La vida como espejo y como maestra

Claves del artículo:

Hace tiempo que no escribía, debido a un delicado estado de salud. Quería tomarme libres las navidades y al final se alargó mi período de descanso y, a pesar de que no quería sentirme así, tuve que parar y ha habido días en los que casi no he podido levantarme de la cama.

Ya estoy mucho mejor, con vitalidad y ganas de hacer cosas y me apetece volver a escribir, porque tengo muchas cosas que contar, mucho que compartir. Aunque no escribiera, no he dejado de dar mis sesiones de coaching, mentoring o sesiones grupales del curso SelfCoaching, el curso que me cambió la vida a mí y está cambiando muchas vidas.

Después de cada sesión grupal, como la de hoy, no puedo más que sentirme profundamente agradecida a todas las personas que desde su mayor vulnerabilidad y autenticidad comparten sus miedos, sus sueños, sus historias, o ayudan a otros con sus ejemplos o su conocimiento como coaches o profesionales del desarrollo personal. Me siento una alumna más, aprendiendo cada día de todos ellos.

Y salen temas preciosos, temas que realmente nos interesan a las personas, temas que todos compartimos de alguna manera. El tema de hoy han sido relaciones con nuestros padres, lo difícil que es muchas veces entendernos, el daño que nos hacemos o percibimos y la dificultad de sanar o perdonar...

Ver las dificultades de la vida como regalos

Desde que me he embarcado en el crecimiento personal y sobre todo espiritual, empiezo a ver la vida de otra manera, la vida como maestra, como espejo que nos va enseñando aquello que debemos sanar en nosotros. Por duro que sea, por más que duela.

Y sí, es precisamente a través de los mayores obstáculos como crecemos. Cuando todo está bien, es fácil sonreír y decir frases bonitas, creer en ellas... pero cuando llegan las dificultades, una enfermedad, una discusión, una separación, etc. ahí es donde se nos presenta la gran oportunidad de crecer.

Pero claro, a ninguno nos gusta pasarlo mal, yo la primera. Nuestro Ego busca la estabilidad y la seguridad, sin cambios, sin brusquedades, en piloto automático...

Estos días que he estado tan falta de fuerzas, me sentía apática y culpable por no poder trabajar. Quería no sentirme así y tener fuerzas, optimismo y ganas de hacer cosas. Pero mi cuerpo me decía justo lo contrario: descansa, repón fuerzas... Mi Ego se negaba a aceptar una realidad. No me ocurría nada grave (un catarro que se complicó) pero simplemente necesitaba más descanso y me resistía a asumirlo. ¿Más descanso, cuánto más? Quería escribir artículos, publicar vídeos, gestionar mis comunidades online... pero sentía apatía, miedo y culpa.

Sí, todas esas emociones que a menudo creemos que ya tenemos superadas... pero de vez en cuando hacen su acto de presencia. Ha sido un período muy raro para mí, pero también muy necesario.

¿Es posible tener una vida siempre perfecta?

Y si crees que algún día se arreglarán todas las cosas en tu vida porque trabajas en ti, me temo que eso no sucederá realmente. En 2017 realicé un profundo trabajo transgeneracional con mi terapeuta, donde sané gran parte de mis relaciones con la familia. Aún estoy maravillada del resultado.

Mi gran piedra angular parecía desvanecerse en el horizonte... y cuando estaba ya cantando victoria mi cuerpo habló por mí, la vida habló por mí. La vida siempre nos hace de maestra.

En esos períodos de aburrimiento en el sofá de los que siempre rehuí pude descubrir una parte de mi sombra: esa que no se permitía estar sin más en silencio, esa que necesitaba llenarse de algo con sentido, esa que despreciaba la inactividad...

¿Por qué nos aterra aburrirnos?

¿Alguna vez te has preguntado por qué nos aterra el aburrirnos? ¿Por qué buscamos sin cesar emociones y experiencias nuevas, a veces de manera obsesiva? Me di cuenta de que incluso cuando meditaba buscaba de alguna forma rellenar un vacío y dotarlo de algo con sentido.

En el silencio de la habitación me visitaban algunos miedos, quizás retazos de recuerdos de un pasado remoto... Siempre cuento que de pequeña no tenía muchos juguetes pero nunca dejaba de jugar, me inventaba juegos con lo que sea: sillas, tenedores, incluso mis propias manos se convertían en muñecas imaginarias.

Cuando superas un obstáculo, respiras tranquila... y entonces la vida te pone otro, diferente, muchas veces insospechado. Así ha sido durante estas semanas de invierno que se me hicieron eternas. Conectada a mi ser menos bello, más apático, más inactivo.

En aquellos momentos lo detestaba, me quejaba por dentro, lo rechazaba... aunque teniendo mis conocimientos como coach tratara en vano de darle la vuelta y verlo de otra manera: aceptar mi emoción y darle su lugar. Quisiera o no, la estaba viviendo.

Encontrar un sentido a las dificultades

Ahora, pasado un tiempo, que me encuentro mucho mejor, más positiva (mi estado habitual), más recuperada, le encuentro a todo esto, ahora sí, un sentido. He podido aprender a convivir con mi parte menos bonita que todos de alguna manera llevamos dentro, por más optimistas que seamos. He descubierto que es necesario parar de vez en cuando y no pasa nada, el mundo no se hunde. He visto que puedo hacer casi el mismo trabajo que siempre en menos tiempo. Estoy aprendiendo a aceptar ciertas emociones que no me gustan como la tristeza o apatía. No las rechazo como antes, las reconozco en mí.

Por ejemplo, en este vídeo te cuento cómo puedes desbloquear tu relación con la tristeza, si huyes de ella o no te gusta sentir apatía:

Como ves, todo lo que pueda pasarnos (en mi caso ha sido algo muy light, pero creo que sirve de ejemplo) es un aprendizaje que podemos aprovechar para crecer o podemos verlo como una desgracia y lamentarnos.

Lo mismo ocurre con las relaciones, especialmente las más cercanas: padres, hermanos, hijos, pareja... Cuando hay conflictos, dificultades, puedo ver qué me indica esta situación, qué debo sanar en mí, antes que intentar cambiar al otro o la situación, puesto que lo más difícil, por no decir imposible, es cambiar a los demás o situaciones que no dependen de nosotros.

Tratar de hacerlo genera frustración, rabia, rencor, sensación de impotencia y nos hace sentirnos víctimas de la vida. Y ya sabes, mi lema es éste: no eres víctima de tu vida, eres un creador.

Cuando tú cambias, el mundo cambia

¿Y dónde está mi poder creador si no puedo cambiar mis circunstancias?, puedes decirme. La respuesta es simple: en ti, siempre en ti. Puedes cambiar tu versión de los hechos, puedes trabajar por dentro, aprender a aceptar, soltar, confiar, cambiar tus creencias, gestionar tus emociones, dar el paso necesario para cambiar en ti aquello que no te permite crecer.

Este es nuestro poder creador, el verdadero poder creador que a menudo influye sobre lo demás: relaciones, situaciones, circunstancias... porque cuando tú cambias, el mundo cambia, aunque tarde en suceder o incluso no seas muy consciente de ello.

Este es mi post reflexivo de hoy, quería compartir contigo mi experiencia reciente, mis aprendizajes, como siempre hago, por si te resuena, por si alguna vez te has sentido igual o parecido, por si conoces a alguien que esté pasando por un momento difícil.

No podemos ayudar a todos ni siempre, pero sí podemos proponerles leer algo que quizás les haga reflexionar sobre sí mismos. Esto es lo que hacemos cada miércoles en las sesiones grupales de SelfCoaching: reflexionamos, nos abrimos, nos damos cuenta, aprendemos, nos ayudamos y con ello crecemos y nos transformamos.

Y espero de corazón que sea cual sea la dificultad personal por la que estés pasando, se solucione pronto, pero sobre todo que logres ver un rayito de luz, darle un sentido a tu experiencia actual, ver qué te está enseñando. Porque la vida siempre actúa de espejo, aunque nos duela reconocerlo.

Si quieres compartir tu situación con nosotros en los comentarios, será maravilloso escucharte y poder darte un feedback. ¡Gracias por leerme y por estar siempre ahí! Te animo a suscribirte para recibir más reflexiones de este tipo en tu correo cada viernes. Suelo hacer estas reflexiones por escrito de manera más privada con mis suscriptores, por lo que si quieres aprendizajes y motivación cada semana, suscríbete gratis aquí.

30 comentarios

    1. Muchas gracias Lucrezia! Si te ha llegado es que tú también eres sensible para la escritura y comunicación. Tengo pendiente enviarte lo de los libros. Lo tengo en mente para este fin de semana. Un abrazo grande, bonita!

  1. Gracias, Masha por la vulnerabilidad mostrada en este artículo. Parar cuando no quieres o cunado piensas que no “puedes o debes” es llevar la lucha de afuera a lo interno, pero la vida siempre consigue la manera de mostrarnos que aunque nos sentimos capaces de seguir es necesario hacer una parada, para que recuperemos el equilibrio y la armonía entre el hacer y el SER y lo grandioso es que esa es la forma que tiene la vida de mostrarnos lo valioso que somos en este mundo y que nuestros aporte en el debe ser con total armonía y paridad entre lo que damos y lo que recibimos y sobre todo que no perdamos contacto haciendo si no que sigamos Siendo, en cada actividad, meta u objetivo que nos tracemos en nuestra vida. Yo también me vi obligada a hacer una gran parada y lo que me está enseñando es que justamente es, en esa parada donde he encontrado mi mayor tesoro donde pude soltar cargas, donde me di cuenta que el camino hacia lo que deseo es mas ligero cuando solo llevas lo necesario, que la luz siempre estuvo encendida, que el cansancio y la lucha eran innecesarios. Ahora he iniciado mi camino de nuevo sin prisas, pero atenta de no perderme de vista a misma durante el recorrido. No es fácil hacerte un ritmo distinto a lo que llevan la mayoría, la mente no deja de tratar de meterte en la competencia pero ahora sé que puede que el camino sea distinto y tenga otros matices pero la ruta es segura cuando confías y fluyes con ritmo natural de la vida. Gracias por volver!

    1. Así es como lo dices Dyanna! La vida te muestra el camino y nosotros, más bien el Ego, se resiste a aceptar ciertas cosas y quiere controlarlo todo como siempre. Para mí siempre serás un ejemplo en la resiliencia, vulnerabilidad, autenticidad y valentía. Lo mío es una tontería comparada con lo que estás viviendo en tu país y lo incierto y complicado que se vuelve todo. Por eso en momentos duros acordarme de ti y de tu fuerza me hace darme cuenta de que no hay nada que la vida nos ponga con lo que no podamos. Gracias de nuevo por pasarte por aquí, querida maestra! Por ser como eres y por tu generosidad <3

  2. Hola Masha! Que lástima que me perdí está sesión, pero precisamente me encuentro en un periodo como el que tu acabas de pasar y la salud no acaba de volver.
    Justo este principio de año ha sido extremadamente intenso en emociones difíciles: me entraron a robar en mi casa el día de Reyes y si bien acepté que lo que se llevaron no me afectará, lo que me dejaron (mis hijos aterrados, la sensacion de inseguridad en mi propia casa y un ventanal roto en pleno invierno) termino por volverme como un tsunami y lo he pasado fisicamente mal. Y pues comk bien dices, en esos momentos se flaquea y cuesta mucho ver el lado positivo. Hoy me siento un poco mejor y leerte ha sido un impulso, un viento a favor que me invita a tomar mi mal en paciencia y decirme una vez más que esto pasará y dejará cosas positivas como aprendizaje.
    Gracias de nuevo por estar presente, por impulsarnos cuando sentimos que las fuerzas y la voluntad nos dejan y por inyectarnos ese toque de esperanza y positivismo.
    Un gran abrazo en espera de poderme reintegrar pronto al curso.
    Marcela

    1. Ohh lo siento mucho Marcela! Vaya momento tan malo que te robaran en un día tan especial. Por supuesto es normal que estés asustada y pasando una época difícil. Ojalá puedas estar en las próximas sesiones, de hecho nos suben el ánimo a la mayoría, yo incluida. Un abrazo grande y a seguir! Espero verte pronto 🙂

  3. Hola María:
    Me ha gustado mucho el leerte nuevamente. Es cierto todo lo que dices, yo tengo problemas de relaciones familiares y este domingo iba a constelarme pero cosas del universo no puedo hacerlo. Las cosas no pasan porqué sí, no sería mi momento. Ya lo haré. Lo que sí que me doy cuenta es de que por mucho que te duelan ciertas cosas, hay que aceptar las cosas como son porque eso te traerá paz y como bien dices aprender de ellas porque siempre, siempre nos traen una enseñanza.
    Quería aprovechar para darte un regalo a tí y a todos. Hace 1 mes descubrí una página en internet donde se hacen meditaciones en línea. A mi me encanta meditar y me va muy bien. Os dejo la página: ramayoga.org Espero que la disfrutéis. SAT NAM.

    1. Así es Silvia. Por mucho que nos duela, sólo aceptando ciertas situaciones estaremos en paz. A mí me es cada vez más fácil aceptar a los demás como son, sé que no voy a poder cambiarlos. Pero las situaciones a menudo se me resisten, sobre todo en cuanto a mi estado físico, es como si quisiera estar siempre arriba, pero es imposible. Así que cuando superas una cosa, te llega otra de mayor nivel, es como pasar los niveles de un juego, cada vez más difíciles 😉 UN abrazo y ánimo!

  4. Hola María. Me sirvió mucho este post. Hace ya un año y medio que descubrí mediante una relación de pareja que me comporto como codependiente, celos, posesividad, mucho miedo al abandono, (síntomas de los que hacía lo imposible para huir de sentirlos). En un grado que prácticamente no se me va la presión en la boca del estómago. A veces es más fuerte a veces más leve. Estoy haciendo terapia, estoy en un grupo de mujeres que aman demasiado y ahora en un grupo de CODA. Empecé la carrera de coaching en Axon. Con todo ello, aunque más leve, no superé esto. Cómo puedo detectar la creencia/patrón que lo provoca y cambiarla? muchas gracias!!!

    1. Hola Claudia, sería difícil contestarte porque no conozco tu caso completo, y para poder ayudarte habría que tener una conversación contigo. Si te interesa, escríbeme a coachingvocacion@gmail.com por si pudiera darte alguna clave al respecto en una sesión de tú a tú. En todo caso, aquí hay un tema de voluntad: si te hartas de vivir así, siendo dependiente, con celos, con miedos… ahí es donde decidirás que nunca más, por más creencias que tengas, decides la tú de ahora, fuerte, que se ama, que decide amarse desde ya. Quizás aún no has llegado a cansarte de tu estado, aunque sí lo creas, porque cuando algo se nos hace insoportable aparece nuestro don como seres humanos: la libertad de elección, el decidir libremente que no vas a seguir con esa pareja o que vas a tomarte un tiempo a solas para sanar o que simplemente vas a dejar que la vida te lleve. La confianza en la vida y el amor son las claves. Si tu pareja se va, así ha tenido que ser, no podrás retenerle. Si tu pareja se queda, maravilloso, viviréis felices sin presiones extra de celos o miedos. Decide amarte, nadie podrá hacerlo por ti. Y decide confiar: eso también depende de ti. La palabra clave es DECIDE. Y esa decisión sólo la tomas tú desde tu libertad de elección, desde tu voluntad, desde tu amor por ti misma y por tu pareja. Un abrazo y ánimo en este camino. Estoy segura de que lograrás ver cambios en tu vida pronto!

  5. Hola Mi querida amiga Maria, en primer lugar decirte que me alegro un montón de que te hayas recuperado y vuelvas otra vez con tus maravillosos artículos, que tanto nos gustan, nos relaja y del que aprendemos.
    También quisiera comentarte que muchas veces me he encontrado y me encuentro, no sólo cuando he estado enfermo (por cierto hace muy poco y muy pachucho con mucho catarro). Que lleva un momento en has de reflexionar y decidir, a que emoción hacer caso y seguir, llegado el momento debes seguir lo que mejor te conviene, en conciencia, y no lo que a uno le gustaría. Siempre saldrá, Maria esa conciencia, ese yo del fondo, que te va diciendo, no debes ser así, o debes hacer esto esto es lo que te conviene y esto otro no. Pasa un poco con lo que estoy pretendiendo hacer, a veces me marean y me sofocan sentimientos encontrados, de un lado y de otro, es decir que están a favor del cambio y otras que debo seguir, debes pensar en esto, en esto y no debes cambiar, si cambias perderás muchas cosas, y lo contrario cuando pienso en estos otro y esto otro, debes cambiar, Justino, ya está bien de que tengas que aguantar tal y cual situación. Bueno de momento no ganan ni uno ni otro, aunque sí es cierto, y te lo de adelanto que hay algo, que está fuera de estas emociones y sentimiento, un voz externa pero interna, que no me habla, pero me empuja a seguir con el plan. En fin, Maria, me he alegrado mucho, de verdad amiga de que estés bien y te leamos.
    Un abrazo

    1. Mil gracias por tus palabras de ánimo, Justino. Me alegro también que esa otra voz que te empuja a seguir con el plan esté más presente. Sé que el cambio cuesta, pero cuando lo realizas, no hay marcha atrás. ¿Te puedes creer que a día de hoy siga soñando con que estoy en mi antigua empresa en Madrid y tengo miedo de dejar de cobrar los 1.000 euros que ahí ganaba? Alucinante el poder del subconsciente. Si ya pasaron más de 7 años! ¿Por qué vuelven los viejos miedos sin sentido? Pues ya ves, tenemos el gen de la supervivencia metido a fuego en nuestro cuerpo, y aunque ya no tenga sentido alguno, ese miedo a menudo no nos deja en paz. Así que tranquilo, no le hagas caso a la voz miedosa, escucha a la nueva que te empodera. Un abrazo amigo!

  6. Hola María.
    Antes que nada me da gusto leer que ya estás mejor de salud y que vas poco a poco reincorporándote a tus actividades.
    Pasando al post, son experiencias los que nos hacen a veces reflexionar y parar, si no lo hacemos por las buenas, el cuerpo nos hará parar por las malas. Gracias por compartirlo, saludos.

    1. A ti Manfred por comentar. Estoy de acuerdo on lo que dices, la vida está formada por eso mismo: experiencias, y no todas son bonitas.

  7. Muchísimas gracias María por este video de la tristeza y gracias por existir porque el de los eneagramas también me encantó. Descubrí hace mucho tiempo los eneagramas y vos me clarificaste muchísimo respecto de heridas de infancia y hacia dónde debe ir el 1 pese a las dificultades.

    1. Me alegro Graciela de que te ayuden mis vídeos y textos. Es un gusto poder sentir en la distancia a personas valientes como tú que deciden crecer y no se rinden. El mundo necesita más personas como tú, así sería más humano y bello. Mil gracias por tu comentario y tus palabras!

  8. Hola María!

    Me alegro mucho que estés de vuelta y recuperada! 😉
    Precioso articulo y maravillosa forma de pensar, ver la vida como un proceso de aprendizaje continuo de dentro hacia fuera.
    En mi caso estoy experimentando ahora muchas enseñanzas por parte del miedo, que me esta indicando hacia donde debo ir y es algo muy revelador y sorprendente.
    Gracias por aportar tanto, siempre!

    Un abrazo muy fuerte!

    1. Qué bueno que tú también estés aprendiendo de la experiencia, Pamela. Eres una chica muy valiente y con ideas claras, y eso es básico para conseguir resultados. Me encanta verte crecer en todos los sentidos y estoy segura de que tu proyecto dará mucho de qué hablar. Un abrazo preciosa!

  9. Hola Masha!
    Por fin tengo un ratito para leerte y escribirte, me encanta leer tus reflexiones de las que siempre aprendo y que me hacen de espejo, porque muchas veces los coaches vamos con espejos para los demás pero necesitamos uno de vez en cuando.

    Que maneras tiene nuestro cuerpo de decirnos cositas según nuestra experiencia y sabiduría interna, y que lo que estamos haciendo o vamos a afrontar, no se corresponde ni está alineado con lo que somos, para bien o para mal.
    Ya sabemos que el miedo nos indica mucho de eso, que en el estómago tenemos neuronas que no se conectan con zonas del lenguaje y por eso sentimos cosas que no podemos explicar o que la corteza cerebral, dónde están las conexiones neuronales visibles y que son objeto de estudio, ocupan solo un 15% de lo conocido, existiendo otro 85% de materia blanca, con la que se supone que no se piensa y que está ahí, pero que es donde se cuece el subconsciente que al final determina todas nuestras acciones aunque luego las racionalicemos ¿Curioso verdad?

    Que el cuerpo nos pare en seco tiene muchas lecturas y tú querida amiga, que sabes leer eso en ti y en los demás, sin obviarlo y entendiendo que es parte de la evolución de un ser humano al afrontar desafíos, puedes cogerlo como otra experiencia más racional y emocional que integrará esa gran sabiduría interna que tienes y que sientes (y que a veces no sabes explicar con palabras).

    Un fuerte abrazo!

    1. Gracias Tony! Cómo me gusta leerte, siempre aprendo de ti. No sabía que teníamos un 85% de materia blanca que seguramente se ocupe del subconsciente, qué interesante. Al final la ciencia llegará ahí algún día, por ahora nos toca indagar y aprender sobre la marcha. Y sí, los coaches hacemos de espejos a otros pero también necesitamos encontrar nuestros propios espejos, somos humanos y vulnerables al fin y al cabo 😉 Gracias por pasarte por aquí, amigo! Te mando un abrazo fuerte!

  10. Hola María,
    Me alegro mucho de que ya te hayas repuesto tanto a nivel físico como personal.
    Muchas veces la vida nos da aprendizajes de la forma más rara, como puede ser en forma de un catarro para aprender a aceptar emociones 😉
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en el poder creador de cada uno. Hasta hace poco no hacía más que pensar en la poca suerte que he tenido en algunos ámbitos de mi vida, pero últimamente lo veo como un camino que no tenía que seguir, y que me ha llevado a donde estoy y realmente quiero estar. Gracias a mi poder creador veo diferentes situaciones como oportunidades de crecimiento donde antes solo veía pena o rechazo, lo cual me hace luchar más por aquello en lo que creo. Circunstancias que no puedo cambiar porque no dependen de mí, pero sí que depende de mí el enfoque que les de.
    Cuánto valor tenemos todos dentro y lo que nos cuesta darnos cuenta de ello.
    Un abrazo
    Ana

    1. Totalmente Ana! El otro día terminé el libro de Sergi Torres “ME acompañas?” y acabé llorando, porque te dejaba ver con tanta claridad lo grandes e infinitos que somos, y nosotros luchamos cada día con miedos inexistentes, la mayoría de los cuales nunca se cumple, sufrimos porque estamos acostumbrados a ello, y nos da miedo abrirnos al amor… Nos mimetizamos con el ego, la máscara, el personaje y no somos en realidad eso, somos muchísimo más, aunque la vida material muchas veces nos muestra lo contrario. Mucho ánimo en tu camino de crecimiento, es apasionante y duro al mismo tiempo (al menos desde lo material), pero es transformador y liberador, que de eso se trata, cierto?

  11. Ahiii guapa, qué bonita reflexión la que has sacado el día de hoy. La verdad es que no es sencillo aceptar que la vida tiene algo que enseñarnos en la situación que estamos viviendo. Queremos cambiar las cosas, queremos soluciones rápidas y a veces lo que toca es aprender a tomar las cosas con calma, tener paciencia es una gran virtud y los que vivimos en este mundo acelerado, perfeccionista y competitivo tenemos que aprender mucho a tomarlo con calma, porque a la final, de las prisas solamente queda el cansancio, como dice mi madre.

    Gracias por hacernos pensar en cómo afrontar las situaciones difíciles que llegan a nuestra vida, cómo a veces simplemente tenemos que parar y reflexionar, observar y observarnos para poder seguir adelante con más ganas.

    Un abrazo guapa y me encanta saber que ya estás mejor 🙂

    1. Gracias bonita. Me hace mucha ilusión leerte. Es bonito aprender de la experiencia verdad? Por cierto, avísame cuando empiece el congreso de la sexualidad para que lo comparta en mis redes, estoy impaciente por verlo! Besitos y espero vernos pronto! Estarás en el evento del 3 de marzo?

  12. Wuauu Maria,
    Me encanta este post real como la vida misma, sin maquillaje y con las cosas que nos pasan de verdad. Sin enmascarar nada, aprendemos de lo que nos ocurre es nuestro día a día y el sentido está dentro de nosotros mism@s y no fuera como nos quieren hacer creer :).
    Yo en mi blog defiendo siempre estos conceptos de auto responsabilidad.
    Enhorabuena, tus palabras son para mi siempre una fuente de inspiración desde hace mucho tiempo.
    Un abrazo!

    1. Gracias Beatriz! Veo que además de coaches, las dos hemos estudiado Publicidad y Marketing… Es curioso, conozco a tantas coaches que estudiaron justo eso, ¿por qué será?

      1. Pues no lo se María, si es curioso. Aunque si te paras a pensar el marketing tiene que ver bastante con las personas y sus comportamientos de compra y el coaching con las personas, su comportamiento en general y su desarrollo. ¿Quizás hemos cambiado del dirigirlas al empoderarlas?, ¿que opinas? 🙂

        1. Sí, el comportamiento de personas es algo que siempre me llamó la atención. Algunas de mis asignaturas favoritas de la carrera fue la psicología del consumidor y la sociología. Supongo que nos pasa que en lugar de decir cómo tienen que comportarse para comprar, decidimos ayudarles a estar mejor 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *