Irene Rodrigo: «Me encanta el vértigo del emprendimiento»

Hoy os presento a mi entrevistada más joven. Tiene tan sólo 25 años y ya va por su tercer proyecto de emprendimiento. Un claro ejemplo de que no valen excusas para emprender, tengas la edad que tengas.

Conocí a Irene hace un par de meses, a través de su blog, y me convertí en su fan casi de inmediato. Irene es de esas personas que transmiten frescura, sencillez, profesionalidad y, sobre todo, comunica de una manera brillante. No en vano su blog se llama TeComunicas. A través de él ayuda a profesionales del blogging a mejorar sus vídeos, a hacerlos más profesionales y atractivos.

Irene RodrigoPero lo que me tiene verdaderamente enamorada de su proyecto online es el programa de divulgación literaria llamado LéemeTV. Un programa hecho con gran profesionalidad, pasión, y sobre todo, entretenido y muy necesario. Irene, una verdadera experta en contar historias, nos transporta al mundo de la magia de los libros. Los presenta de forma atractiva, amena y muy humana. Os invito a conocer la historia de esta joven valenciana que ha pasado por varias profesiones y carreras antes de emprender online.

1) Cuéntanos un poco sobre ti: tu nombre, de dónde eres, edad, tu profesión inicial y la profesión actual, tu página web si la tienes.

¡Hola! Me llamo Irene Rodrigo, tengo 25 años y soy de Valencia. Soy la creadora de la web www.tecomunicas.com, que tiene dos ramas: por una parte, la formación en comunicación eficaz en vídeo para emprendedores digitales; por otra, la divulgación literaria a través de Léeme, un Programa de TV online del que ya he lanzado dos episodios.

Yo estudié periodismo y más tarde arte dramático. Nunca me he dedicado al periodismo tradicional. Poco después de empezar la carrera me di cuenta de que lo mío nunca iba a ser sentarme en una redacción a transformar notas de prensa en noticias, pero aun así acabé los cuatro años de grado, porque antes ya había abandonado la música (iba para violonchelista).

Así que al finalizar la carrera emprendí un proyecto, Somniarte, junto con dos amigas y compañeras de facultad, que compaginé con mis estudios de arte dramático. Ahora sigo con él y además, como he dicho, tengo mi propio negocio digital, TeComunicas.

2) ¿Qué te llevó a elegir tu carrera inicial cuando decidiste escoger esa profesión para toda la vida?

Pues yo, como he dicho, iba para violonchelista, pero en el último momento ciertos problemas personales me hicieron pararme durante más de medio año a reflexionar sobre el rumbo que estaba tomando mi vida. Me di cuenta de que yo no quería dedicarme a la música; creo que lo que me empujaba a hacerlo era el deseo de cumplir con las expectativas que yo creía que mis padres tenían puestas en mí.

Así que, como siempre me había apasionado leer y escribir, parecía que la segunda opción natural era el periodismo, y ahí que me metí. Fue una decisión poco meditada, a pesar de que en ese momento estaba convencida de que era lo que quería. Y no me arrepiento, aunque si volviera atrás sé que estudiaría otra carrera, como filología hispánica.

3) ¿Has trabajado en esa área profesional hasta ahora? ¿Cómo te hacía sentir, creías que estabas en el lugar indicado?

Es que el periodismo es un mundo tan amplio… Casi desde que empecé la carrera he hecho prácticas en distintos medios más o menos conocidos. Casi siempre han sido colaboraciones que yo me he buscado, como la que realicé en El Viajero de El País o las prácticas que me llevaron a la Agência Lusa de Notícias de Portugal, en la que estuve cuatro meses (aprendiendo mucho y también dándome cuenta de que eso no era ni de lejos para mí).

A mí me apasiona la filosofía del buen periodismo, que es dar opciones informativas a las personas para que decidan de forma autónoma y sean capaces de pensar críticamente sobre el mundo. Pero, lamentablemente, de eso queda poco en los medios tradicionales. Desde primero de carrera me di cuenta de ello y no quise participar de esa desinformación. Por eso tampoco me he esforzado por entrar en el mundo del periodismo, porque creo que no encajo en él. Ni por la filosofía predominante, ni por las rutinas de trabajo, ni por los intereses económicos que hay a su alrededor.

Claro que existen medios y periodistas que hacen trabajos estupendos, pero yo he decidido salirme un poco de ese escenario. Ahora hago mi propio periodismo con Léeme, el programa de libros, donde puedo practicar la divulgación, que es el periodismo que más me gusta, porque combina la cercanía con la información (normalmente tendemos a creer que la cercanía en periodismo tiene que ser igual a entretenimiento barato).

4) ¿Qué te llevó a decidir cambiar de profesión o emprender, si es tu caso?

Pues el emprendimiento fue algo bastante natural en mi caso. A punto de acabar la carrera, sabía que quería abordar el plano educativo, porque me interesaba mucho el mundo de la formación.

Como soy bastante lanzada y además en mi familia hay mucha tradición emprendedora, decidí crear mi propio proyecto, Somniarte, en el que hacemos talleres para jóvenes en los que los guiamos para descubrir sus talentos y marcarse objetivos para desarrollarlos. Y desde entonces no he parado de emprender.

Apenas conozco el empleo asalariado, porque todo lo que he hecho en ese campo han sido colaboraciones freelance o trabajos poco cualificados (como camarera), así que no puedo echarlo de menos. Pero sí que es cierto que a veces me gustaría, claro está, tener la seguridad de un empleo en el que sabes lo que vas a ganar cada mes, y al que vas, cumples con tus 8 horas y vuelves a tu casa con la cabeza libre de preocupaciones y tareas. Pero, a pesar de eso, todo lo bueno que tiene emprender me compensa lo “malo” que puede existir en este campo. Con creces.

5) ¿Con qué dificultades te encuentras cuando decides empezar de cero?

En el caso de Somniarte, que fue mi primer proyecto emprendedor, la principal dificultad fue enfrentarme a un terreno desconocido. Es cierto que no tenía mucho miedo, pero sí que había algo de vértigo por no saber qué había detrás de cada puerta que abría. Ahora ese vértigo me encanta, la verdad.

En el caso de TeComunicas, el principal problema fue adentrarme en un mar en el que nunca había navegado: el digital. Sí que había tenido blogs y había trabajado para una web como editora de contenidos, pero de repente tenía que enfrentarme yo sola a un proyecto que era sólo mío y, encima, profesional.

Por otra parte estaba el tema del dinero. Ahora mismo mi economía es casi de subsistencia, porque, aunque ya tengo clientes que confían en mí, todo lo que gano se transforma directamente en inversión para la web o en mantenimiento de mi vida y de mi casa: comida, facturas… y cero caprichos, claro. Pero ese tema, que pensaba que iba a llevar peor, no me molesta en absoluto. Me estoy acostumbrando a vivir con lo justo y me siento muy bien con este modo de vida. Lo único que echo de menos es viajar.

6) ¿Quién o qué te inspiró o ayudó para escoger esa nueva profesión o actividad actual? ¿Has pasado por algún proceso de coaching o has contado con algún mentor?

Mientras estudiaba periodismo me formé en PNL. Aunque no he pasado por ningún proceso de coaching, esos cursos (que, en total, duraron cuatro años) me sirvieron para conocerme mucho mejor a mí misma y para tener bastante más claro qué quería hacer con mi vida. De alguna manera, los formadores y mis compañeros fueron mis mentores.

También tuve la suerte de que Somniarte fue escogido para participar en Think Big, que es un programa de formación a emprendedores de la Fundación Telefónica. Allí todo el equipo de Somniarte (somos tres) encontramos mucha orientación para desarrollar nuestro proyecto.

Y luego, tener presente el ejemplo de mi familia materna, en la que todos son emprendedores (mi madre, sus cuatro hermanos y mis abuelos), ha sido clave, por supuesto. De alguna manera, gracias a ellos he crecido con la creencia de que tener éxito emprendiendo es posible, aunque sea partiendo de cero.

7) ¿Has tenido que formarte en algo nuevo para poder cambiar de profesión? ¿Cuánto tiempo te llevó? ¿Invertiste dinero en ello?

Por una parte, la formación en PNL fue clave, porque en ella descubrí que me encanta hablar en público, comunicar y dar clase. Además, clarifiqué mucho mis valores, creencias y aspiraciones.

La formación en emprendimiento de Think Big también ha tenido mucho peso en mi experiencia. Ahora, con TeComunicas, he invertido en las formaciones de Franck Scipion y su equipo para saber manejarme en esto de los negocios en internet y todo lo que lleva asociado. En total he invertido bastante dinero, pero ya he recuperado una gran parte de él y en todos los casos estoy convencida de que han sido apuestas de mucho valor.

8) ¿Has conseguido ya convertir esta nueva profesión en tu sustento de vida o estás empezando? ¿O estás compaginando la nueva profesión con tu trabajo habitual?

Como te digo, ya cuento con algunos clientes en TeComunicas, y con Somniarte seguimos dando guerra. Vivo de forma austera, pero me mantengo con los dos proyectos. Desde el principio he tenido claro que compaginar mis proyectos emprendedores con otros trabajos sólo me serviría para distraerme de lo verdaderamente importante, que son dichos proyectos.

Quizás otra gente sabe estar en misa y repicando, pero yo sé que tengo que focalizar mi energía en 2-3 tareas máximo para dar lo mejor de mí en todas ellas. Y, sobre todo, para mí es esencial que esas tareas estén alineadas con mis valores, algo que, como te digo, me resulta complicado encontrar en el periodismo actual.

9) ¿Cómo se lo han tomado personas cercanas a ti como amigos o familiares? ¿Te apoyan y te animan desde el principio o sientes que no entienden tu decisión?

Mi familia me apoya siempre, porque ellos han pasado por las mismas experiencias que yo. En eso tengo una gran suerte, la verdad.

En cuanto a mis amigos, hay de todo: los que te animan y te entienden, los que te animan pero no te entienden y los que ni te entienden ni te animan… jaja. Pero creo que ahí también es clave saber con quién puedes hablar de trabajo y con quién no. Hay amigos con los que puedo hablar de cosas muy íntimas y no del trabajo, y amigos con los que sucede al revés. Y no pasa nada. Yo no quiero convencer a nadie de que lo que hago mola o es bueno. Considero que es normal que muchas personas no comprendan todo el mundillo de los negocios en internet, porque es algo relativamente nuevo.

Yo misma, antes de introducirme en esta esfera, no lo comprendía del todo. No sabía que había tanta gente ganándose la vida en internet: pensaba que era algo que sólo conseguían cuatro privilegiados, y ahora sé que no es así en absoluto. Así que entiendo que otras personas piensen lo mismo y lo vean difícil y se preocupen por su amigo o familiar porque no creen que pueda salir adelante con un trabajo de este tipo.

10) ¿Qué podrías aconsejar a aquellas personas que desean reinventarse profesionalmente para que se atrevan a salir de su zona de confort y den el paso?

Lo primero y principal es que confíen en ellos mismos y en la vida. Al principio todo se puede hacer una montaña, porque de repente te das cuenta de que sabes muy poco del mundo en el que te estás metiendo. Creo que es esencial aceptar que nos queda mucho por aprender, para poder avanzar desde esa humildad. Si intentamos comernos toda la tarta de un bocado, nos vamos a frustrar y abandonaremos antes de comprobar siquiera que somos capaces. Estoy convencida de que todos tenemos todos los recursos necesarios para salir adelante; sólo se trata de buscarlos y sacar todo el potencial de cada uno de ellos.

A mí, esto del emprendimiento me ha ayudado a desarrollar muchísimo mi intuición, así que la siguiente clave sería hacer caso siempre a la intuición. De verdad: no falla. Y en el mundo del emprendimiento es esencial guiarnos por ella, porque es la que nos va a informar de si nos estamos metiendo en terrenos pantanosos o si estamos haciendo las cosas de forma correcta.

Aunque claro, siempre, siempre va a haber errores y tropiezos. Con lo cual, la tercera clave sería aceptar el error y aprender a quererlo y a quitarle hierro. Si de cada fallo hacemos una montaña, probablemente no llegaremos a escalar ni la primera.

Si tú también tienes una pasión y quieres convertirla en tu profesión, emprendiendo online a través de un blog o un vídeoblog, estaré encantada de ayudarte, pues ésta es mi especialización. Consulta mis servicios como online coach.

15 comentarios

  1. Hola, María!
    Muchas gracias por la entrevista! Para mí ha sido un muy buen ejercicio de reflexión y recapitulación. Espero que sea útil a tus lectores, sobre todo si están pensando en reinventarse personal o profesionalmente.
    Un fuerte abrazo, guapa!
    Irene

    1. Muchas gracias a ti Irene por participar. Ha sido muy interesante lo que cuentas y me das envidia sana que con tan pocos años te hayas lanzado a emprender y a hacer lo que te apasiona. Tengo mucho que aprender de ti! Un abrazo muy grande 🙂

  2. Me uno al comentario de María: tan joven y con tanta proyección!!
    Algunos de nosotros, con 25 años estábamos empezando a hacer el indio, así que imagínate, jeje.
    Mucha suerte Irene. Tecomunicas y Léeme son dos pedazos de proyectos a los que honras con tu gran trabajo.
    Un abrazo!! Y otro a ti María!!

    1. Totalmente Jesús. Personas como Irene me dan envidia sana. Yo con 25 años ni me planteaba qué quería hacer con mi vida. No tenía planes más allá del fin de semana jajjaa, vivía el momento tal como me venía dado. Tuve que enfrentarme a mi crisis de los 30 para reaccionar. Irene es una gran promesa en esto del blogging: tiene unos proyectos preciosos y muy necesarios.

    2. Ayy que me sacáis los colores! Jaja. Ya digo que tengo la suerte de que, por mi familia, siempre he visto “normal” el hecho de desarrollar proyectos. Así que creo que parte de lo que estoy haciendo ahora es gracias a ese aprendizaje “involuntario” a lo largo de mi vida.
      Ojalá poco a poco tanto TeComunicas como Léeme vayan llegando cada vez a más personas. De momento sigo trabajando y esforzándome mucho, como seguro que vosotros también hacéis 🙂
      Abrazos!!
      Irene

  3. Qué alegría verte por aquí Irene!
    Me encantó tu último artículo, tanto que lo compartí en mis redes sociales y comenté en el hilo.
    Desprendes frescura por todos tus poros.
    Gracias María por entrevistarla es un ejemplo su serie de reinvenciones.
    Estoy de acuerdo 100% contigo sobre las formaciones de Franck Scipion y sobre el poder de la PNL.
    Yo también llevo en la mochila mi propia re-evolución , mi propia reinvención , y prueba de ello es precisamente mi “bebé digital” que nació hace solo unos días.
    A diferencia de tu caso yo he tenido que lidiar con una tradición familiar cero emprendedora, y 100% procedente del funcionariado, con mi propia circustancia personal y familiar y con la edad que en el mercado laboral no perdona.
    Durante un tiempo, podría decirse que estuve en el “lado oscuro” sin rumbo, haciéndome mil preguntas y dudando de ser suficiente, pero descubrí el coaching, me formé en esta disciplina, conocí el Psych-k, me hice facilitadora, y he utilizado mis talentos y capacidades como palanca para ser la mejor versión de mí misma. Ahora gracias a las formaciones de Franck, inició mi proyecto digital que está muy muy en pañales, pero ilusionada de poder ayudar a otros con mi propia experiencia de vida y lo que voy aprendiendo por el camino.
    Gracias María, que, aunque te descubrí hace poquito en el universo de internet, ya eres un referente para mí .
    Te admiro y admiro tu trabajo.

    Muchos éxitos a tí Irene y a tí María.

    1. Hola Elena! Gracias por tus palabras. Es bastante frecuente encontrarnos con una familia que no te entiende, por eso siempre lanzo esa pregunta en las entrevistas. En mi caso tampoco ha habido emprendedores en la familia y además yo me dedico a algo que siento que a veces no me entienden. En cuanto a la edad, me encantan ejemplos como el tuyo. Porque aunque parezca a priori que es difícil, siempre acabas encontrándote con personas como tú que han sabido salir adelante por su cuenta. Mi más sincera enhorabuena! Te deseo lo mejor en tu proyecto emprendedor. Un abrazo y gracias por comentar 🙂

    2. Hola, Elena!
      Gracias por compartir tu experiencia! Yo alucino (para bien!) con las personas que se atreven a emprender cuando su círculo personal no lo promociona en absoluto. Creo que tiene que ser muy complicado romper con esquemas y creencias familiares que promueven un estilo de vida no mejor ni peor, pero sí muy diferente en todos los sentidos. Con lo cual creo que ejemplos como el tuyo tienen mucha fuerza, y más con el historial de formación que tienes! Estaré muy atenta a tu nueva web, a ver qué cosas chulas nos ofreces 🙂 Un fuerte abrazo!

      Irene

  4. Hola María, interesante entrevista, de verdad, aunque ya llevas muchas como estas, y yo leídas, pero cada vez que leo más de estas, llego a la conclusión de que hay vida más allá de la “simple” búsqueda del empleo por cuenta ajena, ya que como sabes estoy en un proceso muy parecido. Pero no quiero dejar de destacar dos aspectos que me han parecido, no sólo interesantes, sino de gran valor: “uno es “La Intuición” y me ha sorprendido un poco porque no sabía que era algo fundamental en el este mundillo del emprendimientos, y el otro es algo que ya se ha hablado aquí “aceptación de los errores”, tu mucho, sobre todo María, asumir los errores como una situación más de aprendizaje, en muchos aspectos de la vida y sobre todo del emprendimiento. Así que esto te comento María, muchas gracias de nuevo por esta bonita entrevista, ah!! si no me pasa nada, nos vemos el día 16, en Serrano 27. Un abrazo y hasta dentro de pocos días.

    1. Hola Justino. Gracias de nuevo por comentar y pasarte por aquí. La verdad el mundo del emprendimiento es apasionante. Hay de todo: cosas buenas y malas, pero al final compensa si lo que haces te llena y te motiva a nivel personal (y económico también, por supuesto). La intuición creo que es muy importante. En realidad es importante para todo, sólo que hay que dejarle hablar 😉 Y aprender de errores es lo que sigo haciendo yo también a día de hoy. Se aprende mucho! Espero verte el miércoles que viene y tomarnos un vinito juntos! Un abrazo y hasta pronto, amigo 🙂

    2. Hola Justino!
      Para mí lo de la intuición ha sido un descubrimiento, porque hasta hace unos años no sabía ni que existía! Pero, como dice María, poco a poco fui dejando que hablara, comencé a escucharla… y ahora a veces me sorprendo de las pistas tan buenas que puede llegar a brindarme.
      Un saludo!
      Irene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.