Cómo pasar a la acción, a pesar del miedo

En este post quiero explicarte cómo pasar a la acción y compartirte cómo lo hago yo por si a ti te sirve. Y previo a este post creé un vídeo (así que, si lo prefieres, puedes ver el vídeo o leer el post completo) para poder dar respuesta a una pregunta de una alumna del curso SelfCoaching donde, como ya te he compartido en otras ocasiones, trabajamos para conseguir nuestros sueños, nuestros propósitos, trabajamos nuestros miedos, la autoestima, las creencias. El curso SelfCoaching es un curso de autocoaching donde logramos vencer las barreras internas y los bloqueos para conseguir aquello que nos proponemos y cada uno lo trabaja consigo mismo.

Hoy quiero hablarte sobre algo muy importante, la acción. Sé que muchas personas que queremos trazar nuestros sueños, reinventarnos o incluso emprender, nos cuesta dar el paso. Tenemos lo que se llama parálisis por análisis. Empezamos a investigar, a leer, a formarnos, hacemos todo tipo de cursos y pasamos mucho tiempo ahí, pero no logramos desbloquearnos y pasar a la acción para empezar a materializar ese sueño o ese objetivo.

En mi caso se me da bastante bien pasar a la acción porque soy una persona un poco impulsiva, aunque de primeras no lo parezca. Las personas que me conocen saben que la impulsividad es una de mis características. Tengo una idea y enseguida la tengo que convertir en realidad. Aunque sea una idea rara, no esté probada o sea mera intuición, tengo la tendencia de llevar esas ideas a la práctica. Luego, quizás, salgan bien o salgan mal, pero al menos estoy dando el paso.

Entonces, ¿cuál es la clave? ¿Cómo podemos pasar a la acción?

Para ello, hay que tener varias cosas en cuenta.

1# Define tu para qué y tu porqué

Primero, ¿para qué quiero hacerlo? Esto es Coaching. En Coaching nos hacemos grandes preguntas. Preguntas que de forma habitual no nos hacemos. La pregunta del por qué tiene mucho que ver con los valores o el para qué que tiene que ver con el propósito, son preguntas muy importantes.

Imagínate que quieres emprender porque te has formado como terapeuta, coach u otro profesional y estás en ese camino de formación. Sabes que quieres abrir un blog. Sabes que hay personas que están viviendo de lo que aman: tienen una página web, están ofreciendo sus servicios, crean sus infoproductos y cursos, escriben sus emails, hacen vídeos, escriben en un blog… Y a ti todo esto te llama mucho la atención y quieres hacerlo, pero estás dándole muchas vueltas: cómo vas a llamar a tu blog, cómo vas a escribir este artículo, de qué temas escribir, ¿y si no gusta?… Y empiezan a entrarte miedos y bloqueos antes de que pases a la acción.

Entonces, lo primero como decía, es preguntarte ¿para qué quieres hacerlo? ¿Quieres hacerlo porque está de moda? ¿Porque te lo han dicho? ¿Porque parece que es la forma más fácil de ganar dinero? Tal vez porque es una vía de escape de tu trabajo que no te gusta…

2# Descubre tus valores

Tienes que tener muy claro el porqué. En mi caso, siempre lo tuve claro desde que empecé mi camino de reinvención. Tenía muy claro que lo que yo quería era ser libre y no depender de un jefe. Uno de mis valores, libertad, estaba en juego, y este valor era muy importante para mí.

También quería expresarme y ser yo misma sin tener que rendir cuentas a nadie. Y la forma de ser yo misma tiene que ver de nuevo con mi valor de libertad y no tener a otra persona que te diga cómo tienes que hacer las cosas.

Por ejemplo, me gusta escribir, pero si yo trabajo en una editorial, en una revista o en un periódico, tengo que seguir las directrices de este medio. Sin embargo, si yo soy la que crea mi propio trabajo, no necesito a nadie que me diga cómo hacerlo.

Como ves, hablo de los valores como autoexpresión y libertad y compartir con los demás lo que siento y por qué quiero hacerlo. Quiero compartir porque necesito compartir. A mí me encanta compartir lo que voy aprendiendo. No me gusta crecer, aprender y quedarme en mi casa, pero tengo mi blog y Youtube para poder decir a los demás lo que estoy aprendiendo y compartirlo con otras personas. Ese valor para mí es muy importante.

Así que define tus principales valores y mira si en tu idea de emprendimiento o reinvención estos valores están presentes.

3# Define tu propósito

Por eso, si tú estás también en ese bloqueo mental de no pasar a la acción pregúntate:

  • Por qué quieres conseguir ese sueño, ese objetivo, ese emprendimiento, etc.
  • Cuáles son esos valores en juego que apoyan esa decisión de hacer lo que quieres hacer.
  • El propósito. El propósito es el para qué. ¿Cuál es el fin de todo esto?

En el caso del propósito si tu fin es ganar dinero nada más, quizás no sea suficiente. Si bien es cierto que hay personas que se motivan muchísimo con el tema económico, ya sea por su forma de ser o porque están en una situación desesperada… Aunque para mí estar desesperado no es positivo cuando te reinventas.

Desde la desesperación, desde el temor o desde el miedo, las cosas no fluyen, sino todo lo contrario. Nos apegamos al resultado y tenemos miedo de no conseguir resultados y eso hace que no nos sintamos libres en el camino y no fluyamos, no seamos naturales o vayamos muy deprisa. O incluso, empecemos a implementar muchas cosas. O, todo lo contrario, tal vez nos paralicemos y no pasemos a la acción porque no sabemos exactamente cómo va a salir todo.

Encontrando tu Ikigai

El propósito es el para qué. ¿Cuál es tu sueño? ¿Cuál es tu visión?

Si mi visión, por ejemplo, es tener un mundo lleno de personas conscientes y plenas que creen en sí mismas y tienen más amor que miedo, esta idea me va a mover mucho a la acción, ya que es algo que va más allá de mí misma. Es decir, estoy yo con mi mundo y mi situación personal, financiera, etc. y luego está el mundo que quizás necesita eso que yo tengo.

Entonces, cuando encuentras esa unión entre lo que eres, lo que te gusta, tus valores y el mundo al que quieres ayudar, ese propósito se ve mucho más claro. Este trabajo que hago, aunque no gane nada con él, como puede ser un vídeo que lo grabo gratis, lo disfruto porque me gusta de lo que hablo y, además, ayuda al mundo. Ayuda a otras personas a despertar, a ser mejores, etc.

4# Analiza e investiga

Entonces, cuando tienes estas dos cosas claras: el propósito y los valores, lo siguiente es analizar un poco las cosas. No pasar a la acción a lo loco.

Yo soy una persona bastante racional. Es decir, si quiero abrir un blog, tengo que saber cuál va a ser mi público, a quién voy a hablar, a quién voy a ayudar, cuáles son sus necesidades… Hay un trabajo previo, pero no tiene que ser un trabajo previo de años. A veces con una semana de preparación es suficiente. O si puedes guiarte con un coach o un mentor mucho mejor o a través de una formación o un curso…

Precisamente, ahora tengo un par de plazas disponibles para mi proceso de mentoría individual, donde te guiaré paso a paso a crear tu marca personal, a definir el público al que vas a dirigirte, a definir tu servicio o tu curso que quieres lanzar y te ayudo con la estrategia adaptada a tu caso particular para que consigas tus primeros clientes. Simplemente rellena este formulario y me pondré en contacto contigo a la mayor brevedad posible.

5# La mejor forma de validar tu idea

Si tienes las bases y sabes cuál es tu público, cuáles son las personas interesadas, lo que quieres hacer… entonces, este paso es super importante: hacer una pequeña investigación, un análisis o una formación o un curso y enseguida pasar a la acción y probarlo.

No estés un año, 2 o 3 creando contenidos sin saber si funcionará o no… Conozco a muchas personas que siguen año tras año investigando, probando o cambiando. Empiezan con una propuesta y al mes la cambian.

Eso es muy importante. Saber que lo primero que vas a hacer, va a salir mal. A mí me ayudó mucho este concepto y hablaba mucho sobre esto mi profesor de Coaching Estratégico. Nos decía: “Recordad que vuestra primera sesión de Coaching va a ser mala y vuestra décima va a ser mala”.

Y esto es lo normal. Es imposible acertar a la primera (o al menos no es lo más habitual).

6# Di adiós a las expectativas y déjate sorprender

Entonces, es mucho más fácil pasar a la acción sabiendo que lo vas a hacer mal y preparándote para ello, diciéndote que vas a hacerlo por primera vez y que sabes que lo vas a hacer mal… en lugar de tratar de hacerlo perfecto.

Obviamente, lo vas a hacer lo mejor que puedas, pero ese primer intento, ese primer artículo y esa primera sesión, puede que te sorprenda incluso.

Es decir, se trata de rebajar nuestras expectativas y pasar a la acción sin expectativas. Y puede que la vida nos sorprenda. De hecho, a mí muchas veces me ha pasado con cosas que he hecho la primera vez y la gente me ha dicho que les había gustado mucho.

Quizás los demás lo están viendo de otra forma. Ellos no nos critican ni nos juzgan tanto como nosotros. Aunque si te critican, en este post te explico cómo afrontar las críticas al reinventarse.

Y por cierto, hagas lo que hagas, te van a criticar, así que acéptalo. Si quieres emprender un camino nuevo, no te queda más remedio que asumir esta realidad.

Por tanto pasa a la acción lo antes posible y equivócate lo antes posible y sobre la marcha irás viendo qué cosas tienes que mejorar.

De hecho, el pasar a la acción de forma imperfecta es algo que también dice Tony Robbins: “Acción masiva imperfecta” y es algo que te va a ayudar en el mundo emprendedor.

Un emprendedor es una persona de acción. ¿Qué es emprender? Emprender es iniciar, comenzar, dar paso a algo nuevo.

Eso sí, siempre con las garantías mínimas. Si tú para pasar a la acción al final te arruinas porque has invertido todos tus ahorros y ha salido mal, no está bien planteado.

7# Empieza con pequeños pasos, pero avanza

Empieza con pequeños pasos que no conlleven mucho riesgo, como subir un vídeo a Youtube. Yo siempre cuando trabajo en mis mentorías y empezamos ya con el proceso, pregunto:

“¿Qué es lo primero que puedes hacer que no te lleve mucho tiempo ni mucho esfuerzo ni suponga un gasto para ti y que sea una salida de tu zona de confort, que te permita pasar a la acción y haya un cambio tanto en ti como en tu proyecto?”.

8# Actúa y observa

Muchas veces acordamos subir un vídeo a Youtube o escribir un primer artículo o escribir un post en Facebook sobre un tema que te encanta y sobre el que no te atreves a hablar y luego esperar a ver qué reacción tiene la gente. Probablemente la gente te apoye, que es lo más normal, pero también puede haber alguien que no esté de acuerdo y eso también está muy bien.

Y es que cuando pasas a la acción, ocurren cosas. De hecho, cuando pasas a la acción, lo siguiente que va a pasar es que se van a encender todas tus alarmas. La alarma de “Me han dicho cosas muy buenas”. O “¡Dios mío, no estoy preparada!”.

O, al revés, te han criticado o nadie ha dicho nada. Todos esos miedos que estaban retenidos y escondidos van a saltar y salir a la luz cuando pases a la acción.

Si no pasas a la acción, todos tus miedos quedan retenidos y escondidos y sigues con tus bloqueos.

9# Todo tiene un precio (la famosa zona de confort)

Con lo cual, cuanto antes hagas ese cambio, mucho mejor. ¿Cuál es el problema? Muchas personas no estamos dispuestas a pagar el precio y eso está en todo: en el desarrollo personal, el emprendimiento, un cambio de vida…

Hay un cambio y hay un precio que tenemos que pagar por pasar a la acción. Ese precio muchas veces tiene que ver con nuestros miedos, esos bloqueos, esas sombras que todavía no nos sentimos seguros de manejar, pero en cuanto salgan verás que puedes con ello. Y si surge algo más grande, es mejor que lo trabajes con un profesional: un coach, terapeuta, etc. que te pueda ir ayudando y guiando en este proceso.

Por ejemplo, en mis procesos de mentoría individual, siempre trabajamos el mindset cuando es necesario. Si a pesar de tener tu estrategia trazada y saber lo que tienes que hacer, aún así no pasas a la acción, es que debes trabajarte tus bloqueos y miedos.

Por eso trabajar con un mentor que a la vez sea un coach es muy positivo, porque no sólo te ayuda con tu plan de marketing, sino con esas voces internas que te están impidiendo avanzar. Así que si quieres contratarme como tu coach y mentora en tu proceso de reinvención o emprendimiento, actualmente estoy ofreciendo esta posibilidad, como te comentaba más arriba. Simplemente rellena este formulario y te contactaré a la mayor brevedad posible.

Resumiendo

Como ves, no hay fórmulas mágicas. Tienes que investigar. Tienes que saber para qué y por qué haces lo que haces. Tienes que estar dispuesto a pagar el precio de la incomodidad, de la incertidumbre.

Y es que otra cosa que nos cuesta muchísimo a las personas es gestionar la incertidumbre. Queremos tener el control absoluto de la situación, y cuando hay un cambio en nuestra vida, cuando algo nos da miedo, es porque hay un nivel de incertidumbre muy alto y no estamos dispuestos a asumir ese nivel. Preferimos estar como estamos porque al menos controlamos esa situación, antes que dar el paso a la incertidumbre.

Pues bien, otra cosa bonita que te va a suceder cuando pases a la acción, es empezar a convivir con la incertidumbre y darte cuenta de que puedes con todo. Puedes con mucho más de lo que pensabas antes.

Por tanto, como te decía, no hay fórmulas mágicas. Pasar a la acción es pasar a la acción y pagar el precio de la incomodidad y también de las consecuencias, pero sabiendo que siempre vas a poder con ello.

Y si sentimos que no somos capaces, siempre podemos recurrir a pedir ayuda. De hecho, este paso a la acción nos llevará a nuevas oportunidades. Así que, si estás dispuesto a vivirlas y estás preparado, lo único que te queda hacer es pasar a la acción.

Siempre digo que el crecimiento personal es para los valientes y el emprendimiento también. Y a veces esa dosis de impulsividad, esa improvisación o espontaneidad es justo lo que necesitas. Exactamente lo que necesitas para crecer.

Cuéntame en los comentarios: ¿eres una de esas personas que le cuesta pasar a la acción? ¿Te paralizan tus miedos? ¿Eres de los que se prepara demasiado y se forma mucho, pero cuando llega el momento de la verdad, las excusas pueden contigo?

¿O quizás tu caso sea justo el contrario? ¿Eres una persona de acción que va a por lo que se propone? Me encantaría leerte.

8 comentarios

  1. Hola me he dado cuenta que me gusta informarme aprender pero siempre hay un pero, no es el momento, no estoy solvente, en este momento no tengo dinero, tengo que terminar otro curso, estoy enferma, etc, etc,… He visto los vídeos y creo que debo hacerlo de nuevo, no me gusta ser constante, me aburre la rutina, pero pasar a la acción me cuesta, antes para tomar una decisión pedía muchas opiniones, ahora no tanto creo que por respeto a mi misma lo hago y ya, esa soy yo! Admiro lo que haces, pero pienso que sacar el chip de como soy me va a costar un buen tiempo, pero seguiré intentándolo, saludos.

    1. Hola Aleida, gracias por pasarte por mi blog y compartir. En primer lugar, si creemos que algo nos va a costar, así será. Así que, empieza por dejar de decir eso de ti porque no es cierto. Pasar a la acción en ocasiones cuesta, pero puedes pensar en una pequeña acción que puedes hacer hoy mismo y hazlo. Después celébralo, ya que igual que pudiste hacer esa pequeña acción, puedes continuar con otra pequeña acción y así cada día y al cabo de un tiempo al echar la vista atrás te darás cuenta de todo lo que has avanzado. ¿Es fácil? No. ¿Es posible? Claro que sí. Recuerda que todo empieza con un pequeño paso. Así que te invito a que pongas en marcha las estrategias que comparto en el post, las pruebes y elijas lo que funciona para ti. Sólo así te demostrarás a ti misma que sí puedes. Ánimo. Abrazo grande.

  2. Hola, esto es lo primero que he leído de tu blog que ya de por si, me gusta mucho, lo que me intriga si es que te definas como coach, el porque es que a mi punto de vista es algo literalmente inventado algo sin buen sustento alguno. Si.compramos.Quizá con la psicologia, en fin. Me gusto leerte porque en este momento estoy pasando ese bloqueo que mencionas el porque no lo sé . Siempre he sido independiente, segura, decidida y me habia declaró hasta autosuficiente en todo. Sin embargo ahora con dos niños un novio profesional todo eso lo he perdido. Espero seguir leyendo lo lo que publiques y ayudarme más a eso. Saludos.

    1. Gracias Patricia. Me alegro que te haya gustado el post. Espero que te haya motivado a ponerte en marcha. Si siempre has sido independiente, segura y decidida, eso sigue estando en ti, sólo que ahora han podido cambiar tus prioridades y tu foco que es lo que sucede cuando tenemos hijos. Pero puedes volver a conectar con eso que ya eras y eres y comprometerte contigo misma a dar pasos, aunque sean pequeños, hacia aquello que quieras conseguir. Espero haberte inspirado. Abrazos!

  3. María mil gracias por compartir tu forma tan sencilla pero tan certera de tratar este tema. Me vi reflejada en mucho de lo que expones y eso me permite ver porqué sigo en el mismo sitio a pesar de tener lo suficiente para haber dado el paso siguiente. Llevo tres años (TRES AÑOS) con una idea que me encanta y a la cual le he invertido mucho tiempo, preparación y pasión, pero no he podido concretarla precisamente porque me pasa lo que señalas en el vídeo. Por supuesto, entiendo que este tiempo también era necesario por lo cual honro y bendigo todo lo acontecido en estos tres años, porque hoy estoy muy fortalecida, más preparada y más segura. Me siento como esa pelota que tiene todo el potencial para moverse pero necesitaba esa fuerza que la empuje… gracias por tu suave toque. Un gran abrazo!!!

    1. Buenísimo Ofelia! Me alegro mucho de que lo veas de esa manera y que agradezcas lo que ha pasado. Ahora sólo queda que pases a la acción y te pongas en marcha. Ya no necesitas nada más Y si te cuesta pasar a la acción, recuerda que puedes pedir ayuda. De esa manera, el compromiso es mayor y es más fácil conseguir lo que te propongas sin posponerlo más. Espero haberte ayudado. Abrazos y gracias por pasarte por mi blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.