona con la que hablamos es única, tiene su historia, su propia vida, sus ilusiones, sueños... Poder estar a su lado para que consiga algunos de ellos es algo que nos llena y nos conecta con nuestro propósito.

Hoy, de vuelta a casa desde la playa, escuchábamos una entrevista que le hicieron hace poco a alguien que nos encanta a ambos: Laín García Calvo, al que tuvimos el placer de conocer y entrevistar en persona hace unos meses en Málaga. Escucharle es siempre un placer: sabiduría y autenticidad, unidos al gran corazón que tiene ese hombre. Y pudimos comprobarlo de tú a tú.

En esa entrevista Lain hablaba del propósito de vida y decía que cuando tu objeción se convierte en tu obsesión, ese es el propósito. Puedes tener un gran talento pero de nada te sirve si no lo pones al servicio de los demás. Es más: cuando algo se te ha dado demasiado fácil, no lo valoras. Pero cuando la vida te pone constantemente a prueba, cuando luchas por algo y parece que otra vez se desmorona todo, ahí es donde vas a aprender de verdad, ahí es donde vas a crecer más.

Cada día hablo con personas que luchan, que se desesperan por alcanzar sus propósitos, a los que la vida parece ponerles zancadillas en vez de ayudarles a avanzar. Yo también he pasado y sigo pasando por algo parecido. Me quejo, me siento cansada, devastada a veces... pero al día siguiente me levanto con otro pensamiento y empiezo a buscar otros caminos, nuevos caminos para llegar a esos objetivos que se conectan con un propósito mayor.

Y es que muchos, la gran mayoría, por desgracia, abandonan a mitad de camino, se rinden incluso cuando tal vez les falta muy poco para llegar a la meta, como cuenta la metáfora del bambú, pero los que persisten y no abandonan, incluso cuando parece que nada tiene sentido, acaban saliendo adelante. Como dice Laín: la vida no escoge a los preparados, prepara a los escogidos. En realidad, es un texto que se le atribuye a Jesús (como acabo de comprobar en Google), pero es tan real, tan aplicable al mundo del propósito, de la reinvención y del emprendimiento.

¿Cómo ser escogido? Apostar al 100% por tu propósito. Sólo así llegas a lo alto. No hay otra manera. Si yo no hubiese confiado al 100% en que lo de ser coach me saldría, incluso cuando los propios compañeros de mi máster de coaching desconfiaban de que se podía vivir de esto, hoy no estaría escribiendo esto en el blog. Probablemente dejaría de intentarlo hace tiempo.

Mi primera decepción como emprendedora

Me siento orgullosa y relato con frecuencia la experiencia con mi conferencia en la casa de cultura de Brunete a la que no asistió ni una sola persona. Recuerdo también a mis primeros clientes que abandonaban tras la primera sesión. Mis primeros posts que sólo comentaba una persona (gracias, Miguel Ángel, por tus magníficos sonetos que acompañaron cada artículo de mi Abecedario de la felicidad). Poder ganar una cifra de 1.000 al mes era para mí en aquellos comienzos una utopía.

Pero persistí, no desistí y siempre confié en que los puntos se acabarían conectando de alguna manera, aunque en aquel entonces no supiera cómo.

El crecimiento a menudo da vértigo

Ahora, en una nueva etapa de mi negocio online, mi querido blog que ha sido como un hijo para mí y al que no pienso abandonar por más trabajo que tenga, siento ese vértigo de nuevo: se avecinan nuevos proyectos, como el lanzamiento del Programa MEIC, un programa premium innovador que lanzo ya no en solitario, sino con mi socio y compañero de esta aventura: Carlos Garrudo.

Presiento que empezamos a crear algo grande: porque nuestra promesa es grande pero no imposible. Estamos buscando nuestros casos de éxito documentados, con cifras reales. Queremos ayudar de verdad a profesionales del desarrollo personal para que logren vivir de lo que les apasiona en un tiempo relativamente corto. Y vamos a dar lo mejor de cada uno de nosotros: Carlos con su expertise en el mundo tecnológico y de negocio y yo como coach y mentora.

La idea nació hace meses: una mentoría grupal exclusiva, un programa transformador en el que las personas se van a involucrar al 100% en crear sus programas premium y empezar a vivir de coaching, terapia o desarrollo personal en cuestión de pocos meses.

¿Demasiado ambicioso? Bueno, yo misma lo conseguí el año pasado con el lanzamiento del programa El Sendero de tus Sueños. Pasé de cobrar 40 euros la sesión a un programa premium de casi 1.000.

También recuerdo que sentí vértigo pero ése fue un antes y un después en mi negocio como coach y emprendedora. Ese vértigo es bueno, es el vértigo que siente todo emprendedor cuando pasa de etapa, cuando inicia algo nuevo, cuando da el salto.

Como emprendedores estamos obligados a dar esos saltos de vez en cuando, porque ahí es donde empezamos a crecer de verdad. Si yo no hubiese dado esos saltos, seguiría a día de hoy jugando a ser coach, escribiendo mucho por puro placer, pero no me atrevería a vender ni ofrecer mis servicios.

Bienvenido al mundo de la incertidumbre y la emoción

Siento vértigo. En mi vida hay cada día menos seguridad y cada día más incertidumbre. Pero también siento agradecimiento, amor y plenitud. Prefiero sentir ese vértigo de vez en cuando que una vida “segura” en una oficina, como contaba en ese reciente artículo.

¿Me estaré enganchando a eso? Tal vez. Si eres de los míos, bienvenido a esta aventura de emprender online. Bienvenida al mundo de la incertidumbre y la emoción.

Puede que ahora no veas cómo se conectan los puntos de tu vida o tu proyecto digital. Puede que todo sea un caos y no sepas ni por dónde empezar a dar los primeros pasos. En tal caso, te recomiendo contar con un mentor (no necesariamente yo, aunque si puedo ayudarte, me encantaría).

Tómate una pausa. Observa. Respira. Reconecta con tu sueño, con tu visión. No te garantizo que los puntos se conecten enseguida. Pero cuando avances, cuando te arriesgues, cuando lo des todo por tu sueño... estoy segura de que al mirar atrás de repente observarás con asombro cómo todos los puntos convergen y te llevan al mismo lugar: tu propósito de vida, algo todavía más grande que tú.

Yo, al mirar hacia atrás veo eso (y no sólo yo, también Carlos): nos mueve la pasión de mejorar vidas de otros, nos apasiona conectar con personas y ver en ellos la  grandeza que esconden dentro, aunque aún no sean conscientes de ello, nos motiva poder servirles de inspiración, darles herramientas, buscar y apasionarnos con ellos en sus proyectos, encontrar soluciones creativas y dar lo mejor de nosotros para que ellos crezcan y hagan crecer a los demás. Porque ésta es la cadena de una vida con sentido: expandir tu conocimiento, tu ayuda y hacer de este mundo un lugar mejor.

Ahora me encantaría que nos contaras tú también: ¿sientes alguna vez ese vértigo al emprender o reinventarte? Si es así, sólo puedo darte la enhorabuena: ¡vas por buen camino!

23 comentarios

  1. ¡Hola, María!
    Me ha encantado este artículo. Algunas de sus frases son para apuntarlas y tenerlas presentes cuando la incertidumbre y las dudas se apoderan de mí.
    Como comentas, cuando aparecen esas dudas, lo mejor es conectar con el propio instinto y, para ello, cada cual tiene que buscar su forma de encontrarlo. En mi caso, sé que lo mejor es adentrarme en las sensaciones del cuerpo, ya que ellas me transportan a la tranquilidad y a la creencia de que “todo saldrá bien”.
    Sin embargo, además de buscar la seguridad personal en cada uno, comparto contigo la idea de que contratar un mentor es una gran elección para conseguir que tu negocio salga adelante. Te evita muchos errores, por lo que el camino se hace más corto.
    ¡Mucha suerte y fuerza en esta nueva etapa!
    Un abrazo.

    1. Gracias por aportar tu visión, Nuria. Qué cierto es fiarte de tu instinto y escuchar las sensaciones de tu cuerpo. Me parece fundamental. A veces también lo practico y ayuda mucho la verdad. Un abrazo y gracias por tus palabras llenas de generosidad!

  2. Gracias, gracias, gracias, Masa de nuevo por seguir dandonos lecciones de honestidad, humildad y coraje. Te sigo desde hace tiempo y no paro de verte crecer y crecer en todos los sentidos desde mi modesta atalaya. Yo que me he empeñado en dedicarme a esto de la terapia, coach y crecimiento personal sigo sintiendo ese vertigo del que hablas en el post y contar con testimonios como el tuyo o el de Carlos me animan a no desistir.
    Un abrazo.

    1. Totalmente José María. Tenemos un camino incierto muchas veces pero lleno de pasión por ayudar. Y eso nos mueve. Para mí es importante contar con un apoyo extra, sea de un coach o mi pareja, porque a veces nuestra mente nos juega malas pasadas y nos hace ver que todo es más complejo de lo que parece, y porque la vida nos pone a prueba, como cuenta Laín en esa entrevista que a mí me encantó. Pero los que no nos rendimos, acabamos saliendo adelante. Ojalá te vaya muy bien también y cumplas con tu propósito! Un abrazo grande.

  3. Hola Maria, espero que hayas disfrutado de tus minivacaciones, aunque sean pocos dias, pwñero si has disfrutado cada segundo, vendrás satisfecha.
    Pues con respecto a tu post, yo siempre he sentido vértigo al comenzar algo nuevo, vertigo que a veces se transforma en.ansiedad, pir esa incertidumbre a la que has hrcho referencia, por lo que pueda suceder en el ese futuro de la situación nueva, y ahora, pues tengo sensaciones parecidas, ya sabes mi situación de intentantar cambiar, ahora en lo de creer en algo para que te salga bien, pues ntentas creer, le das vueltas a la cabeza sobre esos pisibles puntos que deben converger, en esas cosas que puensas que pueden salir bien, en las repuestas quedas a las posibles dificultades que pueden surgir. Pero a veces cuando crees que todo va a ir bien, que crees en muchas cosas para que tido salga bien, pueden surgir, pequeños detalles, cosas que en un principio, bo das mínima importancia, surjen inesperadamente y te dan ese salto a las cosas super importantes, hasta tal punto que te pueden fastidiar, tanto tiempo de planes, de esfuerzos por cambiar tu vida como me está pasando a mi ( en unos dias te cuento, mas detalles, por email). Pero ya me conoces, yo no me rindo, y tengo alternativas. Aunque estas cosas no impiden que surjan esas incertidumbres, ese vértigo al pensar en cómo te irá, bien o mal. Te entiendo perfectamente. Te deseo mucha suerte con ese nyevo Programa Meic. Tu eres buena, Maria, vales pars esto, sanea que creí desde un principio en tu valía. Y creo qye seguirás teniendo éxito. Un saludo amiga.

    1. Gracias como siempre por tu sincero comentario, Justino. Ya, sé que a veces las cosas parecen ponerse en nuestra contra, pero precisamente ahí es donde la vida nos pone a prueba de si esto es de verdad lo que queremos hacer. Por eso creo que es importante no rendirse y persistir, incluso en la adversidad. Y ser creativos: cuando una puerta se cierra, otra ventana se abre, dicen. Abramos ventanas! Espero tu email, amigo, ojalá podamos encontrar una solución a lo que comentas. Un abrazo grande y mucho ánimo!

  4. Wow María, cada vez que te leo es como si viera mi propia vida, en otra etapa eso sí, pero los sentimientos, los anhelos y las motivaciones son exactamente las mismas.

    Por eso me encanta leerte y tenerte en mi vida, porque me da impulso para seguir trabajando, para no desistir a pesar de las dificultades, para dar lo mejor de mi misma y sobre todo para no dejarme vencer por el miedo o el “no puedo”.

    También comparto esa extraña sensación de saber, en el fondo del corazón, que todo saldrá bien porque es lo que tiene que ser, porque es lo que has venido a hacer, lo que te sale de dentro. Es una sensación indescriptible. Porque a pesar del miedo, el vértigo, la incertidumbre y los fracasos (mejor dicho, oportunidades para aprender) esa seguridad interior hace que te levantes, tomes aire y sigas adelante. Que te levantes a la mañana siguiente, y como bien dices, busques otros caminos, intentes otras vías, pero sigas caminando.

    Espero que sigamos compartiendo este maravilloso camino de emprendimiento “cambiavidas” (empezando por la nuestra) porque las soñadoras como tú y como yo queremos cambiar el mundo, y eso solo se consigue ayudando a cambiar a las personas que lo habitan.

    Mil gracias por compartir ese vértigo y tus sensaciones en esta maravillosa etapa que está por comenzar, es muy inspiradora para muchos.

    ¡Un abrazo fuerte y a seguir cumpliendo sueños!

    1. Qué ilusión me hace leerte, Maite! Es verdad que somos muy parecidas en esto: nos mueve esa pasión y sabemos que pase lo que pase lo vamos a lograr y no desistimos, aunque no sea fácil el camino. Tú eres un vivo ejemplo de esas personas que perseveran y pese a todo lo van consiguiendo, con niña pequeña recién nacida lanzaste tu blog, eso tiene un mérito enorme! Y en medio de dos mudanzas de países extranjeros. Me encanta acompañarte en este camino y sé que haremos muchas cosas juntas, guapa! Un abrazo enorme!

  5. Guau Masha,
    es uno de esos post que hay que guardar en la retina y releer cuando las fuerzas flaquean.
    Has descrito muy bien los pensamientos, los sentimientos y las palabras de los que emprendemos y gestamos y damos a luz proyectos que no sabemos como irán.
    Me gusta mucho el hecho de que no haya una resistencia. Todos tenemos días malos pero, como dices, al día siguiente te levantas, te sacudes el polvo de haberte caído y a seguir trabajando para poder ayudar a muchas otras personas.
    Un 10!
    Mil gracias.

    1. Así es Sefora, sacudirnos el polvo y seguir! Esa es la actitud. Al final el éxito al emprender depende más de la actitud que de ninguna otra cosa, creo. Los que persistimos y luchamos vemos la recompensa final. Así que a seguir en ello! Gracias por tus comentarios, guapa!

  6. ¡Enhorabuena María por el post! Me he sentido muy identificada con todo lo que cuentas en él, y me ha encantado leer que no vas a abandonar a tu querido blog, ya sabes que estoy enganchada a él 🙂 .
    Estoy segura que os va a ir GENIAL en esta nueva aventura, como dices algo que está hecho desde el alma, desde el amor y la búsqueda de servicio que queréis ofrecer al mundo, junto a la profesionalidad de ambos tiene que salir bien sí o sí. ¡¡¡Muchísimos Éxitos y a por todas!!!
    Que reconfortante es leerte y saber que los que persisten y no abandonan, incluso cuando parece que nada tiene sentido, acaban saliendo adelante. ¡Gracias por ser una fuente constante de inspiración!
    Un Grandísimo Abrazo para los dos, y que vuestros sueños sigan creciendo y haciendo brillar este mundo!

    1. Gracias preciosa! Siempre me has apoyado y lo valoro mucho. Así uno no tiene que hacer esto a solas sino que tiene las fuerzas para continuar. Un abrazo grande a ti también y muchos éxitos en tu proyecto guapa.

  7. Hola Maria.
    Creo que todos coincidimos en que sentimos lo mismo en nuestros negocios o proyectos digitales, e incluso tambien en el mundo offline, solo que se expresa de forma diferente.
    Me quedo con la frase”… Hemos construido un negocio, y lo mejor de todo: está hecho desde el alma, desde el amor y la búsqueda de servicio”.
    Por esta sola razon, te irá bien en este tu nuevo proyecto de MEIC y en todo lo que realices en la vida, porque si estas en el amor estas con Dios y Dios esta contigo.
    Saludos amiga 🙂

    1. Gracias de corazón Manfred! Qué palabras más auténticas y llenas de corazón. Me siento feliz de poder rodearme de personas como tú, mis alumnos, clientes, lectores… todos son parte de mi vida, parte de mi misión y aunque no nos conozcamos todos en persona, sí vibramos en la misma onda y eso no entiende de distancia ni países. Gracias por tu apoyo y mucha suerte en tus proyectos, porque estoy segura de que son igual de amorosos y buscan inspirar. Un abrazo grande!

  8. ¡Hola querida Masha! Muchísimo tiempo hace que no me siento delante del ordenador, en concreto un mes. Decido ponerme al día con los blogs y con el facebook y me encuentro este maravilloso post. Es cierto, es imposible saber el alcance de lo que has hecho si no miras hacia atrás, sea mucho o poco, un avance es una linea de unión entre el pasado y el futuro, y en tus manos está que esa linea se haga más larga o pare de golpe. Tengo muchas ganas de volver a escribir en el curso, os echo de menos. Un beso enorme y deseando ver todo lo que haces, porque sí, doy fe de que lo haces con amor, con pasión y con dedicación. Si hay personas que han encontrado su sitio en el mundo, no dudo ni un momento que una de ellas eres tú. Cuenta conmigo para lo que quieras. Un abrazo enorme

  9. Solo puedo decir decir que muchas gracias por dedicarte a lo que te dedicas, María. Cada post que leo tuyo es como una medicina para el alma recetada en el momento justo antes de que la enfermedad vaya más allá!!
    Estoy en el proceso de averiguar qué quiero hacer con mi vida. Llevaba 12 años trabajando para una empresa en la que la ilusión hacía mucho tiempo que ya no existía y cuando cerraron pensé que se abría el cielo. E incluso pensaba que era el momento de emprender, que ya estaba bien de trabajar para los demás, y empezar a apostar por mí misma. Pero aquí estoy ahora, en paro y sin una idea de a qué me puedo dedicar. Y siento el vértigo cada día que pasa y estoy exactamente en el mismo punto que el día anterior.
    Justo esta semana fui a una sesión de coaching laboral y en el momento de hacer un elevator pitch me quedé bloqueada, a los 5 segundos ya no pude seguir con la presentación y desistí, veía a esas mujeres tan inteligentes con las ideas tan claras, que me hice muy pequeña. En esos momentos el miedo se hace fuerte y te dice que a dónde vas, que tú no vales para nada más que para lo que ya conoces y no eres lo suficientemente buena para conseguir más. Y entonces leo tu post y pienso, ¿no será que solo me estaré rindindiendo demasiado pronto?
    Muchas gracias.

    1. Hola Eugenia. Por supuesto, nunca te rindas. Si aún no sabes en qué te quieres enfocar, te recomiendo mi curso MailCoaching. Ahí realizas un proceso de coaching intensivo por tu cuenta y descubres tus fortalezas y talentos. Un abrazo grande y mucho ánimo, Eugenia!

  10. ¿Vertigo, dices? ¡Y hasta terror puro, Masha! Adoro mi negocio, me encanta mi profesión, esto es ser lo que he nacido para ser, es ser yo a todas horas…y aún así me da miedo dar el paso lógico de lanzarme a por ello con todas las consecuencias. Es ese condicionamiento cultural, familiar y social que me (nos) lleva a preferir la seguridad de un sueldo fijo e infeliz a la felicidad aunque venga envuelta en un poco de inseguridad. ¿Quiero estar siempre segura o quiero ser feliz? ¿Quiero la jaula y el alpiste de bolsa a mis horas fijas o la libertad, las alas desplegadas y, como Juan Sebastián Gaviota, ser la que vuela por placer, porque volar me gusta? Miro hacia atrás y veo los puntos, Masha, y las líneas que los unen. Quiero confiar en que, hacia delante, hay más puntos para unir. Gracias por recordármelo.

    1. Hola bonita! ¿Por qué será que cuanto más alineadas con nuestro proyecto, más nos hace dudar? Pero creo que tú ya has dado el paso, verdad? ¿O estás a punto? Ya verás que cuando esto arranque todas tus dudas irán despejándose poco a poco. Estoy segura de que lo tuyo dará mucho de qué hablar y espero estar ahí apoyándote. Un abrazo enorme, hermosa!

  11. Hola Maria me encanto este articulo gracias por contar tu experiencia, yo estoy justo en esa primera etapa de empezar a armar algo soy Coach y me apasiona y quiero decicarme a ello al 100 % y efectivamente es un paso a paso en confiar y lo que dices es super importante reconectarte con tu sueños y objetivos.

    Gracias por hoy haber colaborado en mi vida a que continue con este sueño de emprender

    1. Así es Maritza. Da un poco de vértigo pero merece la pena porque nuestra profesión es muy bonita y necesaria y la recompensa es enorme. No pierdas las ganas, apuesta por ti y tu proyecto y a por todas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *