10 claves de la espiritualidad que te ayudarán en tu negocio

A menudo me preguntan en entrevistas que ofrezco cómo he conseguido tener éxito como coach. Y a menudo me cuesta encontrar una respuesta concreta y específica.

Lo cierto es que no soy una emprendedora al uso. Me baso mucho en mi intuición y creo que mi interés por la espiritualidad aquí tiene algo que ver.

Y es que la espiritualidad está cada vez más de moda y algunos quizás se aprovechan de este boom para sacarle tajada.

Siempre ocurre con cualquier cosa que se ponga de moda. El mismo coaching, por poner un ejemplo claro.

Pero también está la parte buena del asunto: podemos aprovechar este boom y usar a nuestro favor que estamos tan rodeados de tantas corrientes espirituales. Lo cierto es que llevada con sentido sólo ofrece beneficios positivos. Salvo, claro está, que quieran manipularnos, engañarnos o incluso llevarnos a sectas, como me sucedió a mí hace un par de años y lo que por fin te desvelo al final de este post.

Pero volviendo al tema de la espiritualidad, emprendimiento y negocios digitales.

¿Cómo la espiritualidad puede ayudarte a tener éxito en tu negocio?

No sé si te habrás dado cuenta, pero al menos en el mundo del desarrollo personal vemos a no pocos referentes que en su momento realizaron Un Curso de Milagros.

Y es curioso: los que se basan en estas leyes espirituales, como puede ser el caso de Laín García Calvo o Raimon Samsó... al final ven esto del emprendimiento de otra manera.

En mi caso no ha sido fijándome en estos grandes que di con la espiritualidad. Fue en realidad mucho antes, antes de reinventarme y comenzar con mi blog.

¿Cómo fue mi primer contacto con la espiritualidad?

Siempre cuento que provengo de un país comunista (la ex URSS) donde el ateísmo y el abuelo Lenin eran nuestro Dios particular, donde se miraba de reojo o con burla a las abuelas con pañuelo en la cabeza que iban a la iglesia a rezar o a poner velas a los santos...

Sin embargo, desde que era una niña siempre sentí que había algo más. Que la vida no podía ser pura materia. Que tu vida no podía acabar sin más y ya está, de repente no hay nada...

Siempre he tenido alma de filósofa que plasmaba en mis novelas de principiante, mis poemas y esos diarios que nunca llegaron a sobrevivir.

A los 30 años, como cuento a menudo en las entrevistas, tuve esa segunda crisis existencial (la primera fue a los 18 y como resultado hubo un largo período de relaciones tóxicas que me enseñaron a amarme como mujer). En esta segunda crisis existencial de los 30 tuve cambios radicales en mi vida: conocí al que es hoy mi marido, me marché para siempre de la casa de mis padres, poco después dejé mi trabajo de toda la vida y me fui al extranjero a vivir.

En medio de todo este proceso conocí una filosofía llamada Los Vedas, de la antigua India, precursora de muchas religiones que vinieron después.

Me fascinó aquel mundo, abrí los ojos y vi que otra realidad era posible. En esa época también me hice vegetariana (cosa que sigue siendo mi realidad a día de hoy), empecé a vivir con mayor conciencia, decidí abrirme al amor y no dejarme llevar por opiniones ajenas.

Mi blog estaba enfocado en este tipo de conocimiento: la espiritualidad y los Vedas. Es cierto que con el paso del tiempo, y siguiendo mi proceso de reinvención, se convirtió en un espacio de desarrollo personal y profesional, pero si quieres echarle un vistazo a esa primera época del blog, tienes mi Abecedario de la Felicidad donde podrás asomarte a esos primeros artículos que publicaba.

Emprendimiento y Espiritualidad. Un tandem que da grandes resultados

Como ves, nunca dejó de interesarme este mundo espiritual. Siempre me cuestioné la vida, me hice preguntas y no dejé de buscar el sentido a nuestra existencia.

Así fue cómo descubrí también Un curso de milagros que empecé a leer y a aplicar poco a poco en mi vida diaria.

Y hoy quiero compartir contigo por qué creo que la espiritualidad puede ayudarte a tener éxito en tu negocio, basándome como siempre en mi caso personal.

1# El emprendimiento como la mejor escuela de desarrollo personal

Lo habrás escuchado en numerosas ocasiones: emprender te saca de tu zona de confort, te enfrenta a todos tus miedos juntos, saca lo mejor y lo peor de ti. Te encontrarás en momentos de no saber qué hacer, qué decisión tomar... te sentirás perdido, sin saber qué rumbo tomar, querrás en numerosas ocasiones tirar la toalla... Te enfrentarás al fracaso, a múltiples caídas, incomprensión, críticas y hasta envidias. Sí, es parte del emprendimiento. Es el precio que se paga cuando uno decide hacer algo diferente con su vida.

Por eso creo que si te lo tomas como un proceso normal, donde sí o sí te van a suceder todas estas cosas, al final lo único que pasará es que crecerás como persona, te harás más fuerte, más confiado, más auténtico... siempre que te permitas abrirte a ello.

Según muchas enseñanzas espirituales, la vida en sí es un proceso lleno de dificultades porque sólo así podemos aprender y crecer, sólo así evolucionamos. Si tomas el proceso emprendedor como una oportunidad de crecimiento, puedo asegurarte que todos esos altibajos los llevarás mucho mejor.

2# Desapego de resultados inmediatos

Como decía antes, no se trata de llegar a la meta a toda costa. Estamos ante un proceso. Y lo que la espiritualidad nos enseña es que la vida en sí es un proceso.

Lo que nos proporciona la espiritualidad es a desapegarnos del resultado. Me he encontrado en mi consulta de coaching y mentoring con personas desesperadas al no ver resultados inmediatos. Y eso a menudo nos hace desistir, desilusionarnos con nuestro proyecto y ya no dar lo mejor de nosotros mismos.

Si partimos de la premisa de que el apego no nos hace felices, porque nos mantiene esclavos de una cifra, un número, reconocimiento, fama o simplemente supervivencia... al final lo vamos a pasar mal.

Darte cuenta de que lo importante es el proceso y armarte de paciencia a que te lleguen los resultados deseados, sin perderlos de vista, ésta es la clave.

Aquí a menudo incurrimos en lo opuesto: soy tan espiritual que no necesito resultados. Es una afirmación tan válida como cualquier otra, pero sí creo que si emprendes un negocio, éste se mantendrá con resultados reales.

Al final la espiritualidad práctica para mí es esta mezcla de desapego y practicidad, algo que a menudo nos cuesta equilibrar, pero no es imposible.

3# Contribución y trascedencia

Otro factor esencial que he aprendido gracias a mi contacto con el mundo espiritual es la importancia de contribuir, de aportar valor, sin buscar siempre algo a cambio.

En el mundo online damos muchísimo gratis, es así como funciona. Primero das, luego recibes.

Y ¿qué es esto si no una de las leyes espirituales que rigen el Universo? Dar y recibir. Dar sin esperar una respuesta a cambio.

Según el coaching estratégico la contribución es una de las necesidades espirituales más elevadas del ser humano. Si nos posicionamos ahí, tendremos un negocio más espiritual, que incluye a los demás y busca ante todo aportar el máximo valor al máximo número de personas.

En cambio, si nos situamos en las necesidades más básicas que vaya a satisfacer nuestro negocio, por ejemplo, la seguridad o la importancia y el reconocimiento, es probable que nos cueste mucho más ver resultados a la primera.

Y es que puedes contribuir desde ya, puesto que esto no depende de resultados. Hoy mismo puedes llamar a esa persona y ayudarle con tu conocimiento. Pero para que te lleguen resultados físicos, posiblemente tenga que pasar más tiempo.

Es más, a menudo los resultados llegan justo después de poner en marcha el desapego y contribución sin buscar a priori nada a cambio. Al menos éste ha sido mi caso.

Muchos de mis clientes salieron de mis sesiones de prácticas gratuitas como coach. Esas personas me hicieron además magníficos testimonios como agradecimiento y eso atrajo a clientes nuevos que confiaron en mí.

4# La Ley de la Vibración

Atraemos aquello que vibra como nosotros. Es decir, si vibro en la escasez, atraeré escasez. Si vibro en el miedo, atraeré más miedo. Si vibro en la abundancia, en la gratitud y me abro al mundo, aportando lo mejor de mí misma, atraeré más de eso.

Suena sencillo pero a menudo no somos conscientes de ello.

Esto lo he podido comprobar en primera persona en numerosas ocasiones. Cuando tengo una sesión de ventas previa con un cliente, si voy con miedo, si trato de que me contrate a toda costa... sencillamente me pongo más nerviosa, el cliente nota mi inseguridad y es muy probable que no me contrate.

Bueno, eso es algo que me pasaba más bien al prinipio. Ahora que tengo cada día mayor mentalidad de abundancia, me siento relajada en las sesiones. Hay veces que siento que no es el momento para la otra persona y le comento que es mejor que realice otro tipo de cursos o busque otro profesional.

Eso también me permite estar más relajada, más confiada y sobre todo actuar desde una posición más sólida, menos necesitada, más abierta.

5# Una nueva relación con el dinero y mentalidad de abundancia

Muchas personas que se consideran exitosas en el mundo del desarrollo personal, han apostado por desarrollar la mentalidad de abundancia.

No están reñidos con el dinero, no lo consideran un mal, no se sienten incómodos cobrando precios adecuados a su trabajo, ya que trabajan desde el corazón, desde su verdad y mantienen muy claro que les llegan las personas adecuadas en su momento, siguiendo el punto anterior que mencionaba más arriba: la ley de vibración.

Desde que he desarrollado esta mentailidad, me he reconciliado con el dinero, por fin puedo decir que la abundancia está llegando a mi vida, a veces sin buscarla.

Me ofrecen colaboraciones, afiliaciones... me llegan clientes con los que me siento a gusto trabajando.

Desde agosto del año pasado, es decir, desde hace más de un año, no he tenido que hacer campañas de promoción de mis servicios de coach ni ofrecer en redes sociales sesiones gratuitas. He podido poner tarifas adecuadas a mis servicios y eso no ha impedido que me lleguen nuevos clientes. Lo mismo ha sucedido con mis cursos online.

Además, una curiosidad: he observado que cuando invierto en cursos de formación que antes consideraría caros, de repente me llegan ingresos con los que no contaba en un principio.

Es curioso cómo funcionan esas leyes espirituales.

6# La confianza como antídoto a la necesidad de control

Todo ocurre por alguna razón en esta vida, y a menudo desconocemos esa razón.

Todo llega cuando tiene que llegar. Dejar ese control que tan a menudo buscamos, permitirnos fluir por la vida, sin olvidar el Norte, es otra de las cosas que me ha enseñado la espiritualidad.

Cuando nos desesperamos al no ver resultados, cuando parece que todo está yendo de mal en peor... lo único que puede mantenernos a flote es la dichosa fe o la confianza.

No sé cómo ni cuándo... pero lograré vivir de esto. Este ha sido mi mantra que ha estado sonando como en segundo plano desde el momento en el que decidí emprender.

Lo hice sin grandes aspiraciones, con multitud de miedos, inseguridades... me equivoqué en numerosas ocasiones, he tenido clientes difíciles, ha habido gente que no ha terminado procesos conmigo o se dieron de baja a la mitad...

Pero ¿sabes qué? Nunca perdí esa fe en que estaba en el camino correcto, en que estaba realizando mi potencial, en que iría mejorando y superándome como coach y como emprendedora.

También me he enfrentado a situaciones que no dominaba del todo desde un principio: mis primeras sesiones de mentoría, mis primeras sesiones de coaching grupal, mis primeras ponencias.

Sin esa confianza de que no és cómo pero saldrá bien, no habría dado nunca el paso.

7# La importancia de la gratitud

Otro gran arendizaje de la espiritualidad práctica es el poder de la gratitud. Agradecer tanto lo que ya tienes (que créeme es más de lo que a menudo pensamos), lo que aún no tienes (porque en realidad incluso lo que no está presente aún y deseas tiene toda la capacidad de materializarse) e incluso aquello que tienes y no te gusta tanto, como por ejemplo problemas, dificultades, obstáculos, personas con las que no te llevas bien, etc.

Si ves la vida desde el prisma de que todo está aquí por tu bien, e incluso no está aquí aún también por tu bien... ¿a que cambia la perspectiva?

Algo tan básico como realizar un ritual de agradecimiento diario puede influir de forma positiva en el crecimiento de tu negocio, siempre y cuando no sólo te quedes en las visualizaciones y la gratitud, sino también des los pasos necesarios de manera práctica para que tu negocio prospere.

¡Por favor no confundamos el desapego con el no hacer nada y esperar que todo suceda simplemente por el hecho de desearlo o visualizarlo! No es esto lo que pretendo mostrar ni es ésta mi experiencia de aprendizaje o emprendimiento.

8# La magia de la intuición

Una de las cosas que más me ha ayudado al crecimiento de mi negocio es recurrir casi siempre a la intuición. ¿Y qué es la intuición sino la conexión con lo intangible, lo auténtico, lo esencial?

Los seres humanos y más en tiempos actuales, vivimos cada vez más desconectados de la intuición. En el mundo emprendedor nos dejamos llevar por métricas, analíticas, fórmulas pre-fabricadas, métodos de éxito probados, etc.

Pero cada persona es única. Cada proyecto es único. A veces no entendemos por qué pero esa misma fórmula que le sirve a muchas personas, no nos va a nosotros. O al revés: hacemos algo muy distinto a los estándares establecidos y de repente obtenemos resultados inesperados.

El otro día escuché en Internet un concepto llamado marketing espiritual. La persona que hablaba de ello comentaba que prepara los anuncios de Facebook Ads guiándose por su intuición, cargando de energía positiva los anuncios para que lleguen sólo a las personas interesadas y que los que no están interesados que simplemente ignoren el anuncio.

De repente me di cuenta de que yo hacía exactamente lo mismo. En la mayoría de los casos me dejo guiar por pura intuición. Siento, percibo, intuyo que el anuncio está bien o mal, no son las métricas frías las que guían mi trabajo.

Lo mismo sucede a la hora de trabajar con clientes de coaching o mentoring. Siempre digo que no trabajo igual con 2 personas distintas. Cada persona es un mundo, es imposible usar la misma metodología con todos.

La intuición me ha mostrado también muchas cosas a las que no hice caso. Y cada vez estoy más convencida de que debo dejarme llevar mucho más por ella. Ha habido personas en el camino junto a las cuales nunca debí estar o confiar, pero por mis miedos y viejas heridas, les dejé entrar en mi vida y aprendí grandes lecciones. A partir de ahora escucharé mucho más a mi intuición.

9# La Ley del Espejo

Y siguiendo el punto anterior, quiero decirte que gracias a la espiritualidad y personas que quizás me decepcionaron o me hicieron daño (críticas, envidias, malos entendidos... el otro día hasta me criticaron mi sonrisa en un anuncio que puse en Facebook –al parecer no era lo suficientemente espontánea por la distancia entre los ojos y no sé qué otros parámetros raros–), gracias a todo ello, he aprendido a lidiar mucho mejor con situaciones menos agradables o conflictivas.

Uno de mis mayores miedos es al conflicto, a que a alguien le moleste mi existencia. Pues bien, desde el punto de vista espiritual, entiendo que estas personas y estas situaciones vienen a mi vida porque tengo algo que sanar en mí, algo que resolver.

También soy cada día más consciente de que las personas que tengo delante, tanto las que me encantan como las que no, son en realidad mis espejos, me enseñan aquello que yo misma no veo en mí.

Desde este punto de vista, no veo peligros fuera, sino grandes aprendizajes que me hacen mejor profesional y sobre todo, mejor persona.

10# Conexión con tu Propósito vital

Esa la he dejado para el final porque me parece la más relevante, al menos en cuanto a mi enfoque personal y profesional.

Creo que para tener éxito en tu proyecto emprendedor, éste debe estar relacionado con tu propósito de vida, con tu misión, dándole así un sentido a tu vida.

Sé que suena muy grande, a veces nos parece inalcanzable. Pero el propósito puede ser muchas cosas muy espirituales y a su vez muy cotidianas: compartir con los demás lo que vas aprendiendo, escuchar a personas ayudándoles a descubrir su potencial, tratar de que cada vez más personas empiecen a amarse, etc.

Dice Laín G. Calvo que tu propósito viene de tu mayor desafío. Estoy muy de acuerdo con él. Aquello que más nos ha costado en la vida y que hemos superado o estamos en ello, puede ser un motor de vida increíble, transmitiendo tus aprendizajes a los demás.

¿Y qué hay más espiritual que tu misión de vida, tu propósito, eso que responde a la pregunta de para qué has venido a este mundo, qué lecciones viniste a aprender, para qué estás aquí y qué sentido tiene todo esto?

Cuidado con la falsa espiritualidad. Cómo trataron de captarme en una secta

Y para terminar, voy a contarte una anécdota de mi vida que sucedió hace un par de años, cuando por pura casualidad casi acabé involucrada en algo que estoy segura es una secta.

En un taller en Madrid al que acudí con mi amiga Esther (he cambiado su nombre por si acaso), conocimos a dos chicas muy habladoras y simpáticas con las que después nos fuimos a tomar un café.

Durante la conversación nos hablaron a nosotras y a otras chicas que habían estado en el taller sobre una manera milagrosa de sanarse, a través de un libro, llamado el Libro del Conocimiento. Una de ellas nos contó que dejó las pastillas que usaba para dormir durante años después de leer este libro y que su salud había mejorado de una manera impresionante.

Cuando me interesé sobre el autor del libro o cómo podía encontrarlo, me dijeron que no era posible, era un libro que no se vendía en ningún sitio, porque era especial, había una forma única de transmitirlo de persona a persona a través de fascículos fotocopiados... pero que si estábamos interesadas, justo al día siguiente había una reunión en la casa de una de ellas donde nos pasarían los llamados fascículos.

Las chicas parecían totalmente normales y hasta nos acercaron en coche a donde yo tenía aparcado el mío, en la otra punta de la ciudad.

Al día siguiente mi amiga Esther y yo nos dirigimos a la casa de una de ellas, en Boadilla del Monte. Un chalet en una zona privilegiada del pueblo del Noroeste de Madrid.

Ahí, en una amplia cocina rústica y agogedora, nos recibió la dueña de la casa; también conocimos a un coach y a una psicóloga, que ya habían realizado el trabajo con el Libro del Conocimiento. De hecho nos enseñaron un ejemplar real de aquel libro: un tocho de unas 1.000 páginas por lo menos, parecido a una Biblia o algo así.

Esperamos a que llegaran las otras personas que habrían captado por otros medios y cuando ya éramos unos 10, nos sentaron, nos ofrecieron té con dulces y el coach empezó a explicar en qué consistía todo aquello.

Nos habló de galaxias, dimensiones fuera de nuestro espacio, niveles, ascensiones... de cómo la finalidad era abandonar esa dimensión y despoblar la tierra para trasladarnos a lugares mejores, etc. etc. Yo que soy curiosa de estos temas, no dejaba de ver alucinada los dibujos y garabatos con las supuestas galaxias y dimensiones que nos dibujaba en una pizarra.

Después nos comentaron la parte práctica de aquello. Se trabaja en grupos de 3 y justamente la dueña de la casa se había quedado sin grupo por lo que estaba buscando a 2 nuevas personas.

El trabajo con el libro consistía en pagar los 100 euros que valía el libro que nos entregarían a través de fascículos fotocopiados y lo mejor de todo: lo que debíamos hacer era copiar a mano esos fascículos. Así es cómo funcionaba el proceso: copiabas a mano los contenidos (creo recordar que era con un bolígfafo de tinta especial) y eso hacía que te iluminaras o ascendieras o algo así.

El trabajo duraría unos 6 meses o quizás más, no recuerdo bien, eso sí, había que comprometerse con un día específico y a una hora todas las semanas para ir a la casa de esa mujer a copiar fascículos del dichoso libro.

La autora del libro era una mujer turca que se iluminó un día y escribió ese mega libro y luego había distintos niveles que alcanzar, podías ir a Turquía a pasar temporadas con ella, etc.

Puede que me equivoque en la descripción de los pormenores, fue hace 2 años y obviamente no lo recuerdo al 100%.

El caso es que en el momento en que preguntaron a los 10 que estábamos ahí quién quería formar parte del trabajo (¡jugaron con la urgencia y escasez!), mi amiga Esther, para mi sorpresa, levantó la mano. Yo dudaba pero al verla a ella decir que sí, pensé que quizás estaría perdiendo una gran oportunidad e hice lo mismo, algo asustada pero ilusionada al mismo tiempo.

Siempre me atrajo todo lo inexplicable y místico, mis ansias de descubrir más y mi pasión por lo desconocido me jugó una mala pasada en aquel momento.

Y lo que también creo que influyó en mi decisión fue que el que nos proporcionaba toda aquella información era un coach (más tarde descubrí que de cierto renombre, al buscar en Internet, autor de un libro, entrevistado en cadenas de radio). Además había ahí una psicóloga que dijo que este libro le había cambiado la vida, que de hecho se acercó a abrazarnos a las dos, con lágrimas en los ojos y exclamando: “¡sabía que vosotras dos serías las elegidas!”

Salimos de ahí un tanto aturdidas, preguntándonos si habíamos hecho bien en tomar aquella decisión.

Llegué a casa y lo primero que hice fue buscar más información sobre El libro del conocimiento. Vi numersos foros con quejas de personas diciendo que era una secta, que sus familiares estaban dentro y habían perdido el norte, etc.

Me asusté bastante, pensando que estaba haciendo una locura y al día siguiente hablé con mi amiga Esther para decirle que lo iba a dejar. Mi amiga estaba igual que yo, así que esa misma tarde le llamamos a la anfitriona de la casa para decirle que sentíamos la confusión pero decidimos no seguir adelante.

La mujer, a decir verdad, lo entendió y fue muy amable, sin tratar de convencernos de nada.

Y así terminó mi breve historia en relación a aquella secta o lo que aquello fuera, la del Libro del Conocimiento.

Si miras en internet, verás mucha información tanto a favor como en contra. Yo prefiero seguir mi camino de evolución propio, sin depender de libros, niveles, grupos de trabajo... sino ir conociéndome y creciendo por dentro a través de las experiencias reales que nos trae la vida.

Ah y se me olvidaba: aquel día escuchando al coach explicarnos las bondades de la iluminación para abandonar el plano material en el que vivimos, pasó una idea por mi cabeza a la que en aquel momento no presté la atención, pero que recuerdo perfectamente: yo no quiero iluminarme para abandonar este mundo, este mundo material me gusta mucho y quiero seguir disfrutando de todo lo que me da. Eso sí, con conciencia.

¿Y a ti te ha pasado alguna vez algo parecido? ¿Conoces alguna secta o te han propuesto formar parte de alguna? ¿O quizás conoces el Libro del Conocimiento o alguien que lo ha estado copiando? Me encantaría escuchar tu opinión en los comentarios 🙂

19 comentarios

  1. ¡Qué buen artículo, María!
    Fundamental que hayas entrado a hablar sobre espiritualidad y Emprendimiento.
    Espiritualidad laica.
    Me parece que es lo más ético hoy en día, el Emprendimiento desde los valores de cada cual, valores que siendo universales muchos que se hacen llamar emprendedores parece que han olvidado, pero bueno, allá cada uno con su conciencia.
    Me gusta que trates el tema sin meter religiones por medio, que lo único que consiguen es separar, distinguir, diferenciar y eso no es buen si partimos de la base de que formamos parte de la Unidad, De la Fuente.
    No voy a entrar en ese debate.
    Yo creo que lo único que debe movernos a la hora de emprender es el deseo de contribuir desde el amor, dando. Dando mucho, mucho, mucho. Y nos regresará de seguro multiplicado, a veces de formas o maneras inimaginables…
    Confiar es la clave. Si esa confianza la unes a la intuición que comentas, que a mí modo de ver no son más que conexiones espontáneas con nuestra Fuente o Yo Superior, los caminos, aparecen de forma fácil, porque son como senderos ya trazados.
    ¡Me has dejado de piedra con lo de la secta !
    La verdad es que nunca había oído hablar de ese libro y tampoco me suena de nadie que conozca de aquí de Boadilla que esté en ese tema.
    Lo que sí es cierto es que en la zona de las Lomas, Bonanza, Montepríncipe, vive gente de alto standing que en muchos casos ha sido noticia en tv por negocios poco éticos.
    ¡De todo se aprende, amiga mía!
    Menos mal que tu intuición te hizo reaccionar a tiempo y no llegaste a embarcarte en ese “aprendizaje”.
    Lo maravilloso del emprendimiento virtual es que cada vez somos más y cada vez más éticos, conscientes y colaborativos.
    Cuando hablas con emprendedores off-line se extrañan de que hablemos de la filosofía “win-win” como piedra angular de nuestros proyectos, es curioso observar cómo todavía en la era de la información y de la nueva conciencia se sigan enfocando en la escasez y el trabajo duro y que vean al que hace lo mismo que él como un competidor en lugar de verlo como un colaborador que le puede ayudar a progresar .
    Como siempre te deseo que continúen los éxitos en tu proyecto. Eres fuente de inspiración.
    ¡Recibe un fuerte abrazo!

    1. Gracias preciosa! Pues como dices, sí recuerdo que era en Las Lomas, una zona de alto standing. Yo creo que no son sectas abiertas, funcionan un poco en segundo plano. Por ejemplo el coach que menciono si buscas en Internet no verás nada relacionado con lo del libro este. Pero se ve que sin que se haga público se dedican a captar gente y trabajan en grupos reducidos. Para mí es una secta, aunque en un principio no lo vi así, menos mal que reaccioné a tiempo y nunca llegué a formar parte de esto.

      Y en cuanto a negocios éticos, totalmente de acuerdo. Por fortuna cada vez más personas despiertan, pero aún somos la gran minoría. Con personas como tú, y muchas que conozco como Ana Costa, Alicia González y muchas más sólo puedo decir que el mundo será un poquito más justo… Pero esto es un camino! Un abrazo preciosa, mil gracias por inspirarme tú también y espero volver a vernos muy pronto, amiga!

  2. Yo no conozco a este grupo del Libro del conocimiento y tampoco se si es una secta. Pero sí que me parece posible la idea de que hemos venido al plano material a aprender pero, como todo en la vida, no dura para siempre, porque está en constante transformacion, y nosotros volveremos a ser otra forma de vida (llámala etérica). Yo creo que tenemos dos propósitos de vida: uno es el terrenal, la vocación, y el otro es el crecimiento espiritual que nos lleva a ampliar la conciencia hasta el punto en que ya no tengas que volver a este plano. Porque, como el universo es infinito, hay muchas mas formas de vivir que quedan por descubrir, no solo la física. O eso es lo que he aprendido de la cultura egipcia y azteca. Es una posibilidad 🙂

    1. Gracias Silvia, por darnos esta visión. Yo también estoy de acuerdo con el tema de que hay mucho más que lo terrenal. Por eso me encantan estos temas. Lo único que este grupo de trabajo en el que copiabas un libro de mil páginas sí me sonaba un poco a secta. Al menos eso leí en Internet y hay muchas cosas sin sentido alrededor de ello. Pero lo de que hay más dimensiones, estoy segura de que es así, nuestra visión es muy muy limitada a nivel terrenal. Eso sí a mí la vida terrenal por ahora me gusta mucho, igual en unos años cambio de parecer. Pero mientras podamos realizarnos aquí, me siento a gusto. Un abrazo!

  3. Hola María:
    Personalmente, emprender digitalmente me ha vuelto más humana, con más ganas de ayudar a la gente y de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor.
    Hay quien me pregunta si de verdad mi curso es gratis. Eso halaga y preocupa je je, pero es cierto que me encanta poder ayudar a gente que está perdida. Porque yo también estuve perdida y sé lo que se siente.
    Estoy muy de acuerdo con eso de ver el emprendimiento de esta “otra manera”.
    Y de sectas podría contarte unas pocas, la pena es que de verdad haya tanta gente que cae en eso y que no es capaz de salir.
    Muchas gracias por el artículo, me ha encantado.

    1. Hola Celia. Pues eso nos pasa a muchos: a mí también me preguntan si es gratis y dicen eso de que no hay nada gratis en la vida. Gracias por tus palabras y pasarte por aquí guapa!

  4. No he tenido conocimiento directo del libro porque no me he metido a copiarlo, pero sí conozco gente que lo ha hecho y que ha ido a Turquía, etc. Y no me parecen sectarios para nada.

    Es como todo en esta vida. Si resuenas… lo haces. Y si no, lo dejas de hacer.

    A mí no me ha llamado nunca El Libro pero sí otras cosas. Y seguro que, desde fuera, también se ven como sectarias. Aunque no lo sean ni de lejos. 😉

    Muchas gracias por todo lo que compartes, María.

    Un abrazo.

    1. Hola Chadnra. Pues a lo mejor no es una secta pero a mí me dio esa sensación. Eso de copiar un libro porque sí… me parece como poco extraña. Y también me he basado en los comentarios que leí en Internet. Al final creo que tomé la decisión acertada. Pero sí es cierto que hay gente contenta con ello y es una opinión tan válida como cualquier otra. Un abrazo Chandra! Gracias por dejar tu comentario 🙂

  5. ¡¡Maravilloso post María 🙂 !!

    Felicidades por tu sensibilidad al escribir y trasmitir que eres “humana”, que brillas con luz propia, y que no vas buscando ser una “iluminada” o “Gurú”” para captar a personas que se encuentran perdidas, y que son especialmente vulnerables y propensas, muchas veces a caer en este tipo de sectas. Por lo que cuentas, tiene toda la pinta de serlo, imagino que habrá personas que habrán visto la iluminación transcribiendo el “Libro del Conocimiento”, si lo hicieron desde su libertad…, O no, eso solo lo sabrán ellas y/o su entorno, jugar con la urgencia y escasez, sí que me suena a secta, pero aquí no entro, cada uno somos libres de hacer lo que consideremos hacer en cada momento.

    Contribuir, aportar valor, ser ético sin buscar siempre algo a cambio, debería ser la base de cualquier negocio hoy en día. Eso no está reñido con tener una mentalidad de abundancia, busquemos el punto de equilibrio, que es más fácil de encontrar de lo que creemos.

    Todo llega cuando tiene que llegar, es tal cual dices María, la Ley de Causa y Efecto dice que “Todo lo que te sucede en el presente es lo que has creado en el pasado, y todo lo que estás creando en el presente, es lo que te sucederá en el futuro”. “Toda Causa tiene su Efecto, todo Efecto tiene su Causa”.

    Estar en paz con mi mente y no prejuzgar situaciones que estoy viviendo, si las estoy viviendo es porque las tengo que vivir, para aprender, crecer y seguir caminando. Y todo lo que esté en mi mente como deseo tener intención de cumplirlo a través de mi acción. Esto que el Dr. Deepak Chopra denomina como la Ley de la Intención y el Deseo, es la filosofía que aplico para buscar mi Felicidad, no sé si soy espiritual o no, si esto me llevará a la iluminación, al igual que tú no es algo que esté buscando, este mundo material tiene cosas que me gustan mucho, y quiero seguir disfrutando de todas ellas. Con conciencia, claro está, y siguiendo siempre mi intuición, ¿quien mejor que ella para guiarme 🙂 ?

    ¡Muchísimas Gracias por compartir estos post de tanto valor María!

    ¡Un Fortísimo Abrazo, y que los éxitos y tu crecimiento a todos los niveles sigan por mucho, mucho tiempo!

    1. Por supuesto que eres espiritual Mariví! Y más porque estás viviendo acorde a tu conciencia y estás en contacto con tu verdad. Para mí esa es la verdadera espiritualidad. Como bien dices, puede que sea cierto que se alcanza la iluminación transcribiendo el libro. Al final lo único que cuenta es la intención, ya que todo lo que hacemos en el día a día es ilusorio, no es más que un juego 😉 Pero bueno, cada uno que siga su camino, esto es lo mejor de todo. Un abrazo grande y nos vemos en la charla de hoy guapa!

  6. Me encantó el artículo María! así es como yo siento que quiero hacer mi camino de emprendimiento en coaching&yoga! respecto a lo último justo pensé lo mismo este mes de mayo en India, pensaba, yo no quiero iluminarme, si que claro quiero seguir “trabajandome”, meditando y abierta a nuevas experiencias “espirituales” pero sin olvidar que me encanta tener los pies en la tierra y disfrutar de las pequeñas y mundanas cosas jeje 😉 Abrazote!

    1. Qué curioso Vanessa. Ya somos dos. Estoy contigo: está genial evolucionar pero no me veo abandonando este plano todavía, aún siento que tengo mucho que aprender y mucho que disfrutar, aunque no todo sea fácil ni bonito siempre. Oye, igual con más años digo otra cosa, pero por ahora me apetece también lo material y me encanta la forma de combinar ambos mundos. Un abrazo grande y gracias por comentar guapa!

  7. Muy bueno Masha!!! Y cómo me identific contigo, con lo que sientes y con lo que sentías…

    Desde niño he tenido mucha curiosidad por el mundo espiritual, el qué habrá más allá de la muerte, de dónde venimos y en definitiva de todo lo extraordinario que estoy convencido que hay pero que no entendemos.

    Ahora equilibrio esa parte más espiritual con la ciencia y estoy muy agusto en ese término medio pero si tuviera que decir que me da la energía interna para seguir mi camino, esa conexión especial que hace que lleguen los resultados sin esperarlos (a veces alucino con las conexiones y oportunidades que surgen) diría que es algo profundo, llámale alma, intuición o que se yo, pero no es mi cerebro.

    Totalmente de acuerdo con el desapego, el no esperar éxito inmediato, elevar los estándares pero desapegarse del resultado.

    Un fuerte abrazo amiga!

    1. Gracias por pasarte por aquí Tony! Yo creo que las personas conscientes y buenas tienen desarrollado ese lado espiritual incluso sin saberlo. Porque hay tantas cosas que la mente no puede explicar, pero como bien dices, la ciencia se está acercando cada vez más a esta parte desconocida. Así que me alegro mucho de que cada vez seamos más los que estemos en este camino y muy feliz de contar con compañeros y apoyos como el tuyo! Un abrazo guapo!

  8. María una vez más me siento muy identificada contigo, estás en todo jejeej Me encanta este post y creo que resume muy bien las claves y actitudes que te ayudan no solo con tu negocio pero también con tu vida. Me encanta como emprendes desde tu brújula interior, desde tu intuición, supongo que eso tiene mucho que ver con los resultados que tienes. Estoy muy de acuerdo contigo cuando dices que el emprendimiento es la mejor escuela de desarrollo personal. Te enseña tanto! Para mí es el mejor gimnasio para entrenar y desarrollar mis hábitos y habilidades 😉 Justo la primera cosa que practiqué con el blog fue el desapego de los resultados. Y lo mejor es que estoy dando y me están viniendo cosas tan buenas! Tengo el corazón lleno de gratitud! Estoy pasando por todos los puntos que comentas y, por ello, me siento muy afín a ti. Jejeje menos mal que lo de la secta no se quedó en nada pero son cosas que nos pueden pasar a las que somos curiosas y queremos descubrir cosas distintas por lo que tenemos que tener cuidado.
    Un abrazo fuerte!

    1. Gracias Pamela! Si es que tú y yo estamos sintonizadas de alguna manera, creo yo. Eso de almas gemelas, quizás? Me alegro mucho de que veas las cosas de manera tan parecida. Y me encanta cómo estás enfocando tu proyecto: dando y dando sin parar. Eso como ves tiene recompensas, a menudo inesperadas y casi inmediatas. Cuando nos dejamos fluir y entra la contribución en juego, como quien dice, “los astros se alinean”. Sigue así y tendrás lo que te corresponde, bonita. Tengo ganas de entrevistarte pronto para que nos compartas a todos tu proceso! Besitos!

  9. Hola María!
    Me ha encantado tu post!. Qué gran ejercicio de honestidad, autenticidad y vulnerabilidad!!
    Me quedo con todo lo que expones pero si tengo que escoger, siempre he pensado, como bien dices, que todo pasa por alguna razón. Y esa razón, muchas veces, está relacionada con tu propio crecimiento personal. Los inconvenientes que te vas encontrando en el camino de la vida son barreras para hacerte salir de tu zona de confort y contemplar las distintas posibilidades. Eso es, para mi, también la abundancia. El no quedarme paralizada por lo que me da miedo o no se cómo superar. Hay que seguir el camino, aún con miedo, porque eso te hace más fuerte y más sabia. Saber encontrar la luz al final del túnel, tener esperanza en que así va a ser y ponerte en acción, pasito a pasito o con un salto,… Como dice Tino, “mejor hecho que perfecto”.

    Sobre el tema del libro del conocimiento, no he oído hablar de ello. Aunque sí me he encontrado con algunos mensajes de personas que no tienen interés en temas de desarrollo y crecimiento personal que, en ocasiones, tachan a los que nos dedicamos a esto o ahondamos en ese aprendizaje interior como pertenecientes a una secta. Ya se sabe que lo que desconocemos, suele provocar miedo. En nuestro caso, nada más lejos de la realidad, claro. Simplemente hemos aprendido a manejar las emociones de una forma más asertiva y hemos emprendido un camino de conocimiento personal de no retorno.

    Un abrazo!

    1. Gracias por tu valiosa aportación Salva! Así es como lo dices: todos los obstáculos son necesarios para nuestro propio crecimiento personal, aunque a veces cueste tanto aceptarlo. Yo desde que vivo pensando así, me siento más libre, más plena, más tranquila.

      Y sobre el tema de sectas, sí es verdad que algunos llegan a pensar eso de nosotros los coaches o terapeutas. Pero la cuestión es: ¿hacemos cosas sin sentido o todo lo contrario, hasta la propia ciencia va demostrando todo aquello que compartimos? Para mí el coaching y la espiritualidad tienen mucho de sentido común y creo que esto dista mucho de ser una secta 🙂 Aunque de todo hay en esta vida, por supuesto.

      Un abrazo grande y nos vemos muy pronto, aunque sea de manera virtual 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *