El dilema del desarrollo personal. ¿Aceptarte como eres o desafiarte y cambiar?

Claves del artículo:

Hoy traigo un nuevo post invitado a mi blog. Esta vez de la mano de Pamela Domingues. Pamela es de Portugal pero lleva viviendo en España desde hace años. Llegó a un proceso de coaching conmigo deseando reinventarse y abrir su blog, pero tenía muchas dudas al respecto. Conectamos de lleno en la primera sesión. Vi a una chica valiente, positiva, auténtica y con grandes capacidades innatas para la empatía, la ayuda y la escucha activa.

En cuestión de pocas sesiones nos dimos cuenta de que tenía alma de coach y que el desarrollo personal diferente: práctico, cercano y con un toque retador era lo suyo. Aunque todavía sigue trabajando por cuenta ajena, ha sido capaz de crear en cuestión de pocas semanas su propio blog, escribir sus primeros artículos y estar muy activa en redes sociales. ¡Todo un caso de éxito y ejemplo de cómo puedes reinventarte mientras sigues trabajando, sin tener que dejarlo todo e irte a dar la vuelta al mundo o tirarte a la piscina arriesgándolo todo! Estoy segura de que su blog dará mucho de qué hablar y te animo a suscribirte y recibir el regalo que te ofrece, original, creativo y lleno de valor.

En el post invitado de hoy nos hablará de la duda que a menudo nos encontramos cuando nos iniciamos en el mundo del desarrollo personal: ¿debería aceptarme como soy o desafiarme y cambiar? ¿Cuál es la clave? ¿Cómo encontrar el equilibrio y sobre todo qué puedes hacer al respecto?

Ahora que entro de lleno en el mundo del desarrollo personal me encuentro con dos opiniones muy opuestas en relación a ello, se trata de aceptarte o desafiarte.

Acéptate y quiérete tal como eres

Varios expertos en desarrollo personal y más bien de espiritualidad coinciden en que debes aceptarte tal y como eres para ser feliz y tener una vida plena. Abrazarte e ti mismo y amarte tal y como eres, sin ponerte metas continuamente, ni estar todo el rato exigiéndote a ti mismo. Puedes ser feliz para siempre ya que no hay nada que cambiar, no hay dolor, todo está bien y te quieres como eres siempre.

Sí que es cierto que una de las mayores causas de frustración y sufrimiento humano es la insatisfacción. No estamos satisfechos con nosotros mismos, no aceptamos nuestra situación, no aceptamos nuestro cuerpo, estamos insatisfechos con nuestra vida, con nuestras relaciones o con nuestro nivel económico. Y lo peor, no estamos satisfechos con nuestro presente. Nos paseamos la vida surfeando en el pasado o soñando y ansiando por el futuro.

Lo mismo nos pasa en relación al tema de pareja. Algunos comentan que para amar verdaderamente a alguien tienes que amarlo tal y como es sin ninguna condición ni ningún pero. Una de las principales causas de los problemas de pareja es el no aceptar al otro tal y como es. Yo pienso que puede ser cierto pero hasta ciertos límites. Si aceptar a esa persona tal y como es nos hace daño a nosotros mismos por supuesto hay que replantearlo. Pero está claro que la aceptación de nosotros mismos y de nuestra pareja es algo primordial.

La aceptación es el primer paso para la felicidad

La aceptación es el primer paso para que se acabe el sufrimiento, el primer paso hacia la felicidad. ¡Hasta aquí estoy de acuerdo! Además, en mi caso, los cambios han venido después de un proceso de aceptación. El problema aquí, para algunos a lo mejor, es que muchas veces no nos conocemos y nos cuesta aceptar una identidad que hemos ido construyendo y que intuimos que no es la nuestra.

Desafiarte y cambiarte continuamente

Pero por lo otro lado varios expertos, principalmente de desarrollo personal y negocios comentan que para ser una persona exitosa y cambiar totalmente tu vida debes romper con tu identidad. Y cuanto mayor sea tu ruptura, cuanto más te distancies de tu antiguo yo, mejor. Significa romper totalmente con tu historia, con tus hábitos y con tus creencias.  En este caso supongo que depende de si quieres estar como siempre, o tener lo de siempre, o estar en una nueva  situación.

Es obvio que no podemos hacer caso a todos los expertos, cada uno tendrá que decidir por sí mismo y creer en lo que es mejor para él, pero estas dos versiones me suscitan mucha curiosidad e interés porque creo que afectan directamente a la  felicidad y a los resultados. Elegir una u otra puede determinar definitivamente tu vida.

Esta idea de romper con tu identidad y desafiarte al máximo, va bastante en contra de la idea de aceptarte y quererte tal y como eres ¿verdad? Además, algunos dicen que hay un riesgo de perderte a ti mismo. Y también va en contra de una creencia que tenemos bastante arraigada y que se oye continuamente:

“Las personas no cambian.”

Las personas sí cambian

Aunque lo cierto es que sí cambian. Y aunque mantengamos nuestra identidad, cambiamos de perspectiva gracias a nuestra experiencia y conocimiento. Y también cuando cambiamos de otras formas. Yo estoy cambiando y mirad a María, que ha cambiado bastante. Ha pasado de ser una persona que vivía en segundo plano y de no sentirse merecedora a ser una persona de éxito. Mucho ha cambiado aquí, ¿verdad?

Las personas sí podemos cambiar y es más fácil cuando rompemos algo de nuestra identidad, cuando nos contamos una nueva historia acerca de nosotros mismos. Porque en el fondo solo somos lo que pensamos que somos.

Tus limites están en tu mente y estoy segura de que los has sentido si has pensado alguna vez "yo no valgo, no soy capaz, no soy la persona adecuada", etc. ¿Cuantas veces te has contado la misma historia? Imagínate, por un momento, que fueras capaz de contarte una historia nueva todos los días durante años tal como has estado haciendo antes (si lo has estado haciendo claro) ¿no crees que esos límites cambiarían?

Me encanta el desarrollo personal y me fascina su aplicación en el mundo de los negocios, así que tengo bastante curiosidad acerca de esta teoría y de momento hay cosas que sí comparto con ella.

Mi caso personal

Supongo que nada es universal y todo depende de cada uno. En mi caso personal sufrí bastante por no conocerme ni aceptarme a mí misma, por no aceptar mi presente en muchos momentos, por no aceptar imprevistos y, principalmente, por no aceptar que me había equivocado, por no aceptar que había fallado estrepitosamente en algunos aspectos de mi vida. O sea que básicamente me he complicado bastante la vida 🙂 y siento que el desarrollo personal y el coaching me hubieran venido genial en todas las etapas de mi vida.

Ahora, acepto que mis errores son parte de mi historia, de mi aprendizaje y también son mi brújula a la hora de ayudar a otras personas. Todos podemos equivocarnos y es más, nos vamos a seguir equivocando, hazlo parte de tu vida y ésta será mucho más ligera si lo tienes en cuenta.

El primer paso que di para ser más feliz fue aceptar esto.. Aceptar que me equivoqué. Acto seguido: ¡librarme de la culpa! Tenía bastante carga, además. A partir de ahí lo que más me ha ayudado a cambiar las cosas que quiero cambiar es visualizar a esa persona que quiero ser. Sí, mi mejor versión porque creo que tengo más para dar y no me quiero quedar por aquí, en mi caso siento que he venido a ser esa versión. Quizás el desafío sea una necesidad para mí.

Además, en toda mi vida naturalmente hice cosas por desafío: mi carrera (que no me resulto fácil), la competición deportiva, superar mis límites, entrenar mis capacidades...  Si no fueran los desafíos creo que no me sentiría tan realizada, estaría más apagada supongo. Para mí son un  motor en mi vida.

En mi caso personal los cambios significativos en mi vida han venido después de aceptar quién era, dónde estaba pero también rompiendo algo de mi identidad, alguna creencia y desafiándome. Así que basada en mi experiencia personal subjetiva (aunque he visto casos similares) te diría que para hacer un cambio significativo en tu vida (si quieres cambiar claro) el primer paso es aceptar dónde estás y quién eres ahora mismo y, después, desafiarte si quieres lograr algo, rompiendo algunas cosas de tu identidad para que empieces a actuar desde tu mejor versión ya mismo. O sea, acepto quién soy pero me doy permiso para mejorar y sé que puedo mejorar.

Te dejo algunas claves que considero básicas y que me he sacado de la manga 🙂 por mi experiencia  para la aceptación y para el cambio:

Las claves para la aceptación

1# Ama tu unicidad

Eres un ser único, diferente de todos los demás. Ama tus diferencias, ellas te hacen único e irrepetible. No tienes que ser como los demás, no tienes que caerle bien a todo el mundo, eso solo te traerá sufrimiento. Baila con tus defectos, ríete de tus sombras. Acuérdate, sería muy triste venir a este mundo y no amarte, no verte y quererte como la persona más importante de tu vida, un auténtico desperdicio.

2# Aprovecha tu tiempo

Tu tiempo es limitado y va a pasar de todas formas lo aceptes o no. Cómo lo prefieres pasar ¿con una sonrisa y con amor por ti mismo, o enfadado, insatisfecho y triste?  ¿Cómo crees que te va a ir mejor la vida? Me refiero a la mayor parte de tu tiempo; claro, es normal que sientas todas esas emociones. ¿Pero a cuáles les dejas que ocupen más tiempo en tu vida?

Aprovecha este tiempo, no lo dejes pasar en vano. Piensa que pudieras verte a tus 60 años y darte cuenta de que todo el tiempo has ido en contra de ti mismo, todo el tiempo has estado insatisfecho, y que viviste momentos muy buenos pero no los pudiste aprovechar porque no te aceptabas o no aceptabas tu situación.

3# Juega bien tus cartas

Tus cartas eres tú, tu situación y tus recursos. Esas son las cartas que te fueron dadas o que obtuviste por el camino. Tienes un juego único pero si quieres otro tipo de cartas tienes que empezar a jugar con las que tienes. Las tienes que aceptar y ver su poder, solo entonces puedes seguir jugando y cambiarlas por otras mejores.

4# No trates de gustarle a todo el mundo

Date permiso para fallar, acepta que no eres perfecto y que no pasa nada por equivocarte. No seas duro contigo mismo, háblate de forma amable.

Claves para cambiar o desafiarte

1# Haz cosas que te dan algo de miedo

Haz cosas que te apetecen o te pasan por la cabeza más de una vez para las cuales no estás preparado y prueba a pesar del miedo.

Si te ayuda mira este post donde hablo acerca de cómo vencer tu miedo de una forma muy práctica, desde algo que ya haces habitualmente. Hazlo en pequeñito si hace falta, prueba con pequeños pasos.

2# Visualiza a esa persona que quieres ser y actúa ya como esa persona

Tu mejor versión estaría actuando tal y cual lo estás haciendo ahora o de otra manera? ¿Qué estaría haciendo ahora mismo y que puedes aplicar ya desde ahora?

3# Cuestiona tus verdades

Como te decía antes, esas historias que te cuentas a ti mismo, que eres así o asá, ¿son reales? ¿Alguien te ha contradicho alguna vez acerca de ellas? ¿Quizás haya alguna posibilidad de que no sean como piensas?

4# Cuéntate una nueva historia

Ya sabes, vamos a cambiar el disco que tenías antes por uno nuevo. Date cuenta de lo que llevas repitiendo toda tu vida y empieza por otra historia nueva. Acuérdate de ese día que tuviste el coraje para avanzar y que lograste lo que querías pese a tus miedos. Esa podría ser tu nueva historia.

Como ves acabamos con un mix entre aceptación y desafío pero esto tan solo es mi experiencia personal, lo que me ha funcionado a mí. Me encantaría saber tu opinión  o experiencia acerca de este asunto ya que puede tener muchísimos matices que cada uno tenéis una forma de pensar y de sentir. ¿Qué te ha funcionado a ti? ¿En qué crees más en aceptarte o desafiarte?¿Crees que la aceptación y el cambio son compatibles?


Hola! Me llamo Pamela y te podría decir que soy optometrista y escaladora a veces (ay te lo acabo de decir!) pero principalmente soy una persona comprometida con mi desarrollo personal y con el de los demás, ya que es algo que he echado de menos en toda mi vida. Escribo en ricamente.net acerca de desarrollo personal, buceando en su lado más práctico y creativo. Si te apetece pásate y dime hola aquí.

20 comentarios

  1. Re: El Gran Dilema del Desarrollo Personal. ¿Adivinas cuál es?
    VF
    VICTOR PACIN FREIRE

    Responder|
    Hoy, 13:27
    Maria Mikhailova (info@mariamikhailova.com)
    Es bueno el articulo sin dudas, mi propósito no es discrepar ya que estaría desde el juicio, solo que hay algo que mi experiencia y conocimiento me ha llevado a caracterizar, LA GENTE NUNCA CAMBIA. esto es una máxima real y cierta. lo que soy lo soy , lo que eres lo serás. la diferencia es aceptarlo y amarlo profundamente, no resistirlo. la gente nunca cambia , lo que sí vemos es que una vez que se acepta , trabaja en ella misma, lo ve, lo medica mentalmente, lo acepta , lo incorpora , desde ese momento empieza a hacer algo diferente , por eso notamos o noto UN CAMBIO , pero básicamente seguimos siendo los mismos.
    abrazo, espero que sirva como aporte

    1. Hola Victor!
      Muchas gracias por comentar, puedes discrepar no pasa nada! Yo antes también lo pensaba pero ni está bien ni mal y es justo lo que buscaba, saber en que puntos estáis de acuerdo o en desacuerdo, que os funciona a vosotros y que no. Pienso que si es muy importante lo que dices acerca de amarte profundamente y esto sirve con o sin cambio 😉 o en cualquier proceso que te encuentres.
      Y esos trabajos que la persona hace en ella misma, haciendo luego cosas diferentes exteriormente, ¿no los consideras cambios? ¿Talvez un trabajo interior? ¿O como lo llamarías?
      Gracias por escribir!
      Un abrazo!

  2. Hola a todos!!
    María muchas gracias por darme esta oportunidad de escribir en tu maravilloso blog, un espacio donde siempre aprendo y me inspiro, es todo un placer y un gran honor!! Para mí eres una gran maestra. Y muchísimas gracias por tus bellas palabras y por esa dosis de motivación!! 🙂
    Chicos me encantaría que os mojaréis y me dijerais que os pasa a vosotros, si sois mas de aceptar o de cambiar, si aceptáis lo que no podéis cambiar, o no paráis de intentarlo o si solo aceptáis lo que os gusta, jejeje lo que sea!! Y si a alguno le ha funcionado uno de los dos extremos me encantaría saberlo!
    Gracias por todos los mensajes que me habéis mandado por email, os contestaré en cuanto pueda. Un abrazo y gracias por leerme!

    1. Hola Pamela. De nada. Sigo pensando que eres una de las personas más determinadas y valientes que conozco. Pocas personas que conozco se lanzan con esa energía como lo haces tú a cumplir sus sueños. Y eso sólo significa una cosa: te irá muy muy bien en este mundo. Y ayudarás a muchas personas, no me cabe ninguna duda. Ha sido tan fácil y tan bonito trabajar contigo, que sólo doy las gracias por tener a personas como tú cerca. Lo de aceptarse y cambiar, me encanta este debate, considero las dos partes esenciales. Y que cada uno vaya sintiendo qué necesita en cada momento de su vida. Hay momentos donde la aceptación es sanadora. Hay momentos en los que el cambio es esencial. Al final, creo que son las dos caras de la misma moneda. Mil gracias por este interesante post que incita al debate, guapa!

      1. Ay María que me dejas sin palabras! Yo siento una enorme gratitud por todo el proceso que hemos vivido y por todo lo que estoy viviendo. Para mí también ha sido muy fácil y bonito trabajar contigo, por tu profesionalidad, por que estabas siempre dispuesta a ayudar, por tu capacidad de escucha, por tu amabilidad y comprensión y por todas las ideas que hemos tenido juntas. Muchas gracias por todo!! Aceptación sanadora y cambio esencial, me encantan estas asociaciones y me parece que van muy bien una con la otra ;). Gracias por aportar siempre!!

        1. Gracias a ti, bonita, por haber confiado en mí. De verdad que fue una delicia trabajar contigo. Todo ha fluido de una manera increíble. Por cierto lo de cambio esencial puedes usarlo como eslogan, me está gustando como suena. Y va mucho con tu filosofía de vida y el enfoque de tu blog. Ya te entrevistaré próximamente. Estoy inaugurando una nueva serie de entrevistas a personas que han lanzado sus proyectos trabajando conmigo para darte a conocer y que cuentes cómo es un proceso de emprendimiento real, desde dentro. Un abrazo y mucha suerte, amiga! Ya te siento como tal 🙂

  3. Hola Pamela y María. Enhorabuena Pamela por el post y a ti María por tu trayectoria.
    Os diré lo que yo voy descubriendo en mi camino.
    Necesario aceptarte y quererte en cada momento tal cual eres
    Hacerte responsable de lo que haces y lo que sientes.
    Trabajar en ti con cariño la cualidad que quieras mejorar si no te está sirviendo para conseguir tu propósito.
    Yo no estoy de acuerdo en que la gente no cambia, todo es cambio, ya no somos iguales que cuando éramos niños, o ¿acaso tenemos el mismo aspecto?, ¿Es lo mismo que nazcas en la India que en España? o cuando tienes un hijo ¿no cambia tu forma de amar? las experiencias y aprendizajes de la vida nos van moldeando.
    Aunque al final solo son conceptos, depende lo que cada uno entienda como cambio, si notas un cambio pero tú no lo ves como cambio, pues tienes razón y si piensas lo contrario también.
    Al final todo vale, todo lo que podamos decir porque cada uno encuentra su método para satisfacer sus necesidades y hacer su camino, eso sí unos con más sufrimiento que otros.
    Os deseo felicidad
    Antonio

    1. Hola Antonio,
      Muchas gracias por tu aportación! Me encanta lo de quererte y tratarte con cariño 🙂 y creo que vale tanto para aceptarte como para cambiar, dandote permiso, tratandote amablemente y cuidándote. Hacerte responsable también es muy importante, a partir del momento en que TÚ te haces responsable tienes el poder de cambiar. Estoy de acuerdo contigo en relación al cambio, pero como bien dices son nuestros conceptos y lo que pensamos nosotros. También creo que todo vale, podemos coger un poquito de todo si es lo mejor para nosotros o no, no coger nada ni pensar nada. Cada uno lo hará a su manera al final, su propio camino personal como bien dices y, desde luego, queriéndote y tratandote con cariño lo haces mucho más llevadero y lo disfrutas mucho más.
      Un abrazo!

  4. Hola Pamela y Masha 🙂 Me ha gustado mucho el artículo y me ha resonado a que debía prestarle atención en este momento. Creo que es una pregunta que incluso yo misma me hago internamente acerca de mi y también acerca de las personas q me rodean cuando veo que tienen algún problema o dificultad, presto atención a cómo tratan de afrontarlo… y, realmente, casi todas las veces veo que el cambio es tan difícil… En mi caso personal, siempre he sentido que yo no era por fuera la misma persona q por dentro, es algo que he sentido siempre y creo que por esa vocecilla interna algo me empujó a conocerme y, por supuesto, CAMBIAR! Y aunque me de miedo, bastante en muchas ocasiones, la verdad, creo que la esencia interna siempre se mantiene, bueno, al menos desde mi visión y experiencia personal. Aunque comparto la idea de que es un mix, y también se deben aceptar muchas partes por el camino. Enhorabuena!!! Mucho ánimo, me ayuda tanto leeros!! Saludos 🙂

    1. Gracias por pasarte por aquí, Laura. Me encanta leerte porque muestras las mismas dudas que nos surgen a muchos en esto del desarrollo personal. ¿Me acepto y me quedo igual, cambio y creo una nueva identidad? El cambio es difícil… para nuestro Ego. Porque al Ego le gusta la seguridad, arriesgar lo menos posible y porque al igual que el amigo Miedo, quiere protegernos a toda costa. Ahora si hablamos de Esencia o el Ser, como ha comentado Irune, no somos nuestro Ego, no hay ni existen miedos, el cambio es más fácil, porque ya no dependes del qué dirán, de si estoy cometiendo una locura al cambiar… y lo mejor de todo, empiezas a sentirte libre, libre como en esencia eres, sin condicionamientos de la personalidad ni del Ego. Es un tema profundo pero cuando llegas a ese nivel, te das cuenta de que el cambio es lo más natural de la vida, nada permanece, todo fluye. Somos cambio constante. Como decía Irune: en 7 años absolutamente todas nuestras células se regeneran, somos otro ser incluso a nivel físico, imagínate si no es grande el cambio! En fin, sólo es mi visión particular. Así que ni es la verdad ni es definitiva. Puede que mañana descubra algo más. Mil gracias por avivar este interesante debate. Un abrazo guapa!

    2. Hola Laura!
      Muchas gracias por tu aportación! A mi también me gusta cuestionarme porque siento que me da más toma de consciencia. ¿Es muy interesante verdad? Ver que es lo que necesitamos en cada momento, ver como procesan los demás sus cambios y que le funciona a cada uno. Es difícil cambiar porque a la mente no le gusta nada el cambio 😛 y te va a decir ¿pero donde vas? Estás loca, ¿por qué no te quedas como estás? Antes lo malo conocido que lo bueno por conocer. Tampoco estás tan mal, si tu no eres esa bla bla bla Me siento muy identificada contigo y con lo que comentas del duo interior y exterior. En mi caso, yo sentía que yo no era yo, como que me faltaba algo, no me sentia yo al 100% y si,me faltaba conocerme muy bien y vencer mis miedos tal como comentas.. Ahora me pasa parecido a lo que dice Masha, aunque me queda mucho camino, cuanto menos importancia le doy al ego y a mis condicionamientos todo me resulta más fácil. Me has dejado pensando con “la esencia interna se mantiene”, un aporte muy interesante 😉 será “verdad”? ¿Puede ser que nuestro ser no cambie? No lo sé, pero me enriquecen mucho vuestras perspectivas 🙂
      Muchas gracias por los ánimos y por leernos! 🙂 Un abrazo!!

  5. Me encanta tu post Pamela. Coincido plenamente contigo.

    Creo que la frase tan oída de “acéptate como eres”, puede, si no eres muy consciente de ello, llevarte más al fondo de dónde estás, si atraviesas un momento complicado. Y tu artículo esclarece mucho este tema y estoy de acuerdo, que aceptarse sí y a partir de ahí, poner rumbo hacia nuestros sueños y hacia esa persona en la que nos queremos convertir. O dicho de otra forma lograr “una mejor versión de nosotras mismas”.

    Además “aceptarse uno mismo”, si eres una persona llena de miedos, la cual “salir de la zona de tu zona de confort” te da vértigo. Puede ser justo lo que necesitas para sentirte bien (momentáneamente), gracias a este argumento, cuando en realidad es un “autoengaño”. Es evidente que si siempre haces las mismas cosas, los resultados son los mismos.

    Si que creo que en esencia somos la misma persona, más bien “el mismo ser”, pero si tenemos cuenta que cada día que nacemos nos regeneramos por dentro, con células nuevas y nuevas conexiones neuronales (como dice Mario Alonso Puig), este argumento ya de entrada se cae por tierra, además de que “nuevos aprendizajes”, una nueva visión de lo que somos, nuestro crecimiento y desarrollo personal, sin duda nos hace personas diferentes, y con mucho valor que aportar al mundo.

    Quizás tenemos mucho apego, gran sentido de identidad, enseguida nos ponemos etiquetas, de todo tipo y cuesta “desapegarse de todo ello” y ver lo que realmente somos “EL SER” en sí mismo y no aquello que creo que soy, que tiene que ver con mi religión, cultura, partido político, estado civil, etc… Soy algo mucho más grande y al igual que se produce la magia en el UNIVERSO cambiante, mi SER que forma parte de él tiene esa esencia capaz de transformarse.

    Gracias Pamela y a ti Masha por ayudar, inspirar y generar reflexiones transformadoras.

    1. Wow, qué aportación más valiosa Irune! Nunca dejas de sorprenderme. Tienes una sabiduría innata que te caracteriza. Has dado en el clavo: no somos lo que pensamos, nuestra identidad no es más que una máscara que llevamos en la vida social, pero somos mucho más que eso. De ahí que tengamos la libertad de ser lo que queramos ser desde hoy. No creernos eso que nos han dicho que somos porque no es verdad. Por lo que el verdadero cambio quizás sea aún más profundo: dejar de identificarnos con esa máscara y crear desde dentro, desde la esencia y el ser. Gracias por ser tan grande y enseñarnos tanto. Qué ganas de que llegue tu conferencia SelfCoaching pronto! Vamos a aprender un montón!

    2. Hola Irune!
      Muchas gracias por pasarte por aquí y por traernos tantas aportaciones!
      Lo primero, nunca había pensado en las consecuencias del extremo acéptate cómo eres y no cambies nunca. Uno siempre relaciona aceptación con amor hacia uno mismo pero visto desde esta perspectiva puede ser un poco de autoengaño, un comodín o incluso una excusa para no salir del mismo sitio. “Yo soy así, ya no cambio”, ¿cuántas veces lo hemos oído?
      También pienso que estamos en constante cambio físico e interior y coincido contigo en que tenemos mucho apego y mucho sentido de identidad. Puede ser que al romper con todo (como en el caso extremo que hablaba en el post) puedas avanzar y cambiar mucho más rápido. Aunque a mí también me gusta más hacerlo desde dentro, desde nuestro ser como comentas Masha y con la libertad de quitarte las máscaras! 🙂 Me encanta esa magia del universo en constante cambio y de nosotros mismos, ya que le pertenecemos. Creo que la podemos sentir muchas veces siempre y cuando la creemos.
      ¿Habéis dicho conferencia? Estoy deseando verla! Me encantan tus vídeos!! 😉
      Una abrazo y gracias por esa magia! 🙂

    1. Hola Ana!
      Muchas gracias por comentar! Creo que esa frase lo resume bastante bien, ser nosotros mismos y mejorarnos. Partir de nuestra esencia y llegar a nuestra mejor versión, ¡me encanta! Y sí, es un desafío manejar las dos pero también nos pueden traer cosas muy bonitas y verdaderas oportunidades de crecimiento.
      Un abrazo!

  6. Los seres humanos no somos perfectos pero sí perfectibles. Nacemos sin recordar quienes somos y a medida que vamos creciendo físicamente, se va mostrando la información de nuestra alma y vamos aprendiendo también. Tenemos la capacidad para transformarnos porque somos la única especie del reino animal que tiene consciencia de sí mismo. Aprendí a ser feliz con lo que soy, y todo lo que soy lo llevo encima. Me dirijo a la excelencia de mi ser y disfruto del camino.

    1. Hola Yeliz!
      Que buena frase, no somos perfectos pero perfectibles! Es curioso el hecho de que nunca alcanzaremos la perfección pero nos podemos perfeccionar hasta el infinito, si queremos. Pero aún así tenemos la suerte de vivir momentos perfectos :). Me gusta esa descripción de todo lo que pasa desde que nacemos hasta que tomamos consciencia y que gracias a ella cambiamos, no solo cambiamos, nos TRANSFORMAMOS. Me encantan tus lemas desde el ser y me identifico ;).
      Muchas gracias por tu aportación!
      Un abrazo!

  7. Me encantó el post y me siento muy identificada con muchas de las cosas que escribes!
    De hecho, he tenido varias veces este mismo dilema y mi son cosas distintas y iguales a la vez.
    La aceptación es uno de los principios Mindfulness que habla sobre acoger el momento presente y todo lo que éste conlleva, ya sea tu situación personal, tu estado de ánimo, tus emociones conscientes o inconscientes, etc. Y sólo desde este punto, desde la aceptación, el cambio es posible. Es como pisar fuerte en el ahora para poder caminar hacia el futuro con consciencia. Es como mágico porque realmente en el darse cuenta que se da en la aceptación el cambio ya empieza, dejas de ser la misma persona y nuevas conexiones neuronales se dan en tu cerebro, abriéndote más puertas y más posibilidades a tu propio sentir. Los descubrimientos en neuroplasticidad son realmente increíbles en este sentido, y avalan la certeza de que las personas tenemos la capacidad de cambiar sea cual sea nuestra edad.

    Muchas gracias por poner luz en este aspecto, que pueda parecer que a veces se dan mensajes contradictorios en el campo del desarrollo personal cuando realmente todo es cuestión de un sutil matiz que comprendido e integrado es capaz de cambiarlo todo.

    Un abrazo!

    1. Hola Alba!
      Muchas gracias por pasarte por aquí! Creo, como tú, que la aceptación del momento presente es esencial. Todos sufrimos mucho porque no estamos presentes o no aceptamos el presente. Yo misma sufrí mucho con esto porque no sabía cómo ponerle freno a la mente, pensaba que era algo normal y me identificaba con ella. Pienso que la aceptación del momento presente es clave para todo, para aceptarte, cambiar, vivir bien, tener foco, ser feliz. Es muy interesante lo que comentas de la magia del cambio 🙂 A pesar de que a primera vista la aceptación y el cambio parecen incompatibles, cuando inicias uno sí se puede dar mágicamente el otro. Quizás sea el hecho de dejar de ir a contracorriente. Cuando no aceptamos estamos en negación constante y nuestro foco está en lo que nos disgusta. Cuando aceptamos, agradecemos, nos permitimos con amabilidad cambiar, nuestro foco está en mejorar y la mente se despeja de otras cosas. Al pasar por el proceso de aceptación ya vemos los cambios con otros ojos y fluimos mejor con ellos también, los aceptamos e integramos más rápido.
      Muchísimas gracias a ti por tu aportación!
      Nos vemos pronto 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *