El crecimiento personal no es un cuento de hadas

Algunos lo sabréis, otros quizás no... este finde habíamos estado parte de los alumnos de mi curso SelfCoaching en Soria, en el primer encuentro en vivo que hacíamos del curso.

Ha sido un fin de semana intenso, bonito, transformador y no tan perfecto-estupendo-guay-todos-felices como uno podía imaginarse. Sí, siempre salen a relucir nuestras expectativas, ¿verdad?

Por eso he decidido escribir este post, a modo de resumen y conclusiones personales de este encuentro, en el que ha habido grandes aprendizajes, así como fallos y roces, como en la propia vida, ya que somos humanos e imperfectos y porque creo que un verdadero crecimiento sin roces es artificial. Ya que si todo fuera sencillo, ¿acaso nos embarcaríamos en esto del crecimiento personal, estaríamos realizando cursos, talleres, acudiendo a eventos? Al fin y al cabo la vida no es perfecta y todos buscamos crecer, al menos los que estamos en este camino.

Cómo nació la idea de hacer un encuentro SelfCoaching

La idea de este encuentro surgió a raíz de la buena energía del grupo que se ha creado en el curso SelfCoaching en la comunidad privada de Facebook y muchos dijimos que nos gustaría conocernos personalmente.

Decidimos hacer algo informal, a modo de excursión, para conocer la maravillosa zona del Cañón del Río Lobos, un paraje natural impresionante en el Noreste de la península ibérica.

Además una de nuestras compañeras, Maite, ofreció su casa rural para poder pasar un fin de semana todos juntos.

La casa es una maravilla, por lo que seguramente repitamos esta experiencia en este lugar, en medio de la nada, con campos sin fin, y paisajes de colores impresionantes, haciendo que uno conecte consigo mismo y se olvide de los problemas que tiene en su vida fuera de aquel espacio.

El parque natural del Cañón del Río Lobos, con buitres leonados sobrevolando el lugar, cuevas de hace millones de años que huelen a murciélagos, caminos rodeados del verde de la primavera, estanques llenos de nenúfares, libélulas acompañándote en el camino... todo esto es pura magia y belleza en la tierra. Un lugar al que sin duda volveremos a ir.

Todo esto sin contar el hecho de poder conocer en persona a gente maravillosa, conectar con ellos, crear lazos, sinergias, unir fuerzas, reír...

Esta es la esencia de SelfCoaching: colaboración y ayuda mutua.

Pero como te contaba más arriba, no todo ha salido perfecto. Y como lo dije en un vídeo que compartí con compañeros del curso en el camino del cañón, no pasa nada que ocurriera así. Es más: el aprendizaje ha sido aún mayor.

¿Te suenan esos eventos de mega-motivación de los que sales sintiendo que eres capaz de mover cielo y tierra? ¿Y luego pasan semanas y parece que esa super-motivación ya no está y tu vida vuelve a ser gris y parece que no has avanzado nada?

Pues eso es lo contrario a lo que hemos vivido este fin de semana. Es más: ha sido una convivencia pura y dura. Personas muy distintas entre sí, cada uno de su padre y su madre como decimos en España, con caracteres, situaciones y creencias distintas... y aunque todos estemos en este camino del crecimiento personal, cada uno sentimos y pensamos de una manera distinta.

Porque el verdadero aprendizaje está en enfrentarte a la vida real, tal como es, sin intentar maquillarla, sin tratar de mostrarte perfecto y bueno, sino sacando también tus sombras, tu personalidad, tus miedos... y todo en medio de la interacción con los demás, compartiendo un único fin: crecer como personas.

¿Quién ha dicho que esto del desarrollo personal es tarea fácil? Algunos nos tachan de hippies, happys, flower-power. Nada más lejos de la realidad. Somos seres humanos de carne y hueso, con nuestras debilidades y eso se muestra cuando uno se hace vulnerable, cuando se pone en situaciones no tan cómodas... y ahí, si uno se lo permite, se produce el verdadero crecimiento.

Y ahora sí, te comparto los aprendizajes que me llevo de este fin de semana en Soria.

Los 10 aprendizajes del encuentro en Soria

1# El crecimiento personal en grupo es transformador y retador a la vez

En el grupo hemos tenido personalidades muy diferentes, gente más combativa o más reservada, unos más individualistas y otros más gregarios. Y no sólo eso, personas de edades muy variadas: desde los 30 y pocos hasta 50 y tantos, unos con hijos pequeños, otros con hijos adolescentes, otros sin hijos, solteros, divorciados, en pareja... También de culturas y lugares diferentes: Norte o Sur, Este u Oeste, gente de lugares como Ucrania, País Vasco, Cataluña, Castilla y León, hemos tenido también un compañero venía de Canarias, otra de las Islas Baleares y hasta compañeras que se desplazaron de Holanda o Francia.

Muchos nos conocíamos de forma virtual, pero obviamente no es lo mismo que conocernos en persona. A mí me parece mágico ver a gente tan diferente juntos en una misma casa. Pero tampoco es sencillo. Cada uno trae sus expectativas, tiene su ritmo, sus propias necesidades...

Por eso creo que crecer en grupo es muy transformador, porque aprendes mucho de personas muy diferentes a ti. Eso sí, tienes que estar muy abierto a lo diferente y prepararte para malentendidos o expectativas que no se cumplen para todos.

2# Por más evolucionados que estemos, todos tenemos un Ego

Aunque todos estemos en un proceso de crecimiento personal, como es el Curso SelfCoaching, eso no significa que no tengamos nuestro ego o personalidad. El ego no es malo, simplemente debemos procurar que no nos arrastre a querer tener razón.

Porque en un grupo es necesario saber adaptarse a los demás, apagando un poco la necesidad del ego de pensar en uno mismo y sus propias necesidades. Es decir, ceder.

Quizás el problema de mi propio ego (sí sí, yo lo tengo como todo el mundo), es que tiendo a ceder demasiado (eneatipo 9), tratando de que todos estén felices y contentos. Y esto muchas veces es imposible, porque cada persona está en su propio camino de evolución y tiene una personalidad diferente.

3# La vida consiste en tomar decisiones en cada paso

Una de las cosas más bonitas y más curiosas que vivimos en este viaje fue el paseo por el Cañón del Río Lobos, donde unos fueron más avanzados en dirección al Puente de los 7 Ojos, otros quedaron en el medio y algunos se quedaron atrás, pues el camino era largo: unos 9 km de ida y otros 9 km de vuelta.

En medio de la caminata, conversando con una de las alumnas del curso, llegamos a la conclusión de que este camino era un poco la metáfora de la vida. A cada tramo te toca tomar la decisión: ir directos al objetivo sin mirar atrás, o bien tratar de adaptarte a todos y congeniar con la gente (como es mi caso, por ejemplo), o bien decides que no quieres seguir caminando porque tienes tus razones, algo que considero perfectamente válido.

¿Qué es mejor, qué es peor? En realidad todo es tal como tiene que ser. Responde a tus necesidades, a tu momento, a tu propia evolución personal y la evolución que tengas.

Nada es mejor ni peor, si sabes entenderlo, y aprender de ello. La vida es una escuela de aprendizaje continuo y me parece genial si eres capaz de verlo así. Porque sencillamente sufres menos, sin tratar de cambiar tu realidad, de controlarla al máximo ni deseas cambiar a otros.

4# La importancia de organización y liderazgo

Esta es una de las más grandes lecciones a nivel personal que me llevo de esta experiencia. Como decía más arriba, tengo una personalidad que es muy muy flexible: paz y amor, libertad total.

El caso es que no fui consciente de que incluso en un encuentro informal donde no había actividades preparadas de antemano era necesario tener una organización clara, y más tratándose de un grupo amplio y variado (era mi primer encuentro de este tipo, en lo que sí tengo experiencia es en dar talleres o cursos presenciales donde hay actividades programadas).

Seguramente mi excesivo optimismo y querer que todos estuvieran contentos hizo que no pensara necesario tomar el control de la organización, creyendo (¡otra vez las creencias!) que si todos somos adultos, responsables y formamos parte del mundo del desarrollo personal no tiene por qué haber malentendidos.

Desde luego ahora he aprendido que no debo fiarme de la buena voluntad y que si formo parte de la organización de un encuentro (las organizadoras éramos 3), aunque sea totalmente informal, debo poner orden yo misma sin esperar que las cosas se vayan resolviendo por sí solas.

5# No puedes contentar a todos a la vez

Otra gran lección personal. Pero la realidad es que incluso si todo va supuestamente sobre ruedas, siempre habrá personas que quieran hacer las cosas a su manera o desean introducir cambios imprevistos.

De manera natural tiendo a decirles que sí, porque para mí uno de los valores máximos es la libertad de cada uno, pero si deseo que todos estén contentos, al final acabo por descuidar a otros. Conclusión: tienes que posicionarte, no puedes hacer felices a todos.

Y esto aplica a nuestra vida entera. Cuántas veces hemos dejado de ser nosotros mismos por querer agradar a todos y al final ni aún así hemos conseguido lo deseado.

Y es que atraemos a los que sí sintonizan con nosotros, por lo que si a alguien no le gusta nuestra forma de proceder, ¿acaso no es mejor dejar que se vayan para dar espacio a gente nueva que vibra en nuestra misma sintonía?

6# Disfrutar del camino, no sólo pensar en la meta

Me encanta este otro gran aprendizaje que además me transmitió una persona maravillosa, una de las alumnas del curso SelfCoaching a la que espero volver a ver pronto. Me contó cómo había realizado el camino de manera rápida con algo de miedo porque se supone que iba a llover (el cielo estaba encapotado y el pronóstico meteorológico y físico —se oían truenos a lo lejos— nos avisaba de que iba a caer una buena), así que el miedo y la prisa hizo que al principio no disfrutara del camino.

Quería llegar cuanto antes al famoso Puente de los 7 Ojos, porque ahí se supone que había una vista increíble y veías a los buitres volar a tu lado...

¡Cuál fue su sorpresa cuando tras más de 9 km de caminata llegó al puente y vio algo que no esperaba para nada! Nos pasó a todos la verdad. El puente ni siquiera tenía agua debajo, el río estaba totalmente seco y no había vista alguna, sino una carretera con coches al lado.

Lo bonito de este paseo no era el puente, era el viaje, era la caminata en sí...

¿No te parece que es como la metáfora de nuestra vida? Queremos llegar al destino sin disfrutar del camino y cuando llegamos no es lo que nos esperábamos. A mí me parece una metáfora alucinante.

7# Nos pasamos la vida interpretando a nuestra manera

Una de las dificultades del viaje fueron las interpretaciones que hicimos de todo lo que había sucedido. No era fácil comunicarnos en el trayecto del cañón porque la cobertura apenas funcionaba y casi no podíamos oírnos por teléfono. Esto originó varios malentendidos, ya que interpretamos cosas diferentes cada uno.

Y esto lo podemos aplicar a la vida entera. ¿Por qué discutimos con nuestros seres queridos, por qué sentimos que nuestra pareja o nuestros hijos no nos entienden? El caso es que esta es otra metáfora de cómo la falta de comunicación y claridad hace que prejuzguemos a otros y eso origina conflictos.

Es más: todos vivimos algo muy parecido pero no todos reaccionamos igual ante la misma situación. Unos quizás se sientan felices por los aprendizajes, otros resentidos porque no salieron las cosas como habían pensado, algunos serán más neutros. Así nos pasa en la vida. No es lo que te ocurre lo que marca tu vida, es cómo lo vives y lo interpretas.

De hecho, el perdón (una de las últimas lecciones hasta la fecha de SelfCoaching) es la clave para ser feliz. Si uno decide perdonar, que en el fondo es siempre perdonarse a uno mismo, será más feliz y crecerá. Si guarda rencor, es que ha decidido no crecer y lo ha elegido. Pura vida. Me encantan las metáforas de este viaje.

8# Dejar de juzgar es prácticamente imposible

Algunos pensamos que si estamos en el mundo del desarrollo personal, debemos dejar el ego a un lado, no enfadarnos nunca y dejar de juzgar por completo. Craso error. Creo que por nuestra estructura mental es casi imposible dejar de juzgar o interpretar en numerosas ocasiones.

Lo único que importa es que nos demos cuenta de que estamos interprtando o juzgando, que lo que pensamos no es verdad, así de siemple.

Y lo que sí podemos hacer es aprovechar el tema de juicios nuestros y de los demás para evolucionar a nivel personal. Entenderlo como juicios que son y no prestarle la mayor importancia.

¿Te ha pasado alguna vez que has juzgado a alguien por estar juzgando? ¿Te das cuenta de la paradoja?

9# La importancia del respeto

Por último, uno de los grandes aprendizajes es que en un grupo amplio es esencial respetarnos tal como somos. No somos perfectos ni nunca lo seremos. No hay personas sólo con luces, todos, absolutamente todos tenemos nuestras sombras.

Cuando alguien rechaza sus propias sombras, inmediatamente rechaza las sombras de los demás y viceversa. Al abrazar nuestras propias imperfecciones, abrazamos las imperfecciones de los demás. Así funciona la vida. Si rechazamos y separamos, creamos dolor. Si integramos y aceptamos (tanto en nuestro interior como hacia fuera), generamos amor y conciliación.

Aquí ya tengo un aprendizaje superado con creces. Desde que empecé en el camino del crecimiento personal hace años sé que la vida no será fácil siempre, que habrá obstáculos, dificultades, dudas, incompatibilidades, miedos... pero al fin y al cabo esto es vida y rechazarla tal como es nos genera mucho dolor. De esto ya habla bastante Sergi Torres.

Yo creo que una vida con sentido es una vida de conciliación, amor, aceptación y perdón. No siempre es fácil. El Ego nos esperará en cada esquina. La cuestión es: ¿qué importa más ser feliz y que los demás sean felices o tener razón y defenderla a toda costa? Yo me quedo con lo primero.

10# Vulnerabilidad como motor de crecimiento

Y esto ha sido mágico. Porque no somos inquebrantables. Porque somos humanos. Porque estamos creciendo. Porque somos diferentes en la personalidad y al mismo tiempo iguales en esencia. Porque todos tenemos un dolor de nuestro pasado y a veces es muy doloroso. Y sólo conociéndolo podrás entender por qué alguien actúa como actúa.

Te voy a confesar algo muy personal: hoy empecé una terapia de biodescodificación trabajando mi niña interior. Y ha sido precioso. Algo mágico acaba de suceder en mi vida. Algo grande está aconteciendo. Y creo que este evento ha servido para mirarme dentro y darme cuenta de toda la belleza oculta que hay en cada uno de nosotros, de nuestra vulnerabilidad, de lo niños que somos en el fondo. Hoy abrazo a todos los compañeros desde la distancia y el amor. ¡Y sé que muchos de los que fuimos volveremos a encontrarnos! Algunos ya están comprando billetes para el próximo taller de SelfCoaching que vamos a celebrar en Septiembre en Madrid. Y estará abierto para todos, no sólo para alumnos. Si te animas, igual nos vemos ahí :)

Conclusiones

Mis conclusiones al encuentro de Soria es que ha sido perfecto tal como fue. Que pasó lo que tenía que pasar, tanto lo bueno y maravilloso como lo menos bonito. Y quiero contarlo. Quiero que esto del desarrollo personal deje de parecernos un cuento de hadas porque no lo es. Porque no es siempre bonito. Porque necesitamos de altas dosis de humildad para reconocer los errores, para aceptar las imperfecciones y abrazar a los que son distintos a nosotros.

Desde luego éste ha sido mi primer encuentro grupal y sé que el próximo será diferente, no mejor, simplemente diferente.

Si te ha gustado este post, puedes hacer 3 cosas: compartirlo, comentar qué te ha parecido y si te ha sido de utilidad y por último, si aún no estás suscrito, te recomiendo hacerlo, porque recibirás un increíble curso en vídeo gratis “Las 4 creencias raíz que bloquean tu potencial”.

9 comentarios

  1. Me ha encantado cómo has desgranado el proceso de la convivencia del encuentro en Soria. No paro de sorprenderme, Masha, de la capacidad de análisis y de síntesis que demuestras en cualquier asunto que trates. Admiro la profundidad y tu rapidez mental para captar la esencia de las cosas. Un caluroso abrazo.

    1. Gracias Micaela. Ya sabes que mi forma de expresión predilecta es por escrito, ahí despliego todo mi potencial. Además soy de las que procesan la información pasado un tiempo, cuando ya la haya sentido. Es más no escribí este post de manera deliberada, sentí la necesidad de entender lo que había vivido y pensé que sería una estupenda oportunidad de compartir la experiencia con otros. Por supuesto es mi experiencia. Cada uno lo ha vivido a su manera, así que espero que los compañeros que han ido al viaje también dejen sus palabras por aquí! Así tendremos una visión más global, no sólo mi punto de vista. Para mí ha sido desde luego un aprendizaje enorme que agradezco a la vida y a todo el grupo SelfCoaching. Un abrazo guapa!

  2. Excelente!!! La convivencia es de las experiencias mas valiosas que un ser humano puede tener cuando se esta trabajando en su propio desarrollo. Compartir con otros permite identificar nuestras debilidades y fortalezas, nos enriquece mucho. Nada es perfecto ni imperfecto, todo es tal cual. Este principio permite que fluyamos con el curso natural de las cosas, liberarnos de todo prejuicio. Estoy de acuerdo que estp del desarrollo personal no tiene nada de cuento de hadas., ni de historias con un fin de que fueron felices para siempre.
    Para mi es la primera vez que tomo la decisión de hacer un proceso de esta magnitud de manera virtual, la decisión la tome bajo mi responsabilidad y compromiso, a traves de este proceso he logrado percibir que somos un grupo con unas intenciones firmes de evolucionar, sinembargo esto no hace milagros y no es que me voy a convertir en un Ser Superior de la noche a la mañana, es mi responsabilidad y compromiso conmigo misma que me va ayudar a superar los obstáculos que van apareciendo los cuales están relacionados con mi aprendizaje y superarlos de una manera armónica. Muchas gracias Masha por tu reflexión.

    1. Totalmente María Rosa! Algunos creen que esto es un camino de ir de feliz por la vida, pero no es así. Precisamente en lo difícil es donde crecemos. Al menos en mi caso. Por eso siempre agradezco mis dificultades, porque son las que me han permitido convertirme en lo que soy hoy. Me alegro mucho de que este post te haya resultado interesante, guapa. Nos vemos en el curso! Besos

  3. Masha me he gozado el paseo gracias a como dice Micaela tu capacidad de análisis y síntesis es un gran don que tienes, vives y sabes expresar, como has transmitido las experiencias del viaje, la belleza del lugar, tu flexibilidad ante los otros, es tu manera de ser eres tú, simple y sencillo viviendo la libertad, claro está que la vivencia para todos no es igual, es que falta un poco de tiempo para saborear más el crecimiento, reconocer que la escuela de vida es vivir la realidad, un aprendizaje siempre como dices.
    Controlar y manejar nuestras emociones cuesta, creer que todo será felicidad es faltar a lo que es, siempre aparecen nuestros miedos los cuales nos ayudan a crecer, parar y ver cómo está nuestro mapa. Que gran experiencia la que has aportado al crecimiento como parte del maravilloso curso de selfcoaching.

    1. Gracias Rose. Así es. No ha sido una experiencia fácil, pero desde luego enriquecedora. Y sobre todo la conexión entre la gente ha sido maravillosa. Al final este encuentro ha sido una metáfora de nuestra vida: puedes aprender de las dificultades, perdonar, aceptar, crecer… o puedes enfadarte, guardar rencor, criticar o quejarte. Las personas elegimos cómo hacer nuestro camino. Y nada más bonito que el camino que hemos andado ese día por el río. Un abrazo preciosa.

  4. Muchísimas gracias por compartir estas reflexiones tan reales y por ayudar a desmitificar el proceso del crecimiento personal y los que nos dedicamos profesionalmente a ellos. Tocas temas clave como la humildad, la aceptación de la sombra, el respeto… Cómo me hubiera gustado vivirlo en directo. La próxima no me la pierdo! Y enhorabuena también por ese proceso de auto conocimiento que has iniciado desde la biodescodificación. Seguro va a ser muy revelador! Gracias por compartir!

    1. Gracias Eduardo. Imagino que tenerte en el grupo hubiera sido mágico! Eres un ser tan despierto, con tanta luz y bondad… Por cierto, no andarás por Madrid estos días verdad? Mañana vamos al encuentro de Sergi Torres en la presentación de su nuevo libro en El Retiro. Me encantaría coincidir. Si no, avísame y nos vemos otro día por Madrid tranquilamente. Eres de esas personas con las que vale la pena estar cerca. Un abrazo guapo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.