¿Qué es el Coaching de vida?

Hace poco volvía a lanzar la cuarta edición de mi Formación online “Conviértete en Coach de vida”. Y me daba cuenta de que aunque parezca algo obvio para mí y mucha gente que me lee, todavía hay bastantes personas que no conocen qué es esto del coaching de vida.

Cuando vi por primera vez la palabra “coaching” en una revista de Ecocentro, te seré sincera, no tenía nada claro a qué se refería esto y ni se me ocurría en aquel lejano momento de mi vida que algún día me iba a dedicar al Coaching.

Pero necesitaba encontrar mi camino… en este camino conocí el Reiki, la PNL primero, y un día llegué a un blog de una coach cuya forma de transmitir sus conocimientos me cautivó. En aquel momento lo tuve claro: quería dedicarme al Coaching.

Sin embargo, hay mucha confusión con respecto a esta profesión en general. Mucha gente no sabe con claridad qué es realmente el Coaching y cómo puede ayudarnos. Así que en este artículo quiero compartirte más información acerca de esta profesión.

¿Qué es el Coaching?

Empecemos por el principio: ¿qué es el Coaching? El coaching es un proceso de acompañamiento personalizado y confidencial en el que el cliente (coachee) a través de la guía del coach gestiona cambios en determinados ámbitos de su vida para lograr metas y objetivos que se propone.

El Coach acompaña e inspira al coachee a alcanzar su mejor versión para encontrar las estrategias y recursos necesarios para conseguir sus objetivos y convertirse en una persona más plena, más capaz, con mayor autoestima y asertividad, logrando mejoras en diferentes áreas de su vida.

Una de las cosas que más me gusta del Coaching es que parte del hecho de que el coachee (cliente) ya tiene todos los recursos que necesita en su interior para lograr aquello que se propone, incluso aunque ahora no los vea; y si no tiene esa habilidad desarrollada, tiene los recursos necesarios para desarrollarla.

Los 3 pilares del Coaching

En general hablamos de estos 3 factores que se trabajan en un proceso de coaching (el proceso consta de varias sesiones de coaching, a lo largo de semanas o meses).

  • Claridad y visión. Lo primero que trabaja un coach con su coachee es el foco, que es hacia dónde estás llevando tu energía, dónde estás poniendo tu atención. Es decir, tener claro dónde vas, tu propósito, tu meta, tu qué y tu para qué (visión, valores, identidad, propósito).
  • Estrategia. Se trata de cómo vas a lograr tu visión. Sin cambios, no hay resultados y aquí es donde entra en juego el plan de acción: los pasos que va a dar el coachee para lograr su objetivo.
  • Identidad. Lo más habitual es que durante el proceso de coaching aparezcan obstáculos que se irán trabajando y resolviendo a lo largo del proceso. El verdadero cambio empieza aquí, pues nuestra actual identidad intentará sabotear el proceso, buscando lo conocido, su zona de confort. Y sólo enfrentando estos obstáculos, creceremos en este camino.

Tomas de conciencia y preguntas poderosas

Seguramente habrás escuchado hablar de momentos ahá o tomas de conciencia en una sesión de coaching. Es algo muy importante. El principal trabajo del Coach es hacer preguntas, muchas de ellas llamadas preguntas poderosas o desafiantes para que se revele lo importante o lo no visto hasta ahora por el coachee, de forma que le hagan ver su situación o sus metas desde otras perspectivas nuevas.

Esas preguntas grandes y a veces incómodas permiten al coachee descubrirse más, tomar conciencia y llegar a esos instantes de revelación, también llamados insights o breakthroughs. Nueva información de la que el cliente no era consciente o no veía de esta forma hasta ahora. Además, invitan a la acción, a mayor compromiso y mayor responsabilidad personal para conseguir su objetivo.

Qué es el Coaching de Vida

Existen muchas formas de coaching: coaching empresarial, organizativo, coaching ejecutivo, coaching deportivo, coaching de salud, de nutrición y un largo etcétera. ¿En qué se diferencia el Coaching de vida de otros tipos de coaching?

En realidad, existen muchos tipos de Coaching según lo que se desea conseguir.

En concreto, el Coaching de Vida, Life Coaching (su versión anglosajona) o Coaching personal se enfoca en los objetivos personales de la vida del coachee que con el acompañamiento del coach elabora un plan de acción para conseguirlos.

Algunos de estos objetivos pueden ser: terminar una carrera, adelgazar, escribir un libro, aumentar ingresos, realizar ejercicio, mejorar sus relaciones interpersonales, cambiar hábitos no saludables, desarrollar capacidades, cambiar comportamientos, aprobar una oposición, cumplir sueños aparcados, encontrar su vocación, etc.

La diferencia con otros ámbitos de coaching, es que no se realiza dentro de empresas o instituciones, sino que es la persona particular la que contrata a un coach para sí mismo, a título personal. Y en este proceso trabajará cualquier objetivo que tenga prioridad de cumplir en estos momentos (incluso si es un objetivo relacionado con su desempeño en el trabajo, como puede ser la productividad).

En qué consiste el trabajo de un Coach de Vida

El Coach acompaña al coachee mediante la escucha activa y presencia, con mente abierta, aceptación incondicional y fe en su cliente, ya que sabe que el coachee ya tiene dentro de sí mismo todas las respuestas y potencialidades. Por ello, no trata de “ayudarle” con sus propias opiniones, ideas y consejos, sino que le guía mediante diferentes técnicas, herramientas y preguntas a conectar con sus propios recursos.

El Coach debe ser imparcial, escuchando a su coachee con presencia plena, libre de juicio, pero sin “comprar” o creerse los miedos, creencias o limitaciones del cliente. Le desafía, proponiéndole salir de su zona de confort y empezar a ver otras opciones de lo que se está contando el cliente.

El Coach acompaña al coachee a conseguir su objetivo, ayudándole a enfocarse para que pueda diferenciar lo importante de lo secundario.

Como me gusta decirlo y que tal vez ya me hayas oído decir en alguna ocasión, el Coach es un “amable molestador” retando de forma sutil a su coachee para que logre salir de su zona de confort y vea otras posibilidades a las que a lo mejor se resiste.

El Coach utiliza las preguntas poderosas para que el coachee tome conciencia y encuentre nuevas opciones.

Además, el Coach también está atento al lenguaje del coachee y le guía en su gestión emocional, aplicando técnicas, ejercicios, visualizaciones, herramientas, según lo que vaya necesitando el coachee en su proceso.

Por supuesto, el trabajo del Coach debe basarse también en la empatía. Por lo que respeta a su cliente, sus ritmos y sus tiempos. Le motiva a pasar a la acción, pero sin forzarle.

El Coach, por norma, no da consejos, sino que a través de preguntas y herramientas ayuda a que el coachee se enfoque en sus recursos internos.

En un proceso de Coaching se trabajan miedos, creencias, hábitos, confianza, toma de decisiones, fortalezas, autoestima, liderazgo y otras cualidades necesarias para lograr el objetivo.

Por todo ello, durante el proceso de Coaching de vida se puede ver una gran transformación en el coachee. Como siempre digo, no es magia, es Coaching.

Habilidades de un buen Coach

Tal vez te preguntes ahora, ¿cualquiera puede ser coach? La verdad es que no porque se necesita de unas cualidades mínimas. La parte bonita es que son cualidades internas.

Estas son algunas de las habilidades de un buen Coach:

  • Tener mente abierta y ser capaz de cuestionarte a ti misma.
  • Escucha activa.
  • Capacidad de no juzgar al cliente.
  • Empatía.
  • Intuición.
  • Respeto por el coachee.
  • Disposición auténtica de ayudar a la otra persona.
  • Seguir una metodología y estrategia.

¿Todavía tienes dudas? En este post te comparto un test donde puedes descubrir si el Coaching es la profesión ideal para ti.

Conclusión

Si siempre te ha gustado ayudar a los demás, has sentido que el Coaching es para ti y quieres aprenderlo de manera práctica, cercana, profunda y respetuosa, quedan las últimas plazas para la 4ª edición de mi formación “Conviértete en Coach de vida” que empieza a finales de este mes de octubre.

Aquí puedes apuntarte y ver toda la información: contenidos, módulos, precios y testimonios de alumnas: https://mariamikhailova.com/formacion-coaching-de-vida/

Yo estaré contigo acompañándote junto con el resto de compañeras del curso y resolveré tus dudas tanto en las sesiones, por email o en nuestro grupo de Telegram. Estaré a tu lado para apoyarte, compartirte mi experiencia como Coach e incluso, si lo necesitas, yo misma te proporcionaré tus primeros clientes para prácticas.

Además, lo mejor de todo, es que antes de hacer sesiones de Coaching con clientes habrás hecho todo el proceso primero contigo.

Para terminar, me encantaría leerte. ¿Conocías lo que era el Coaching? ¿Habías probado el Coaching siendo cliente de un proceso?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.