Cómo reaccionar ante las críticas

En este post quiero hablarte de qué hacer si recibes críticas. Si te critican. Si te juzgan. Si hablan mal de ti a tus espaldas o directamente…

Y quiero darte algunas respuestas: cómo es el proceso mental o hasta qué punto pueden llegar a afectarte las críticas, qué puedes hacer o qué necesitas pensar para que las críticas no te afecten o no te hagan daño.

Y como es habitual, post también está acompañado de un vídeo que grabé para hablar de este tema.

¿Qué son las críticas?

En primer lugar, vamos a ver qué son las críticas o los juicios hacia ti.

Básicamente, cuando criticamos o cuando juzgamos a alguien, es porque nos han hecho algo que consideramos que es injusto o cuando sentimos que puede ser injusto para los demás.

Pero también puede darse el caso de que critiquemos a una persona porque simplemente no coincide con nuestra manera de ver el mundo, de hacer las cosas o consideramos que hay otra manera mejor de hacer las cosas.

Con lo cual, casi siempre, la crítica tiene que ver con la propia persona que la emite. Es decir, critico algo porque me han ofendido, me han hecho daño… o puede ser simplemente porque lo que la otra persona hace no concuerda con mi visión del mundo, con mis valores o con mis creencias.

Por tanto, si partimos de ahí, nos damos cuenta de que la crítica en el fondo no tiene por qué tener que ver con nosotros. Aunque a veces puede ocurrir que sí lo sea. Es decir, hay un conflicto de intereses entre dos personas.

Realmente lo que ocurre con las críticas y los juicios es que muchas veces son una forma de escaparnos de nuestra realidad. Cuando criticamos a alguien (o cuando alguien nos critica sin fundamento o sin necesidad de hacerlo), es porque esa persona no coincide con nuestra manera de ver el mundo.

Tipos de problemas, las críticas como vía de escape

Esta vía de escape que utilizamos a través de las críticas es un problema de seguridad que es como llamamos a este tipo de problemas en coaching estratégico: los problemas de seguridad y de calidad.

Un problema de calidad es un problema bueno, necesario. Es un problema que necesitamos afrontar porque nos permite crecer, desarrollarnos, conseguir nuevas cosas.

Mientras que un problema de seguridad es algo que no es agradable, pero ya lo conocemos y estamos acostumbrados a actuar así. Por ejemplo, las críticas.

Tal vez para mí sea muy fácil criticar a esa persona porque estoy acostumbrada a criticar a la gente que no coincide con mi manera de hacer las cosas. De esta forma, esa energía negativa que tengo dentro o esa insatisfacción de precisamente no abordar mis grandes problemas buenos (problemas de calidad) la estoy sacando hacia afuera a través del acto de criticar.

Críticas disfrazadas de buenos consejos

A veces parecen (pero sólo parecen) ser críticas constructivas. A mí me llegaron a escribir emails del tipo:“María te quiero dar un consejo…”, “María me parece que deberías hacer esto o lo otro…”, “Deberías hablar así en tus correos…”, “Esta opinión que tienes sobre algo no me parece adecuada porque tú eres coach y deberías hablar de manera muy general, no particular. Nunca dando tu opinión…”

Es decir, son opiniones de otros diciéndome cómo debo opinar o cómo debo hacer mis cosas.

Aún así, ¿por qué hacemos eso?

¿Qué esconden realmente las críticas?

Yo puedo leer un correo que no coincide conmigo o ver una situación que no va con mis valores y alejarme de esa situación. En el caso de un correo, de hecho, siempre puedo desuscribirme de aquella persona que no va con mis valores. Yo lo he hecho en varias ocasiones y no hay nada de malo en eso. Para eso está nuestra libertad.

Pero hay muchas personas que necesitan decirlo. Y cuando sientes que necesitas decir tu opinión a esa otra persona, es porque ha resonado con algo tuyo. Algún bloqueo propio. Algo que no te atreves a hacer, por ejemplo. Puede que te cueste pasar a la acción porque tienes miedo. Puede ser incluso la envidia. Es decir, esa persona a la que necesito dar mi opinión o que juzgo está haciendo cosas que yo no me atrevo a hacer.

Incluso muchas veces esas críticas, sobre todo en el mundo online (te sonará la típica figura del trol o de los haters que todos conocemos), son personas que se esconden detrás de cuentas de correo o de redes sociales impersonales con fotos ficticias o sin foto siquiera, con nombres falsos o sin nombre…

A mí me han llegado a escribir personas que no sabía si eran hombre o mujer porque ponían coaching o ponían palabras sin sentido para que no pudieras identificar quién estaba detrás.

Por desgracia hay algunas personas que hacen eso. Se esconden detrás del anonimato, atacan a los demás de forma más o menos agresiva.

Aunque a decir verdad, no tienen por qué ser mails agresivos. Pueden llegar a ser emails muy correctos. Mensajes muy educados. Pero el fondo de estos mensajes es: “Tú no estás haciendo las cosas bien”. “Yo las hago bien”. “Yo sé cómo hacerlas”. “Tú no las estás haciendo cómo deberías. Por tanto, tú no vales”.

En definitiva, como ya te he contado en más ocasiones, hagas lo que hagas, te van a criticar.

Claves del Coaching para afrontar las críticas

Resumiendo: si a ti te han llegado estos mensajes, ya sean de personas de tu entorno o personas anónimas porque estás en el mundo online , piensa que las críticas siempre es algo de ellos. No es algo tuyo.

Pero si resuena contigo, es que hay también algo tuyo que se ha movido.

Si te hubiesen dicho algo que no te afecta o que no coincides con ello, dejarías pasar la situación.

No estoy hablando por supuesto de insultos graves o cuando intentan claramente atacarte. Me refiero a esas pequeñas críticas envueltas en buenas intenciones. Si a ti te han llegado a afectar, como a mí me ha pasado en varias ocasiones, es que algo ha resonado en ti.

Y si así sucede, lo único que tienes que hacer es mirarte tú por dentro. Qué es lo tuyo en esta situación. Es la famosa ley del espejo.

  1. Pregúntate: “¿Qué es aquello mío que se ha sentido movido, atacado, afectado por el comentario de esta persona?”.
    Quizás yo soy la que cree que no soy suficiente. Quizás yo creo que no estoy haciendo las cosas del todo bien. Quizás soy yo quien cada vez que escribo un email se lo piensa mil veces para que esté perfecto y nadie se sienta ofendido, y aún así hay gente que se siente ofendida.
  2. Revisa todas esas creencias.
  3. Observa todos esos miedos.
  4. Analiza aquello que realmente te ha impactado o afectado de esta crítica.

Recuerda que esa crítica no es tuya en el fondo. La crítica siempre tiene que ver con la persona que la emite, pero también puede tener que ver contigo, siempre que a ti te afecte.

Y ahí es donde empieza el trabajo de crecimiento personal.

Así que, si quieres trabajarte por dentro, si quieres descubrir esos problemas de seguridad y calidad que tienes en tu vida y aprender cómo manejarlos, si quieres aprender cómo enfocarte en lo importante, en lo esencial que no estás haciendo y dejar de lado todo aquello que te está quitando y restando energía… Si quieres aprender a lidiar con esos problemas de seguridad, ya sean críticas hacia los demás o hacia ti mismo, tienes mi curso SelfCoaching.

En el curso SelfCoaching trabajamos durante 6 meses con todas tus emociones, con tus creencias, con tus bloqueos internos para salir de este patrón automático, de este bucle de pensamientos y emociones destructivas, y empezar a construir aquella vida que sueñas, que mereces y que quieres tener.

Puedes unirte al curso SelfCoaching desde aquí y, además, me tendrás como tu coach durante los próximos 6 meses.

Y ahora te toca a ti. Espero que me compartas en los comentarios qué te ha parecido este post y qué estrategias utilizas tú para afrontar las críticas. ¿Cómo llevas las críticas y los juicios de los demás? ¿Te suelen afectar o, por el contrario, no te molestan? Me encantará leerte.

16 comentarios

  1. A mí hasta hace no mucho, me daban el día con las críticas, desde entonces estoy más tranquila, pero sí doy con críticas más sutiles, de las de: yo lo hago bien, tú mal.

  2. Hola María, que interesante tu punto de vista sobre las críticas. Sabes a mí eso es algo que me paraliza, el hecho de sentirme criticada a tal punto de que a veces ni siquiera puedo hacer las cosas. Qué puedo hacer al respecto. De pronto si me critican a la final no sea algo tan importante, y yo ya me siento pésimo. Por otro lado, me pusiste a pensar si yo critico mucho …. pues creo que sí, tal vez nunca tengo malas intensiones cuando lo hago, pero a pesar de todo tiendo a respetar la forma de pensar de los demás.
    Gracias por compartir tus videos. ;)

    1. Hola Marcia, me alegro que mi punto de vista te haya ayudado a ver otro punto de vista. Es muy normal lo que cuentas. En muchas ocasiones las críticas nos paralizan y nos cuesta ponernos en acción pensando que nos criticaran, pero ¿sabes?, es imposible estar de acuerdo con todos. Te recomiendo que trates de poner en práctica lo que cuento en este post y vayas observando cómo te vas sintiendo al adoptar otro punto de vista. Con respecto a criticar, es algo que la mayoría nos hemos pasado haciendo, pero al darte cuenta y ser consciente de que estás criticando puedes decidir dejar de hacerlo porque al final la crítica no nos hace sentir demasiado bien, ¿verdad? Ya sea que nos critican o que criticamos. Así que, no te sientas mal. Ya te has dado cuenta y es el primer paso para cambiarlo. Gracias por pasarte por mi blog. Abrazos!

  3. Hola Maria. Gracias por compartir conmigo este tema tan interesante. Particularmente, me duelen mucho las criticas, sobre todo cuando vienen de alguien muy querido y que en el momento de querer hablar sobre un tema especifico, esa persona se altera y salta con sus criticas de tal o cual suceso pasado. Y es allí, cuando prefiero no continuar la conversación, que puede ser necesaria en ese momento, por lo que muchas veces prefiero callar y no verme envuelta en discusiones. Realmente no tengo paciencia para eso.

    1. Hola Frider, te entiendo. Las críticas de personas que son importantes para nosotros o a las que queremos son ciertamente las críticas más dolorosas. Te invito a que pongas en práctica lo que comparto en este artículo para ver si cambiando tu enfoque, ves las críticas de otra manera y no te afectan tanto. No es fácil, pero con el tiempo es muy posible. Recuerda, que las críticas tienen más que ver con la persona que las emite que la que las recibe. Mucho ánimo y gracias por pasarte por mi blog. Abrazos!

  4. Excelente blog, he vivido por mucho tiempo a la defensiva de las criticas, algunos comentarios me han afectado como hay otros que no, tengo 35 años y la critica mas grande es ¿por que no me he casado? para cuando los hijos; no ha sido fácil lidiar con estos «comentarios» y mas si vienen de la familia. He pasado por relaciones muy toxicas en las que no he podido sostener una relación duradera , pero gracias a ella he podido tener un crecimiento personal autónomo. Es estos momentos me conocí con un chico que es muy lindo físicamente con internamente, pero no conecto. En esta cuarentena hemos sostenido una relación pero no me atrae su forma de hacer las cosas.
    Hoy cuando leí el post que escribiste como atraer el amor a tu vida, descubrí que si hay que tener afines y esas son las cosas que nos enamoran.
    Gracias por compartirnos tu opinión en tus artículos son muy sanadores.

  5. Canalice la teoría en otro plano y es verdad….. Muchas veces nos critican por ser diferentes a los demás y ellos quieren ser como uno o hacer lo que nos arriesgamos hacer. También aprendí que cuando realmente te pega es porque hay que empezar a trabajar en ello. LO PONDRE EN PRACTICA

    1. Buenísimo Carminha! Así es. Aprender a gestionar las críticas no es fácil, pero me alegro que vayas a poner en práctica lo que comparto. Espero que te sea de mucha ayuda. Gracias por pasarte por mi blog y compartir tu experiencia. Abrazos!

  6. Ahora que lo dices a veces sí que me siento atacada cuando me critican o no me siento aprobada por alguien, me conozca o no. Eso me crea dudas sobre mi forma de actuar o pensar pero luego haciendo balanza catalogo a esa persona por su vida, manera de actuar o pensar y pienso que realmente es meterse por meterse con alguien porque esa persona tampoco es un ejemplo a seguir, al menos no por mi, por tanto de un tiempo a esta parte trato de ignorar esa clase de amenazas directas…

  7. ¡Totalmente de acuerdo María!

    Últimamente estoy empezando a invertir en Facebook ADS y hay que saber diferenciar las críticas constructivas, de las dañinas.

    Al final he optado por la solución de creer que tienen un problema y que no me afecte, porque si no es imposible.

    Muchas gracias por el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.