¿Por qué nos cuesta comprometernos en una relación?

Claves del artículo:

"Las 7 caras del miedo" Cap.6  Miedo al compromiso

Vivimos en un mundo cada vez más individualista, un mundo en el que tenemos miedo a crear lazos, "atarnos" a esa persona que nos atrae, por miedo al fracaso, miedo al rechazo, miedo al compromiso, a perder nuestra libertad. En realidad hay 3 necesidades básicas en el ser humano: amor, seguridad y libertad, si una de ellas se ve comprometida, no nos sentimos plenos. Pero además para cada persona esas tres necesidades tienen a su vez un orden jerárquico. ¿Qué pasa si la libertad es nuestro bien más preciado?

En este vídeo, el penúltimo de las «7 caras del miedo», he decidido abordar este tema tan presente en el mundo actual. Un miedo que si a priori parece que afecta más a los hombres, son cada vez más las mujeres quienes nos sumamos al carro y huimos de toda relación estable, por miedo a tener que comprometernos. Este miedo sería el contrapunto del miedo a la soledad. Si en este último me agarro a cualquier pareja, por miedo a quedarme solo; en el miedo al compromiso se produce justamente lo contrario: huyo de cualquier relación estable.

El problema, es que detrás de este miedo al compromiso se esconde nuestra fragilidad, nuestro rechazo de la responsabilidad y sobre todo una creencia limitante muy arraigada: "una relación a largo plazo me hará perder mi libertad y dejaré de ser yo mismo". ¿Cómo podemos cambiar esta creencia por otra que nos resulte potenciadora? De esto os hablo en este vídeo, aplicando una técnica muy sencilla y a su vez muy potente.

Esta técnica de cambio de creencias la propone Byron Katie, autora del libro "The Work" o "El Trabajo", en el que nos ofrece un método muy eficaz para deshacernos de esas creencias que nos limitan, mediante 4 preguntas y 3 inversiones. En el vídeo os explico paso por paso cómo podéis acabar con ese miedo al compromiso mediante dicha técnica. Pero la misma fórmula se puede aplicar a cualquier creencia limitante en vuestra vida. Por poner unos ejemplos: "no valgo nada", "mi pareja no me hace caso", "nunca voy a progresar" y un largo etcétera. Probadlo y os sorprenderéis de que funciona, si lo hacéis con vuestra mejor disposición. Y si no, podéis contactar conmigo para que os ayude con este ejercicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.