Cuando no encontrar trabajo es lo mejor que puede pasarte

Claves_del_articulo

El otro día aparecía en mi página de inicio de Facebook la siguiente oferta de trabajo en Amsterdam:

Para una gran compañía internacional ubicada en Amsterdam buscamos españoles nativos para ejercer el puesto de Customer Service. Se busca persona dinámica y entusiasta para atender pedidos y gestionar incidencias. Imprescindible buenas dotes comunicativas y orientación al cliente. Imprescindible buen conocimiento del idioma inglés. Se valorará altamente conocimientos de alemán a nivel escrito y conversacional. Se ofrece contrato indefinido a tiempo completo (40h semanales) y plan de carrera. [ 34 more words. ]

En cuanto lo vi, de inmediato pensé que este puesto estaba hecho precisamente para mí: “¡ojalá hubiera visto este anuncio hace 2 años, cuando estaba buscando desesperadamente trabajo en Rotterdam, porque ese puesto es ideal para mí: tenía experiencia en atención al cliente, hablaba un buen inglés, tenía dotes comunicativas y además un nivel medio de alemán, tanto escrito como hablado!”

Pero hace dos años no encontraba ofertas de trabajo de ese tipo. Siempre fallaba algo: o se pedía holandés o un alemán de nivel alto... o se requería un tipo de trabajo en el que no tenía experiencia. Parece que todo estaba jugando en mi contra en aquel entonces, a finales de 2013.

Y entonces me pregunté: ¿qué habría pasado si hace dos años hubiera encontrado un trabajo por cuenta ajena en Holanda? ¿Habría empezado mi blog? ¿Estaría pensando a qué vocación dedicarme a nivel profesional? ¿Me habría formado en coaching?

En realidad, es probable que nada de esto hubiera ocurrido si en aquel entonces tuviese un trabajo cómodo y bien remunerado por cuenta ajena. Sí: habría tenido una vida diferente. Es probable que habría querido aprender holandés, tendría seguramente más dinero en mi cuenta bancaria... pero lo que seguramente no habría ocurrido sería mi decisión de ser emprendedora.

Y es que a veces decisiones tan profundas, tan importantes y hasta drásticas nacen de lo más interno, de las peores situaciones, de las crisis más oscuras... como lo contaba en un artículo anterior.

No busques trabajo

Haber encontrado un trabajo en aquel momento habría supuesto seguir en piloto automático, realizando trabajos que se me daban bien (se me da muy bien atender a clientes y resolver incidencias), pero en los que no me sentía en absoluto realizada.

En mi tiempo libre seguiría buscándome, indagando en mis verdaderos propósitos, leyendo, escribiendo y soñando con un futuro mejor. Pensando que la realización profesional no está hecha para mí, que es un privilegio que se otorga a otros: a los valientes, los inconformistas, los decididos y fuertes.

Afortunadamente la vida me puso una dificultad en el camino que fui capaz de resolver. Una dificultad que necesitaba: no encontrar un trabajo por cuenta ajena, ser más creativa y buscar vías de crear mi propio trabajo, un trabajo que me llenara de motivación, ilusión, propósito y a través del cual poder expresarme de forma auténtica.

Ya lo dijo Risto Mejide en 2013, "no busques trabajo":

"Utiliza el verbo crear. Utiliza el verbo reinventar. Utiliza el verbo fabricar. Utiliza el verbo reciclar. Son más difíciles, sí, pero lo mismo ocurre con todo lo que se hace real. Que se complica. Da igual que te vistas de autónomo, de empresario o de empleado. Por si aún no lo has notado, ha llegado el momento de las empresas de uno. Tú eres tu director general, tu presidente, tu director de marketing y tu recepcionista. La única empresa de la que no te podrán despedir jamás."

Por eso, si te ocurre que en estos momentos estás buscando un trabajo sin éxito, pregúntate si la vida no estará tratando de decirte algo. ¿Ese trabajo que buscas te llenaría profesionalmente? ¿Sería un trabajo significativo para ti? ¿Conecta con tu propósito a nivel personal? ¿Y si pudieses crear un negocio de éxito propio, como ya han hecho otras personas?

Cómo crear un trabajo a tu medida

Pero espero que no me malinterpretes. Entiendo perfectamente que hay casos y casos. Si tienes una familia que mantener, una hipoteca que pagar... no te diría que no buscases trabajo. Sin embargo, si no tienes ataduras en estos momentos o puedes permitirte un tiempo de búsqueda de tu pasión, te diría que no dejases pasar esta oportunidad que te brinda la vida.

Y es que fue lo que justamente me sucedió a mí. ¿Quién me iba a decir a mí, una chica tímida que no confiaba en sí misma y vivía cómodamente instalada en su zona de confort, que conseguiría dejar de lado sus miedos y ataduras y emprendería por su cuenta? Yo, que siempre pensé que emprender es para personas valientes y decididas.

Y es posible que me digas: esto que comentas suena muy bonito, ¿pero qué hago si no sé cuál es mi propósito profesional, cuál es esa pasión que me llena?

Es totalmente normal. Encontrar tu pasión no es un camino fácil ni rápido, como ya lo decía Mejide. Pero que no sea fácil no quiere decir que sea imposible. Si no sabes cuál es tu pasión, con una inversión casi simbólica tienes mi curso online para reinventarte y encontrar tu pasión que puede suponer un verdadero cambio en tu vida profesional.

El curso que te ofrezco tiene que ver precisamente con esa búsqueda de vocación: ese espacio en el que tu pasión, tu talento y tu propósito vital se unen, dando lugar a esa profesión en la que puedas realizarte, algo que te llena a nivel personal y además aporta valor al mundo.

Y hoy también quiero proponerte unas potentes y provocadoras preguntas de coaching que pueden ayudarte a aclararte cuál es tu verdadero propósito profesional, qué te haría sentirte realizado:

  • ¿En qué eres especialmente bueno?

  • ¿Qué harías si te quedasen doce meses de vida?

  • ¿A qué te dedicarías si supieras que vas a tener éxito?

  • ¿Qué harías si tuvieras todo el dinero del mundo?

  • Si no tuvieses que trabajar para vivir, ¿a qué te dedicarías?

  • Si no tuvieras miedos de ningún tipo, ¿qué harías a nivel profesional?

Te invito a que no pienses en las limitaciones, sino que dejes volar tu imaginación, que te liberes por una media hora a través de palabras y pensamientos. O incluso sensaciones. Puede que no sepas responder a todas las preguntas. O puede que se repitan algunas. También puede pasar que lo que escribas no tenga que ver con el trabajo. Por ejemplo, igual si te quedan 12 meses de vida te dedicarías a viajar por el mundo o te irías a un monte a meditar o lo que sea. Por favor, no te limites. No te juzgues ni pienses: ¿esto está bien o no?, ¿encaja esta idea o es absurda? Se trata de sacar un poco ese potencial dormido que llevas dentro y no de estar analizándote.

Y por último, quiero darte las gracias por formar parte de esta pequeña comunidad de personas valientes y grandes. Personas que aunque tengan miedos, inseguridades y dudas, se atreven a ir más allá de lo establecido, creen que pueden lograr sus sueños y dan pasos, por pequeños que sean, para acercarse a ellos.

Ojalá todos consigamos, de una forma u otra, encontrar ese propósito que nos impulsa, que nos hace más felices, más plenos, y que hace más felices y plenos a los demás. Al final ésta es la fórmula perfecta de realización: disfrutar de lo que haces y aportar valor a otras personas con tu trabajo.

5 comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu artículo, en cierta manera, me identifico.
    Estoy buscando trabajo sin encontrar nada, ya no es sólo que no me llamen, es que casi no veo ofertas que me pudieran interesar, en las que encaje… salvo cosas muy malas, pero yo ya no quiero eso. La gente que conozco se sorprende y cada vez que me preguntan, asombrados responden siempre la misma cantinela: “uy con lo que tú tienes es imposible que estés así”. Pues así estoy, ya no sé qué responder…
    Quizás el punto de reflexión tuyo María sea el bueno, yo quiero hacer algo que me guste, he estudiado muchas cosas, luego he trabajado en otras, y ahora estoy perdida… ya no sé lo que quiero, lo que sé, lo que puedo hacer o lo que me gusta. Pienso en tus preguntas, de hecho hace unos días con el tema de la lotería, lo comentaba con mi madre, ya sabéis la típica frase: “uy yo si me tocase…” haría esto y lo otro, hay gente que lo tiene claro, pero yo ni eso. Está claro que pagaría cosas, lo que dicen de los típicos agujeros y eso me tranquilizaría, pero después, sería la oportunidad de dedicarme a lo que me gustase realmente y me quedé en blanco…. pudiendo tener la opción de mil cosas: estudiar algo en concreto, ir a un sitio preciso, montar alguna cosa, etc. Yo no lo sé, seguiría despertándome por la mañana con la misma angustia vital: “¿qué hago?” El dinero ayuda pero a la larga más allá de unas vacaciones, después ¿qué? Eso es lo que me asusta.

    1. Hola Davinia. Te entiendo perfectamente. Lo más duro es no saber qué harías si pudieses elegir. Pero estoy segura de que tienes muchísimos talentos, intereses, hobbies, pasiones… incluso cosas de las que no eres consciente ahora. Si notas que hay algo que te llama la atención, investiga, lee, inspírate. Al final la inspiración es la clave. Y por supuesto probar. No pasa nada si te equivocas. Me ha pasado a mí muchas veces y a muchas otras personas. En nada lanzo el curso del que hablo en este artículo, ojalá pudiera ayudarte a aclarar tu futuro profesional en este aspecto. Si te has suscrito a la lista de espera, te avisaré por email cuando esté activo y en promoción. Un abrazo y mucha suerte con tu búsqueda!

  2. Yo, gracias a la vida tengo resuelto el problema de empleo: ya estoy pensionado. Ahora estoy tratando de llenar mis espacios de tiempo y eso me tensiona porque me estoy dedicando a algo que me apasiona como es mantener un blog, pero mi pasión no se ve colmada pues no veo respuestas.

    Me gusta escribir pero creo que mi talento no va por ahí, ya que pocos leen lo que escribo y si lo leen no lo demuestran.
    Estoy estudiando y mi paciencia me dice que espere que ya iré mejorando. Seguro que así será.
    Gracias por tu aporte María, está estupendo tu artículo.

    1. Hola Luis Fernando. Colmar nuestra pasión requiere tiempo y esfuerzo, no cabe duda. Cuando empecé con mi blog, apenas llegaba a 20 visitas al día. Al principio es normal. Lo bueno es que el mundo del blogging te permite formarte online, muchas veces de forma gratuita, puedes intercambiar artículos con otros bloggers que hacen algo parecido, escribir artículos y usar redes sociales para que te lean más personas. Mucha paciencia, este es un camino largo, una maratón! Pero si lo que escribes es algo que te llena, seguro que acabarás cosechando frutos! Un abrazo 🙂

  3. Muchísimas gracias Maria por tu labor. Se que no te he encontrado por casualidad. Tengo muchísimas dudas y temores. Llevo trabajando de auxiliar de geriatría desde los 17 años y los últimos 10 años he trabajado de ajuda a domicilio a personas mayores. Mi situación ahora es, en paro desde agosto 2017, separada y tres niñas. En este periodo de tiempo de agosto ahora todo ha cambiado, no siento volver a realizar este trabajo, y me siento perdida. Se que estar sin trabajar es lo mejor que me ha pasado porque gracias a eso me he replanteado que ya no es eso lo que quiero hacer pero mi situación económica se encuentra muy ajustada, me desespero y tengo miedos a carecer, que no pueda realizar todos los pagos y que les falte algo a mis hijas. Deseo trabajar en mi propósito de vida pero ahora no se cual es y todo se ha derrumbado. No se que hacer. Siento emprender y mi mayor sueño es ser libre y abundante en todas las áreas de mi vida, incluida la económica.
    Gracias Gracia Gracias Maria por tus aportaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.