¿Es el dinero un tema tabú para ti?

Claves_del_articulo

Esta semana vuelve la nueva sección en mi canal en Youtube: La pregunta de la semana.

Y hoy quiero traer un tema que nos trae de cabeza a muchos: el dinero.

Seguro que alguna de estas frases te suena:

  • ¿Por qué no consigo ganar más dinero?
  • ¿Cómo puedo ahorrar más?
  • Me preocupa el tema económico
  • No me gusta hablar del dinero
  • Me cuesta vender mis servicios y productos
  • Una persona espiritual no debería desear tener dinero
  • El dinero corrompe
  • Es difícil ganar dinero

Creencias limitantes sobre el dinero

Nos guste o no, todos necesitamos dinero para vivir. Al menos así es como funciona la sociedad de la que formamos parte. Personalmente durante años he tenido numerosas creencias negativas en relación a este tema, contradicciones, lucha interna. Y el resultado de mi economía hablaba por sí solo.

Por eso traigo hoy un tema casi tabú para muchos, aunque afortunadamente cada vez más personas se atreven a acercarse al dinero, a entender cómo funciona, cómo se genera, cómo se crea, cómo influye en otros aspectos de nuestra vida. Porque el dinero no puede comprar la felicidad pero nos puede proporcionar algo muy muy valioso: la libertad. Por eso hoy día se habla tanto del famoso concepto de libertad financiera.

El vídeo de hoy pretende romper con todas esas creencias negativas alrededor de la palabra “dinero” y dejar de percibirlo como algo tabú.

Porque ésta ha sido la tónica de mi vida y la de muchas personas que conozco.

Por cierto, si te interesa saber más acerca de cómo pensaba antes con respecto al dinero, no te pierdas este post invitado que hice para Agustín Grau, amigo, blogger y experto en libertad financiera: ¿Por qué no eres rico?

Mentalidad de Abundacia vs. Mentalidad de Escasez

Y es que ya lo decía en uno de mis posts anteriores, durante toda mi vida viví con una mentalidad de escasez, en vez de mentalidad de abundancia. La abundancia (y no sólo la material) es otro tema esencial que abordo en el vídeo de esta semana. Porque ser abundante es tener la confianza y la fe de que la vida te dará todo aquello que necesitas, si vives desde el amor, y no desde el miedo.

Hablar de dinero siempre me ha parecido poco educado, me incomodaba reclamar un pago, decir lo que cuestan mis sesiones, incluso el mero hecho de ofrecer mis productos y servicios me producía resistencias internas. ¿Y cuál era el resultado? Que apenas ganaba dinero en los últimos años, a pesar de que amaba lo que hacía y me dedicaba a mi pasión.

Pero lógicamente todos necesitamos dinero para vivir. ¿Te imaginas vivir sin dinero?

Yo he cambiado muchas de mis creencias negativas con el respecto al dinero, como lo cuento en este vídeo que te invito a ver a continuación. Toma nota y apunta todas aquellas creencias negativas sobre el dinero que tengas en estos momentos y sigue las instrucciones al final del vídeo para cambiar cada una de estas creencias.

Aunque no hable de este tema a menudo, no es la primera vez que lo hago. Hace tiempo, cuando empecé mi blog, inicié una sección llamada Abecedario de la Felicidad, que ahora forma parte de uno de mis e-books que regalo a través de la web. Cada semana utilizaba una letra del alfabeto hablando de un tema concreto. Cuando llegué a la D, la dediqué al dinero.

Si no conocías mi blog hace 3 años, es probable que no conozcas este artículo (que ya no está abierto al público en esta web), por lo que quiero reproducirlo a continuación:

La D de Dinero

dinero

Sí, pese a muchas otras opciones he pensado que ésta va a ser mi D de hoy. El dinero… un tema quisquilloso. Un tema que está de moda. Algo necesario. Algo que muchas veces nos falta, aunque también algunas veces nos sobra. El dinero es necesario para vivir. Algunos matan por dinero (demasiados, por desgracia). El dinero es el enemigo y es a su vez el sueño de muchos. El dinero no huele, es papel pero nos resuelve la vida, nos facilita el intercambio de bienes y servicios. Hoy con la crisis el dinero es una de nuestras mayores preocupaciones. Es también la D de deuda, la D del dolor y la D de tomar decisiones que no siempre nos gustan.

Hablemos de dinero. A pesar de que cualquier corriente espiritual nos indica que el dinero no da la felicidad (y en el fondo tienen toda la razón del mundo), hay un dicho actual que le da otra vuelta:

Muchos estudios económicos, psicológicos y sociales hablan de la correlación del dinero y la satisfacción personal de quienes lo poseen en mayor o menor grado. Hay un estudio que dio bastante de qué hablar (incluidas las famosas charlas de TED), anunciando que mientras seas pobre, el aumento de ingresos sí proporciona felicidad, pero dicha curva de felicidad ascendente deja de crecer en cuanto llegamos a un cierto punto de riqueza y se mantiene estable (entorno a los 60.000 euros anuales).

Tras leer este tipo de artículos, uno siempre se queda pensando: ¿y yo, cuánto dinero necesitaría para ser feliz? ¿De verdad ganar 5.000 al mes haría cumplir todos mis sueños?

Ahora con la situación de crisis y el trabajo precario que vivimos, ganar mil euros en España sería una gran suerte para no pocos. Pero también estamos experimentando un cambio en los valores. La crisis ha hecho plantearse a muchos si vale la pena el sistema actual, si no existen otras salidas. Así, una profesional de éxito española renunció a un trabajo bien pagado que le exprimía todas sus fuerzas y al que debía dedicar 12 horas al día, para irse a vivir a un piso de alquiler y sustituir el coche por una bicicleta, haciendo lo que realmente le gusta (escribir y traducir) y disponiendo de mucho más tiempo libre. Y después escribió un libro en el que relata cómo se puede vivir mejor con menos dinero, simplificando la vida y disfrutando de las pequeñas cosas.

Hay ejemplos de personas "normales" que van aun más allá. Una alemana de familia bien que tras cumplir los 50 decidió hacer un experimento en su vida: vivir sin dinero. Ahora tiene alrededor de 70 años y sigue sobreviviendo sin dinero a través de intercambio de actividades: recibe alojamiento, ayuda a cuidar a los niños o pasea a los perros de algunas familias, le regalan ropa y le proporcionan comida. No, no es una indigente, sino una persona que ha decidido romper con los cánones de la sociedad actual y demostrar que se puede ser feliz sin tener dinero, cooperando con los demás.

Parafraseando a Einstein,“en los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento". La creatividad despierta en tiempos de crisis. Podemos hablar ya del banco del tiempo, en el que la unidad de cambio no es el dinero, sino el tiempo de cada persona, como puede ser, por ejemplo, trabajo por una hora: un intercambio de servicios por servicios o de favores por favores. Se han creado plataformas que permiten ese intercambio de tiempo, ayudando a los que están en paro o simplemente desean vivir de forma diferente.

Los nuevos conceptos de fundrising como Crowdfunding, Micromezenazgo en español o Patreon para artistas y creadores son otras opciones que nos permiten generar dinero de forma colaborativa.

El dinero y el tiempo, son dos factores esenciales para la vida de un ser humano, nos dice el empresario y trader de éxito, Aitor Zárate, fundador de un pensamiento nuevo, llamado Factor K. Y es que en el colegio o el instituto no nos han enseñado nada sobre el dinero. No sabemos cómo se crea, qué son los créditos, cómo funciona el banco mundial. Tampoco nos han enseñado los conceptos de economía básica y nos sentimos indefensos frente a un mundo tan complejo donde el Dinero es el Rey. Perderle el miedo al dinero, aprender a manejarlo y lograr la independencia financiera es lo que este empresario nos propone a todos.

Ahora que ni el empleo público es seguro, ahora que millones de personas no encuentran o pierden su trabajo… es ahora el momento de buscar nuevas formas de vivir y relacionarnos con el dinero. Tomemos la vía que tomemos, creando fortuna a través de inversiones o trading, emprendiendo un negocio que nos llene (aunque no nos volvamos ricos), buscando una forma de vivir sencilla con poco dinero o prescindiendo del dinero completamente o casi… el dinero seguirá estando presente en nuestra vida.

"Trabaja como si el dinero no tuviera importancia", nos dice uno de los maestros de la filosofía védica, Ruslán Narushevich. La corriente espiritual védica nos recomienda que vivamos de forma honesta con los demás y con nosotros mismos, haciendo el bien, que trabajemos sin obsesionarnos con la recompensa, y el dinero que necesitamos para vivir vendrá por sí solo. Obsesionarse con el dinero (como obsesionarse con cualquier cosa) es contraproducente, pues la obsesión nos lleva a perder el norte y olvidar que lo que realmente importa en la vida es el tiempo que compartimos con los demás.

____________________________________________________________________________________________________

14 comentarios

  1. Muy buena y necesaria entrada, María.

    Trabajé varios años en el sector bancario y la verdad es que el dinero, a pesar de su omnipresencia en nuestras vidas, es un tema muy tabú en nuestra sociedad. Que no se enseñe cultura financiera en nuestro sistema educativo no ayuda a que lo tratemos con la normalidad que tratamos otros bienes que poseemos.

    Al fin y al cabo, el dinero no vale nada si no es a cambio de bienes o servicios

    1. Gracias por dejar tu comentario, Paco. Sí, con el dinero hay todo tipo de creencias, miedos, incogruencias, lo deseamos y lo repelemos al mismo tiempo, muchos no sabemos tratarlo ni generarlo, tememos perderlo y criticamos a otros con relación al dinero. Yo he pasado por todas las fases y por fin empiezo a reconciliarme con este tema, de ahí este post. Espero que cada uno vea cuál es su creencia personal y concreta con el dinero, qué supone seguir pensando así, qué tiene que cambiar en su pensamiento.

  2. Que buen video María (me gusta ver más videos que leer jeje) le has dado al punto a muchas de esas creencias, he sufrido muchas de ellas y todavía quedan algunas de las que me tengo que deshacer, pero aqui vamos. Gran artículo, lo compartiré!

    Por cierto, ¿en que parte de Madrid vives? se ve genial! 🙂

    1. Hola Dennis! Me alegro mucho de verte por aquí de nuevo 🙂 Por cierto, gracias a tus recomendaciones del blog, mi marido y yo hemos comprado el audiolibro de The big leap y nos está gustando mucho, así que muchas gracias!

      Ah y vivo en las afueras de Madrid, a unos 40 km del centro, por eso está todo tan verde y tan tranquilo 😉 Cada día aprecio más la vida cerca de la naturaleza, la ciudad me agobia mucho 😉

      Un abrazo y nos seguimos viendo y leyendo por aquí!

  3. Hola María, bueno, yo no sé si es tabú, o no, pero si que tengo claro, que cambiaría mi trabajo por otro que, aunque ganase menos, trabajaría en mejores condiciones, y que me gustase desde luego, además que aunque ganase un poco menos, pues tendría que amoldarme a lo que gano y si debo renunciar a ciertos gastos pues lo hago, si tengo que disminuir otros pues también, pero siempre te aporte más felicidad en tu vida. Aunque lógicamente, María,¿ a quién no le gusta ganar más dinero? esto supone que tendría más para ti, para tus gastos, para poder comprar cosas mejores, etc. pero lo importante es lo que decías al final no obsesionarse, e intentar llevar una vida más honesta con los demos y con nosotros. Un abrazo.

    1. Hola Justino! Gracias por tus palabras. Efectivamente, no hay que obsesionarse con el dinero. Yo también prefiero ganar menos haciendo lo que me llena que al revés. De hecho la mayoría teme dejar trabajos que no les llenan porque no quieren perder a nivel económico. Al final nuestra vida va de decisiones. Y a algo tenemos que renunciar 😉 Espero que pronto tomes ese camino nuevo! Un fuerte abrazo y gracias por dejar tu comentario tan valioso, como siempre 🙂

  4. ¡¡Un gran post y un gran vídeo María!! La mayoría tenemos creencias negativas respecto al dinero y una mentalidad de escasez. Lo veo cada día en mi consulta. Yo misma tenía muchas creencias negativas sobre el dinero porque siempre había oído de pequeña frases como ‘el dinero no crece en los árboles’, ‘el dinero cuesta mucho ganarlo y se gasta muy rápido’ o de forma irónica ‘tú has nacido para ser rica’, como si fuese algo malo ser rico/a. Así que desde hace dos años estoy trabajando a través del coaching y el tapping todas estas creencias y sustituyéndolas, como tú bien dices, por nuevas creencias más potenciadoras. Un abrazo enorme 😉

    1. Hola Isa! Pues totalmente: las creencias que mencionas me resuenan también. El dinero siempre ha sido tabú para mí y aún sigo trabajando en ello. Hasta que no cambias tu manera de pensar, bloqueas inconscientemente que la abundancia llegue a tu vida. Me alegro mucho de que tú también lo has conseguido cambiar. Estamos sanando tantos aspectos de nuestra vida, ¿verdad? Un gran abrazo y hasta pronto, guapa!

  5. ¡Hola María! Una de las cosas buenas de volver de vacaciones es reencontrarse con tu blog! Gracias por compartir tus creencias y abordar este tema que tantas decisiones marca en nuestras vidas. En mis sesiones he trabajado con personas que encontraban, inconscientemente, importantes beneficios secundarios a vivir en escasez. La mayoría de las veces era para proteger sus sistemas familiares: miedo a destacar, a sertirse malas personas, a tener que ayudar a toda su familia, incluso miedo a la soledad (asociar enriquecerse a quedarse sólos). Yo mismo tuve que cambiar alguna de estas creencias para sentirme más libre. Es un tema realmente importante. Gracias y enhorabuena por la abundancia de naturaleza que disfrutas en tu día a día.

    1. Hola Eduardo! Qué alegría verte de vuelta 🙂 Pues es muy interesante lo que comentas: el beneficio secundario de la escasez. Me parece un tema muy profundo y que nos afecta a muchos. los llamados contratos emocionales: no destacar tú de la familia, creer que el dinero te hará estar solo… Yo tenía un miedo horrible a brillar y destacar, porque lo asociaba a una gran responsabilidad y porque creía que eran mis hermanas las que tenían ese “derecho”. Afortunadamente lo he podido cambiar y los últimos años de mi vida son los mejores que he tenido, gracias a toda esa transformación personal e interna. Un abrazo y nos seguimos leyendo, amigo!

  6. Hola Maria, te queria felicitar por la nueva seccion en tu blog y tu canal. Esta vez tocas el tema que yo encuentro muy delicado para muchas personas. Hay muchas creencias limitantes relacionadas con el dinero. Yo no soy la excepcion y he sufrido algunas que me limitaban y sigo trabajando el tema todavia. No es un camino rapido. Ahora me paro a pensar y que “gano” yo a no cambiar algunas de ellas? Una de creencias, que tenia es: “Me da miedo perder antes de ganar”. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Estoy aprendiendo cada dia mas y mas…un abrazo muy grande guapa.

  7. Me uno al club de quienes tenemos prejuicios negativos acerca de ganar o pedir o tener dinero.
    Actualmente muchos menos que en el pasado, pues los años me han ido dando consciencia de la importancia de recibir dinero a cambio de lo que hago, y de que trabajar por amor al arte no suele funcionar a la larga y no beneficia ni a quien da, ni a quien recibe.
    Pero todavía me noto resistente a tener o pedir o ganar mucho, por eso me viene tan bien escuchar vídeos y leer consejos y formas de pensar diferentes acerca de este tema, porque al fin y al cabo, si pongo límite a lo que puedo recibir estoy poniendo límite a lo que puedo dar.

    1. Hola Bea. Qué alegría verte por aquí! No te creas, yo todavía tengo lucha interna con respecto a eso. Pero cada vez que me hago consciente de ello, recuerdo que son meras creencias y me vienen a la mente las creencias nuevas. Así es con todo: primero te resistes, luego las aceptas, poco a poco se convierten en parte de tu manera de ser y de pensar. El otro día detecté una creencia muy vieja y un patrón de pensamiento que pensaba que estaba ya desterrado: cuando hablo de mis éxitos frente a un grupo de amigos, me siento incómoda, como si estuviera presumiendo, y dentro hay un diálogo interno que me dice, “cuidado, no cuentes eso que pensarán que eres muy prepotente, para ya, deja de ser el centro de atención!” Así que ya ves, estamos llenos de limitaciones internas, pero cuando nos damos cuenta de que no son más que viejos patrones que ya no sirven, podemos cambiarlo. Así que haré otro vídeo y post con este tema y la próxima vez que me surja ese diálogo destructivo, me acordaré de esos consejos 😉 Gracias por comentar y aportar tu punto de vista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.