Cómo aprovechar los últimos meses para cerrar un año increíble

¡Qué rápido pasa el tiempo! Ya estamos en octubre y otro año que ya está dando los últimos coletazos antes de que se asome el siguiente. ¿Tienes la sensación de que a veces el tiempo pasa volando y no te enteras? O simplemente, tienes la frase “No me da la vida” como un mantra.

¿Recuerdas esos propósitos de año nuevo que con ilusión escribimos al inicio del año? Haciendo recuento… Sé sincero contigo. Yo lo seré conmigo misma. ¿Cuántos propósitos has cumplido? ¿O se han quedado como meras intenciones escritas con mucha ilusión en un papel? Si eres emprendedora como yo y si, además, eres madre (en mi caso por partida doble), ya te habrás dado cuenta de la futilidad de los propósitos al inicio del año.

Yo misma, sobre todo, para mi negocio voy estableciendo objetivos trimestrales y revisando. Una de las grandes cosas que me ha traído la maternidad, además de mis queridas niñas, es la eficiencia y productividad. He aprendido muchísimo, sobre todo a priorizar y centrarme en lo realmente importante. Hay que ser sincero con uno mismo, a todo no vamos a llegar y conseguir todos los propósitos de la lista no es importante ahora.

Mi 2019 ha sido una montaña rusa de emociones

En mi caso personal, este 2019 ha sido una montaña rusa de emociones, de objetivos no alcanzados y de muy pocas horas disponibles para el negocio.

Pero también de pasar muchísimo tiempo con mis hijas, jugando con ellas, cuidando de ellas, viéndolas crecer, dando paseos y durmiéndolas al pecho… Durmiendo muy pocas horas del tirón y viviendo sin apenas descanso.

Ya sabes que la maternidad tiene su cara amable y también su cara menos bonita, pero no cambiaría por nada del mundo mi vida de ahora. Incluso sin haber conseguido mis objetivos trimestrales o anuales…

Así que en el post de hoy quiero compartir contigo algunas ideas que te ayudarán a lograr esos objetivos olvidados o que no has conseguido alcanzar hasta la fecha.

Y como nos queda poco tiempo para que acabe el año, vayamos a por objetivos a corto plazo. Pequeñas metas alcanzables, pero relevantes y que al final del año marquen la diferencia.

Porque aunque parezca difícil, estamos a tiempo (y me incluyo a mí misma, por supuesto) de cerrar un año increíble. Yo ya me he puesto en acción para poder cerrar otro gran año.

Ya te irás enterando de lo que se está cociendo 😉, mientras tanto, vamos con esos tips. Eso sí, antes de seguir, comprométete contigo mismo. Hablaremos de sueños, pero tambien de pasar a la acción. Si no, este post quedará en el archivo como un bonito artículo y no cumplirá con su función: moverte a conseguir la vida que mereces. Tú decides. ¿Empezamos?

1# Las famosas listas

Sí, si tienes a mano la lista de propósitos, recupérala. Vamos a echar un vistazo a lo que hay apuntado. ¿Tienes la lista? Vamos a leerla.

Si estás suscrito a mi blog, recibirás cada año completamente gratis en tu correo el cuaderno de propósitos para que planifiques un gran año.

¿Hay algún propósito que en este momento no resuene contigo? Entonces, táchalo. Tal vez, vuelva a aparecer otra vez en otro momento de tu vida. Vuelve sobre la lista.

Ahora marca por orden de preferencia los propósitos que te gustaría conseguir. Quédate con tres. Ahora, una última lectura. Elige sólo uno. Ese propósito que realmente marcará la diferencia.

Si al leer la lista no te has quedado con ningún propósito porque ya no te gustan los que escribiste (revisa que no sean resistencias; no te preocupes, luego hablaremos sobre ellas) o, simplemente, no encontraste la lista, anota lo que de verdad deseas ahora. Tómate tu tiempo. No hay prisa. Incluso, ponte música inspiradora.

Cuando ya sepas qué quieres conseguir, escríbelo. Hazlo muy simple. Imagina que tienes que contar a un niño ese sueño que quieres conseguir, ¿lo entendería? Si no es así, revísalo.

Ahora que ya tienes tu sueño escrito de manera muy sencilla, ponle fecha. Una fecha cercana en el tiempo.

2# El poder de lo pequeño

Ahora que ya tienes el sueño que deseas cumplir delante, vamos a desgranarlo en pequeños pasos.

Un ejemplo muy habitual es cuando quieres ponerte en forma. Si nunca has hecho ejercicio, te dará pereza o no encontrarás la manera de sacar tiempo. No puedes pasar de no hacer nada a querer salir a correr todos los días por una hora. El fracaso está asegurado. Pero nadie puede decir que no tiene tiempo para hacer 5 sentadillas cada día. Sí, puede parecer insignificante, pero ya es mucho más de lo que estabas haciendo hasta ahora y luego, podrás ir incrementándolo o añadiendo otros ejercicios. No te costará nada. Y este ejemplo, vale para todo.

Coge tu sueño y divídelo. Pongamos que has elegido que el sueño se habrá materializado el 29 de diciembre de 2019. ¿Qué pasos anteriores tienes que dar para que se cumpla?

Ahora pon fechas a cada uno de esos pequeños pasos.

Personalmente, mi idea es volver a estar en forma, casi un año y medio después de tener a mis mellizas. Hace tiempo que necesito ponerme a realizar hipopresivos para ir trabajando mi diástasis abdominal y reducir dolores de espalda. Sin eso, ni siquiera me podría apuntar al gimnasio ni realizar siquiera estiramientos sencillos, pues el abdomen lo tengo muy muy flojo.

¿Qué puedo hacer? Pues empezar por 5 minutos al día en las mañanas que las niñas están en la escuela infantil. ¿De verdad no tengo esos 5 minutos diarios? ¡Claro que sí! Y si le sumo esas 5-10 sentadillas, poco a poco iré también fortaleciendo mis piernas. No me llevará más de un minuto hacerlo.

3# El tablero de los sueños

Esta tarea me encanta. Es muy divertida y saca nuestro lado más creativo. Además, al crearlo ya lo estamos visualizando, conectando con emociones positivas y que nos moverán a ponernos en acción.

Si no sabes lo que es, un tablero de los sueños es una herramienta que te permitirá visualizar tus sueños y tenerlos muy presentes. En un tablero, representas tu vida ideal y tus sueños con dibujos e imágenes que puedes sacar de revistas o de Internet. Incluso puedes incluir frases inspiradoras.

Lo importante es no dejar de soñar, hacerlo en grande. Si vieras mis tableros de hace 5 años te sorprendería ver que casi todo lo que me había propuesto alcanzar: tener un negocio de coaching exitoso, ser madre, viajar por el mundo o tener una casa bonita… Todo eso que me parecía inalcanzable en aquel entonces es una realidad a día de hoy.

Bueno, sólo me falta escribir mi libro. Algo que llevo tanto tiempo tratando de hacer, pero por ahora no ha podido ser. ¡Quién sabe si los próximos años!

4# Visualización

La visualización no puede faltar. Esta herramienta nos permite simular, sentir y experimentar aquello que queremos conseguir con nuestra mente. Recuerda la primera ley universal: todo es mente. Es decir, para que algo se materialice, primero tiene que aparecer en tu mente como una idea. Tu mente es la que crea tu realidad y, por tanto, también tus sueños.

Para facilitar la visualización utilizaremos el tablero de sueños. Visualiza las imágenes en el tablero. Déjate sentir cómo sería tu vida viviendo ese sueño. Ahora cierra los ojos y visualízate dentro de tu sueño. Conecta con esa emoción y quédate un rato ahí. Visualiza a diario y conecta con esa emoción, sobre todo, en los momentos de dudas. Eso te ayudará a seguir.

Si quieres conocer un poco más la herramienta y necesitas una ayuda extra, las visualizaciones guiadas pueden ser la solución. En mi canal de iVoox tienes audios con varias visualizaciones poderosas, como por ejemplo esta visualización para descubrir tu propósito vital.

5# Diario de resistencias

¿Quién dijo que fuera a ser fácil? Siempre que queremos hacer un cambio en nuestras vidas, aparecen las resistencias en forma de miedos, bloqueos, auto-sabotajes… Es importante que cada vez que sientas un bloqueo, lo anotes.

Ahora obsérvalo como si fuera una persona. ¿Qué intención positiva tiene? Recuerda que todo tiene una intención positiva. Y cuando entiendas el mensaje detrás de tu resistencia, es momento de agradecer el aprendizaje.

Ahora decide que ya no necesitas más esa resistencia en tu vida y dale la vuelta. Escríbelo de manera positiva. Si no te lo crees, escribe esa resistencia lo más creíble posible para este momento y vuelve a revisarla a diario hasta que te creas la nueva afirmación.

Y si quieres saber cómo trabajar con afirmaciones, no te pierdas este vídeo de mi canal de Youtube donde lo explico.

6# Diario de logros

Igual que es importante ver los obstáculos que surgen a lo largo del camino para poder salvarlos, es vital adquirir la práctica de celebrar nuestros logros a diario. Esta práctica es muy importante porque será la que te ayudará a seguir. Sobre todo, porque te mostrará que ya lo estás consiguiendo y que estás más cerca de lo que quieres conseguir.

Apunta tus logros cada día al final de la jornada, léelos en voz alta y agradece.

7# Ve acompañado

La forma más fácil de conseguir algo es pidiendo ayuda. Dejándote guiar por alguien que ya haya conseguido lo que tú quieres conseguir. Ir acompañado de un mentor o un coach te ayudará a seguir en los momentos de dudas y te guiará gracias a su experiencia a conseguir tus objetivos más rápido. Además, te ayudará a evitar errores en el proceso.

En mi caso, como ya te he contado en otros posts, contratar un mentor nos ha ayudado a Carlos y a mí  a centrarnos en lo verdaderamente importante en nuestro negocio y priorizar, ahora que nuestro tiempo es muy limitado desde que tenemos a nuestras niñas. Sin embargo, cuando lo decidimos, no fue una decisión fácil, como te conté en este post. Ahora en perspectiva, puedo decir que ha merecido la pena. Sin duda, son esas decisiones más arriesgadas las que marcan la diferencia.

Y hasta aquí los tips. Podría haberte dado muchos más, pero he preferido darte pocos, pero sencillos. Cero excusas. No tienes que poner todos estos tips en práctica. Elige dos o tres que resuenen contigo y, sobre todo, que te muevan de donde estás. Sí, tocará hacer cosas que ahora no te apetecen en absoluto. Tal vez, te den pereza… Pero muchas veces eso simplemente son resistencias.

O como dice mi querido Lain García Calvo:

Y recuerda, el momento perfecto no existe, lo creas tú. Eso sí, diviértete durante el camino. Eso lo hará más fácil de conseguir.

Compárteme en los comentarios, ¿qué ideas o estrategias vas a empezar a implementar hoy? No mañana, hoy. ¿Cuál es ese objetivo en el que te vas a enfocar y no vas a parar hasta conseguirlo? ¿Algún truco extra que te funciona para alcanzar objetivos que no haya compartido en este post? ¡Me encantará leerte y por supuesto, darte feedback!

4 comentarios

  1. Me ha encantado este post, Masha.
    A veces nos enfocamos tanto en los grandes logros que olvidamos disfrutar por el camino y darnos cuenta de que, según nuestras circunstancias, dar «pequeños» pasos hacia adelante ya es todo un mérito.
    Gracias por motivarnos y darnos pautas para evitar caer en la frustración sin necesidad e invitarnos a enfocarnos en lo realmente relevante para nosotros/as.
    Un fuerte abrazo, preciosa!
    Alicia

    1. Mil gracias guapa por pasarte por aquí. Gracias por tus palabras. Efectivamente, en eso reside el éxito, en enfocarnos en los pequeños logros diarios a lo largo del tiempo. Me alegro que te haya inspirado, esa era mi principal motivación. Un gran abrazo guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.