4 claves para motivarte

Vivir con poco: capítulo 2

Hola de nuevo. Aquí, como os había prometido, he preparado mi segundo vídeo del mini-curso online «Vivir con poco». Lo cierto es que le di miles de vueltas al asunto. En realidad, claves hay muchas, y todo depende del contexto particular, la situación, los objetivos que perseguimos o cómo nos encontramos. He esbozado 4 pasos sencillos que nos pueden servir para realizar cambios a nivel personal en nuestras vidas, pero también pueden aplicarse perfectamente al mundo laboral o cualquier situación difícil que atravesemos.

Como siempre os cuento, la aceptación es para mí una de las claves principales a la hora de afrontar momentos difíciles. Es tan duro a veces decir: estoy aquí y ahora, esta es mi vida y no me gusta en absoluto, estoy cansada, harta de moverme con bártulos de una casa a otra… hoy estoy en Villalba, mañana en Las Rozas, pasado en Tres Cantos y al siguiente en Oropesa…

Y así voy también olvidando pequeñas cosas aquí y allá: unas gafas de sol, mi anillo de casada, las llaves del coche que comparto con mi hermana… Aceptar todos estos pequeños cambios es lo que más me cuesta, porque la no aceptación surge a cada momento: ¿echas de menos tu toalla de playa, verdad? Pues aquí solo tienes ésa, y punto.

Y luego llegan las dudas a nivel ya más general: ¿qué hago con mi vida?, ¿voy por buen camino?, ¿no sería mejor ponerme a buscar un trabajo de lo que sea y olvidarme de todo? Es más fácil, mucho más fácil: te levantas entre las 7 y las 8, trabajas tus 8 o 9 horas de lunes a viernes en modo automático, llegas a casa cansada a más no poder, cenas, sales a dar un paseo, ves la tele y ansías la llegada del fin de semana para poder relajarte y no pensar en nada, sólo descansar, disfrutar, ver la vida pasar… Sí, así era mi vida de antes.

Ahora ya nada es igual. Ahora me levanto preguntándome: ¿qué hago con mi vida?, ¿es correcto el objetivo que he decidido tomar? También me levanto mucho más tarde y me recrimino por ello, voy a la biblioteca dispuesta a crear, a escribir, a meditar… también medito de vez en cuando en la casa en la que me encuentre, hago yoga o reiki con mayor o menor continuidad. Y me siento feliz, aunque es una felicidad muy extraña: la felicidad que no espera al fin de semana o a las vacaciones junto al mar. Es una felicidad muy particular: destellos de luz que me indican que estoy en el camino correcto, pese a las dudas, a los temores, a no tener siquiera la más mínima seguridad en mi vida.

¿Mi receta? No vivir más allá de dos semanas. Plantearme objetivos concretos, eso sí, conocerme cada día un poquito más, amarme cada día un poco más, aceptarme con mis muchos defectos. Y también desprenderme de aquello que no me trae nada bueno: gente tóxica, ambientes cargados, menos televisión, menos noticias desagradables. ¿Será mi vida más auténtica si me cargo de energía negativa? Creo que no. Aunque parezca difícil a primera vista, cada día tengo más claro quién soy yo, para qué estoy en este mundo. Y estoy llena de miedos, de inseguridades, pero las voy aceptando, me voy aceptando a mí misma.

Y actúo. Aunque me parezca terrible, aunque crea que lo estoy haciendo todo mal, que aun me falta muchísimo para ser perfecta. Hay días que me siento muy pequeñita y otros siento que puedo mover montañas. Así somos de grandes, podemos ser inmensos en nuestra sabiduría, nuestro amor y compasión, sólo es cuestión de descubrirnos, de amarnos, y de ser las personas que queremos ser. ¿No es acaso una receta perfecta?

¿Y vosotros? ¿Tenéis algún truco que os permite motivaros? Contadme, seguro que tenéis mucho que enseñarme… ya sabéis, sólo soy estudiante en prácticas en esto de la felicidad ;)

5 comentarios

  1. Hola María!

    Me gustaron mucho tus palabras! Coincido con todos tus puntos; sin embargo, como dices, a veces es difícil olvidar lo que estamos dejando atrás y afrontar el por venir, ya que, en lo personal, es dejar la certidumbre por algo que no sabemos como va a funcionar y eso nos provoca miedo. Al final, creo que lo que tendremos será algo mucho más valioso que lo que ya obtuvimos en el pasado.

    Quisiera aportar un pensamiento que me da fuerza para hacer cosas nuevas y dar un nuevo paso cada día, este es el de tener en cuenta, que todo lo que hemos conseguido ha sido porque lo merecemos y hemos luchado por eso hasta conseguirlo, y si en algún momento caemos o nos desviamos de nuestro camino, de ante mano sabemos que todo lo que hemos logrado, lo podremos conseguir nuevamente y lo haremos de una forma mucho más rápida y sencilla, para después volver a intentarlo con más fuerza y experiencia.

    Muchas gracias por tu sabiduría!

    1. Hola Mauricio. Muchas gracias por comentar y aportar tus ideas. Efectivamente, es importante no tener miedo de caernos, de fallar o fracasar, porque incluso nuestros errores nos enseñan cosas nuevas de nosotros mismos y además nos hacen más fuertes para las próximas veces que lo intentemos. Un abrazo y me paso por tu blog.

  2. Hola María:

    No sé muy bien por qué pero me ha gustado más el texto que el vídeo, quizá porque es más personal. Me parece que elegiste sabiamente esas cuatro claves para seguir adelante en la vida. Mucha gente piensa que el trabajo mental no es trabajo de verdad, pero yo lo veo uno de los más difíciles y trascendentales. Controlar la mente y los sentimientos es lo que te habilita para controlar todo lo demás de forma sabia y objetiva.

    Justamente, la objetividad es casi imposible a la hora de mirar en nuestro interior y de aceptarnos tal como somos. Esa aceptación es el punto de partida para el cambio. El segundo paso, el dejar atrás las cargas que te impiden prosperar, sean hábitos o amistades o incluso familia, puede ser hasta doloroso. En mi caso, desoír a mis padres aún hoy supone un conflicto interior entre mis deseos y el coste de hacerles daño (espero que tengamos ocasión de hablar de esto en privado).

    El tercer paso me ha dejado un poco confusa. A mi entender, si algo nos hace infelices no debemos permaneces inactivos al respecto, sino provocar un cambio a veces externo y a veces interno. Si no podemos cambiar las circunstancias, siempre podemos cambiar la posición desde la que las enfrentamos. Aunque ciertas cosas no estén en nuestra mano y debamos aceptarlo con humildad, en nuestra mano siempre estará decidir cómo actuar y responder a los estímulos externos. Ahí el autocontrol es nuestra mejor arma y también, tal como dices, saber esperar al momento oportuno.

    Finalmente, el último paso es mi muro a escalar. Quiero muchas cosas, me informo, lo preparo todo, estoy lista y acumulo más información (como si me hiciera falta), me pongo excusas para seguir posponiendo el momento de actuar. Lo soy todo, lo he vivido todo, lo tengo todo.. potencialmente; es decir, podría haberlo sido, tenido o hecho, pero dejé escapar la oportunidad porque siempre encontré alguna excusa que justificase mi inactividad. Supongo que cada persona encuentra su reto más grande en algún punto y este es el mío, el punto del camino en el que siempre me paro o me pierdo.

    Como puedes ver, me psicoanalizo de lujo, lo que no se me da tan bien es encontrar soluciones y ponerlas en práctica. A ver si con un poco de tu ayuda consigo echar a andar y no detenerme hasta alcanzar mi destino. Gracias :-)

    1. Hola Cristina. Muy interesantes tus comentarios. El vídeo es uno de los primeros y aparte de la calidad técnica, faltaba todavía calidad de expresión mía. No sé si comenté que empecé a grabar esos vídeos para vencer mi miedo escénico ;) Pero creo que los últimos van mejorando, aunque todavía me queda.

      Pues tú misma lo tienes claro, hay algo que te impide dar ese paso, y eso podemos hablarlo en nuestra sesión de coaching, con todo lo que me cuentas ya avanzamos bastante para la sesión. Muchas veces lo que nos impide actuar es la falta de confianza en nosotros, porque creemos que no lo vamos a lograr, pero pueden ser muchas otras cosas, porque como tú misma dices, cada persona es un mundo.

      Gracias por tu comentario y te escribo esta semana para fijar nuestra sesión. Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.