7 claves que han permitido a mi negocio crecer a pesar de la crisis

Siempre cuento en mis correos y webinars que yo nunca he sido una emprendedora nata. No soy de esas personas que se consideran líderes o tienen ese don para los negocios. Conozco a gente así y me encanta su garra, aprendo mucho de ellos y me ayudan a generar más ambición en mi proyecto, a ir a por más, a no conformarme con lo que tengo.

El caso es que soy emprendedora desde el año 2015 y vivo de lo que amo. Me encanta emprender, me encanta crear productos y venderlos. Me gusta sentir que yo y nadie más tiene control sobre mi manera de trabajar, poder decidir cuántas horas al día trabajo, desde dónde (si cafetería, biblioteca o mi propia casa), con quién trabajo y colaboro… Definitivamente, no cambiaría mi modo de trabajar por el de antes.

Y algunos emprendedores me preguntan: oye, María, ¿cómo consigues crecer en tu negocio con la que está cayendo? Pues de esto, te quiero hablar en el post de hoy.

Entonces, ¿un emprendedor nace o se hace?

La respuesta no es sí o no. Depende. Existen emprendedores natos, esos que crearán negocios de todo tipo porque les encanta esto de crear empresas, crecer, tener equipos a su cargo, su vida son números, ventas y productos que pueden vender. Muchas veces, sean del tipo que sean, pues les mueve el proceso en sí.

Pero también puede pasarte como a mí que te encante algo: tu profesión, tu hobby, que tengas una misión que llevar al mundo, un mensaje, un propósito… Y entonces te das cuenta de que la mejor manera de hacerlo es emprendiendo y no trabajando para otros.

Ventajas de emprender online

Y es que emprender por tu cuenta tiene innumerables ventajas.

1# Eres dueña de tu tiempo. Tú decides cuándo y cuánto vas a trabajar, sin que nadie te obligue a que lo hagas de otra manera.

2# Eres dueña de tu manera de trabajar. Decides desde dónde y cómo realizas tu trabajo: offline, online, mixto.

3# Decides con quién vas a trabajar y colaborar y en qué condiciones.

4# Tienes un crecimiento ilimitado de tus ingresos. Nadie te puede decir que no vas a poder ganar más de una determinada cifra mensual. Depende de tus objetivos

5# Libertad creativa: Decides qué productos y servicios ofreces y cómo lo haces. No das explicaciones a nadie.

Desventajas de emprender online

Pero también tiene sus inconvenientes, como en todo.

1# Ser dueña de tu tiempo es genial, siempre que sepas organizarte y planificar. Es decir, lograr ser productiva sin tener un horario establecido por terceros.

2# Puedes trabajar a tu manera, sea offline u online, pero trabajar desde casa a veces te aísla del mundo y al principio te sientes rara, haciéndolo en tu mismo dormitorio o con los niños chillando en la habitación de al lado. Puede costarte desconectar.

3# No puedes predecir a ciencia cierta cuánto vas a generar cada mes. Necesitas lidiar con la incertidumbre todos los meses. No todos tus lanzamientos saldrán como los tenías previstos y habrá meses de mucho estrés y mucho trabajo, donde te tocará trabajar noches o fines de semana.

4# Si no trabajas, no cobras. Así que, las vacaciones ya no serán pagadas, salvo que ganes mucho dinero y puedas permitirte estar un tiempo sin trabajar.

5# No siempre saldrán las cosas perfectas con empleados y colaboradores. Tendrás que seleccionar a las personas con las que tengas relaciones profesionales. Aunque esto último, también puede suceder en trabajos de cuenta ajena (incluso sin posibilidad de cambio real por tu parte, como un jefe con el que te llevas mal o compañeros que no te respetan).

Como ves, no hay recetas perfectas. Y me gusta que veas la parte real de esto de emprender.

7 claves para que tengas éxito en tu emprendimiento a pesar de la crisis

Y también quiero compartirte las 7 claves que considero esenciales en mi caso y que me han permitido crecer de forma orgánica en mi negocio digital, sin hacer inversión en publicidad y con un equipo pequeño de 3 personas. Lo que yo diría que es la razón por la que me va bien en mi negocio online. Incluso dentro del contexto de crisis actual.

Clave 1# Foco y disciplina

Recuerdo mi “peor” sesión de coaching, que en realidad fue la mejor. Mi coach me preguntó: María, ¿qué va a pasar con tu negocio si sigues sin tomártelo en serio y no te atreves a vender?

Me di cuenta de que seguramente tendría que dejar esto de emprender y volver a mis trabajos de antes: administrativa o teleoperadora.

La visión era tan desoladora, que pasé un día muy feo, me fui muy triste a una cafetería y me puse a trabajar muy en serio en mi proyecto online.

Y es que a menudo jugamos a que tenemos un negocio, pero no lo tomamos en serio. Te dejas llevar por estados de ánimo o encuentras excusas en las que apoyarte que te dicen que no puedes ahora, que ya lo harás más adelante.

Pero cuando pones foco en lo que quieres conseguir, cuando día tras día, tengas ganas o no, te pones a planificar, a organizarte, a crear contenido, a ofrecer tus productos y servicios… ocurren milagros. Y no milagros sin más, sino que finalmente llegan resultados.

Piensa en cualquier músico profesional del mundo clásico o en un deportista de élite. ¿Qué hace todos los días de su vida? Entrena. Con foco y disciplina.

Si crees que vas a emprender para trabajar sólo cuando estés inspirado, siento desilusionarte: habrá momentos bajos, habrá circunstancias personales desfavorables, pero no puedes dejarte llevar por todo ello, pues entonces te desvinculas de tu proyecto.

Prepárate para dar lo mejor de ti, incluso cuando estés baja de ánimos o no te sientas del todo bien.

Yo estoy escribiendo este artículo con un catarro que no es muy fuerte, pero lo suficientemente desagradable como para poder “huir” de hacer lo que debo hacer. Y sin embargo, aquí sigo, aportando valor y enfocándome en lo siguiente de mi negocio.

Sin esta primera clave, aunque seas el profesional más brillante del mundo, poco vas a lograr en tu negocio.

Clave 2# Aportar mucho valor

En el mundo del emprendimiento y más a nivel digital, aportar valor es esencial. Hay mucha competencia ahí fuera, apenas te conoce nadie cuando estás comenzando. Necesitas dar mucho a los demás para que te conozcan y confíen en ti como profesional.

Yo personalmente, como usuaria, antes de decidirme por contratar a alguien, leo sus posts o veo sus vídeos. Si me convencen y noto que esa persona sabe de lo que habla, empiezo a seguirla más de cerca. Eso me genera credibilidad y así me aseguro de que no me voy a equivocar si le contrato.

Si no aportas valor y te quejas de que no te llegan clientes, es que no conoces las reglas de emprender online, donde muchos trabajamos con contenido, especialmente en el desarrollo personal.

Escribir posts, emails, grabar vídeos, hacer directos en redes sociales, ofrecer contenidos descargables, cursos gratuitos o de bajo coste, todo esto suma en tu proyecto. Estar presente con tu marca y tu estilo para que tu cliente potencial se acuerde de ti.

A veces me suscribo a personas con proyectos interesantes, pero pasan meses o hasta años sin que den señales de vida y de repente reaparecen. En estos casos me he olvidado de quiénes son o siento que ellos se han olvidado de mí completamente. Pues hay una manera más humana de hacer marketing y es el Marketing relacional donde se establece una relación entre dos personas. Si te olvidas de mí durante meses, ¿acaso querré mantener mi relación contigo?

Clave 3# Pasar a la acción de forma continua: vender y ofrecer tus servicios

Como decía uno de mis profesores de Coaching: Acción masiva imperfecta. Pasa a la acción de forma continua, vende, ofrece tus servicios, no trates de hacerlo perfecto. Simplemente da y ofrece mucho para poder recibir.

Ya, pero aún no me siento segura…

Sí, pero no sé si es suficiente mi experiencia…

¿Y si no le gusta lo que ofrezco a las personas que me compran?

Todas estas excusas te paralizan y te mantienen en la zona de confort. Te cuentas historias que te hacen creer que aún no estás preparada, que más adelante sí, que el próximo año tal vez…

Descubre lo que te paraliza, mira de frente las excusas y rebátelas de forma consciente.

Cuando yo empecé mi proyecto, sabía mucho menos de lo que sé hoy, por eso también cobraba precios más económicos. Pero en algún momento tienes que dar el primer paso. Cuanto antes des este paso, mejor. Incluso si sientes que aún no eres tan experta.

Recuerdo la primera mentoría online que hice porque me lo pidió una lectora del blog. Me dijo: María, quiero que me ayudes a tener una web y negocio como el tuyo.

Me pasé semanas preparando la mentoría, contenidos, formándome por mi cuenta, pues nunca había ofrecido un servicio similar. Cobraba sólo 40 euros la sesión y puedo asegurarte que a pesar de mis miedos, ayudé muchísimo a esa primera clienta. Le daba dos horas de sesión en vez de una, analizábamos a fondo su proyecto, su propuesta de valor, sus mensajes, etc. Pero a pesar de no sentirme super preparada, me lancé y si no lo hubiera hecho, no sé si me enfocaría en ayudar a emprendedores a crear sus proyectos online.

Así que no lo dejes para después: empieza a ofrecer lo que sabes cuanto antes, pues siempre habrá alguien que esté a unos pasos detrás de lo que sabes tú ahora, aunque creas que te falta mucho por saber.

Una buena pregunta que puedes hacerte cuando trabajes en tu proyecto: ¿esto que estoy haciendo ahora para mi negocio me ayudará a vender mis productos y servicios? Si es así, adelante. Si no, entonces deberías buscar otra acción que sí te lleve a la venta, aunque sea de forma indirecta. Como este post, no te estoy vendiendo nada en él, pero sí te “vendo” mis conocimientos, mi marca personal.

Clave 4# No temer el fracaso, aceptar que las cosas pueden salir mal

No es ninguna novedad lo de que cuando emprendes, tu vida a nivel financiero deja de ser estable. No sabes lo que vas a ingresar exactamente cada mes, no te llega una nómina a tu cuenta bancaria reflejando siempre la misma cantidad.

Y es que las cosas no siempre te va a salir bien y menos cuando estás comenzando. Pensabas que llenarías un curso con 30 plazas y sólo se han apuntado 6. U ofreces una charla en vivo y no se presenta nadie (como me sucedió a mí misma en 2015, como lo cuento en este artículo).

¿Es esto un fracaso? Bueno, en realidad, lo puedes ver como aprendizaje. Y aunque duela y hasta tu Ego se sienta herido, esas son las reglas de juego en esto de emprender. Tienes que estar preparada de antemano.

Puede que un primer lanzamiento haya dado resultados más altos de los esperados, pero los siguientes ya no tanto o incluso tengas que anular una convocatoria por falta de alumnos.

Todo esto nos pasa a los emprendedores y es parte del juego. Esto me recuerda a Ariadne, una de mis hijas de 4 años. Le encanta ganar y no soporta perder cuando juega a cualquier juego. Por eso antes de iniciar el juego suelo advertirla: amor, ¿estás aceptando que puedes perder en este juego? Sólo si acepta esa parte, jugamos. Aunque es aún pequeña y aunque lo hayamos hablado antes, sigue tomándoselo mal y poniéndose triste cuando pierde.

Como ni tú ni yo somos niños, debemos entrar en el mundo emprendedor aceptando que las cosas pueden no irnos bien, sea al principio o incluso bien avanzado tu proyecto. Conozco grandes empresarios a los que en tiempos de crisis como las que estamos atravesando, les ha ido realmente mal en sus negocios y han tenido que cerrar algunas de sus empresas.

De hecho, la mayoría de empresarios de éxito llevan no pocos fracasos a sus espaldas, con la bancarrota incluida.

Clave 5# Innovar, cambiar, pivotar cuando sea necesario

Y siguiendo el punto anterior… cuando las cosas no te van como esperabas, toca cambiar.

Hace unos años me llamó por teléfono una gran coach a la que siempre he admirado. Me contó que estaba en completa bancarrota y que el último año apenas había tenido ingresos y encima se gastó muchísimo dinero en una agencia de marketing digital para promocionar su proyecto, pero esto no le trajo resultados.

Conociendo su gran profesionalidad y hasta carisma, me extrañaba que le pudiera ir mal cuando yo no hacía más que crecer cada año en mi negocio.

Al comentarme un poco más su situación, le pregunté por qué no ofrecía procesos de coaching individuales, a lo cual me dijo que no le gustaba ese enfoque, prefería coaching grupal.

Finalmente sé que sacó un curso con mucho éxito, pero me extrañó que no probara otras alternativas cuando realmente su situación económica era complicada.

Personalmente cuando algo no me funciona, siempre busco alternativas. Si hace falta saco procesos individuales u ofrezco grandes descuentos para algún producto. O creo algo distinto.

En esto consiste emprender: en ser capaz de adaptarme al cambio.

Cuando trabajo con clientes en nuestro programa de mentoría para emprendedores con Carlos llamado INDI, muchas alumnas buscan crear ese proyecto ideal, perfecto, lo retocan una y otra vez… Nosotros insistimos en que no existe un proyecto perfecto. El mío, sin ir más lejos, ha sufrido muchos cambios desde que comencé en 2015 y es algo totalmente normal.

Pero tenemos la extraña idea de que podemos crear algo de antemano con total perfección y seguridad y esto no es nada realista. Una cosa es lo que creo que puede funcionar y luego está la realidad y la práctica. Y a menudo tendré que hacer cambios y modificaciones sobre la marcha.

Nunca imaginé que sería mentora de emprendedores ni que emprendería siquiera. O que sacaría un día mi propia Formación en Coaching de vida. Todo esto fue llegando mientras emprendía, a través de escuchar a mis clientes y lectores y creciendo yo misma como profesional en este proceso.

Clave 6# Tener un negocio digital y no uno fìsico

Siempre hablaré de las bondades de emprender online, es mucho más seguro y desde luego, el ahorro de costes es alucinante.

Por ejemplo, durante la pandemia, muchísimos negocios físicos tuvieron que cerrar por razones obvias.

Pero además, si quieres iniciar tu negocio propio, los costes iniciales (y no sólo los iniciales) no tienen nada que ver con los de un negocio offline.

Sólo piensa en lo que cuesta alquilar un local (además de todos los permisos que uno necesita), y luego mantenerlo. Con la crisis actual, muchas empresas cierran simplemente porque no pueden hacerse cargo de la estratosférica subida del precio de la luz.

Cuando emprendes online, puedes empezar sin apenas invertir nada. Básicamente te hace falta un ordenador con conexión a Internet y puedes trabajar desde tu casa. Por lo demás, sólo necesitas una página web, crear contenidos, usar plataformas gratuitas como Instagram o Youtube, y eso sí, empezar a generar una lista de suscriptores. Incluso existen plataformas de gestión de emails gratuitas. Es decir, puedes hacerlo tal como empecé yo: sin invertir nada.

Por supuesto, conforme vayas creciendo, irás invirtiendo más y más, pero para empezar no lo necesitas.

E incluso los costes fijos de un negocio digital como el mío son bastante bajos, si no quieres hacer grandes inversiones. En mi caso, cuento con un pequeño equipo de 3 personas. Y muchas herramientas por las que pago cada mes (como zoom para sesiones o plataforma de webinars o la de email marketing, las puedes conseguir gratis, existen alternativas).

Obviamente necesitarás saber cómo gestionar un negocio (sea online u offline), y para eso recomiendo contar con mentores, como nosotros. Carlos y yo llevamos 7 años ayudando a emprendedores del ámbito de crecimiento personal y espiritual a crear sus páginas web y dar los primeros pasos en sus negocios digitales. Si te interesa saber más de este servicio, no te pierdas nuestros emails, pues en breve lanzamos una nueva edición de nuestro programa INDI (Inicia tu Negocio Digital).

Clave 7# Planificar cada año en tu negocio: cifras, números y resultados

Y finalmente está la parte que te seré sincera, menos me gustaba al principio. De hecho, esta parte no la tendría tan bien atada si no fuera por Carlos, mi socio y marido.

Nunca he sido amante de los números, de planificar, de mirar estadísticas. Pero un negocio rentable es esto mismo: números, resultados, cifras que has alcanzado o no.

Desde que planificamos nuestros años, hemos visto un crecimiento muy grande en las cifras. Pues aquello en lo que te enfocas, se expande. Incluso si no consigues el 100% de tus objetivos, con alcanzar el 60 o 70% ya estás viendo grandes resultados.

Cuántas ediciones al año de tal o cual programa vamos a vender, qué lanzamientos o relanzamientos realizaremos, qué productos o servicios nuevos vamos a sacar. Si haces las cuentas al principio del año y te vas ciñendo a la planificación, incluso con un 50% de resultados ya estás avanzando.

Lo peor es no saber qué vas a ofrecer este mes o el próximo. Seguir nadando en el mar de incertidumbre. Ya el emprendimiento es de por sí algo incierto, por eso necesitamos añadirle esa parte de análisis y números para saber hacia dónde te estás dirigiendo.

Por eso, cuando me preguntan: oye María, sé que a pesar de la crisis te está yendo bien, ¿cómo lo consigues? Siempre respondo que no tengo ningún secreto especial, simplemente me enfoco en lo importante, no dejo de aportar valor, paso a la acción de manera continua, ofrezco servicios y vendo cursos y formaciones, no desaparezco del mapa, me llevo bien con las palabras “fracaso” e incertidumbre, acepto que a veces tendré que cambiar las cosas para seguir creciendo, me atrevo a innovar y pivotar y también planifico mis años para saber hacia dónde me estoy dirigiendo.

Y tú, ¿cuál crees que es el secreto por el que te va bien en tu negocio? ¿O tal vez sientes que podrías aplicar alguna de estas claves? ¿Cuál te falla más? Me encantará leerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.