Cuando tu mente no te deja dormir. Cómo resolver tu insomnio

Claves del artículo:

Hoy tengo el gran placer de tener como autor invitado en mi blog a Eduardo Llamazares. Coach, fisioterapeuta y autor de su reciente libro, que he tenido el honor de prologar, Mente, déjame vivir! Pero ante todo, estamos ante una persona sencilla, inteligente, humilde, de gran corazón y que ha sido uno de mis primeros alumnos del curso MailCoaching, curso que le sirvió a Eduardo para reinventarse por completo, dejar atrás un trabajo de funcionario que no le hacía feliz y dedicarse en cuerpo y alma a su pasión: ayudar a personas mentales a superar el estrés y el insomnio, lo cual le llevó a escribir su primer libro que está presentando con mucho éxito en las últimas semanas.

El post que nos trae hoy es muy muy potente. Me ha dejado pensando mucho. Porque yo también de vez en cuando tengo algunas noches de insomnio o inquietud que no me permite dormir de un tirón. Creo que el problema del insomnio es uno de los grandes males del Occidente, debido al alto estrés al que estamos expuestos en la actualidad. Nuestra mente no deja de dar vueltas y vueltas, tratando de solucionar problemas o dificultades del día anterior o anticipándose a la jornada siguiente.

Descubrir las causas de nuestro insomnio en lugar de tomar pastillas sería la solución ideal, ¿no te parece? Por eso, te animo mucho a leer este artículo, a aprender junto a Eduardo, e incluso recomendar este post a amigos y personas cercanas que sabes que necesitan una guía para superar su problema con el sueño.

Con el libro de Eduardo Llamazares: "Mente, déjame vivir!"

Cómo resolver tu insomnio

¡Hola! Soy Eduardo, y desde que tengo uso de razón me reconozco como una persona muy sensible y, a la vez, muy reflexiva. Desde pequeño me acostumbré a obtener y analizar mucha información. No sólo en mis estudios, también en mis círculos de amigos, en mis entornos extra-escolares…

Cuando cumplí los 20 años, mis amigos ya me decían que era demasiado racional y que nunca me dejaba llevar por “el corazón”. Me hablaban de las ventajas de hacer caso a la intuición, de que no era necesario tenerlo todo controlado, de que me abriese a contar cómo me sentía… Sin embargo, yo respondía con esa frase que tanto nos limita de “yo soy así, no voy a cambiar”.

El peligro de las personas muy mentales

En realidad, había sacado la conclusión de que mostrar mis sentimientos era “peligroso”. Así que mi mente se había acostumbrado a ser muy reflexiva, mezclar pensamientos del pasado con predicciones del futuro, imaginar lo que los demás podían estar pensando, cómo reaccionarían… En realidad, ser muy mental era una máscara que me alejaba del dolor que me producía sentir mis emociones.

¿Y qué emociones eran esas que tanto temía? Es muy posible que algunas te suenen: miedo a ser criticado, rabia por sentirme diferente, tristeza por no poder disfrutar como los demás, miedo a la soledad…

Este patrón “muy mental” desembocó, unos años después, en varias etapas de insomnio. Si te identificas como una persona muy mental, es posible que conozcas de cerca lo que estoy hablando.

Calidad de sueño y calidad de vida

Son muchas las personas que tienen, de forma recurrente, problemas para dormir. La mayoría de mis clientes tienen dificultad para dormir y frenar su mente. Lo más curioso es que, en un principio, no le dan demasiada importancia al hecho de dormir mal.

Nos pasa a todos: tendemos a acostumbrarnos y aceptamos como normales situaciones que no lo son. Tener, durante más de unos días, dificultad para conciliar el sueño, o despertarse demasiado pronto, no es normal.

Tu cuerpo necesita descansar, para recuperar su energía y regenerarse tras el desgaste de todo el día. La calidad del sueño incide directamente en la calidad de tu vida. Y viceversa: cuanta más calidad de vida tengas, mejor dormirás.

Conformismo vs. aceptación

Es normal tener épocas de más preocupación, estrés, y que algún día nos cueste más dormir. De hecho, no es bueno preocuparse por ello. Sin embargo, enlazar días y días durmiendo mal no es normal.

Cuando esto ocurre, llega un momento en que, inconscientemente, tomamos una decisión:

  • Nos conformamos con el insomnio y esperamos a que llegue una temporada mejor, o...
  • Aceptamos que tenemos un problema que empeora nuestra calidad de vida, y que depende de nosotros que se alargue más o menos.

Son dos estrategias parecidas, pero con una importantísima diferencia. El conformismo nos mantiene en la misma situación esperando a que la solución llegue de afuera. Sin embargo, la aceptación nos hace ser conscientes del reto, entender las repercusiones, y buscar la solución, sabiendo que está en nuestras manos, y en nuestra mente, poder hacer algo para resolver la causa de ese insomnio.

Yo estuve mucho tiempo utilizando la estrategia, inconsciente, del conformismo. Empecé por tomar infusiones, escuchar relajaciones guiadas y, por último, tomar pastillas para dormir. Me había conformado con que el insomnio formara parte de esa época de mi vida. Entendía que el motivo de mi insomnio era que estaba más estresado, que yo era una persona muy nerviosa, y que era “normal” que tuviese épocas así. Por ello, buscaba soluciones fuera de mí; pensaba que lo único que podía hacer era esperar a que los problemas de mi vida se fuesen resolviendo poco a poco, y confiar en que las pastillas hiciesen su efecto.

Encontrar el mensaje del insomnio

Una vez que aceptas que tu dificultad para dormir es un problema que necesita de tu implicación para ser resuelto, lo primero es encontrar lo que podríamos llamar “el mensaje” de ese insomnio.

Cada síntoma que tenemos tiene una explicación, una causa que lo origina. Puede ser una causa física, emocional, bioquímica… En el caso del insomnio podría ser un origen médico, como un problema a nivel hormonal.

Sin embargo, en la mayoría de las personas con dificultad para dormir no se encuentra un origen clínico. La causa de esa dificultad es un estrés mental, producido por la forma en la que filtramos nuestra realidad o el futuro que nos imaginamos.

Tener insomnio implica que tu mente no se permite entrar en un proceso de descanso. Por tanto, el mensaje que tiene el insomnio sería la respuesta a: ¿para qué quiere mi mente que me mantenga despierto? ¿Qué “peligro” está observando mi mente?

Quizá tu mente es muy perfeccionista y en tu vida no estás consiguiendo el nivel de perfección que deseas, por lo que tu mente interpreta, a nivel inconsciente, que no mereces “tanto” descanso como en otras épocas porque te pueden criticar, echar del trabajo...

O quizá tienes un patrón de hiper-responsabilidad, según el cual te haces responsable no sólo de las cosas que haces tú, sino también de la felicidad de otros y del resultado de los proyectos en los que tú colaboras de alguna forma.

Otra opción es que te hayas preocupado siempre más por los demás que por ti, y cuando comienzas a plantearte tu vida, te das cuenta de que no sabes qué hacer. En ese caso tu mente te ordena, inconscientemente, dedicar tiempo a pensar y encontrar soluciones a esa situación de incertidumbre e insatisfacción.

Descubre las incoherencias: primer paso para resolver tu insomnio

Si llevas un tiempo sin poder dormir bien es que existe una incoherencia entre lo que tu mente te pide y lo que realmente tu esencia, tu parte más auténtica, necesita.

Por ello, el primer paso para resolver tu insomnio es descubrir el conflicto entre tu mente subconsciente y tu esencia. Tu mente subconsciente, que es la mayor responsable de tus decisiones, tiene unas necesidades que están basadas en lo que aprendiste en tu infancia y adolescencia. En aquellas situaciones que vivías con intensidad emocional, y que fueron determinando lo que para ti era importante y lo que necesitabas.

Sin embargo, tú eres mucho más que tu mente subconsciente y toda esa información almacenada que trata de protegerte y evitar que vuelvas a sufrir por cosas que ya sufriste en el pasado.

Te cuento mi ejemplo, por si te ayuda. Una de las etapas en las que sufrí insomnio fue cuando había aprobado una oposición y ya tenía un trabajo para toda la vida. Mi mente subconsciente me había llevado a estudiar esa oposición porque tenía una necesidad de seguridad: yo tenía la creencia, heredada, de que para vivir bien había que tener un sueldo fijo para toda la vida, recibido de una empresa estable.

Sin embargo, mi esencia necesitaba variedad. Yo sentía que quería conocer más mundo, más personas, experimentar nuevas cosas, aprender y aportar más de lo que iba a poder hacerlo desde el puesto que había conseguido. Esa incoherencia entre mi “ser” y mi “tener” me llevó a una situación en la que necesité medicarme para tratar de calmar mi mente y dormir mejor. No sabía que, a parte de los medicamentos, había algo que yo podía hacer. Cuando resolví esa incoherencia fue cuando mi mente se permitió descansar y mi salud y mi vida comenzaron a mejorar.

Preguntas poderosas de coaching para desbloquear tu insomnio

Ahora te animo a que dediques unos minutos a un trabajo interior. Tanto si tienes insomnio ahora, como si duermes bien, pero has tenido alguna época con dificultad para dormir, te invito a que reflexiones sobre estos tres aspectos:

  1. ¿Para qué quiere tu mente que te mantengas despierto? Quizá para que hagas más cosas, pienses más estrategias… para cumplir con las expectativas de otros. O quizá para encontrar una solución a algo que te da miedo que ocurra. O tal vez para que encuentres la forma de hacer justicia y poder así expresar esa rabia que sientes.
  2. ¿Qué parte de tu esencia has descuidado o protegido durante mucho tiempo y ahora está reivindicando su importancia? ¿Qué estás soportando en tu vida que realmente no va con tu esencia? Analiza cuántos “tengo que”, “debería…”, “me encantaría, pero…” utilizas en tu día a día.
  3. ¿Por qué el futuro que imaginas, de seguir como hasta ahora, no te aporta calma y tranquilidad mental? Recuerda que siempre puedes cambiar aquello que te hace daño. Si no se puede cambiar la situación, sí se puede cambiar la forma en que interpretas esa situación y la respuesta que das ante ella. Haz un listado de los pasos podrías dar para ir ganando más coherencia entre tu parte más racional y tu parte más auténtica, más emocional.

Muchísimas gracias por haber leído este artículo, y muchas gracias a María por haberme permitido contribuir en su misión de mejorar la calidad de vida de muchas personas, ayudándoles a encontrar su esencia y realizar sus sueños.

Te envío un cariñoso abrazo,

Eduardo.


Soy Eduardo Llamazares, y ayudo a personas muy mentales a superar los patrones que les impiden dormir bien y sentirse a gusto con ellos mismos y con su vida. Si te interesa este tema, te animo a que te descargues el regalo que ofrezco en mi web: esta Guía anti-insomnio, en la que encontrarás 40 acciones para calmar tu mente y dormir mejor. Te ayudarán a ir resolviendo esas incoherencias que todos hemos ido generando al dejarnos llevar en piloto automático por nuestra mente subconsciente

13 comentarios

  1. Hola Maria, interesante artículo, y un buen tema, de verdad es la epidemia o la plags de este siglo, entre otras. Es ya muy frecuente que nos llegue el insomnio, Yo creo que más bien somos nosotros los que mandamos a la mente, pensar dar vueltas a las cosas, buscar soluciones, pasos para resolver el problema, la dificultad…. Pero es que estos son como un monstruo que te va acechando, porque sabes que si no lo resuelves y para ello la mente debe dar vueltas y vueltas en buscar soluciones, pues si no sabes las consecuencias de no,afrontarlo o resolverlo y todo esto impide estar tranquilo y dormir. Y es que realmente hay insomnio , porque ni tenemos tranquilidad, y no hay tranquilidad porque no tendremos seguridad, hasta que hayamos,o tu mente , después de muchas vueltas y reflexiones, ni haya dado con una solución que analizada sirva para resolver el problema y, sólo entonces, nuestra mente deja de funcionar y nos viene el sueño, y esto no ocurre pues ni tenemos el control, diría yo, casi de todo, incluso como se dice en el artículo, por el qué dirán.
    Yo muchas veces lo que hsceis era tumbarme en la cama, ponerme los cascos y escuchar la radio , cualquier programa para además de intentar coger el sueño, hacer olvidar a la mente del problema y desbloquear el sueño. Desde hace unos años me cogía cualquier numero de mi colección de diccionario enciclopédico y ojeada cualquier cosa, un personaje un mapa, etc para lo mismo, oye y en ocasiones funcionaba.
    De nuevo gracias Maria , un saludo.

    1. Gracias a ti por compartir tu caso Justino. Yo por ejemplo trato de enfocarme en cosas positivas en vez de problemas. SI mi mente da vueltas a un tema o una preocupación, me digo: esto no lo puedo resolver ahora, lo haré mañana. O como decía Scarlett O’Hara: ya pensaré en esto mañana. Y como sigo despierta dirijo mi mente a cosas positivas que me dan paz: algún plan que haré pronto y que me resulta placentero o en estos momentos imagino a mis hijas cuando nazcan y cómo será nuestra vida… todo aquello que no me general malestar ni preocupación. Igual te sirve a ti también. Mucho ánimo en tu camino amigo!

    2. Hola Justino.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia con el insomnio. Efectivamente, a la mente se viene muy bien cambiar el foco de atención antes de ir a dormir. Dirigir nuestra atención hacia algo que no nos incomode, que no requiera demasiado esfuerzo, favorece las ondas cerebrales necesarias para conciliar el sueño. A mí me funciona buscar recuerdos asociados a la gratitud: cosas por las que me siento agradecido. Trato de recrearlas en mi mente, ir dejando que aparezcan los recuerdos, y suele funcionar.
      También es cierto que en las épocas que estaba con importantes incoherencias en mi vida eso no me servía. Y el hecho de reeducar mi mente con la meditación también ayuda en estos momentos de hiperactividad.
      Gracias por compartir.
      Un abrazo,
      Eduardo.

  2. Muy ilustrador el artículo, me ha llegado lo de la incoherencia y las preguntas poderosas…
    Espero relajarme y dormir mejor esta semana, jeje

    1. Ojalá que sí Santiago! A mí me ayudó también a darme cuenta de que trato de resolver asuntos de trabajo por la noche y no es el momento. Ahora me centraré en dejar la noche para cosas positivas en lugar de estar preocupada por algo que puedo resolver durante el día. Un abrazo y gracias por comentar!

    2. Hola Santiago.
      Me alegra mucho que te haya resultado ilustrador! Lo importante es que cuando detectamos esas incoherencias, y decidimos hacer algo al respecto, no sólo mejora el insomnio, sino otras parcelas de nuestra vida.
      Gracias por compartir!
      Eduardo.

  3. “Una de las etapas en las que sufrí insomnio fue cuando había aprobado una oposición y ya tenía un trabajo para toda la vida. Mi mente subconsciente me había llevado a estudiar esa oposición porque tenía una necesidad de seguridad: yo tenía la creencia, heredada, de que para vivir bien había que tener un sueldo fijo para toda la vida, recibido de una empresa estable.

    Sin embargo, mi esencia necesitaba variedad. Yo sentía que quería conocer más mundo, más personas, experimentar nuevas cosas, aprender y aportar más de lo que iba a poder hacerlo desde el puesto que había conseguido.”

    Identificada 100%.

    Voy a reflexionar sobre las cuestiones que planteas. Gracias por todo. Un saludo.

    1. Gracias por compartir Verónica. A mí me encantó el post de Eduardo por eso, porque es muy fácil identificarse con lo que él cuenta y encuentras tus propias respuestas a partir de las preguntas y reflexiones que nos plantea. Un abrazo!

    2. Hola Verónica.
      Cuánto me alegra que te haya servido para reflexionar sobre ciertas cuestiones. Al principio yo pensaba que era un bicho raro, pero a medida que empecé a compartir mis reflexiones en mi blog y redes sociales, me di cuenta de que muchas personas hemos pasado por lo mismo.
      Si te has decidido a profundizar en estas cuestiones, estoy seguro de que mi libro Mente, ¡déjame vivir! te encantará. Te verás reflejada en multitud de ejemplos que pongo.
      Gracias por compartir!
      Un abrazo,
      Eduardo.

  4. Acabo de descubrir este blog, me inspira mucha confianza y relajación. Respecto al tema del insomnio, hay días que tardo en dormirme más de lo que me gustaría. Mi mente se pone a darle vueltas a cosas que tengo entre manos, empieza a generar ideas o me bombardea con cosas que debería haber hecho y no he hecho. Me ha gustado mucho la idea de buscar la intención positiva de nuestra mente. ¿Para qué quiere mi mente mantenerme despierto? De esta manera puedo arreglar la causa y no el síntoma. También creo que consumir antes de acostarme contenido que me haga pensar o relacionado con mi vida no me ayuda a dormir. Otra cosa que me podría ayudar sería dejar espacios en mí día para pensar hacia dónde va mi vida y para organizarme, evitando pensar en esto en la cama. Un saludo.

    1. Hola Julio. Muchas gracias por comentar. Decirte que me siento muy identificada contigo, leo muchas cosas de desarrollo personal incluso antes de irme a la cama y cuando me despierto me acuerdo de mis clientes y pienso en las mejores estrategias para sus procesos de coaching o mentoring. Hoy me pillé haciendo lo mismo. Y claro, cuando tu mente busca soluciones, ¿cómo va a dormir? ¡Al revés, se activa! es curioso porque por el día puedo no pensar en ello pero de noche me acuerdo de alguien y púm!, ya estoy dándole vueltas y vueltas casi en automático. Tuve que hacer un esfuerzo esta noche de cambiar el rumbo de mi mente, pensar en cosas placenteras que no tienen que ver con el trabajo para dormir mejor. Creo que el problema de cuando te gusta mucho tu trabajo es que éste ocupa gran parte de tus pensamientos y claro, de noche ocurre lo mismo. Así que bueno con esas estrategias sencillas de redirección de pensamiento me está funcionando. Un abrazo y gracias por dejar por aquí tu comentario.

    2. Hola Julio.
      Muchas gracias por tu interesante comentario. Qué importante es buscar la causa y no el síntoma, ¿verdad? Te propongo que utilices esta técnica: “Tu rato para rumiar”. Consiste en programar unos minutos de tu día para pensar sobre aquello que más inquietud te genera. Ese rato no debe ser antes de dormirte. El resto del día, cuando te vengan pensamientos sobre ese tema, te dices a ti mismo que ya lo abordarás en tu rato para pensar en ello. Suele funcionar muy bien. Espero te sirva.
      Me alegra mucho que te haya gustado el artículo.
      Un saludo,
      Eduardo.

  5. BUENAS TARDES , SE VE INTERESANTE Y DE MUCHA AYUDA ESPERO LEER MAS Y HACERLES SABER RESULTADOS, EN VENEZUELA HAY MUCHA GENTE SUFRIENDO POR ESTE PROBLEMA DE DORMIR. UN SALUDO A TODOS Y GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.