Liderazgo con Personalidad y Reinvención

Claves del artículo:

Hoy tengo el placer de tener como invitado en mi blog a Tony Pérez, mi amigo el neurolíder, una grandísima persona y un gran profesional. Siempre digo que me encanta rodearme de gente que reúne esas dos cualidades: profesionalidad y buen fondo. Y Tony tiene ambos. Es de esas personas que quieres tener cerca, de las que aprendes, con las que te apetece colaborar de manera natural, porque son personas que aportan a tu vida. Dicen que tu nivel de vida o de conciencia es la media de las 5 personas con las que te relacionas habitualmente. Desde luego yo quiero que Tony sea uno de esas 5 o 10 personas. 


Hola!! Mi nombre es Tony Pérez y estoy encantadísimo de que Masha me haya invitado a su casa para aportar mi granito de arena, o lo que yo llamo hacer “clicks” mentales, esos chispazos que te dan cundo menos te lo esperas y dices:

¡Anda, pues es verdad, a lo mejor me puedo animar a hacer las cosas de otra manera y todo!

Tampoco te voy a descubrir la rueda, ni a venderte ideas raras, ni siquiera te voy a decir que cambiar es posible. NO. Nada es posible si tú no quieres evolucionar. Ya hay demasiados maestros, pero si el alumno no está preparado, nada de nada.

Es más, si no hay una transformación en ti, con lo que veas o escuches, no habrá cambio ni aprendizaje, si no te emociona lo que lees o lo que escuchas, si no hay pasión ni esa energía que te remueva por dentro, da igual los conocimientos técnicos que adquieras que jamás de los jamases habrá cambio.

Cambios duraderos desde el interior

No cambiar por intentar un cambio.

Con cambio, me refiero a un cambio duradero, puedes cambiar obligado por las circunstancias, porque no tengas más remedio, pero si la transformación no se realiza desde el interior, no será un cambio sostenible en el tiempo.

Muy bien Tony, Y eso ¿cómo narices se hace exactamente?

¿Exactamente? NI IDEA.

¿Sabes cómo funciona un motor? Yo no.

Mi padre sí porque es un friki de los coches, pero yo, ni idea. Pero si sé una cosa, si no le echas gasolina, el coche no anda.

GASOLINA. Esa es la energía que necesita.

Otra pregunta ¿Sabes cómo funciona tu cuerpo, tu cerebro, tu sistema nervioso, tu mente, tu personalidad?

Quizá algo ¿verdad?

Yo también sé que un motor tiene bujías y válvulas y que necesita aceite para lubricar las piezas, si, algo conozco, pero no me preguntes cómo trabajan todas las piezas exactamente para que el sistema funcione, porque de eso, cero patatero.

Al igual que un motor, tú conoces que tienes hábitos adquiridos o que tu páncreas libera insulina o que tienes neuronas que se conectan entre sí para pasar información a los músculos par desplazarnos, pero cómo se unen esas partes de tu cuerpo para generar procesos y hacer de nosotros personas únicas, ufff, eso es mucho decir.

Tampoco os voy a volver locos con teorías complejas pero sí os voy a contar cosillas interesantes para que entendáis algunos pilares fundamentales del comportamiento humano y del porqué conocerse es la mejor inversión en tiempo y dinero que podéis hacer en vuestra vida.

El otro día leí un artículo del reconocido neurocientífico y psicólogo estadounidense Howard Gardner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples en la que decía:

“Puedes vivir sin filosofía, pero peor.

En un experimento con ingenieros del MIT, descubrimos que quienes no habían estudiado humanidades, cuando llegaban a los 40 y 50, eran más propensos a sufrir crisis y depresiones”

Toma castaña, y eso ¿por qué?

Decía que las ingenierías y estudios técnicos, acaban dándote una sensación de control sobre tu vida que en el fondo es irreal: sólo te concentras en lo que tiene solución y en las preguntas con respuesta. Y durante años las hallas. Pero, cuando con la madurez descubres que en realidad es imposible controlarlo todo, te desorientas.

Interesante. Entonces, ¿acumular conocimiento no es suficiente para encontrar sentido a tu vida?

Parece ser que no.

No digo que no sea importante, digo que no es suficiente, llega un momento que te sientes vacío o resignado (que no sé qué es peor, anestesia conductual en vena)

Dicho esto, empezamos el viaje, ¿me acompañas? En la primera parte os hablaré del funcionamiento básico de la conducta, en la segunda, de cómo se forja tu personalidad y en la tercera de mi experiencia personal.

Intentaré ser breve y ameno. ¡Lo prometo!

Cerebro y reinvención

Os cuento para abrir boca dos conceptos básicos: Mapas mentales y plasticidad neuronal, sin ellos no podemos entender cómo pensamos y cómo nos adaptamos al ambiente que nos rodea.

1# Mapas mentales

Cuando hablamos de mapas mentales, hablamos de conceptos, de ideas, de objetos, que pueden ser abstractos o tangibles, por ejemplo, amor, silla, tranquilidad, gato…

Digamos, que el concepto es la palabra, y todo lo que cuelgue de ese concepto, lo que conoces, tus experiencias relacionadas con ese concepto, etc, a eso lo llamamos patrones mentales.

Imagínate un gato, el mapa mental es el concepto y todo lo asociado, lo que sabes y las experiencias que has tenido con gatos, son patrones mentales.

Ahora imagínate que bajas la basura y te salta un gato cuando la echas al contenedor, ¡la madre que parió al gato! ¡Qué susto me ha dado el gatito!

Eso genera un patrón mental (experiencia) dentro del mapa mental gato que nuestro cerebro guardará como oro en paño ya que nuestro hipocampo (área cerebral asociada a la memoria) y nuestra amígdala (área asociada al miedo), se han mandado por whatsapp (neurotransmisores) que esa experiencia no se debe olvidar para evitar un peligro futuro.

¿Qué pasa? Que los meses siguientes te vas a acordar del lindo gatito cuando vayas a tirar la basura y, aunque 5 años después ya lo hemos olvidado, un buen día que tiremos la basura y salga un pajarito, esa experiencia previa, aun no siendo un gato, hará de disparador y en milésimas de segundo recordaremos nuestra experiencia con el gato.

Fijaos, cada surco neuronal que se crea con cada experiencia, queda latente, y se refuerza o se debilita según las veces que realicemos la experiencia (cada vez que volvemos a hacer lo mismo, se genera mielina, una sustancia que recubre los axones, que es la parte de la neurona por donde se comunican entre sí las neuronas haciendo que el patrón sea cada vez más rápido y automático), creándose así un hábito.

Fijaos si es difícil cambiar algo que haces habitualmente, el cerebro no se quiere deshacer de nada que le provoque placer (interviene el núcleo accumbens) o le evite dolor (amígdala basolateral), siendo éstas, al fin y al cabo, dos de sus misiones principales.

Este rollazo biológico es para que os deis cuenta de que es nuestro subconsciente el que rige todos los actos de nuestra vida, y luego si eso, los racionalizamos y creemos que decidimos.

¡Toma castaña pilonga otra vez!

Si la acción es el resultado de un proceso subconsciente, necesitamos tomar conciencia de los problemas que nos bloquean y negociar con ellos. Hay que prestarles atención, bajar el umbral de conciencia, y en esa zona desconocida para la mayoría de nosotros, es donde la actividad subconsciente se transforma en consciente, en sabiduría propia, es como descubrir un nuevo mundo.

Y eso implica sí o sí, conocerse a sí mismo.

Para cambiar y reinventarse, para encontrarse y para no sentirnos vacíos, cómo decía nuestro buen amigo Howard Gardner.

2# Plasticidad Neuronal

El segundo concepto es la plasticidad neuronal.

Plasticidad quizá no sería el término que más definiría al proceso y sí quizá, elasticidad.

Se podría decir que la plasticidad neuronal es la capacidad que tiene el cerebro de distribuir las neuronas de distintas áreas cerebrales para adaptarse a la situación que estemos viviendo en ese momento.

En un famoso experimento realizado por la neuróloga irlandesa Eleanor Maguire en el 2000 con taxistas ingleses, se descubrió que este colectivo tenía un hipocampo mayor, es decir, esta zona había “cogido prestadas” las neuronas de zonas aledañas para poder aumentar su capacidad de orientación y memoria espacial.

Alucinante ¿verdad?

Y esto no pasaba por las horas de conducción, ya que el experimento en su segunda fase, se realizó con conductores de autobús, que permanecían las mismas horas al volante, pero que al tener una ruta definida y rutinaria, no necesitaban aumentar habilidades para orientarse o para memorizar calles o puntos de referencia espacial.

Por cierto, por este estudio le dieron el premio Nobel de Medicina en el 2003.

¿Qué pasaría si un taxista dejara de ser taxista y ya no realizara más esas acciones? Que las áreas de su cerebro volverían a su forma “casi original” puesto que su hipocampo sería algo mayor que el original al haberse generado también neuronas nuevas (descubrimiento que echó por tierra las teorías de Ramón y Cajal que decían que, nacemos con unas neuronas y que a partir de ahí van muriendo, pero que no se crean nuevas), lo que se llama neurogénesis.

Y ahora viene una reflexión propia:

Si hoy no hicieras lo que haces y nadie ni nada controlara lo más mínimo tu vida... ¿Cómo serías? ¿Cómo sería la estructura original de tu cerebro sin esa plasticidad que nos adapta a los cambios?

Ya que la reasignación de recursos neuronales va y viene, se entiende que mi “yo” cerebral sin condicionamientos devuelve a este órgano a su posición primigenia de nacimiento (cada trabajador a su oficina) con lo que las personas se comportaría más cerca de su esencia.

Lo que digo, reflexión made in mía, pero que me da pie para adentrarnos en la segunda parte e ir poco a poco empezando el maravilloso mundo del autoconocimiento.

Personalidad y cambio

Como veis, soy un apasionado del comportamiento humano, a nivel biológico y a nivel conductual, me encanta hacer descubrimientos uniendo lo que conozco y lo que observo y adentrarme profundamente en el conocimiento de mi personalidad y así, entender paralelamente la de los demás.

Cuando voy en el metro o en el tren, es como una feria para mí, una exposición, disfruto horrores observando, analizando comportamientos, leyendo líneas de expresión, escuchando entonaciones, detectando emociones o la ausencia de ellas, a esto lo llamo yo hiperespecializarme en mis habilidades innatas.

Es como si las conexiones humanas las comprendiera sin esfuerzo desde niño, siendo sin duda, parte de mí y de mí esencia.

¿Cómo lo aplico?

Escribo los descubrimientos que hago por observación, estudio su relación con las teorías aceptadas de la psicología de la personalidad y lo aplico en las empresas de dos maneras:

  1. Para que su imagen muestre la personalidad concreta de su cliente ideal, con su lenguaje, con la llave de comunicación que conecta con sus patrones mentales (cada personalidad tiene los suyos propios).
  1. Para ayudar a los líderes a conectar con sus compañeros y clientes, de manera individualizada y según las estructuras cognitivas que forjan su personalidad y la de los demás, generando climas de confianza y sabiendo exactamente como hablarle a cada uno de ellos. ¿Resultado? Aumentas la productividad de toda la empresa y equipos que la componen. Si tienes un clima favorable con todo el mundo enchufado trabajarás más y mejor, ¿lógico, no?

Qué te voy a contar, es mi pasión.

Eneagrama y cambio

Para hacer lo que hago utilizo el Coaching de Equipos junto con una herramienta llamada Eneagrama, un método muy antiguo de clasificación de la personalidad, conocido por George Gurdjieff e introducido y modelado por Oscar Ichazo y Claudio Naranjo, para posteriormente ser popularizado por Don Richard Riso y Russ Hudson entre otros, e introducido en el mundo empresarial por Mario Sikora, siendo utilizado actualmente en grandes empresas como Microsoft, Motorola, Sony, Pizza Hut, Apple o los Hoteles Ritz.

Y lo que te conté antes, que me he empeñado en relacionar las principales teorías de la personalidad con el Eneagrama y he comprobado que coinciden muchísimos aspectos con la diferencia que para aplicar Eneagrama, no necesitas hacer un test de 250 preguntas a cada empleado o cliente con el que trates para conocer cómo actúa y por lo tanto obtener el mayor provecho para todos.

Dicho de otra manera, observación, conocimiento de patrones conductuales habituales y estables en el tiempo en las acciones que realiza y comportamiento no verbal, te permiten, cada vez más rápido, catalogar las personalidades.

Empezando por ti, por supuesto.

¿Por mí?

Si por ti. ¿Te acuerdas del primer ejemplo? El coche necesita gasolina para funcionar. ¿Y tú? ¿Cuál es tu gasolina?

Tus valores, tus motivaciones, donde pones el foco según tus características genéticas, sociales y culturales, hacen que sepas (si quieres claro) cuál es “tu gasolina”, qué te mueve, qué haces horas y horas y te da energía en vez de quitártela, en qué eres bueno de manera natural y qué te conecta de manera especial con el universo, con tu esencia, y con cómo esa esencia tiene por encima una capa moldeada llamada personalidad.

¿Quieres conocer la tuya y ya de paso aplicarla a tu proyecto?

¡Allá vamos!

Eneagrama es un entramado psicológico que para su comprensión total necesitaríamos meses, por lo que te lo voy a explicar a mi modo y así de paso veo en tus comentarios si te ha ayudado a identificarte.

Consta de 9 tipos de personalidad con 3 subtipos, y cada eneatipo (así se llaman los tipos) cuando estás genial contigo mismo te vas a un eneatipo, y cuando estás estresado, te vas a otro, y además dos alas que son otros dos eneatipos que influyen en el principal.

Y además cada uno de los 9 eneatipos tiene 9 niveles de desarrollo. ¿Cómo “tas quedao”?

Tela.

Bueno, no te agobies, te doy unas pautas genéricas para empezar:

Todo lo que leas a partir de ahora, hazlo con el siguiente pensamiento: ¿Lo que estoy leyendo es un comportamiento que me sale automático, sin forzar, durante casi toda tu vida?

Ejemplo:

Soy una persona muy detallista y me molesta un montón que los demás no hagan las cosas bien, de manera correcta.

Si dices que sí, ¿es un comportamiento que te nace y tienes esa base aunque hayas pasado épocas más hippies despreocupadas, o lo haces porque en tu trabajo tienes que ser así? ¿O quizá porque te sientes juzgado por tu entorno si no lo haces de esa manera?

No es lo mismo ser detallista y controlador como parte de ti, que te sale automáticamente, que serlo a veces y según las circunstancias.

¿Sí?

Pues ale, remángate y a analizarte se ha dicho, a crear conciencia para tu cambio.

¿Cuál es mi estructura cognitiva preferida?

Elige la respuesta que más se adapta a ti, aunque en otras opciones te reconozcas un poco, LA QUE MÁS y recuerda, comportamientos habituales durante casi toda tu vida (desecha momentos especialmente eufóricos o tristes).

Soy una persona: Muy detallista, tengo un juez interno que me dice que hasta que las cosas no estén como yo quiero no puedo descansar, muy justiciera, reprimo mucho la ira pero en el fondo no me puedo callar si veo algo que yo considero que debe ser mejor, que se puede hacer mejor o que no me cuadra del todo, no puedo evitar hacerme responsable de los irresponsables, si un proyecto está huérfano de líder, ¡allá que voy! ¿Alguien tiene que dirigir este caos, no? Esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 1.

 

Soy una persona: Que aunque no lo diga, me gusta gustar, me gusta que los demás vean que me esfuerzo mucho por conseguir lo que me propongo, muy competitiva, deporte, ocio, trabajo, da igual, me esfuerzo al máximo para que se reconozca lo que hago y con ese esfuerzo conseguir el nivel de vida que me propongo, comprar la casa de mis sueños, coche, viajes, ¡que narices! para eso estoy luchando tanto, optimista y enérgico, intento rodearme de gente (a veces de manera subconsciente) que me acerque a esos logros que deseo y esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 3.

 

Soy una persona: Rebelde. Sí, quizá soy un poco así, las normas de la sociedad me chirrían muchas veces y disfruto haciendo cosas diferentes. La música, el teatro o la pintura, me provocan emociones muy intensas. Hablando de emociones, suelo ser un sube y baja, por eso también soy muy romántico, emotivo y a veces diría que melancólico, pero también muy impulsivo, soy capaz de asumir muchas cosas con el deseo de que vean que no necesito la ayuda de nadie. Esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 4.

 

Soy una persona que: No me gusta rodearme de gente “floja” o débil de moral y acción, todos nos debemos ganar con esfuerzo lo que queremos, en el fondo aunque no lo diga soy una persona vengativa, pero es una forma de equilibrar con justicia el intento de la gente por no esforzarse al máximo, cuando llego a los sitios se nota, a veces me dicen que impongo mucho pero no me conocen, soy muy protectora y cariñosa con la gente que se lo merece y me importa aunque me cuesta expresarlo fuera de la intimidad, no me gusta que nadie invada mi espacio y cuando lo hacen, se lo digo sin pensarlo y notan mi enfado rápidamente. Esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 8.

 

Soy una persona: Que huyo del aburrimiento como alma que lleva al diablo, me encanta estar contento y feliz, descubriendo cosas nuevas, a todos nos gusta esto, pero para mí es como una obsesión, una forma de vida, la tristeza y apatía no las soporto, huyo del dolor inconscientemente y eso me provoca estar siempre activo buscando novedades y con una sonrisa en la boca a ojos de los demás (aunque no me apetezca del todo algunas veces). Esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 7.

 

Soy una persona: Que mi gran pasión es ayudar a los demás, no sé, es como si una fuerza interior me impulsara a servir a los demás. Me encanta que me digan que soy buena persona y me vuelco mucho en los demás, demasiado diría yo, soy muy emocional y quizá a veces ese apego emocional y no saber decir que no me haya metido en algún conflicto interno. Esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 2.

 

Soy una persona: Que mantengo la distancia con los demás, la verdad es que soy poco emocional y me cuesta un pelín las relaciones sociales, me encanta concentrarme en mis cosas, mis libros, mis estudios, soy muy analítica y observadora, a veces incluso suelto chapas de lo que controlo mucho y si no me interesa el tema del que me hablan, suelo pasar bastante y más si es gente que veo que no tiene base en lo que habla y esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 5.

 

Soy una persona que: Tengo una lucha interna entre el valor y la cobardía, el servilismo y la rebeldía, la alta y la baja autoestima, tengo como un run run mental que me hace ser muy prudente incluso casi siempre y de manera automática anticipo problemas pero cuando me armo de valor, se me quitan esos miedos absurdos y no hay quien me pare porque logro ser una persona digna de confianza, valiente y decidida, y esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 6.

 

Soy una persona que: Me encanta la paz y la armonía, creo que lo busco inconscientemente, soy tranquilísima y según dicen muy buena persona, por eso no me gusta discutir, me incomoda muchísimo y también me cuesta mucho decir que no, el problema es que suelo decir: ¡Lo que queráis! Y a veces no es lo que quiero yo, pero por no crear un mal ambiente no suelo opinar lo contrario a los demás, aunque es verdad que casi siempre me da igual. Me cuesta mucho arrancar, pero cuando me pongo, me pongo, y aguanto mucho pero cuando exploto (una o dos veces al año, poco más) que se aparten los que están a mi lado y esto me ha pasado durante casi toda mi vida.

Tiendo a los patrones mentales del eneatipo 9.

 

¿Te ves en alguno? Los he descolocado porque los cinco primeros tienen un nivel de actividad más alto que los cuatro últimos debido a su bioquímica y niveles de neurotransmisores particular.

¿Te has visto en varios? Bueno, es normal. Ahora vuélvelos a leer con mente callada. No razones y sólo siente. ¿Cuál sientes que eres tú, cuál forma parte de ti de una manera especial?

¿Ahora un poco mejor verdad?

Esto es importantísimo ya que estamos acostumbrados a vibrar en frecuencias que no nos corresponden por nuestras circunstancias, bien porque nos obliga nuestro entorno, bien porque no conocemos cuál es la vibración que conecta exactamente con nosotros y eso, amigos míos, no se consigue de un día para otro, se consigue buscándote, retándote y poniendo en duda lo que haces en tu día a día y cómo influye en no conseguir lo que te propones.

¡Despierta!

Sólo tienes una vida, ¿qué mejor manera de aprovecharla que siendo tú? ¿De verdad quieres ser un esclavo de lo que ahora eres y que encima no quieres ser?

Y no me refiero a ser libre de estar solo o sola y viajar por el mundo. NO. Me refiero a libertad de elección desde tu interior, desde tu ser.

Que tu sí sea un SI y tu no sea un NO.

A eso me refiero, a ser coherente con lo que piensas, sientes, dices y haces.

Y para eso necesitas que alguien te coloque en el camino. A mí me colocó el coaching y el eneagrama.

¿Te la cuento?

Pasión, ilusión y 100€

La reinvención es posible. Quédate con eso.

Incluso la reinvención sin dinero.

Incluso la reinvención sin cambiar de trabajo.

Está guay hacer mil cursos y másteres y luego ponerte a crear tu proyecto. Pero chicos, si no tienes pasta, no tienes pasta. Pero te cuento desde el principio.

Llevo ya 17 años en mi empresa, casi una década dirigiendo equipos, alguno de ellos de alto rendimiento, pero cuando promocioné las cosas no fueron fáciles.

Por mi personalidad, mi tendencia a crear climas donde reinaba la paz y la armonía (por cierto, ¿qué eneatipo soy?), mi idea era que mis compañeros trabajaran confiando unos en los otros, que cumplieran los objetivos con la flexibilidad de poder hacer su trabajo a su manera.

No funcionó.

–A mí, dígame cómo quiere que lo haga– me dijo un compañero un día.

¡Lamadrequeparióapanete! Me dejó planchado… Una mezcla entre rabia y tristeza.

No entendía cómo dándole libertad, la que yo siempre he querido que me dieran a mí mis mandos, él la rechazaba.

Ni le entendía a él, ni me entendía a mí.

Si hubiera tenido el conocimiento que tengo ahora en relación al comportamiento humano, otro gallo hubiera cantado… Hubiera hablado a cada uno con el lenguaje de su personalidad, con su llave de comunicación y además hubiera entendido las reacciones que me llevaron al estrés que padecí.

Entonces, descubrí el coaching y posteriormente el eneagrama y pensé:

¡Esto es lo mío!

Fue brutal el cambio de actitud al entender cómo funcionaba mi cerebro al defenderse de las amenazas del día a día y pensé que además podía ayudar a muchos líderes a alinearse con lo que son, con su máximo potencial según su personalidad y adaptarla a la forma de dirigir que mejor fuera con ellos, ayudarles a ser coherentes, a no ponerse una máscara de “jefe” y a no crear una imagen que no se correspondiera con lo que son realmente en esencia, sin capas, sin trajes.

Porque esa incoherencia es la que nos mata por dentro día a día en nuestro trabajo.

El buen líder no se autoproclama, sino que son sus empleados quienes le proclaman líder. Por lo que es absurdo fingir algo que no eres. Eso huele a chamusquina.

Ni demasiado autoritario para que me respeten, ni demasiado amistoso para que no me tomen en serio. Ni demasiado orientado a objetivos porque machaco al equipo, ni “paso de todo” porque también lo machaco. Ni “a mí no me pisan”, ni “te doy lo que necesites aún yo cargándome con toda la faena”. Ni “todo lo apoyo en hechos y leyes demostrables”, ni “el universo confabula para que logremos nuestros sueños”.

En el equilibrio está la virtud, pero si no sabemos desde dónde partimos... ¿Cómo nos vamos a equilibrar? ¿Cómo vamos a aprender y practicar herramientas y actitudes que no estamos acostumbrados a usar?

Pues eso, que decidí montar neurolider.es (sin tener, vamos, ni sigo teniendo ni idea de montar webs ni SEO ni leches) echándole tiempo y con una inversión de menos de 100€ en total en el año y medio que lleva abierta y con un potencial en colaboraciones, clientes y ponencias, infinitamente superior a lo invertido.

Con libro incluido “El Manual del líder Inspirador” (Amazon) y eso que todavía estoy como quien dice, empezando.

Con dos niños e invirtiendo 10 horas en mi trabajo de toda la vida.

Viendo qué funciona y qué no.

Reajustándome constantemente y cocinando el proyecto a fuego lento.

Por eso no tengas prisa.

Pero eso sí, empieza.

Dan igual los cómos, empieza con una idea y verás cómo poco a poco, las piezas se irán colocando, siempre que estés alineado con tu interior, esa la única condición.

Además conocerás gente increíble, en mi caso sin la ayuda de toda la gente que me he encontrado en mi camino de baldosas amarillas, no hubiera sido posible ir avanzando hacia Oz, y aunque todavía está lejos, ya lo voy viendo al fondo.

Y eso no se puede planear, para ver qué cosas te depara el camino, hay que andarlo. Aunque nos de miedo. Eso es bueno. La incertidumbre nos da pistas de en qué debemos mejorar.

Yo lo estoy disfrutando mucho y en ese proceso está la felicidad, y además estoy convencido de que tú también lo harás, pero sobre todo, conócete, siente qué es lo que conecta contigo, coge lo que ya sabes, lo que dominas, tus mayores habilidades sean cuales sean, mézclalo todo y te saldrá el cocktail perfecto hacia el futuro que deseas.

¿A qué esperas para ser feliz?

 


Tony Pérez es coach experto en personalidad y autor de "El manual del líder inspirador".

Puedes seguirle en su blog neurolider.es y redes sociales:

Twitter: @elNeuroLider

26 comentarios

  1. Wow! Menudo artículo te has marcado Tony, me ha encantado! Siempre es un placer escucharte, pero leerte no se queda atrás.

    ¿Hablas de gasolina? Mi gasolina es recorrer mi propio camino, y coincidir en él con otras personas libres, inquietas y valientes que quieren crecer, evolucionar, y tienen la valentía y la humildad de reconocer que no son perfectos y que no lo saben todo. Vamos, personas como Tony y como tú Masha .

    Gracias por este maravilloso post lleno de sabiduría, experiencia, y sobre todo inspiración.

    ¡Abrazo fuerte a los dos!

    1. Gracias Maite!
      Estar “conectado” con lo que eres además de no tener casi ni que pensar lo que dices o lo que escribes ya que solo fluyes, es que te permite conocer a gente tan increíble cómo vosotros.

      Un besazo compañera de camino!

    2. Gracias María y Tony, me sentí más identificada con el eneatipo 4. Si bien creo que tengo cracterísticas de todos los eneatipos. Muchísimas gracias por el aporte que me han dado. Ahora si se como cargarme de gasolina para poder avanzar. Bendiciones a los dos.

      1. Hola Matilde. Todos tenemos un poco de todos la verdad, pero existe uno que concuerda más con nuestra esencia. Ese es el eneatipo base. Yo tengo principalmente del 9, pero también bastante del 1, 2, 4, 6 y 7 jejeje. Ya ves qué interesante. Por cierto he observado que las personas más evolucionadas a nivel consciente tienen los eneatipos bastante equilibrados, de hecho ésta creo que es la idea final: poder ser personas completas en todos los aspectos positivos. Un abrazo guapa!

      2. Gracias Matilde,
        Todos hemos experimentado todo o casi todo las acciones o pensamientos de todos los eneatipos pero hay uno que nos resuena más que otro, es como una tendencia natural y automática a reaccionar así.
        Un abrazo.

  2. Grande Tony como siempre. Mira que yo no soy muy amigo del Eneagrama (y eneatipos) quizás porque me formé más del lado de Jung y sus arquetipos, y he de decir que los formadores que encontré en él tema (eneagrama) dejaban mucho que desear, sin embargo eso mismo expresado (y explicado) por ti, Tony, hacen que me plantee esa ene-amistad con dicha herramienta.
    Me pasa como con él periodismo. No me atrae pero basta poner la tele y sale un grande como Mafias Prats y dices, venga va…. Jajaja.
    Por lo de SEO y demás leches no te preocupes que aquí estamos para lo que haga falta, pero me da a mi que solo con buscar liderazgo y eneagrama ya apareces en las primeras posiciones de Tito Google. ¿unas cañas a que abierto? Jejeje.
    Un abrazo y a seguir en la linea de líder formador de líderes, que falta nos hace en esta país. 😉

    1. Muchas gracias Miguel!
      Si, esas charlas via redes sociales que mantenemos de vez en cuando son superenriquecedoras para mi, ya que me permiten darle una vuelta más al sistema que pondré en liza solo cuando logre ver que funciona incluso con personalidades tan exigente como la tuya.

      Un fuerte abrazo y tenemos una gran charla pendiente de eneagrama o enea-lo que quieras

  3. Ufff que pedazo articulo gran lección de biología, neurociencia, etc y cómo plantear cambios desde el anterior de uno mismo. Yo en el eneagrama me identifico claramente con los 2,6, y 9 con algo del 1 en es especial a lo que se refiere aMuy detallista, tengo un juez interno que me dice que hasta que las cosas no estén como yo quiero no puedo descansar, bueno mas o menos. Muchas gracias y también a ti María. Un abrazo

    1. Gracias por comentar Justino. Es muy interesante lo que cuenta Tony. En cuanto a eneatipos, vuelve a leer las desripciones y piensa dónde estás de modo natural cuando te encuentras bien. Yo tengo mucho del 6 también, pero eso me pasa cuando me voy a mis momentos de crisis, en general mi estado natural es paz y armonía por encima de todo. También me identifico con el 2 pero en menor medida. Abrazos amigo!

    2. Muchas gracias Justino,
      Los eneatipos con los que te identificas son de evitación, por lo que empieza por ahí, por ver en que situaciones de manera automática evitas el conflicto y como trabajarlo, que sería justamente empezar a aprender a utilizar otras herramientas, decir que no, no complacer por evitar conflicto, dejar clara nuestra posición, etc.
      Hay un subtipo de 6 que al tener el deber y la obligación por bandera de puede parecer al E1.
      Un fuerte abrazo.

        1. Sería el 6 social María.
          Ichanzo y posteriormente Naranjo identifican al subtipo con el nombre de “deber”
          Es el carácter más prusiano y frío de los tres subtipos y encima ese legislador normativo interno es muy parecido a los E1.
          También por su eficiencia se le podría confundir con el E3.

  4. Hola Tony (y gracias María por presentárnoslo),
    es mi primer acercamiento al eneagrama y ciertamente es así, todos somos diferentes pero se nos puede agrupar con ciertas similitudes.
    Me has conquistado con la neuroplasticidad, yo soy bióloga y siempre he de explicar este término a mis clientes con migraña y al ver que tu lo describías pues me he sentido como en casa.
    Ciertamente la inversión que uno hace en su autoconocimiento es la llave del éxito y la felicidad.
    Mil gracias por este artículo tan ameno y útil. Me voy ahora mismo a bucear por tu proyecto.
    Un saludo.

    1. Hola Séfora! Cómo me gusta ver esas conexiones cuando conoces algo interesante o descubres un blog y empiezas a bucear en él. Tony es una persona con mucho carisma y es siempre un placer charlar con él. Me alegro de que te haya gustado su post. El eneagrama es muy interesante, porque aunque seamos todos diferentes como bien dices tenemos ciertas similitudes y es genial conocerlas porque te das cuenta de los patrones que tienes y que para ti son totalmente inconscientes. Un abrazo guapa!

    2. Hola Sefora,
      Me alegro que te haya gustado, la biología es una parte importantísima sobre la que se construye la personalidad, nuestra estructura cerebral, la química que la compone y como ese mix provoca ya de por sí, tendencias a actuar de un modo u otro.
      ¿Podemos cambiar eso?
      No.
      ¿Podemos cambiar de hermano?
      No.
      ¿Podemos mejorar la comunicación con nosotros mismos y con nuestro hermano conociendo de que pie cojeamos ambos?
      Seguro!!
      Un fuerte abrazo Sefora.

  5. Gracias por tanta aportación.
    Llega este post en un momento de gran necesidad de autoconocimiento y todo me ha resonado mucho.
    Gracias a los dos.

    1. Gracias Ada!
      El camino del autoconocimiento es lento pero altamente satisfactorio.
      A todos nos llega un momento en la vida en el que pensamos: ¿Y ahora que?
      Ese es el momento de empezar a bucear en nuestro interior.
      Un fuerte abrazo.

    1. Yo también me apunto, Alvaro! Quedada Neurolíder: viaja con Tony en el metro y descubre sus secretos mejor guardados sobre el eneagrama en tiempo real.

    2. Te imaginas!
      Tú y yo en plan observación del comportamiento… jajajaja
      Para mi es un Máster de los buenos, donde puedo ver en la realidad todo lo que estudio, lenguaje no verbal, Sinergologia, detección de emociones o ausencia de ellas… Una pasada!

  6. Hola Maria y Tony,
    Recientemente he descubierto los eneagramas gracias al vídeo curso de Maria y me ha parecido muy interensante. Aunque como la mayoría, tengo algunas características de varios eneagramas, enseguida vi con claridad cuál es el mío. Tony dice que tenemos que volver a lo que haríamos de forma natural para conocernos, pero mi problema es que siempre me he sentido a disgusto con mi eneatipo (6), de ahí que he ido incorporando a mi personalidad otros rasgos que me hicieran sentir mejor aunque no estén en mi primera esencia.
    ¿Es posible “modificar” tu eneatipo o incluso llegar a cambiar de eneatipo base si es lo que tú crees que es mejor para ti?

    Muchas gracias por este artículo y a ti María por tu blog.

    1. Hola Eugenia. En principio no cambiamos de eneatipo. Eso sí, cuando nos desarrollamos personalmente adoptamos rasgos de otros eneatipos a los que nos integramos. En el caso del 6, al crecer, te parecerás mucho al 9 e incluso adoptarás cualidades positivas del 3. Por otro lado, un 6 en desarrollo medio no tiene mucho que ver con un 6 sano: personas valientes, leales y determinadas. A lo mejor no te gusta un estado medio en el que la mayoría nos encontramos. Pero si creces a nivel personal y hasta espiritual, el eneatipo dará igual porque lo que nos enseña el eneagrama es que debemos tender a la esencia, desprovista de personalidad, ésta no será más que una anécdota, algo superficial. El eneagrama es algo dinámico y es lo que más me gusta: no está para definirnos y dejarnos como estamos, sino que nos propone vías de crecimiento en muchos sentidos. Esta es mi apreciación. A ver si Tony se pasa por aquí y nos da también su punto de vista. Un abrazo, Eugenia!

    2. Hola Eugenia,
      Me alegro que te haya parecido interesante.
      Pues mira, no se puede cambiar tu eneatipo ya que es la estrategia cognitiva que desarrollas influenciada por tu predisposición genética, ambiente y experiencias, imagínate que complejo sería cambiar de personalidad!!
      Pero lo que si se puede es equilibrarla.

      El eneatipo 6 es uno de los que más dudas genera al identificarse precisamente por esas dudas, así que si lo tienes claro ya has avanzado mucho en tu autoconocimiento.

      Entiendo que sea un choque emocional reconocer el miedo como fijación o pulsión pero para nada debes estar a disgusto con un eneatipo cuyas virtudes son el coraje, el ser digno de confianza y la valentía.
      Sólo necesitas seguir conociéndote y sobre todo, aceptarte.

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.