12 ideas prácticas para realizar un cambio de vida

Existe un momento en la vida que nos hace darnos cuenta de que necesitamos un cambio de vida. ¿Te has sentido alguna vez así? O, tal vez ahora mismo, ¿sientes que ha llegado el momento de cambiar de vida?

En mi caso sucedió alrededor de los 30 años, cuando me di cuenta de que no quería seguir en un trabajo que nada tenía que ver conmigo, donde me encontraba totalmente desaprovechada en lo profesional ni me sentía realizada.

Esta necesidad de cambio profesional se unía también a lo personal: deseaba tener una pareja estable con la que compartir mis inquietudes y hasta poder formar una familia, un equipo.

Y lo cierto es que muchas veces llegamos a esta conclusión “necesito un cambio de vida”, tras un punto de inflexión, tras una crisis personal o porque se repiten una y otra vez las mismas situaciones desagradables o complicadas en nuestra vida (tal vez con diferentes o con los mismos protagonistas).

Si estás en este punto y tienes claro que algo debe cambiar, tal vez la pregunta que surge es: ¿y ahora qué? ¿Por dónde empiezo a cambiar mi vida?

De hecho, esta es la gran pregunta. Una de las preguntas que muchos de mis clientes de mentoría, procesos de coaching o alumnos de mis cursos me hacen. Así que, en este artículo voy a tratar de aportarte claridad para empezar a cambiar y crear la vida que deseas y mereces tener.

1# Conócete primero

Sin duda el viaje más apasionante de nuestra vida es conocernos a nosotros mismos. Hay quien dice que lleva toda una vida conocernos y que nunca llegamos a conocernos del todo.

Reflexiones aparte, antes de iniciar tu proceso de cambio, necesitas apoyarte en el autoconocimiento. Saber quién eres, qué quieres, qué valores te guían, qué es lo importante para ti en esta vida… te será de gran ayuda para saber qué quieres realmente.

Te propongo un ejercicio práctico para este primer paso: la escritura terapéutica. Este tipo de trabajo tan potente a mí me ha servido no sólo para ayudarme en momentos de conflicto con familiares o amigos, sino también para trazar con todo lujo de detalles mi vida soñada. Además, existe un beneficio extra. Escribir, dejando de lado el juicio interno, nos abre un mundo de posibilidades e incluso nos permite encontrar soluciones que a priori no veíamos para conseguir el cambio que nos hemos propuesto

También puede ayudarte aquí conocer tus principales necesidades y valores, para darte cuenta de qué es importante para ti ahora, qué valoras más, quién eres, al fin y al cabo, y cómo te gustaría vivir.

2# Responsabilízate de tu vida

Si hay algo que la vida o el coaching me ha enseñado, es que somos responsables de nuestra vida y de nuestras decisiones. Esto nos empodera de una manera increíble y nos ayuda en este proceso de cambio. Y esto quiere decir que cambiar es una decisión personal. Es decir, parafraseando a Gandhi: el cambio siempre empieza por uno mismo.

Y esto, como ves, no significa que las personas de nuestro entorno tengan que cambiar para que sean o se comporten como a nosotros nos gustaría.

Aquí entra la aceptación. Si has decidido que haya un cambio en tu vida, es tu decisión y como tal, tú decides por ti. Aunque, también hay que aceptar que durante tu proceso de cambio haya personas que se alejen durante un tiempo o incluso definitivamente, ya sea porque no están de acuerdo o porque ya no resuenan contigo.

En ese caso, te invito a que agradezcas el tiempo, las vivencias y los aprendizajes vividos con esas personas y continúes el viaje. Aunque no sea fácil en un inicio, seguro que tras un tiempo verás que era necesario y que mereció la pena. A tu vida llegarán personas más acordes con tu momento actual. Así que, trata de disfrutar del viaje.

Y aquí viene un sencillo ejercicio práctico para que puedas retomar tu responsabilidad personal. Simplemente escribe qué sí depende de ti para iniciar un cambio en tu vida. Al escribir esas acciones estás anclando tus decisiones, estás haciéndote consciente de que hay cosas en la vida que sólo dependen de ti.

Te pongo un ejemplo personal mío. Cuando inicié mi camino de reinvención, me di cuenta de que esperar un ascenso en el trabajo o que me contratara una gran empresa era algo que no dependía de mí enteramente. Así que me dije: María, si quieres ser feliz en lo profesional, ¿qué sí puedes hacer que sólo dependa de ti?

Tras analizar distintas opciones e investigar durante semanas en Internet, me di cuenta de que la mejor opción para hacer lo que yo quería (que ya sabía que tenía que ver con el desarrollo personal, aunque todavía no era coach), era emprender. De mí depende abrir un blog, compartir lo que me gusta con los demás. De mí depende buscar una formación y formarme. De mí depende buscar a mis primeros clientes en prácticas y luego clientes reales.

3# Descubre por dónde empezar tu cambio de vida

Un ejercicio muy habitual en Coaching y que es posible que conozcas es la Rueda de la vida. Este ejercicio simple y a la vez práctico te permitirá conocer en qué punto estás de cada área de tu vida. Y es que para saber por dónde empezar, es necesario saber de dónde partes.

Por si no conoces este ejercicio, te explico brevemente en qué consiste. Se trata de establecer una puntuación de 1 a 10 a cada área de tu vida. Siendo 1 la puntuación mínima y 10 la máxima. En esta rueda se incluyen áreas como la salud, el trabajo o el área profesional, el crecimiento personal, el ocio o el amor, entre otros. Tú puedes elegir otras áreas si lo ves necesario.

Después de ver dónde estás, se trata de ver qué acciones puedes tomar para que tengas un 10 en cada área de tu vida. Olvida por un momento los inconvenientes o dificultades. Imagina por un momento que es posible alcanzarlo. ¿Qué acciones tomarías para que así fuera? Este parte también te ayudará a ganar a confianza lo cual es muy importante en tu proceso de cambio.

Por último, te recomiendo que elijas 3 áreas máximo para empezar. Mejor empezar poco a poco y paso a paso. No es posible cambiar todo al mismo tiempo, pero sí es posible empezar por pequeños pasos. Recuerda, todo empieza por un primer paso.

Y también te invito a que establezcas 3 acciones máximo para cada una de esas áreas que has elegido. 3 acciones no parecen mucho, pero para no abrumarte y tirar la toalla es mejor que empieces, como te decía anteriormente, paso a paso. Esto también te permitirá ver si vas por buen camino y en caso de que algo no esté funcionando, realizar mejoras.

4# El poder de los pequeños pasos

Ahora que ya sabes de dónde partes y hacia dónde quieres dirigirte es necesario establecer objetivos. Empezar por objetivos a corto plazo te permitirá no desistir en este camino, y además vas a poder ver los resultados pronto.

A la hora de establecer los objetivos (al menos al inicio) te recomiendo que los pongas tan pequeños y sencillos que resulte imposible no poder cumplirlos. Esto te ayudará a irte adaptando al cambio evitando que te autosabotees. Sé muy específica con tus objetivos. Que no haya ninguna duda. Y también establece un tiempo final en el cual deben ser cumplidos. A ser posible en un corto plazo.

No subestimes el poder de los pequeños pasos. Ya lo habrás oído muchas veces y yo misma lo he experimentado en mi vida, un pequeño paso puede cambiarlo todo. Así que, no lo pospongas y empieza hoy. No es necesario empezar por cambios muy radicales.

Como ejemplo personal mío, puedo contarte que cuando decidí emprender y aún no tenía mucha idea en qué ámbito lo haría, decidí abrir un blog gratuito de wordpress. Simplemente me metí en la página gratuita de este tipo de blogs y seguí los pasos para abrir esa página. Esa misma tarde escribí un artículo donde compartía algo que me interesaba en estos momentos: la espiritualidad.

Como ves, era algo sencillo de cumplir, a corto plazo y el sentir que estaba haciendo algo diferente y lo estaba consiguiendo me motivaba mucho.

Ahora bien, ¿el miedo te paraliza? Te entiendo perfectamente. Yo también estuve ahí. Y por eso, en este post te compartí cómo pasar a la acción a pesar del miedo.

Así que, ahora te toca a ti, ¿qué pequeño cambio puedes hacer hoy mismo que te acerque a tu vida deseada?

5# Visualiza, pero en orden inverso

Es probable que hayas oído hablar de la visualización. Es una herramienta realmente práctica que ayuda a vernos en esa situación que deseamos vivir. Nos ayuda a conectar, a obtener claridad. También nos genera confianza en que es posible, porque si puedes imaginarlo, puedes crearlo. Y también nos permite conectar con esas emociones positivas una vez nos vemos dentro de nuestra visualización con nuestra vida soñada cumplida.
Pero hoy te propongo que realices la visualización de una manera diferente. Empieza por imaginarte en esa vida deseada. Visualiza con todo lujo de detalles cómo sería.

Después, durante la visualización, ve dando pasos hacia atrás.

  • ¿Qué pasos habría que dar para alcanzar esa vida, esos sueños o esos objetivos?
  • ¿Qué aprendizajes necesitaste para llegar ahí?
  • ¿En qué persona te tendrías que convertir para alcanzar esa vida soñada?
  • O incluso, ¿qué miedos superaste o enfrentaste?

Visualizar desde el futuro hacia nuestro presente aporta claridad para ver si vamos por el buen camino. Y también nos aclara qué pasos empezar a dar para llegar ahí.

Incluso te invito a que tomes boli y papel y apuntes todo lo que has visualizado con todo lujo de detalles, cómo te has sentido, los pasos a seguir, etc. Tenerlo sobre papel te permitirá revisarlo durante el proceso.

Esta técnica de Coaching tan potente y sencilla a la vez se llama El Método Merlín. Ya has podido ver que no es magia. Es muy sencilla de poner en práctica, pero muy potente y transformadora. Además, imaginar a la inversa nos permite también conectar con un mundo de posibilidades. Entender que es posible.

6# Encuentra tu “para qué”

Y aquí entra en juego el propósito. A veces tan trillado, pero muy necesario. Eso sí, si todavía no conoces el tuyo, no te agobies. Todo llegará. Para hacértelo más fácil, trata de encontrar tu propósito. El propósito que motiva ese cambio en tu vida. Tal vez sea para obtener bienestar. Eso sí, intenta no ser generalista, sino ahonda todo lo que puedas.

A veces ayuda hacer este ejercicio con alguien y que nos pregunte una y otra vez ¿para qué? Para que veas lo poderosa que es nuestra mente subconsciente, te invito a que respondas a esta pregunta con lo primero que te venga a la cabeza, aunque te resulte absurda la respuesta. Después de un rato, obtendrás respuestas muy variadas e incluso, es posible que alguna realmente te sorprenda. Tal vez hayas tenido un momento de inspiración o momento ahá y hayas conectado con tu para qué.

Tener claro tu para qué te ayudará a seguir a pesar de las dificultades que surjan por el camino.

Y para hacerlo todavía más poderoso, si conoces tu para qué, te invito a hacerlo visible. Puedes escribir tu para qué en unos simples post-it y ponerlos en lugares visibles por tu casa. En el espejo. En tu lugar de trabajo si trabajas en casa. O en tu mesilla de noche para que sea lo primero que veas al levantarte y al irte a dormir.

Otro ejercicio muy práctico es crear un Vision Board o mapa de sueños. Un ejercicio que realmente me encanta por su simplicidad. Y precisamente ahí radica su gran poder. Yo misma me he sorprendido tras un tiempo al revisar mis paneles de sueños y ver que todo lo que había incluido se había cumplido.

Para crear el tuyo sólo necesitas:

  • Imprimir imágenes o fotos que muestren tus sueños o deseos.
  • Una vez elegidas las imágenes, también puedes incorporar frases, puedes pegarlas en tu panel que puede ser una sencilla cartulina.

Tener visible tu panel de sueños también te ayudará en los momentos de dudas y bloqueos.

7# Comprométete con tu cambio de vida

Al igual que la responsabilidad, el compromiso contigo misma es vital. Porque este cambio de vida al que te estás enfrentando es para tu mayor bien. Este es un paso crucial.

Y si quieres establecer un cambio real y sin vuelta atrás, te invito a que te comprometas públicamente. Esto hará que sí o sí sigas adelante.

Por ejemplo, si eres emprendedora digital como yo y quieres lanzar un curso nuevo, quieres empezar a hacerlo en tal fecha, escribe a tu lista de suscriptores y cuéntales qué estás haciendo y cuándo saldrá ese curso. También haz publicaciones en redes sociales y di para cuándo estará ese curso. Hacerlo público hace que sigamos adelante, sobre todo, con el “mejor hecho que perfecto”.

Si en tu caso no tienes un negocio digital, también puedes comprometerte públicamente con tu cambio. Y si eres de las que no te gustan las redes o te gusta permanecer en el anonimato, busca un amigo, amiga o familiar cercano. Te recomiendo que busques a alguien que te entienda y te apoye en este momento. Cuéntale qué tienes en mente y comprométete con esa persona con las acciones que vas a realizar. Queda con esa persona cada cierto tiempo y cuéntale cómo vas con tus acciones, tus dificultades y siguientes pasos a seguir.

La otra opción que siempre voy a recomendar es contar con un coach o un mentor con quien te comprometas a realizas tus acciones. De hecho, un life coach en un proceso de cambio de vida puede ser una figura muy relevante, pues a menudo hacer cambios por tu cuenta cuesta, mientras que contar con un guía al que rendir cuentas puede suponer comprometerte mucho más con tu objetivo.

Y para seguir trabajando el compromiso contigo misma, hay dos partes muy importantes a trabajar durante el proceso: tu mentalidad y el merecimiento.

Trabajar la mentalidad es como hackear tu mente para prepararla para el éxito. Existe un libro muy bueno que habla sobre la mentalidad de éxito. Este libro es muy bueno porque viene a derribarnos creencias relacionadas con, por ejemplo, que ya estamos predeterminados por ciertas características como la inteligencia o la que adquisición de nuevas habilidades y que no podemos hacer nada para cambiarlo.

Este libro nos enseña que existen dos tipos de mentalidad: la fija y la de crecimiento. La primera nos limita, pues nos conduce a creer que no podemos hacer nada para cambiar, mejorar o crecer. La segunda nos impulsa y es la que realmente conduce al éxito. Nuestra mentalidad también define nuestra forma de ver el mundo.

Si no tienes tiempo para el libro, te invito a que empieces, como ya vengo diciendo en este artículo, por pequeñas acciones. Tus pequeños éxitos. Y cuando los consigas, te habrás demostrado que puedes hacerlo y seguir mejorando y creciendo.

Otra forma de trabajar el merecimiento está basada en el libro de Louis Hay “Usted puede sanar su vida”. Aunque cualquier libro de esta maravillosa mujer es recomendable para trabajar el merecimiento. Te dejo un ejercicio muy práctico recomendado por ella misma que te ayudará a trabajar el merecimiento y el amor a ti misma.

Este ejercicio trata de utilizar el poder del espejo y de las afirmaciones. Así que, te invito a que adquieras el hábito de expresarte delante del espejo que mereces lo mejor en tu vida. Repite este ejercicio varias veces al día. Mirándote a los ojos. ¡Verás qué poderoso!

Al principio es posible que te cueste porque no estamos acostumbrados a hablarnos “bien” y decirnos cosas bonitas. Así que, en ese caso te invito a que empieces por afirmaciones muy sencillas que sientas que te crees en este momento. Con el tiempo te las irás creyendo y podrás incorporar otras afirmaciones más poderosas. ¿Te animas a empezar?

8# Acepta las emociones incómodas

Ante procesos de cambio es muy normal sentir todo tipo de emociones: miedo, incertidumbre, aunque también entusiasmo, euforia…

Es posible que te sientas al principio muy entusiasmada y con el pasar de los días surja el miedo o esa vocecilla que nos dice que no es posible. Esto es muy normal en los procesos de cambio. Es nuestra mente automática rebelándose ante el cambio. La mente trata de protegernos y, para ello, trata de mantenernos en lo conocido (la famosa zona de confort). Eso sí, si vas transitando este camino, la mente se irá adaptando y te será más fácil continuar.

Para potenciar el poder de las emociones e impulsarte a conseguir lo que deseas, te invito a que visualices cómo sería tu vida ahora habiendo conseguido ese objetivo, ese sueño. Conecta con esas emociones. Esto te ayudará en los momentos de altibajos a seguir.

También es posible que experimentes creencias limitantes. Es muy normal. El primer paso consiste en detectarlas. A partir de aquí podemos trabajar con ellas. Incluso puede ser que estés arrastrando creencias que no son propias y que estás arrastrando desde tu infancia. Por eso, ahora te están bloqueando. Y precisamente cuando yo conocí y detecté estas creencias, pude trabajarlas y transformarlas.

Te invito a que veas este momento, con tus creencias limitantes incluidas, como una oportunidad para crecer.

Un ejercicio muy sencillo y potente para trabajar con tus emociones es el diario emocional. El diario emocional ayuda a ser conscientes de cómo te sientes y cómo gestionar las emociones. Y también entender el mensaje que traen consigo estas emociones.

Si no conoces esta técnica, verás que es muy sencilla de incorporar en tu vida.

El diario emocional consiste en llevar contigo un pequeño cuaderno en el que irás escribiendo tus sensaciones, emociones y pensamientos.

Mi recomendación es que empieces por aquellas emociones que te resulten más incómodas o que te cueste más gestionar, pero también te invito a que incluyas emociones y pensamientos más agradables. Esto también te ayudará a darte cuenta de en qué te enfocas más, cómo te afecta la emoción y poder ir entendiendo las emociones en tu vida. Esto también te ayudará a cambiar el foco y liberar la emoción.

Este sencillo y profundo ejercicio te invita a entender cómo sientes las emociones en tu cuerpo, su intensidad, entender el disparador o qué genera la emoción, descubrir el mensaje detrás de la emoción y desmitificar aquellas emociones catalogadas como negativas, pues todas son muy necesarias y nos traen un mensaje importante.

Permitirte sentir esas emociones incómodas y ver qué se esconde tras ellas es un paso más hacia tu cambio de vida, pues la vida no deja de hablarte a través del cuerpo, las emociones y las situaciones que se van repitiendo. Prestarles atención es clave para cambiar y transformarte.

9# Busca inspiración para cambiar de vida

En procesos de cambio es muy normal autosabotearnos, sentir que algo no es posible para nosotros. Por eso, te invito a que busques personas que ya han conseguido lo que tú quieres conseguir. En Internet se pueden encontrar muchísimos ejemplos de personas que, a pesar de tener dificultades económicas, físicas o de cualquier otra índole, superaron sus obstáculos y consiguieron sus sueños.

Así que, si ellos pudieron conseguirlo, tú también. El único obstáculo eres tú misma.

Incluso, inspírate no sólo en su ejemplo. Aprende de ellos. ¿Cómo lo consiguieron? ¿Qué acciones tomaron? Y a partir de ahí, crea un plan a tu medida. Busca lo que te funcione a ti. Y por supuesto, sé flexible para ir haciendo modificaciones por el camino.

10# Acepta que habrá personas que no compartan tu cambio

Cuando iniciamos un camino de crecimiento personal o decidimos cambiar de vida, a menudo nos encontramos con que nuestro entorno no nos apoya o se aleja de nuestra vida… Y es totalmente normal. En todo momento de nuestra vida, no sólo en los procesos de cambios, podemos encontrarnos con personas que no pensarán igual que nosotras. Simplemente ellos tienen su propio camino que no tiene por qué coincidir con el tuyo.

Por ejemplo, si has dicho adiós al trabajo para toda la vida para emprender de algo que te guste. A mí me sucedió: mucha gente de mi pasado que trabajaban conmigo en una multinacional y luego en otras empresas ya tienen poco que compartir conmigo.

Por otro lado, aceptar que nuestra familia no nos apoya o no nos entiende cuesta. Y también cuesta aceptar, que tal vez, algunos amigos se queden por el camino o incluso que personas de tu entorno más cercano te critiquen. Todo está bien. Recuerda que las críticas no hablan de ti, sino de la persona que las hace.

Muchas veces este alejamiento sólo es temporal y cuando estas personas, que desde su punto de vista y experiencia sólo tratan de protegernos, vean que somos felices y nos va bien, volverán. Aunque también te recomiendo que no tengas expectativas al respecto. Esto también forma parte de responsabilizarnos de nuestra vida y de las consecuencias de nuestras acciones.

Por eso, en este momento de cambio busca y rodéate de personas que estén en un proceso similar. O, incluso mejor, rodéate de personas que ya han conseguido lo que tú tanto deseas. En definitiva, busca personas que te apoyen y te impulsen a conseguir tus logros. Personas positivas que te impulsen y no te limiten.

De esta manera el camino no lo harás sola y será mucho más llevadero.

11# Busca ayuda para tu cambio de vida

Apóyate en un coach o mentor para que guíe tus pasos en tu nueva andadura. En este caso, te recomiendo que elijas a alguien con quien te sientas a gusto, te sientas identificada, te inspire y, todavía mejor, que haya conseguido lo que tú quieres conseguir.

Pero recuerda, los pasos los tendrás que dar tú. Nadie puede hacerlo por ti. Un coach o mentor sólo te llevará a sacar lo mejor de ti si pones todo de tu parte.

Los beneficios son muchos. Te ayudarán a derribar creencias y bloqueos. Te impulsarán a pasar a la acción. Conectarás con tu mejor versión. Y, además, aprenderás herramientas que te llevarás para siempre.

El camino lo tienes que hacer tú, pero no lo harás sola.

Eso sí, un proceso de coaching puede ser realmente sorprendente. Muchas veces las personas llegan a los procesos de coaching con un objetivo en mente y durante el proceso de acompañamiento al derribar creencias o miedos o al surgir viejas heridas del pasado y trabajar sobre ellas, los objetivos pueden cambiar. Pero sin duda, ir acompañando nos ayuda a llegar más lejos.

12# Agradece lo bueno y lo no tan bueno

Agradece esta oportunidad de cambio para crecer. Sin duda, el agradecimiento es muy necesario en nuestra vida. Y no hablo solo de agradecer lo que llamamos “lo bonito de la vida” porque esto sólo es una interpretación nuestra que varía según cada persona.

Agradecer también aquello que no nos resulta tan positivo o tan cómodo. De hecho, muchas veces pasado un tiempo, aquello que creíamos negativo no lo vemos como tal o no lo vemos tan malo.

Siempre cuento en mis webinars y cursos que si yo no hubiera tenido una vida difícil en todos los aspectos (profesional, económico, personal, familiar, de pareja, etc.) no habría llegado a esa realización y plenitud que estoy viviendo ahora. No sería una madre consciente educando a mis hijas (aunque reconozco que hay veces que aún me cuesta), no habría decidido emprender y dedicarme a mi pasión que es el coaching, ni habría tenido una relación positiva y de compenetración con mi pareja (para ello he necesitado tener parejas tóxicas para saber qué es lo que no quiero en una relación de pareja).

Agradecer también nos ayuda a generar sensaciones y energías más positivas en nuestro cuerpo. Y esto también nos impulsa a seguir en este momento del camino. Agradécelo todo. Por pequeño, por nimio o por ridículo que te parezca. Muchas veces ni siquiera valoramos lo que ya tenemos en nuestra vida y, mucho menos, nos agradecemos a nosotras mismas lo maravillosas que somos.

Conclusión

Estas son sólo algunas de las claves que a mí me han ayudado en mi vida para conseguir la vida que deseo. Pero también han ayudado a mis clientes de mentorías, Coaching o alumnos de mis cursos. Por eso, las comparto contigo y espero que te ayuden en tu proceso de cambio de vida.

Si quieres además realizar un cambio con mi ayuda, te propongo hacerlo a través de mi curso estrella de crecimiento personal. Se llama SelfCoaching (autocoaching traducido del inglés), y en este curso aprendemos algunas de estas técnicas y muchas otras para impulsar los procesos de cambio.

Y, lo mejor, no tienes por qué hacerlo sola. Estarás acompañado por personas como tú. Que buscan crecer, conocerse, amarse y crear la vida que desean y merecen. En el curso también te inspirarás en personas que han experimentado cambios increíbles. Así que, si ellas han podido, tú también.

Además se trata de un curso ante todo práctico. Un curso que cuenta mi propia historia de transformación y también la de cientos de alumnos.

Puedes ver toda la información del curso SelfCoaching aquí. Me encantará acompañarte en este proceso.

Recuerda que la vida es cambio y estamos en constante evolución. La vida es un continuo aprendizaje y a veces tenemos que aceptar que hay que dejar ir. El cambio es posible con compromiso, perseverancia y por supuesto, con acción. Así que, no lo dudes y da el primer paso hacia la vida que tanto deseas y mereces.

Ahora te toca a ti. ¿Estás en un proceso de cambio? ¿Cuál es el primer paso que vas a dar hoy mismo? Me encantará leerte.

4 comentarios

  1. Gracias María!!! Tus aportes son magníficos, y tus enseñanzas también!!!. Siempre es genial encontrar Maestros llenos de luz y humildad como tú!!!!. GRACIAS por compartir y regalarnos tanto conocimiento!!!!

  2. He empezado a seguirte recientemente y aprendo mucho leyéndote y viéndote en instagram, ahora que voy a emprender mi propio negocio/nueva vida, tus reflexiones me inspiran mucho, gracias por estar ahí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.