Marifer Sierra: «Hacer lo que realmente te gusta es unir corazón y razón»

Tenía muchas ganas de publicar esta entrevista. Conozco a Marifer desde hace un año y puedo decir que ha sido de las personas que más me ha marcado en 2015 desde muchos ángulos: como una excelente profesional de la acupuntura (no conocía esta disciplina hasta que empecé a acudir a su consulta), como compañera del equipo Imagen Consciente y Belleza a la Carta, como cliente de coaching con la que he tenido el placer de trabajar, y sobre todo como amiga de la que tengo mucho que aprender.

Marifer Sierra

Marifer es una persona inquieta, curiosa, divertida, sencilla, humilde, inteligente y una gran profesional en lo que se refiere a la medicina china, las terapias alternativas y la acupuntura.

Marifer nos cuenta en esta entrevista cómo dejó atrás su pasado como periodista y experta en comunicación, para dar lugar a un nuevo yo profesional, dedicándose a lo que de verdad le gusta: la sanación y la medicina china. Parecen dos mundos dispares, pero ella no ha dudado en seguir su pasión, su intuición y lo cierto es que lo está consiguiendo. Cada día cuenta con más clientes en su consulta, mientras sigue formándose en lo que ella denomina su “afición para toda la vida”.

1) Cuéntame un poco sobre ti: tu nombre, de dónde eres, edad, tu profesión inicial y la profesión actual, tu página web si la tienes.

Soy Mª Fernanda Martínez, Marifer, nací en Valladolid hace 39 años y vivo desde hace dos en Las Rozas de Madrid. Mis primeros estudios fueron de periodista en Salamanca, carrera a la que he dedicado mi vida profesional hasta el año 2011. Para entonces ya había comenzado mis estudios de Medicina Tradicional China, y cuando me despidieron de la última empresa en la que trabajé tuve claro por dónde quería seguir. Así que acabé mis estudios y puse en marcha la consulta.

Mi página web es www.acupunturacaminosdeseda.com

2) ¿Qué te llevó a elegir tu carrera inicial cuando decidiste escoger esa profesión para toda la vida (vocación, miedo al paro, no tenías ni idea, etc.)?

En la elección de mi primera carrera influyeron mis ganas de salir de Valladolid y ver mundo, mi mejor amiga, que también la estudió, y un tío mío periodista, del que admiraba su estilo de vida. Como veis, todo menos una verdadera vocación de periodista, aunque luego se me dio bien y me gustó muchísimo, sobre todo, la prensa escrita. Me encanta escribir.

3) ¿Has trabajado en esa área profesional hasta ahora? ¿Cómo te hacía sentir, creías que estabas en el lugar indicado?

Sí, me gustaba mucho escribir y trabajar en prensa hasta que vi la enorme competencia que había en los medios de comunicación, sobre todo en Madrid, donde no llegué a meter cabeza. Mi sueño de trabajar como reportera en la sección de Internacional de El País se desvaneció y me pasé al bando de la comunicación corporativa, donde yo pensaba que se vivía mejor. Desde luego que contaba con más estabilidad en cuanto a horarios y salarios. Pero esta que fue mi última experiencia en periodismo y comunicación, de seis años de duración, lejos de ser una vida plácida, fue bastante frustrante porque tenía un jefe “tapón” que no quería trabajar ni poner en marcha nuevos proyectos, con lo que una experiencia que pudo haber sido muy creativa y muy bonita se quedó en un mero trabajo administrativo a las órdenes de mi jefe y sus vaivenes.

4) ¿Qué te llevó a decidir cambiar de profesión o emprender, si es tu caso (paro, crisis, búsqueda de tu vocación, ganar más, cambiar de aires, etc.)?

Me despidieron de esta empresa de forma sorprendente. No había empezado la crisis, es decir, a mi empresa no le había afectado aún, y seis meses antes de entrar en vigor la reforma laboral (luego despidieron a gente con mucha menos indemnización que a mí) me echaron. Yo creo que mi jefe no acababa de estar cómodo conmigo, y yo no supe o no pude disimular los disgustos que me daba cada vez que tomaba decisiones en base a arbitrariedades.

Estuve mucho tiempo intentando volver a la comunicación, invertí más de la mitad de la indemnización por despido en un master en una escuela de negocio de las más prestigiosas a nivel internacional, busqué trabajo durante varios años y al final decidí dedicarme a lo que hasta la fecha había sido mi principal hobby: la acupuntura. Acabé mis estudios y puse la consulta en casa.

5) ¿Con qué dificultades te encuentras cuando decides empezar de cero (miedos, dudas, dinero invertido, etc.)?

Bueno, en mi caso la inversión inicial no ha sido mucha porque puse la consulta en casa. Más invertí en el master en comunicación, eso sí que ha sido dinero perdido… Aunque pienso que para algo me servirá en el futuro. Las dudas que tenía eran sobre todo entorno al desempeño de mi actividad, si sabré hacerlo o no, si lo haré bien… dudas que se fueron disipando con la práctica. Y sí, las dificultades económicas también, al principio necesitas una fuente alternativa de ingresos, si no, es muy difícil. Se tarda en hacer una cartera de clientes en este negocio en el que lo mejor que funciona es el boca a boca, la recomendación personal.

6) ¿Quién o qué te inspiró o ayudó para escoger esa nueva profesión? ¿Has pasado por algún proceso de coaching o has contado con algún mentor?

No, fui yo misma quien me inspiró. Como digo, estudiaba medicina china antes de dejar mi profesión principal del periodismo, y es más, tras intentar mantenerme en comunicación y ver que no lo conseguía, me relajé, respiré y me lancé a hacer lo que verdaderamente me gustaba. Ahora procuro tomarme el trabajo no como un trabajo sino como una afición.

He contado con el apoyo de un coach en momentos de crisis, en puntos de inflexión. Me ha venido muy bien porque me ha ayudado a centrarme de nuevo, a marcarme objetivos, a enfocarme en lo que necesitaba en ese momento.

7) ¿Has tenido que formarte en algo nuevo para poder cambiar de profesión? ¿Cuánto tiempo te llevó? ¿Invertiste dinero en ello?

Me formé en medicina tradicional china, que son cuatro años de carrera. Lo estudiaba en seminarios de un fin de semana al mes. He tenido que estudiar muchas horas y comprar muchos libros, y sigo en prácticas seis horas a la semana. Y también continúo aprendiendo actividades afines. Cuando estudias medicina tradicional china se abren tantas puertas nuevas, que a su vez te dan paso a estancias con otras puertas abiertas nuevas, que no tiene fin. Es una afición para toda la vida. Creo que no me va a faltar nunca ocupación o proyecto, sé a qué me voy a dedicar. Esto ya es un gran paso.

8) ¿Has conseguido ya convertir esta nueva profesión en tu sustento de vida o estás empezando? ¿O estás compaginando la nueva profesión con tu trabajo habitual?

No estoy empezando pero aún no es mi sustento de vida. Al principio lo compaginaba con un trabajo a tiempo parcial hasta que empecé a generar más trabajo. Esto ocurrió porque caí en gracia a una paciente que empezó a hablar de mí en Las Rozas; era una paciente que conocía a mucha gente y le resolví un problema para el que no había encontrado solución hasta aquel momento. Al final, al menos en mi caso, lo que más me ha servido ha sido el boca a boca.

9) ¿Cómo se lo han tomado personas cercanas a ti como amigos o familiares? ¿Te apoyan y te animan o sientes que no entienden tu decisión?

Me apoyan porque saben cómo está mi antigua profesión de periodista y cómo es la crisis que estamos atravesando. Además, me ven muy ilusionada con mi nueva profesión y saben que estoy haciendo lo que me gusta.

10) ¿Qué podrías aconsejar a aquellas personas que desean reinventarse profesionalmente para que se atrevan a salir de su zona de confort y den el paso?

Bueno, cada uno tiene que buscar su camino, no sé si tengo algún consejo para ellos. Aunque pienso que cuando una persona va a por su proyecto, a por lo que realmente le gusta y le hace vibrar, va a hacerlo mejor que cualquier otra cosa, porque pone ahí su saber hacer, sus ganas y su ilusión, es decir, aúna lo profesional y lo personal, corazón y razón. Así integra ambos y de alguna forma va a ser más feliz, y esa es la mejor manera de ayudarse a uno mismo. Y de rebote, a los demás. Aunque su nueva actividad no tenga nada que ver con terapias ni con la salud.

 

Como puedes ver, reinventarse es posible, tengas la edad que tengas, tengas los recursos que tengas. Sólo se necesita saber qué te apasiona, seguir tu intuición, salir de tu zona de confort, atreverte, dar este paso. Casi 20 personas han pasado ya por la misma entrevista y nos cuentan cómo lo han conseguido: unos compaginan su trabajo habitual con esa pasión, otros lo han dejado todo para emprender. Tienen 20, 30, 40, o más de 50 años. La edad no es excusa. Los miedos, tampoco. Pero es crucial conocer cuál es esa pasión, qué te mueve, qué misión puedes cumplir a través de ese trabajo en el que te realizas como profesional y como persona.

Si todavía no lo sabes, te invito a que lo descubras con mi nuevo curso online que verá la luz este mes de enero de 2016. Apúntate a la lista de espera y recibe totalmente gratis el módulo introductorio de este curso completo, intensivo, transformador: MailCoaching para encontrar tu pasión, reinventarte profesionalmente y crear tu marca personal. No hay nada similar en la blogosfera actualmente y en la semana del lanzamiento lo podrás recibir con un descuento excepcional.

2 comentarios

  1. Qué chula la entrevista. Me ha llegado al alma, especialmente porque Marifer y yo compartimos formación de periodismo, y ambas nos hemos reinventado en otras profesiones!
    De hecho, la reinvención de Marifer es brutal, y desde luego muy valiente! Por la pasión y la seguridad que desprenden sus palabras, estoy segura de que le irá genial en el mundo de la sanación en el que está embarcada.
    Un abrazo a las dos y gracias por el testimonio.
    Irene

    1. Gracias por tus palabras, Irene! Marifer es una chica muy valiente y muy válida. De hecho descubrí la acupuntura gracias a ella 🙂 A todo le pone ese puntito de calidad y profesionalidad. Gracias por pasarte y dejar tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *