Resiliencia: supera momentos difíciles en 5 pasos

Claves_del_articulo

¿Te suena la palabra resiliencia? Según la RAE, esta palabra que suena tan bien significa capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Es decir algo así como superarse y salir a flote en un momento de crisis, dificultad o problemas.

Recuerdo que durante mi curso de coaching, cuando hicimos un análisis de cualidades personales de cada alumno, me di cuenta de que la resiliencia era mi cualidad más notable. Y es que resulta que me he pasado la vida enfrentándome y luchando contra el cambio y las dificultades que conlleva.

Ahora, me encuentro con mucha gente que fracasa en algo o ve que no se cumplen sus expectativas y se frustra. Es totalmente normal. Si no nos frustráramos, seríamos máquinas de acero y no es el caso. Somos de carne y hueso. Somos humanos. Tenemos emociones, debilidades, lloramos, nos enfadamos, gritamos o callamos el dolor, a veces lo ocultamos incluso de nosotros mismos...

El problema no es la frustración sino el cómo nos enfrentamos al fracaso, a las dificultades de nuestra vida cotidiana, que las habrá y no pocas.

Así que quiero en este artículo proponer algunos consejos, basados en mi vida personal y mi profesión de coach, para ilustrar con ejemplos cómo podemos sobreponernos a las distintas dificultades que nos ofrece la vida: un cambio de residencia o país, de trabajo, un despido laboral, la frustración de ver que nuestros proyectos profesionales no despegan, dificultades económicas, conflicto familiar, de hijos o de pareja, ruptura y separación, etc.

Absolutamente a todos nos han tocado y nos seguirán tocando momentos difíciles en nuestra vida. Por algo somos humanos: nunca dejamos de tener problemas de un tipo u otro. Pero si aprendemos a gestionar las dificultades de una manera eficiente y positiva, éstas en lugar de hundirnos nos harán seres más fuertes, personas más completas, más conscientes y, en definitiva, más felices.

#1 Gestión de emociones

Cuando un conflicto aparece en nuestra vida, sea interno o externo, que las emociones no tardan en aparecer. Casi siempre tienen que ver con cómo interpretamos la realidad. Una misma situación puede ser vista de forma muy diferente por personas distintas.

Tratar de solucionar un problema con todo el flujo emocional puede resultar bastante contraproducente y se pueden cometer errores que llevarán a otros. Por ello, saber gestionar las emociones en un primer momento es esencial.

¿Pero qué es gestionar las emociones? Lo oímos tanto, ¿verdad? Y muchas veces no entendemos de qué se trata.

En realidad se trata a grandes rasgos de ver qué emociones predominan, cómo puedes llevarlas mejor. En primer lugar identificarlas y posteriormente ver qué te quieren decir. Y es que las emociones son mensajeros que te hablan a través de tu cuerpo. Matar al mensajero no tendría ningún sentido.

Por ello, no se recomienda rechazarlas ni reprimir tu situación. Vivirlas a fondo tanto cuanto necesites.

A continuación, te pongo algunas de ellas, las más frecuentes, pero por supuesto puede haber otras muchas y muchas otras variantes.

Tristeza

(apatía, melancolía, nostalgia, etc.): se suele producir ante una pérdida de algo o de alguien. Sentirnos tristes nos ayuda a reflexionar, a tomar una distancia y necesitamos tiempo para volver a renacer con energías nuevas.  Tal vez recuerdes a la niña azul de la película de Pixar "Inside Out" a la que las demás emociones trataban de acallar, pensando que no servía para nada. Obviamente estaban equivocados.

A nivel personal yo siempre he tratado de ocultar ese sentimiento y lo único que conseguía era bloquear la emoción de tristeza que se manifestaba en mi cuerpo a través de dolores y cansancio general.

Rabia

(ira, enfado, enojo, irritación, malestar, etc.). Se produce cuando creemos que se han vulnerado nuestros derechos. Se trata de que entendamos qué es lo que ha pasado para que nuestros derechos se sintieran violados. ¿Hemos permitido que se pasara el otro? ¿Hemos comentado a la otra persona cómo nos hizo sentir esa u otra actuación? ¿Qué es lo que realmente nos duele?

La mejor forma de enfrentarse a la rabia es dejar pasar un tiempo y volver a reflexionar pasado un tiempo: ver qué nos quiere decir ese estado. Muchas veces detrás de nuestro enfado está nuestro deseo de cambiar al otro: que se comporte como yo quiero que se comporte. Ésta es la voz de nuestro Ego: el que juzga, analiza y compara constantemente. Si esos juicios se vuelven constantes, es muy fácil sucumbir al enfado. Pero en cuanto te haces consciente de que es la voz de tu Ego, empiezas a verlo de otra manera. Ésta es al menos mi experiencia.

Miedo

(nervios, ansiedad, inseguridad, preocupación, etc.) Normalmente se produce ante una situación que no dominas o crees que no vas a poder controlar. Vuelve nuestro Ego con su obsesión por controlarlo todo. El miedo puede surgir ante un evento importante, una conversación o conflicto que estás previendo. Y tu reacción es negativa ante esa situación: crees que lo harás mal, saldrá mal, alguien te lo estropeará, no estarás a la altura, etc.

Date un tiempo para vivir esa emoción un rato, siente tu cuerpo y trata de respirar de forma abdominal, para llegar al momento presente y no estar vagando en el futuro incierto, lleno de miles de posibilidades. El miedo se disipa estando aquí y ahora y potenciando la confianza en ti mismo.

#2 Aceptar la situación que no puedes cambiar

Este es para mí un paso indispensable para enfrentarte a una dificultad en tu vida, bien sea a nivel personal (separación, pérdida, conflicto) o profesional (cambio o pérdida de trabajo, un proyecto que no consigue prosperar, una situación económica difícil).

Si en el paso previo, no conseguiste solucionar el problema gestionando tus emociones (la gestión adecuada de emociones no siempre es garantía de mejora, sino de mejorar tu interpretación de la realidad), lo ideal en este momento sería tratar de aceptar esa situación que no es la más deseada.

Muchas veces el principal problema de nuestra reacción ante una dificultad u obstáculo es que no aceptamos esa situación y nos negamos a verla tal como es. Cuando uno acepta, es como si un peso enorme se nos cayera de encima. La aceptación quiere decir que dejamos de obsesionarnos con el problema y aunque seguimos a disgusto, aceptamos que por ahora no está en nuestras manos tener el control entero de la situación.

Conseguir la aceptación requiere un tiempo, a veces mayor del que nos gustaría. Cada uno puede encontrar sus propios trucos para aceptar algo que nos disgusta. En mi caso personal, alejarme, dar un paseo, respirar o cambiar de lugar pueden ser ideas para despejar la mente y dejar de identificarme con el problema que me ocupa.

#3 Ver qué has aprendido de la experiencia

Cuando has aceptado una situación difícil, es hora de mirarla de una forma diferente. Por mala que sea esta situación, es bastante probable que haya un aprendizaje para ti en ella. Pregúntate, ¿qué has aprendido de esta experiencia en apariencia negativa o con un final que no es el que esperabas?

Incluso si crees que no has aprendido nada o no hay nada bueno en esa situación, seguramente el hecho de que te hayas podido enfrentar a tus emociones o hayas sido capaz de cambiar tu percepción de las cosas, es un gran avance a nivel personal. Los problemas nos ayudan a crecer, las dificultades a superarnos, a desafiar nuestros propios límites.

Puede que hayas aprendido a ser más inteligente para futuras ocasiones, a gestionar mejor tus emociones, a entenderte mejor. Las dificultades se nos dan para crecer, no olvides que cualquier experiencia, sea buena o mala, son experiencias de nuestra vida, y nos enseñan algo de nosotros mismos.

#4 Qué hay de bueno en esta situación, aunque a priori parezca negativa

Ver algo en apariencia negativo como positivo no es fácil. Pero en realidad hablamos siempre de lo mismo: creencias. Las creencias no son verdaderas ni falsas, sino nuestra percepción subjetiva de la realidad, basada en nuestra experiencia vital, personalidad, conocimientos, expectativas, gestión de emociones, etc.

Imagina que tu pareja te ha abandonado y sufres por ello. Aunque no veas nada bueno en un primer momento, esa persona te habrá enseñado algo de ti mismo o su marcha te habrá hecho ser alguien más fuerte y te ha dejado espacio para que alguien nuevo entre en tu vida.

¿Qué hay de bueno en perder dinero o perder un trabajo? Pues que tal vez ésta sea tu oportunidad de encontrar un trabajo mejor, de hacer por fin algo que de verdad te apetece, de encontrar tu pasión o dar la vuelta al mundo con una mochila, como ha hecho Francisco Fortuño, al que entrevisté la semana pasada.

Yo personalmente siempre sufrí mucho por las decepciones amorosas. Recuerdo que justo cuando estaba triste por alguien que se fue de mi vida, a los pocos días conocí a un chico estupendo y cariñoso que se convirtió años después en mi marido con el que me encuentro muy feliz. Ahora le doy las gracias a aquel ex-novio que desapareció de la noche a la mañana de mi vida. Si no lo hubiera hecho, ahora no estaría con alguien con quien comparto mi vida.

#5 Qué opciones tienes, qué hacen otras personas en una situación similar

Cuando hablamos de aceptar no hablamos de rendirnos. Si has tenido una discusión importante con alguien cercano, no quiere decir que todo está perdido. Es posible que en tu situación actual sí puedes hacer algo para cambiar las cosas.

Lo importante es no tener que hacerlo cuando estás más afectado. Por eso, cuando hayas entendido tu situación, hayas aceptado lo que ha ocurrido, e incluso hayas visto el lado bueno de la misma, puedes preguntarte: ¿hay algo que esté en mi mano para cambiarla?

Es posible que a estas alturas te des cuenta de que no vale la pena seguir intentándolo o todo lo contrario: que te hayas dado cuenta de que en realidad puedes hacer mucho por solucionar el problema. Puede que incluso veas que de ti depende la solución.

Lo bueno es que ahora te acercarás a esa situación de otra manera: menos emocional, más objetiva, más sosegada. No vas a ir a buscar culpables, sino intentarás dialogar. Al menos ésa sería la opción ideal.

Si resulta que sigues queriendo solucionar las cosas pero ya no puedes hacer nada (imagínate que te han despedido de un trabajo por un recorte de personal), entonces busca nuevas opciones a tu situación actual.

Habla con amigos, conocidos, pide consejo o ayuda de profesionales como psicólogos o coaches del tema que deseas tratar. A veces uno sólo no tiene fuerzas suficientes para salir a flote y necesita una ayuda extra. No hay nada de malo en pedirla. De hecho demuestra tu fortaleza. Significa que eres capaz de aceptar que eres vulnerable, no eres un superman o una superwoman, te abres al mundo y recibes apoyos y comprensión, a la vez que consejos y experiencias de otras personas que conocen el tema o han pasado por lo mismo.

Estar acompañados en momentos difíciles es esencial. Confiar tus problemas muchas veces les quita el peso y te permite ver que otras personas han pasado por lo mismo que tú o que simplemente te escuchan.

Conclusiones

Imagino que se podría haber hablado mucho más de este tema tan importante, pero éstas para mí mis 5 claves a la hora de enfrentarme a mis problemas diarios. ¿Y tú, tienes las tuyas? ¿Sueles tratar de entender tus emociones cuando te enfrentas a una dificultad, tratas de aceptarla y ver el lado positivo de la misma, pides consejo? Si no lo hacías hasta ahora, te recomiendo probar a introducir estos pequeños trucos en tu vida. Por supuesto que no son válidos para todo el mundo, es más, en coaching siempre decimos que no existen recetas preparadas que funcionan con todos. Pero si te sientes perdido o perdida en estos momentos, un poco de ayuda extra nunca viene mal, ¿verdad?

Recuerda que si hay algo que te preocupa y necesitas un apoyo extra, me ofrezco como Coach de Vida y Carrera para ayudarte a superar una situación difícil a través de una sesión de coaching online o una consulta por email si lo prefieres. Y como siempre, ¡gracias por leerme!

15 comentarios

  1. Hola, María!

    Me ha encantado este post y me resulta súper útil para darme cuenta de mi realidad actual. Hace poco que me he independizado. Estoy viviendo sola y, los primeros días, echaba de menos a mi familia. Sin embargo, me decía que no podía estar así y que tenía que ser fuerte, y que la melancolía era una tontería de gente débil. Un día no aguanté más y decidí que tenía que dejarme sentir esa tristeza. Y, cuando me lo permití, la tristeza desapareció!!! Fue casi instantáneo. A partir de ese momento no he vuelto a estar triste por estar lejos de mi familia. Los echo de menos, pero con alegría. Además todo esto sucedió poco después de ver la peli “Inside out”, que enseña precisamente a respetar las emociones. Éste ha sido uno de los mayores aprendizajes del año para mí 🙂 y me ha alegrado refrescarlo y afianzarlo con tu artículo.

    Un abrazo y gracias!

    1. Hola Irene. Qué alegría verte por aquí. Me alegra mucho que este post te haya hecho pensar en su situación actual. Como cuento en el artículo yo también solía reprimir la tristeza y hacerme siempre la fuerte, en plan: estoy bien, no me pasa nada. Pero es positivo dejar salir nuestras emociones. A mí Inside Out me hizo darme cuenta de eso también. Un abrazo y nos seguimos a través de los blogs!

    1. Hola Francisco! Muchas gracias por compartir el enlace. Así te veo en primera persona. Seguro que aprendo mucho de ahí. Yo sólo he compartido mi técnica, pero hay tantas como personas en el mundo, ¿verdad? Un abrazo y gracias por pasarte por aquí 🙂

  2. geniales los cinco, es verdad que los luchadores, los hechos a sí mismos, se paran más tiempo en el punto 2. Me suele pasar. No dar por perdida esa batalla. Una vez perdida mi paso siguiente es positivarlo todo. Buscar lo bueno en la situación que termina y soltar la típica frase “a otra cosa, mariposa”

  3. Hola María!!

    Suscribiría exactamente igual estas cinco como las 5 etapas clave en el proceso de superación de cualquier adversidad. Y creo que el punto 2 es el más importante y el que más debemos entrenar en las pequeñas dificultades diarias: la aceptación. Es la que nos libera del sufrimiento cuando no podemos cambiar algo. O por el contrario, sí podemos y decidimos hacerlo (pagando el peaje que sea necesario, que a veces es muy alto…).
    Comparto!! Un abrazo!!

    1. Gracias Jesús! Tienes toda la razón: aceptar es el punto más importante. A veces nos quedamos atrapados en el entender o comprender por qué o cómo ha pasado algo. Pero aceptar es algo muy diferente. A veces no es posible entender una situación, no al menos en el momento presente, pero sí que podemos o tenemos la opción de aceptarla. Y entonces uno se relaja muchísimo. Como si un gran peso se nos cayera de encima, ¿verdad? Gracias por comentar y compartir!

  4. Qué tal María, muy buen post.
    Como pequeño aporte, hace tiempo vi una película (ganadora de 1 Oscar) de la vida del famoso astrofísico Stephen Hawking, “La teoría del todo”: http://www.imdb.com/title/tt2980516/?ref_=fn_al_tt_1

    Le preguntaron en una conferencia por cuál era su filosofía en la vida. Entroncaba con tu mencionado punto #4 “Qué hay de bueno en esta situación, aunque a priori parezca negativa”.

    La situación de la vida de Hawking, ya conocida, es estar completamente parapléjico en una silla de ruedas. Tampoco cree en Dios (con dudas). Su gran mujer ya no está con él (impresionante ella en todos los sentidos), por decisión de él. Personalmente no se me ocurre peor situación. ¿Cómo lo supera?

    Él respondió (no recuerdo sus palabras exactas):
    “Quizás el Universo no tenga límites. Al igual que la capacidad del ser humano para imaginar y conseguir todo aquello que se proponga.
    A pesar de todas las dificultades, barreras, límites en la vida… siempre habrá alguna cosa, por pequeña que sea, que podrás realizar con ÉXITO en tu vida. Mientras hay vida hay esperanza.”

    Saludos

    1. Muchas gracias Enrique por tu aportación. Tenía pendiente de ver la película y ahora ya sé que la tengo que ver sí o sí. La frase final es brutal. Es para enmarcarla en una pared: MIENTRAS HAY VIDA, HAY ESPERANZA. Bellísima y enorme. Gracias de nuevo por compartir!

  5. Hola María, q tal, amiga?. Pues después de haber leído este artículo tuyo, no puedo más que felicitarte, y por todos los demás, porque al leerlos, nos olvidamos del mundo exterior, pero al mismo tiempo recordamos cosas, situaciones de nuestra vida en ese mundo exterior. Mis conclusiones como comentarios a este post tuyo, son, fundamentalmente dos:
    -nunca vamos a dejar de tener problemas o dificultades.
    – todo depende de cómo interpretemos la realidad.
    -y aprender a gestionar las emociones para poder superar las dificultades, para una mejor “RESILIENCIA”.
    Y sobre todo esta última, pues estas emociones, son las que nos hacen ver las dificultades de una manera u otra, las que nos permitirán afrontarlas mejor o peor, de una manera u otro. Y aquí quiero llegar, porque hay un aspecto que, creo que deberías tratar, que puede servirte para otro post, y es Por qué o Cómo es posible que tengamos capacidad para resolver unos problemas o dificultades con mucha facilidad, cuando otros les cuesta mucho, y al contrario, tenemos unas dificultades enormes, cuando otros no lo ven como algo importante y lo resuelven con una facilidad pasmosa. Es mi caso, y seguro que el de mucha gente. ¿Será por nuestra percepción de las cosas? ¿Cómo puede ser que hay personas que no den tanta importancia a unas cosas, situaciones, etc y otros las damos demasiadas? ¿Será porque controlan mejor las emociones? Bueno, jejjeje, muchas preguntas te estoy haciendo, pero seguro que sabrás responderlas, y seguro que de aquí saldrá un tema para otro post en tu blog.
    Porque es que María, me ha parecido curioso que para algunas cosas, tenga una capacidad enorme de resiliencia, de afrontarlo como si nada, y para otras, sienta un bloqueo o una incapacidad enorme, de afrontar. Bueno, recibe un abrazo enorme de tu amigo

    1. Hola Justino. Como siempre, muy interesante lo que me planteas. Y ahora que lo pienso, tienes toda la razón. Para unas cosas tenemos más resiliencia que para otras. La cuestión sería encontrar dos ejemplos en los que podamos ver cómo actuamos con resiliencia y cómo nos cuesta hacer algo al respecto.

      En cuanto a qué tienen las personas con más capacidad de resiliencia… otra gran pregunta. Supongo que tiene mucho que ver con el optimismo. Creo que las personas optimistas, buscan soluciones, a pesar de lo malo, quieren seguir viviendo, disfrutar, no dejarse caer. Se puede nacer con ello pero también se puede aprender. De hecho, si no lo practicas, lo pierdes. Vamos, mi opinión más personal. Igual otras personas pueden aportar algo más.

      Muy interesantes los debates que generas. Gracias como siempre por dar tu punto de vista. Eso es lo más valioso en los comentarios!

  6. ¡¡¡Madre mía, que articulazo!!!

    Incluyes un montón de claves para salir airoso de una situación difícil. Muchas personas tras experimentar una situación complicada se dan cuenta de lo que realmente importa en la vida, y experimentan una transformación a mejor. Pero desgraciadamente muchas otras no consiguen ese crecimiento post traumático y se quedan ancladas en la ira, el odio, la tristeza o el miedo. Muy buenas recomendaciones para el crecimiento.

    Mi más sincera enhorabuena.

    Jesús

  7. Buenas María me ha encantado este artículo,estoy pasando por una situación diferente( por no decir dificil) elegida por mí te explico.Una persona muy querida por mi tiene una adicción y yo la he aguantado durante muchísimo tiempo,pero llegó el momento en mi vida que dije basta,entonces luche contra el intentándo cambiarlo y me di cuenta que nadie puede cambiar a nadie ni debe hacerlo,no conseguí nada.
    Después intenté aceptarla(con todo lo que conlleva),no dándole importancia y diciéndome todos los días que esa persona llevaba ese camino y que el era así,pero este pensamiento me ponía triste y poco a poco se fue convirtiendo en rabia,ya no podía estar junto a esta persona sin enfadarme ,así que tome la decisión de marcharme de su lado a pesar de su pena.
    Soy yo la que tengo que aceptar su decisión de vivir la vida como el desea pero yo también debo de ser coherente con mis pensamientos y mi sentir, y vivir feliz ,no me gustan las adicciones por lo que no puedo vivir con alguien que las tiene.No se si hice lo correcto pero necesitaba poner tierra por medio a una situación que me desequilibrada sentimentalmente.gracias por estos artículos que me ayudan a comprenderse.

    1. Pues déjame felicitarte Charo. Creo que has tomado una buena decisión yéndote. Porque si lo has intentado todo pero no pudiste, ¿de qué sirve seguir sufriendo? Es tu vida y nadie tiene derecho a amargártela. Conozco algún caso similar y lo viví de cerca y puedo decirte que si la otra persona no quiere cambiar no debes sufrir a su lado. Él ha elegido y tiene sus lecciones de vida, no sabemos por qué… tú has elegido tu camino y has sido valiente. Yo haría lo mismo, porque sólo tienes esta vida tal como la conoces y no deberías desperdiciarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *