El verdadero secreto para encontrar tu camino

Claves del artículo:

¿Cómo encontrar tu camino? Qué pregunta tan grande, ¿verdad? ¡Cuántas personas vivimos sin saber por qué ni a dónde vamos! Vivimos un poco en piloto automático o nos desencantamos a ratos, pero volvemos a la carga sin cuestionarnos quién soy, para qué estoy aquí y a dónde me lleva mi vida.

Incluso las temidas crisis personales, sean de pareja, profesionales, una situación de salud, hijos, etc. las tomamos por baches y deseamos que pasen cuanto antes para ¿volver a dónde? A la rutina de siempre, tal vez.

Reflexiono sobre todo esto, porque incluso cuando parece que has encontrado ya tu camino, las dudas no dejan de aparecer de vez en cuando. Y lo que en un principio veías como mágico también se convierte en rutina.

Hace mucho que no escribía, que es lo que más me gusta, donde más conecto con mi esencia, por muchos motivos. Contestar numerosos emails, atender a mis alumnos y clientes, buscarles soluciones y ser creativa para que sus proyectos progresen... y además todo sumado a mi estado de buena esperanza, que a menudo no es tan bueno, sino todo lo contrario.

Pero no pienso quejarme. He conseguido la mayoría de mis sueños, y el otro día, en otra de tantas mudanzas (¡llevo al menos 20 a lo largo de mi vida!), a punto de tirar tantos cuadernos de coaching, con ejercicios, propuestas, búsqueda de mi nicho de mercado, cliente ideal, etc. de repente me encuentro con mi lista de 50 deseos imposibles. Empiezo a repasarla con cierta nostalgia y me sorprendo de que al menos 30 puntos de esta lista, hecha 4 años atrás, se están haciendo realidad o ya se han cumplido.

Cuando nos empeñamos en conseguir algo a toda costa

Volviendo al principio: ¿cómo encontrar mi camino? Siempre me gusta ponerme como ejemplo. En realidad, nunca lo tuve fácil, y si conoces un poco mi historia, lo sabrás.

Y a día de hoy puedo decirte que aunque me sienta feliz de ser mi propia jefa y no depender de otros para ganarme la vida, a veces me pregunto si este es el mejor de los caminos posibles.

Lo cierto es que no tenemos todas las respuestas en nuestra mano. A menudo hasta que no pase un tiempo no lo tenemos claro, cuando echando la mirada atrás entendemos por qué sucedió aquello y por qué no sucedió cuando lo estábamos buscando ansiosamente.

Mientras trataba de dormir la siesta el otro día (por suerte es de esas cosas que me puedo permitir por mi tipo de trabajo y mi estado de salud en estos momentos), oía molesta a un bicho volador muy ruidoso, de esas moscas de gran tamaño, que estaba tratando de salir a través de la ventana de la terraza a la que da mi habitación de ahora.

Seguro que tú también habrás observado algo así. La apertura está al lado, pero por alguna razón la mosca se empeña en que tiene que salir por donde sólo hay cristal contra el que se pega una y otra vez...

Mientras la oía batallar contra el destino, hacía un paralelismo con nuestra propia vida. ¡Cuántas veces nos empeñamos en conseguir algo por una vía, nos obsesionamos con obtenerlo a costa de lo que sea, cuando tal vez la salida está muy cerca, simplemente es cuestión de alejarnos por un rato y tomar perspectiva!

Yo misma he estado ahí, cuando trataba de quedarme embarazada sin éxito. Leía blogs y artículos de todo tipo, acudía a terapias alternativas y hasta milagrosas para ver si algo me funcionaba... y sólo cuando decidí que no iba a obsesionarme con ello y que mi vida debía continuar, porque había muchas cosas maravillosas en ella, ocurrió el milagro.

Por supuesto, todo esto no es más que mi experiencia personal. Pero siempre diré que el excesivo control sólo nos trae problemas, en vez de soluciones.

No estoy en contra de soluciones, para nada. De hecho como coach y mentora es lo que más hago: ayudar a los demás a encontrar soluciones, a sacar su máximo potencial, a ser creativos y no rendirse... pero a menudo estamos tan obsesionados con encontrar la fórmula perfecta que ésta nunca llega.

Permítete ser para encontrar tu camino

No, no creo que existan fórmulas para encontrar tu camino. Se trata de conocerte, de observarte, de darte un tiempo, de permitirte ser... y precisamente esto es lo que más nos cuesta.

Permítete ser. Qué frase tan simple, tan bella, tan lejana, ¿cierto? Sin máscaras, sin miedos, simplemente oyendo tu voz interior.

Hace poco mi compañera y gran amiga, Ana Costa, ofrecía un webinar para mi audiencia donde hablaba de los beneficios del Mindfulness y cómo puede mejorar una situación de estrés y baja autoestima. ¿Y qué es Mindfulness sino permitirnos ser sin más, sin juicios, sin obsesiones, sin control?

Precisamente lo que a nuestra mente más le cuesta. Le damos vueltas y vueltas a las cosas, como nos cuenta otro compañero de profesión y amigo, Eduardo Llamazares, cuya conferencia sobre cómo dejar de darle vueltas a las cosas te animo a ver aquí, en este vídeo.

Maneras de encontrar tu camino

Ahora que el verano está en su apogeo y me quedan probablemente 2 semanas para dar a luz a mis dos niñas, tan esperadas y tan queridas, no sé si podré seguir escribiendo durante los próximos meses. Por eso quería compartir algo auténtico, algo reflexivo, algo que me nazca de dentro.

Y he decidido hablarte de cómo encontrar tu camino.

Como te decía, puedes hacerlo a través de cursos como los que ofrezco en mi blog, MailCoaching para encontrar tu camino profesional y SelfCoaching para encontrar tu camino personal y espiritual.

Pero también te diré que sólo escuchándote de verdad podrás encontrarte. Sólo permitiéndote ser. Sólo dejando fuera todo lo demás y yendo hacia dentro podrás poco a poco descubrir tu camino. Es algo profundo, algo bello, algo recóndito y hasta sagrado.

Yo también dudé mucho hasta encontrar mi camino

Y  como siempre, te comparto mi caso. Cuando estaba perdida, hará de eso más de 4 años, a pesar de que ya tenía mi blog (el blog inicial amateur, embrión del que estás leyendo ahora), recuerdo que en momentos difíciles lo que hacía era salir a dar paseos, a veces a un parque cercano a la casa en la que vivía en aquellos momentos, otras veces me iba a la orilla del mar y me dirigía al puerto de pescadores al atardecer.

A veces ponía música pero la mayoría de ocasiones prefería escuchar los sonidos del mar, del viento y por supuesto de mi propia voz interna. Alguna vez lancé preguntas al mar... veía mecerse las olas en primavera, había poca gente en la playa todavía, y yo les lanzaba preguntas: ¿cuándo, por qué, cómo? Parece que ellas tenían la respuesta. Estaba convencida de que las olas tenían la respuesta, pero algo me decía que no había llegado aún mi momento. Por eso las olas no podían responder todavía.

Fue ese momento en el que coincidió todo: desear reinventarme y vivir de algo que me apasione y ser madre. Esos dos deseos no pudieron cumplirse a la vez. Primero encontré mi camino profesional. Recuerdo estar en la biblioteca de Benicassim buceando en internet sin parar, mirando y comparando formaciones de coaching.

Al mismo tiempo había conectado con una chica a través de su blog que también deseaba ser madre y le costaba conseguirlo, que me comentaba que fuera a hacerme pruebas para ver si había algún impedimento para tener hijos (por cierto, esa chica dio a luz a mellizos hace unos días, y es superconocida ahora en Instagram y Youtube... ¡coincidencias de la vida!)

Recuerdo esa etapa con mucho cariño: etapa de búsqueda, de irnos de la biblioteca a comer a la playa y luego bañarnos en el mar mi marido y yo, que también se encontraba en estos momentos buscando su camino, formándose en una materia que no le hacía realmente feliz. Al final su camino estaba mucho más cerca, a mi lado, pues desde hace un año ya trabajamos juntos como formadores de nuestra Academia MEIC para emprendedores del desarrollo personal.

A pesar de tener más de 30 años parecíamos más bien una pareja de estudiantes en busca de su futuro, como le comentaba a veces a Carlos, y nos reíamos de cómo era nuestra vida a ojos de los demás: inestable, sin casa propia, sin trabajo fijo,  sin saber si mañana teníamos que salir a otro país a trabajar, como de hecho sucedió posteriormente, pues nos marchamos un año a Holanda, mientras yo completaba mi formación como coach.

Así es la vida: un vaivén de situaciones que no sabes por qué suceden ni cómo acabarán, pero si pones tu intención, si no te rindes, si no ves la vida como queja continua sino como oportunidad de aprendizaje, como una verdadera escuela de desarrollo personal, todo, incluso lo más difícil, te traerá un mensaje y te indicará tu camino.

No hay edad para descubrir tu camino, no hay momento ideal, no hay condiciones específicas que cumplir. Simplemente es cuestión de permitírtelo, permitirte ser y conectar contigo. Y si vas de la mano de alguien que ya transitó su camino, mejor que mejor.

Despedida

Aquí me despido. Sólo hasta dentro de unos meses (o quién sabe, igual me inspira la maternidad y escribo algo durante estos meses). Se avecinan grandes cambios en mi vida. No te negaré que no estoy asustada. Sé que será maravilloso pero también muy cansado y que me voy a desesperar y que no sabré cómo hacerlo bien (y si no, échale un vistazo al nuevo post de Maite de Camino Inverso)... pero algo lo tengo claro. Haré caso a mi intuición y permitiré ser lo que ya estoy siendo, mientras al escribir estas frases noto a mis dos hijas dentro: simplemente ser su mamá. Algo que pensé que no conseguiría nunca. Y sólo quedan pocas semanas para poder ver sus caritas.

Esto también es encontrar el camino. Hay miles de formas de encontrarlo. Y espero de corazón que encuentres el tuyo.

Muchas personas me escriben solicitando sesiones. Pero por razones obvias no puedo admitir a más clientes de momento. No obstante, volveré en otoño, así que si quieres que te avise de cuando se abran las plazas, simplemente rellena este cuestionario y te escribiré cuando vuelva al trabajo.

¡Un abazo muy grande, feliz verano y hasta muy pronto!

14 comentarios

  1. Qué manera más bonita de decir “Hasta luego”, Masha!

    Como siempre, me he sentido identificada en tu proceso, aunque en mi caso, la maternidad y mi reinvención profesional casi llegaron de la mano. Y lo que en principio me parecía un fastidio (¡con la de tiempo que tuve para iniciar mi emprendimiento antes de quedarme embarazada…! , pensaba) ahora lo veo como un paso lógico en mi vida y en mi propia situación personal. Y es que el embarazo fue la época de más claridad, energía y creatividad de toda mi vida!

    Por eso, como bien dices, cada uno encuentra su camino de una forma diferente, pero lo importante y fundamental en todos los casos es empezar mirando hacia dentro, descubrir nuestros valores, nuestros dones, nuestra esencia, quiénes somos en realidad, permitirnos serlo y desde ahí simplemente tomar una dirección. Puede que esa dirección no nos lleve directamente a lo que queremos, pero es un punto de partida, y lo importante siempre, es empezar, pasar a la acción, dar un paso, y luego otro y otro.

    Ayer leía en un libro la metáfora del avión (que ya había escuchado antes no recuerdo dónde). Durante el vuelo de un avión desde su punto de origen hasta su destino solo está en su ruta el 10% del tiempo, en la recta final, cuando tiene que tomar pista. El resto del tiempo vuela ajustando contínuamente su posición para no salirse de la ruta. En nuestra vida pasa lo mismo, nuestras acciones no siempre siguen la ruta marcada, pero lo importante es “no salirnos de esa ruta” que nos lleva a donde queremos llegar.

    Gracias por compartir tus reflexiones y esta experiencia tan bonita..

    Te deseo todo lo mejor en esta nueva etapa de maternidad que estás a punto de vivir, y que ,al igual que el emprendimiento, no es siempre bonita ni amable, incluso a veces es un fastidio, pero forma parte de esa ruta que nos lleva a cumplir nuestros sueños, a vivir la vida que decidimos vivir.

    Un abrazo fuerte Masha!

    1. Ohh qué bonito tu comentario Maite! Me ha encantado la metáfora del avión, fíjate que no la conocía, pero tiene mucho sentido, como la vida misma: ajustar para no salirse de la ruta. Y también me acuerdo mucho de ti cuando pienso en el tema de la maternidad, aquel post maravilloso que habías escrito contando cómo te reinventaste y que en tu caso fue al mismo tiempo. Pues sí, cada persona tiene sus tiempos, su situación, no todo es lineal ni igual para todos, verdad? Gracias de nuevo por seguir aportando tanto y mientras yo esté ausente, espero leer tus posts este verano con mucha ilusión y animo a todos a seguirte, si estos temas les interesan. Un abrazo grande, bonita!

  2. Hola María!

    Te echaba de menos! Un post precioso, emotivo, profundo, alentador y esperanzador para mucha gente que no ha encontrado su camino. Gracias por compartir tus batallas y gracias por permitirte ser y desde ahí ayudarnos a los demás.
    Que tengas un verano muy feliz y con mucho amor para toda la familia!!
    Animo que ya no te queda nada para ver esas caritas!!
    Un beso enorme!
    Pamela

    1. Gracias Pamela! Ayer me decía: ¿de qué puedo hablar? Estaba como poco inspirada… y de repente escribí el título y fluyó todo. A veces es mejor no dar tantas claves y paso a paso sino simplemente inspirar y hacer reflexionar, como mucho dar una clave que para mí es permitirnos ser. Así que me alegro de que te haya gustado! Mil gracias por tus buenos deseos, ya queda poquito, qué cambio, madre mía! Pero qué ilusión también! Un abrazo muy grande!

  3. Hola, Masha
    Qué tal te encuentras? Supongo que ya un poquito cansada y con días mejores que otros. Recuero los últimos meses de mi embarazo, los pasé en el hospital por amenaza de parto muy prematuro y todas las compañeras que pasaban por mi habitación me miraban con cara de lástima, como si me hubiera metido en un buen lío por tener un embarazo múltiple. No te voy a negar que mi vida hubiera sido más sencilla salvo que la misma vida me hubiera traído otro tipo de pruebas, pero también te diré que si no hubiera sido madre, no sería quien soy ahora. Ser madre de dos niños a la vez es un curso acelerado de crecimiento, muchas veces dramas y también muchas alegrías. Justo lo que es la vida: crecimiento, dramas y alegrías.

    Encontrar el camino. El camino te va encontrando a medida que avanzas, porque en esos pequeños momentos de lucidez en que por un segundo te llega la verdad a tu pequeño corazón, te das cuenta que las personas del ayer están ahora en ti y las personas del mañana están ahora en ti también; porque aquellas viejas personas que ya no están en su cuerpecito , siguen intactas en el momento presente que nunca dejó de serlo. Por lo tanto ¿quién nos muestra el camino? Nosotros nos lo mostramos dejándonos llevar por el instante presente que es donde se encuentra tu esencia, la mía, la de tu alma gemela, la de aquella persona que ni llegaste a conocer pero que seguro que está dentro de ti, porque si juntamos una hora de vida de cada uno de nosotros, solo serían dos segundos en una sola alma. El camino siempre está en el mismo sitio, en cada momento, es ese pálpito que te hace encogerte el corazón de felicidad, es ese momento que piensas que no quiere que se acabe más, todo lo demás sigue siendo un juego al que todos nos prestamos diariamente porque así debe ser, sin juego no hay vida y sin vida se acaba el juego.
    Un abrazo grandísimo. Espero ponerme con mi próxima novela en breve. Será más profunda y muy realista, porque yo también he ido aprendiendo.

    Un beso a esas niñas preciosas y otro grande para ti.

    1. Wow qué belleza de comentario, Susana! Cómo escribes! Y cuánto eres capaz de transmitir en un solo comentario de un post… Me ha encantado esta frase: El camino te va encontrando a medida que avanzas. Es cierto que es un encuentro de dos: el camino puede ser tu misión, tu faro, tu brújula… y tú. Desde luego tú ya encontraste el tuyo y estás en el camino, amiga! Tengo tanto que aprender de ti. Y tengo ganas de empezar mi baja maternal para disfrutar de tu primera novela que tengo guardada al lado de la cama, junto con los pocos libros que quiero leer este verano: seguir con las Conversaciones con Dios y el Coach iluminado 😉 Y también libros de crianza jeje. Lo cierto es que será una gran experiencia de aprendizaje, como bien dices, y nadie mejor que tú para decirlo, que has pasado por algo similar. Yo también creo que tener dos hijos a la vez es una gran prueba, y será igualmente preciosa y dolorosa. Pero lo bello seguro que prevalecerá. Un abrazo inmenso y feliz verano, bonita!

  4. El verdadero secreto para encontrar mi camino es caminar….
    Yo soy madre de dos adolescentes que llegaron a completar toda la dicha que como pareja sentiamos.
    “Siendo sencillamente” como dice Ana Costa. Luego el camino del desarrollo personal llego con su educacion y todo lo que la vida te va presentando.
    En ese camino aparecieron maestras y guias que te impulsan.
    Yo con este post tan personal me he dado cuenta de todo lo que he aprendido y crecido desde hace un año aproximadamente.
    Quiero agradecer desde aqui a ti y a Carlos por darme la oportunidad de lanzarme a este mundo digital.
    Gracias “papis” por impulsar tantos proyectos.
    Ahora es vuestro momento y teneis todas las herramientas para vuestro mayor proyecto.
    Un gran abraaaazo
    Virginia

    1. Me alegro mucho Virginia de todo lo que has avanzado, sin duda es muchísimo y desde luego tienes mucho que aportar al mundo! Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario. Te deseo todo lo mejor con tu proyecto! Un abrazo grande, bonita!

  5. Querida amiga,
    Ya queda poco para que dos pequeñas maestras iluminen tu camino a partir de ahora. Tranquila mami y tranquilo papi. Que aunque no vengan con manual de instrucciones bajo el brazo, ellas os indicarán la senda a partir de ahora.
    Sólo necesitáis abrir los ojos del alma, del corazón , para dejaros guiar por su luz.
    Disfruta de la conexión con la Fuente, con tu Fuente a través de ellas.
    Ojalá yo hubiera tenido el nivel de desarrollo conciencial que tengo ahora cuando gesté y di a luz a mi hijo hace casi 13 años.
    Aún así con un preadolescente en casa y hormonalmente revolucionado, te diré que ha sido, es y será con diferencia, mi mayor maestro de vida.
    Cuídate mucho, preciosa, y disfruta de la recta final intensamente , a pesar de las molestias e incomodidades lógicas de esta etapa.
    Te quiero mucho , Tesoro y aunque esté bastante ausente del mundo on line, no me olvido de ti.
    Recibe como siempre un fuerte y sentido abrazo, de corazón a corazón.

    1. Hola Elena! Síii te echo mucho de menos… Recuerdo que la última vez que nos vimos fuimos a comer juntas y luego a la feria del libro a ver a Sergi Torres. Este verano con mis pies mega-hinchados y una tripa enorme apenas me puedo mover, pero el sueño que deseaba vivir y lo estoy disfrutando, aunque sea molesto a nivel físico y me sienta un poco paralítica… Pero no queda nada para que estén aquí las niñas y como bien dices, serán unas grandes maestras para mí. Yo también te quiero mucho y espero que pronto vuelvas al ruedo y podamos vernos y que conozcas a Ariadne y Selene. Besitos guapa! Y mil gracias por tu apoyo y siempre estar ahí 🙂

  6. Precioso post María, sensible, emotivo, personal y en el que vuelves a mostrarte tal cual eres, a mostrarnos tu esencia, esa que nos ha cautivado a tantos que te admiramos y que vemos en ti a una persona cercana y a la que podemos confiar nuestras inquietudes, deseos y anhelos.

    En mi caso personal el seguirte a ti, y el que tú creyeras en mí y me animaras y apoyaras a llevar un paso más mi sueño hizo que encontrase mi actual camino, con el que soy feliz avanzando pasito a pasito, como dice Susana “El camino te va encontrando a medida que avanzas”. Y aquí estamos para avanzar en nuestro camino o vuelo, me ha encantado la metáfora del avión que comenta Maite, tiene tanto sentido.

    Disfruta inmensamente de este bonito momento que estás viviendo, que tanto deseabas y que la vida te ha regalado, escribir o no escribir…, estoy segura que cuando sientas inspiración y ganas será maravilloso todo lo que crearás y fluirá de ti, pero como dices ahora toca permitirte ser y vivir esta nueva y preciosa experiencia que tienes por delante.

    Este será un verano muy especial para ti y para Carlos, os deseo de corazón todo lo mejor y que esa preciosa familia que estáis creando esté siempre rodeada de AMOR, de mucho AMOR. Qué vaya todo muy bien, y que prontito puedas ver las caritas de felicidad de Ariadne y Selene.

    ¡Un abrazo muy fuerte!

    1. Mil gracias por tus palabras, de corazón! Me encanta ver tu evolución y sé que seguirás creciendo en tu proyecto cada día más, Mariví! Además siempre diré que estás en buenas manos (me refiero a Omar como tu mentor), así que vas por buen camino. Un abrazo grande y me hace ilusión que te acuerdes de los nombres de las niñas que no son tan típicos.

  7. Muchas felicidades! me encanta como escribes, casi siento que hasta te escuchó, que Dios te bendiga en ésta nueva aventura que estás por vivir, un mundo muy diferente y el amor de los hijos/as es algo que no se pueden describir con palabras!
    Gracias por los artículos que escribes y por la información que compartes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.