El secreto de cómo encontré mi propósito de vida durante un año sabático (y cómo encontrar el tuyo)

Testimonio revelador y 10 claves para que encuentres tu propósito. Un post invitado de la mano de Cintia Castelló, viajera, bloggera y aventurera espiritual. Decidió tomarse un año sabático que le ha cambiado la vida y ahora nos comparte de primera mano su increíble experiencia personal. Eso sí, te advierto que este post tiene peligro, pues mientras edito este artículo siento unas ganas locas de dejarlo todo e irme a lugares mágicos para encontrarme conmigo misma... 


 

Encontrar tu propósito de vida debería ser, sin duda, tu prioridad nº1. Tu máxima obsesión. El motivo por el cual deberías levantarte cada mañana.

Levantarte cada mañana con este cometido, claridad en tus ideas y dirección te llevará a mil bendiciones, a que ocurran verdaderos milagros en tu vida y a un estado de suprema felicidad.

¡Doy fe de ello!

Estoy segura que esto que te cuento ya lo sabes tú. Ya intuyes por donde voy. Pero lo que seguramente te estarás preguntando es ¿y cómo lo hago? ¿cómo encuentro yo mi propósito de vida?

Pues bien, eso es a lo que intentaré explicarte hoy.

Puedo recomendarte que leas a grandes expertos en el tema tales como Wayne Dyer, Eckhart Tolle, Laín García o Tony Robbins. Ellos mejor que nadie podrán inspirarte con su gran sabiduría y experiencia.

Pero lo que hoy te traigo es mi propia experiencia, lo que yo he vivido en mi propia piel, el camino que yo misma he seguido para encontrar mi propósito de vida.

Un camino que nadie me mostró, nadie me explicó, a través del cual nadie me guió, pero hoy, con suma felicidad y gratitud comparto contigo.

Disfrutando de mi vida sabática en Koh Phangan (Tailandia)
Disfrutando de mi vida sabática en Koh Phangan (Tailandia)

Hoy me desnudo ante ti, bella alma, bello ser, con la intención de inspirarte y ayudarte en tu camino.

Pues venga, ¡allí voy!

La pasión no es suficiente para encontrar tu propósito de vida

Desde que tengo uso de razón, yo siempre tuve claro que quería ser maestra. Recuerdo que con 4 o 5 añitos lo tenía clarísimo, por ello, siempre que jugaba con mi hermano pequeño, yo era “la profe” y él era “mi alumno”.

Educar fue siempre mi pasión, lo que me movía internamente, el legado que yo quería dejar en este planeta. Transmitir mis valores, mi filosofía de vida, mi amor. Dejar “semillas” de libertad, luz y  consciencia a esos locos bajitos (como diría Juan Manel Serrat), los futuros ciudadanos y líderes de nuestra sociedad.

Por ello, elegí mis estudios con la precisión de un rayo láser. Estudié magisterio, luego hice una licenciatura de Psicopedagogía y no me fue nada difícil trabajar de lo que siempre había soñado: maestra de Educación Primaria.

Además, “tuve la suerte” (en aquél momento lo consideraba así, ¡pero no ahora!) de conseguir una plaza de funcionaria, con lo cual supuestamente encontré el chollo de mi vida: tener una plaza fija de maestra “para toda la vida” (como el Nescafé 😉 )

Cobraba un buen sueldo. Tenía mi pisito. Mis amigos. Mi familia. Mi coche. Trabajaba de lo que me gustaba. Los fines de semana que podía me escapaba a la casa que tienen mis padres en la montaña… ¿qué más podía pedir?

No lo voy a negar, he sido muy muy muy feliz trabajando en la escuela durante casi 10 años.

Cada día me levantaba llena de ilusión, inspiración y motivación. Me formaba como una posesa. Dedicaba burradas de horas a formación en horas fuera de mi jornada laboral.

Quería ser una gran maestra, ¡una excelente maestra! Y lo logré. Allí por donde pasé dejé huellas en las vidas de mis alumnos y sus familias, y tengo la suerte de poder decir que marqué bastantes vidas y salí de la escuela “por la puerta grande”.

Cuando trabajaba de maestra en la escuela.
Cuando trabajaba de maestra en la escuela.

Como veis, adoraba mi profesión. Era feliz entre aquellos niños-ángeles sedientos de aprendizajes ¡apenas tenían 6 o 7 añitos!

Sinceramente pensaba que sería maestra toda mi vida, ¡hubiera puesto la mano en el fuego!

Pero esos “años dorados en la escuela” empezaron a decaer. Empecé a sentirme extremadamente cansada física y mentalmente. Empecé a enfermar. Empecé a sentir “que me vaciaba por momentos”.

Pero no podía ser de otra manera, pues durante aquellos años hacía verdaderas burradas. Trabajaba miles de horas “por amor al arte”. Muchos fines de semana no desconectaba y seguía formándome, haciendo cursos, planificando actividades, corrigiendo ejercicios… todo para empezar el lunes de nuevo y llegar arrastrándome al viernes.

Aquello era la muerte anunciada de una maestra a los 30 y pocos. Muchos de mi entorno preveían mi “burnout” pero yo seguía dándolo todo sin guardarme nada para mí.

Lo que era mi pasión, empezó a convertirse en casi una tortura china. ¿Cómo? ¿Por qué? Me cuestionaba yo.

¿Si me gusta tanto mi trabajo, por qué se me está haciendo tan cuesta arriba? ¿Por qué siento que he perdido la ilusión? ¿Por qué vivo para el fin de semana? ¿Por qué quiero quedarme en casa y no ir a trabajar?

¡No entendía absolutamente nada! (Me hubiera encantado poder hablar con Dios, tener línea directa con el Universo y que me contara qué estaban tramando… pero me tocaba descubrirlo por mí misma. Osease, escuchar la voz de mi alma)

Mis niños me hacían terriblemente feliz, ¡sin duda alguna!  Pero eso NO ERA SUFICIENTE.

La clave está en que: pasión no es sinónimo de propósito de vida.

Mi propósito en esta vida era alcanzar la total y verdadera libertad, vivir una vida abundante en tiempo y en dinero, crear un gran impacto de cambio en la vida de muchas personas, expandir mi mensaje por todo el mundo. Traer amor, luz, consciencia y sabiduría.

La importancia de escuchar las señales de tu cuerpo

Ese sentimiento de “vacío”, “desaprovechamiento de mi talento” y “desgaste emocional” fue cada vez a más y empecé a enfermar.

Era la voz de mi alma que me gritaba que la escuchara, que no fuera terca… que había “algo más” para mí en el Universo.

Yo había venido a la Tierra a hacer algo mucho mayor de lo que estaba haciendo en la escuela. Había venido a expandirme mucho más, a impactar en la vida de muchas más personas (tal vez no solo niños), pero yo en aquellos momentos todavía no lo podía ver.

Yo también llegué a creer que vivir con estrés y síntomas físicos de enfermedad era “lo normal” (¡ignorante de mí!) Todavía no sabía que eso era señales “de que algo no iba bien”.

Mi mente, mi cuerpo y mi alma no estaban alineados. Y eso, a la larga, tiene fatales consecuencias. Todos, tarde o temprano, acabamos pagando por ello.

Así que mi cuerpo empezó a expresarse primero con síntomas “leves” tales como dolores de espalda, de cabeza, cansancio… pero yo no pillé aquellas señales.

Como no, los síntomas fueron a más, “in crescendo”. Entonces empecé a tener vértigos, mareos, alteración de la tiroides y problemas de cervicales. Empecé a notar que algo estaba pasando en mi vida, pero yo todavía no podía comprender el por qué.

Yo seguía estando programada con el chip de “hacer”, de “cumplir con mi trabajo”. Y como yo seguía sin escuchar a mi alma, pasó lo inevitable: entré en un profundo estado de depresión, una fuerte crisis existencial y espiritual.

Aquél fue el momento en el cuál ya no pude seguir escondiéndome más de mi misma. Ya no puede seguir ejerciendo mi papel de “maestra super guai”, y tuve que morir ante mí.

Abandonar el ego, el quid de la cuestión

¿Cómo vas a escuchar los mensajes de tu alma y cómo vas a encontrar el propósito de vida si tu ego sigue siendo el dueño de tu vida, ¿y no tú?

Entendí perfectamente como el ego me había arrebatado el control sobre mi vida, y porqué debía rendirme y dejar de oponer resistencia.

Aun así seguía cuestionándome muchos “porqués”  y seguía luchando internamente por ser la que había sido siempre… mientras algo moría dentro de mí.

Por una parte, mi ego se justificaba a sí mismo y se negaba a cambiar diciéndome “Pero si ser maestra había sido siempre tu pasión!”. “Cúrate pronto para volver a la escuela”.

Y mi otra parte, mi alma, me decía “Ya estoy harta de hacer tantos esfuerzos”, “¡Quiero ser libre!”

Tal como comprenderéis estaba en un momento de “breakthrough” (rompimiento de patrones) en mi vida. Un momento decisivo donde empezaron a romperse todos mis esquemas,  conceptos, creencias e ideas previas formadas en mi mente.

Esa que creí ser durante más de 32 años de mi vida, dejó de tener dónde agarrarse.

Durante esa etapa de profunda depresión estuve 7 meses de baja laboral en cama, en estado vegetativo, en coma existencial. Cuestionándomelo todo, y cuando digo todo, digo todo.

Pero si una pregunta me formulé durante aquellos 7 meses que estuve en cama fue: ¿Quién soy yo?

Aun así, la depresión se me alargó más de un año.

Me pasé aquellos meses refugiándome en mi interior, escuchando esa voz que me susurraba al oído.

Perdiéndome en la montaña horas y horas.

Caminando por la orilla de la playa.

Mojando mis pies en el río.

Escribiendo en mi diario cómo me sentía, qué me estaba sucediendo.

Llorando como una magdalena yo sola horas y horas.

Paseando a mi perra y riéndome con ella, ¡pues Nala me hacía reír!

Pidiéndole a Dios (o quien fuera que estuviera ahí arriba) y a mis guías que por favor me ayudaran y me guiaran.

Dejándome mimar por mis padres y amigos más cercanos.

Rehuyendo de todo lo que supusiera “civilización”.

No quería ruidos. No quería ajetreos. No quería aglomeraciones. No quería conversaciones banales.

Y así fue cómo poco a poco vi claro que necesitaba un cambio de vida.

¡Las respuestas las tiene tu alma!

 Descubrí que una parte de mí ya no quería volver a la escuela. No quería ser maestra.

Necesitaba como el agua bendita hacer un cambio de vida. Oxigenarme. Cuidar de mí. Descasar y no hacer nada. Absolutamente nada.

Solo respirar…

Sólo recordar de nuevo quién soy y porqué había venido a la Tierra…

Sólo volverle a encontrar el sentido a mi vida…

En definitiva: SOLO QUERÍA VOLVER A ENCONTRAR CUÁL ERA MI PROPÓSITO.

Desde hacía años yo soñaba “con tomarme un año sabático”. Si soñaba con algo era con verme libre, con viajar (siiii, ¡soy una viajera empedernida!),  con volar, con irme lejos y que nada ni nadie interfiriera en mi camino de creación y expansión.

Tengo claro que un año sabático no es para huir de tus problemas. Cogerme un año sabático era simplemente la llamada de mi alma, el tiempo que me daba a mí misma para renacer.

Y fue así, escuchando la voz de mi alma (mis deseos y anhelos más profundos), que tomé la decisión:

¡COGERME UN AÑO SABÁTICO!

Debo aclarar que tan sólo tomar la decisión mi estado mejoró radicalmente. Ahora entiendo mucho mejor porqué tomar decisiones es tan importante.

Tan solo tomar esa decisión sané, recuperé la ilusión, recuperé la energía. Dejé de sentirme cansada. Dejé de vivir apática. RENACÍ.

En el horizonte tenía un objetivo, una meta, un sueño por cumplir. Y tan solo tener la posibilidad de realizar ese sueño, me daba vida.

Tomé la decisión un martes. Ese mismo día se lo dije a mis padres.

El jueves comuniqué al dueño de mi piso de alquiler que me iba.

Hice cálculos y si volvía a casa de mis padres, con mi sueldo (y vendiendo todo lo de mi piso) necesitaba 4 meses para ahorrar el dinero para mi año sabático.

El lunes comuniqué mi decisión a la directora de mi escuela. (Era septiembre y le dije que trabajaría hasta enero).

Durante esos días lo puse todo a la venta y empecé a desamueblar el piso.

Y dicho y hecho: ¡El día 1 de febrero de 2016 empezó mi nueva vida!

Cuando mis padres y mi preciosa Nala vinieron a despedirme aeropuerto.
Cuando mis padres y mi preciosa Nala vinieron a despedirme aeropuerto.

Un año sabático para descubrir mi propósito de vida

De hecho, no me cogí un año, me cogí dos. Quería irme un tiempo suficientemente largo como para asegurar que se produciría un gran cambio, y tener tiempo suficiente:

Primero, para disfrutar.

Segundo, para encontrar todas las respuestas que andaba buscando.

No quería irme “cuatro días” y a la nada verme volviendo a la misma rutina de siempre. ¡Me daba alergia solo de pensarlo!

Necesitaba tomar distancia del sistema, soledad, hacer un viaje hacia el interior y vivir mil aventuras, ¡eso también!

Así que decidí irme a viajar sola por el Sureste Asiático (siempre he tenido esa llamada).

¿Y sabéis qué?

Durante estos dos años sabáticos (sin fecha de retorno, porque ya tengo claro que no voy a volver a mi vida de antes), he encontrado la piedra filosofal, el Santo Grial, mi propósito de vida o qué he venido a hacer a la Tierra.

¿Cómo encontré mi propósito de vida?

El primer destino de mi viaje fue Sri Lanka. Ese país me llamaba a gritos desde que el verano anterior había estado en la India viajando sola y varias personas me recomendaron que debía viajar allí (¿señales del Universo?)

Dejadme matizar que las sincronicidades, son otra manera como tu alma se comunica contigo. Por eso, hay que estar muy alerta.

No podéis imaginar con qué estado de felicidad me encontraba cuando inicié mi vida sabática, ya desde el primer momento en que me subí al avión. Me sentía llena. Pletórica. Radiante.

No sé si lo sabes, pero soy una amante de la meditación y el mindfullness. Hace muchos años que practico, por ello, uno de los grandes objetivos de mi año sabático era dedicar más tiempo a la meditación.

Y el destino me llevó hasta el centro de meditación Nilambe, en Kandy (Sri Lanka).

Pasé allí casi un mes y medio, repartido en dos periodos de retiro. Primero estuve 10 días, me fui a viajar, y volví para pasarme un mes allí sola, retirada en las montañas y los campos de té, sola en una casa de campo.

Lo que allí sucedió es digno de escribir un libro, más que un post, pero intentaré condensar al máximo mi experiencia. (En mi blog tengo una trilogía donde cuento más a fondo mi experiencia practicando mindfullness en el centro de meditación Nilambe)

Meditando en la montaña- Cintia's Love in Action
Meditando en la montaña

Básicamente deciros que todos aquellos días los pasé entregada a la meditación y a la escucha activa de mi alma.

Para mí, ¿Cuál fue la clave de todo este proceso?

  • Meditaba diariamente una media de 6 o 7 horas.
  • Seguía los ritmos de la naturaleza: me levantaba cada día a las 4:30 de la mañana y me iba a dormir sobre las 21:30.
  • Bebía agua pura de manantial.
  • Comía comida vegetariana, sana y orgánica, cocinada a fuego de leña en Nilambe.
  • Caminaba descalza.
  • Me pasaba el día entero en la naturaleza, comunicándome con ella.
  • Abrazaba árboles.
  • Vestía de blanco inmaculado (tan solo usaba dos mudas, que iba lavando todo el tiempo).
  • Vivía un modo de vida simple y austero (sin grandes lujos, básicamente con lo esencial, que era la conexión conmigo misma, con la naturaleza y con mi alma).
  • Hacía una purificación consciente de mis cuerpos físico, emocional y espiritual haciéndome reiki a mí misma.
  • Cantaba mantras.
  • Visualizaba mis sueños.
  • Recitaba en voz alta afirmaciones positivas que revelaban mis objetivos y sueños en la vida.
  • Vivía en total y absolutamente en el momento presente.
  • Practicaba mindfullness: comía lento, caminaba lento, hablaba lento, me movía lento para no perder la presencia.
  • Pasaba largas horas de contemplación en estado de presencia: mirando el atardecer, contando mariposas, sintiendo la brisa acariciándome la cara, escuchando el canto de los grillos y las chicharras cuando todavía no había salido el sol.
  • Daba gracias por todo (¡absolutamente por todo!): por el aire que respiraba, por la deliciosa comida, por la belleza del paisaje que contemplaban mis ojos, por sentirme abrazada por Dios.

¡Y se produjo el milagro!

¿Cómo se manifestó mi propósito de vida?

Empecé a tener inspiraciones divinas, que eran frases y pensamientos que bien podían ser de Dios.

Esas inspiraciones (revelaciones o insights) eran constantes, uno detrás de otro, como un tsunami de luz y consciencia.

Eran ideas acerca de mi misión en la Tierra, de cómo construir un mundo mejor, de la necesitad de traer amor al planeta, de la importancia de ser el ejemplo que quiero ver en el mundo.

Sentía la voz de Dios en mí.

Me susurraba al oído claramente. Era él.

Empecé a sentir que mi cuerpo se convertía en luz. Quedaba atrás la densidad de la materia (de los cuerpos físico, emocional y mental) dando luz a pensamientos, emociones y sensaciones corporales mucho más livianas, de expansión, de conexión total con el Universo.

Sentía como si levitara, como si yo caminara a un palmo del suelo (¡poca broma, es brutal esa sensación!)

Empecé a sentir un Amor infinito por todo y por todos. Sentí un amor arrebatador por cada ser del planeta Tierra, por todos los animales, plantas, personas, mares, montañas… que habitan la Tierra.

Lloraba ríos de lágrimas de gratitud y felicidad.

Sentí la fuerza de la Naturaleza, de la Madre Tierra abrazándome, nutriéndome, sosteniéndome, aportándome todo lo que necesito para vivir. Me fundí con ella plenamente.

Sentí claramente como estaba vibrando en otro nivel de frecuencia. Una frecuencia de Amor incondicional.

Perdí la noción del tiempo y el espacio.

Sentía que vivía atrapada en el momento presente, y no podía salir de él. No podía pensar en nada que tuviera que ver con el pasado o el futuro.

No podía pensar en nada que fuera de baja vibración, de miedo, de confusión, de duda, de incertidumbre.

Todo era luz, claridad de ideas, dirección, propósito.

¡Y siiiiiii entendí cual es mi propósito!

Fragmenos de mi diario de viaje

Pero no os lo voy a contar yo, voy a compartir con vosotros fragmentos de mi diario escritos durante todos aquellos días de pura magia y despertar.

Inspiraciones divinas que iba anotando en mi diario de viaje.
Inspiraciones divinas que iba anotando en mi diario de viaje.

15 febrero de 2015

Decidí que mi viaje debía ser un regalo para el mundo, no sólo para mí. Decidí que el regalo de mi existencia debía ofrecerlo a la humanidad. Soy un alma al servicio del mundo.

 25 de marzo de 2015

(Fragmento de una poesía)

Una nueva verdad me atraviesa en el aquí y ahora,

y dejo que el viento guíe mis días de eternidad.

Hoy tiño mis días con un intenso sabor a autenticidad,

hoy lo impregno todo desde el amor que emana de mi sagrado corazón,

hoy proclamo la libertad que siempre me perteneció

y sueño con traer libertad a aquellos que no saben que no son libres.

Hoy me rindo a la misión de traer amor a la Tierra y verdad a los corazones,

elevando nuestra consciencia,

honrando nuestra alma y nuestro ser, a la par de lo divino.

Hoy despierto a la magia de vivir…

7 de abril de 2016

Quiero vivir una vida sagrada, entregándome al arte del yoga y la meditación, viviendo en completa armonía con los ritmos de la naturaleza, ayudando a las personas y al planeta Tierra a sanar y a vivir mejor. Quiero ser un canal de luz y amor divinos.

(Esto es sólo una pequeña muestra de las cientos y cientos de inspiraciones que bombardeaban mi mente durante esos días…)

¿Cómo he empezado a llevar a cabo yo mi propósito de vida?

La vida no me dio alternativa. Tan sólo tenía que escuchar y seguir la corriente divina.

Aparte de la educación, mis otras grandes pasiones siempre habían sido “escribir” y “ayudar al mundo”.

Desde hacía tiempo, escribía un blog compartiendo ideas y pensamientos. Era un blog “que no lo conocía ni Dios”, así que sentí el impulso de mejorar ese proyecto.

Quería crear un blog profesional donde expandir mi voz a lo largo y ancho del planeta. Además quería que ese blog ayudara a las personas, más allá de compartir con el mundo mis aprendizajes.

Entonces se me planteó el gran dilema ¿escribir un blog sobre qué?

Los bloggers que me estén leyendo, sabrán que a veces dar con el tema ideal no es fácil. Me llevó un tiempo encontrar “mi tema estrella”… ¡pero lo encontré! ¡Se me encendió la luz!

¡Un blog que ayudara a las personas a cogerse un año sabático para transformar sus vidas y les ayudara a crecer personal y espiritualmente!

Supe que aquél era mi propósito por la energía que sentí en aquel momento, por el gran “SI” de la vida, por la fuerza y la convicción, por la seguridad y el no-miedo de que eso era justo lo que debía hacer.

A partir de ahí ha sido un no parar hasta el día de hoy, mejorando mi blog, haciéndolo crecer, llevando mi mensaje por todo el mundo, concediendo entrevistas, siendo invitada a conferencias…

… ayudando a las personas a ser libres

… ayudando a transformarse física, mental y emocionalmente

… ayudando a conectar con su ser divino espiritual

… ayudando a elevar la consciencia del planeta

… ayudando a que las personas cambien sus vidas radicalmente y dejen de vivir en la mediocridad

… ayudando a salir del sistema a los que se sienten atrapados

… regalando amor, luz e inspiración…

… en fin…

¡SIRVIENDO A LA HUMANIDAD!

Como dice Laín García, el autor del best-seller, “La voz de tu alma” en esta entrevista que le hizo María: ¡Vuélvete imparable! Y justo así me siento yo.

En mi propósito de vida, disfrutando de plena libertad
En mi propósito de vida, disfrutando de plena libertad y sirviendo a la humanidad

Me caeré y me levantaré mil veces, pero siento, que ya nada me puede parar.

¡Eso sólo pasa cuando encuentras tu propósito de vida!

Y ahora vamos a ver como puedes hacerlo también tú, ¿te parece? 😉

¿Cómo puedes encontrar tu propósito de vida?

Hay una cosa que quiero que tengas bien clara: cada proceso es individual e intransferible.

Dependiendo del trabajo personal realizado anteriormente, de la disciplina, de la voluntad, de aspectos karmáticos, de la gestión de tus emociones y de muchas cosas más tu propósito de vida se manifestará antes o después. O en el peor de los casos, no lo encontrarás.

Lo que a continuación comparto contigo nace a partir de mi propia experiencia, pero creo que de esto puedo sacar varias conclusiones acerca de cómo puedes encontrar tú también el propósito de tu vida.

Hay una serie de aspectos que para mí han sido ELEMENTOS CLAVE en este proceso.

Así pues… ¡cha chan!

Aquí te revelo MI FÓRMULA SECRETA:

Mi propuesta:

Sigue los puntos que te cuento a continuación por un mínimo de 4 semanas. Lo ideal serían 6 semanas, o incluso más tiempo si puedes.

Para descubrir tu propósito de vida, se necesita un tiempo para que tu cuerpo, tu mente y tus emociones se alineen. Debe haber básicamente un acoplamiento mente-corazón, y para que eso suceda hay que hacer un trabajo previo.

Vamos, ¡que no sucede por arte de magia!

#1 Tómate un año sabático (o un tiempo donde te alejes de la sociedad)

Necesitas un detox radical de influencias externas.

Como te comentaba, mínimo 6 semanas. Pero cuanto más tiempo te cojas, mucho mejor. Más profundo podrás llegar.

Necesitas tomarte un tiempo para ti, y sólo para ti, alejada de tu entorno habitual, de tu familia y de tus amigos para centrarte en una única cosa: tu desarrollo personal. Sin interferencias externas.

Aunque no seas consciente de ello, estás fuertemente condicionada por tu entorno. Las creencias de tus padres, de tus amigos, de la sociedad en general no te favorecen en nada para crecer, pues ellos, básicamente, están atascados en el sistema, en sus miedos, en sus zonas de confort y en la búsqueda eterna de seguridad.

Con lo cual, estar constantemente a su lado es estar constantemente “respirando aire contaminado”. Sin darte cuenta, esas creencias colectivas se van instalando más y más profundamente en ti y aunque tú quieras salir de esa espiral, estando entre ellos, te va a ser mucho más difícil.

Por ello, necesitas irte un tiempo. En soledad verás más claro quién eres y qué camino quieres seguir.

¡Un año sabático será un excelente momento para dedicarte única y exclusivamente a este propósito!

#2 Regresa a la naturaleza y conecta con ella

La Madre Tierra es el lugar donde más podrás sanar y reconectar contigo misma. Ella te recordará cosas que has olvidado, descorchará tu potencial creativo, te abrazará con su infinito amor, y sentirás un poder enorme.

Yo me pasaba horas y horas en ella, caminando descalza, contemplando el paisaje, mirando las mariposas volar, contemplando una preciosa puesta de sol.

La clave está en salir de casa, de los edificios, de las ciudades, los ruidos y la contaminación para volver al lugar de donde vienes: la naturaleza.

Báñate en el mar, pasea por la montaña, medita debajo de un árbol, planta tus pies en la tierra, báñate en el río, mójate bajo la lluvia… y verás como tu cuerpo poco a poco se irá reconectando solo.

Disfrutando de una preciosa puesta de sol
Cintia's Love in Action- Disfrutando de una preciosa puesta de sol

#3 Purificación física, mental y emocional

Para mí este punto es esencial. Para encontrar tu propósito de vida debes elevar tu nivel de consciencia, pero eso es casi totalmente imposible si tu cuerpo, tu mente y tus emociones están totalmente “contaminadas”. Es decir, son negativas o están impuras.

Debes intentar ser lo más puro posible y recuperar tu inocencia, como cuando eras un niño.

Si habitualmente sientes miedo, celos, envidia, pesimismo, estrés, odio, resentimiento, avaricia, rigidez o muchos otros tipos de manifestaciones emocionales y psico-corporales negativas, te va a ser difícil avanzar porque estarás “atascado” en emociones y sentimientos de baja vibración.

Para poder evolucionar, debes ascender a dimensiones de frecuencia más elevada y para ello debes trabajar a estos tres niveles de los cuáles te estoy hablando.

A nivel físico: Lleva una dieta sana y equilibrada, vegetariana si es posible, come lo justo y necesario y sin avaricia. Evita azúcares y productos procesados.

No consumas intoxicantes ni drogas. No fumes y no bebas alcohol.

Si puedes (sólo si puedes) haz un ayuno o semi-ayuno. Sino, come con las pautas que te marcaba ahora.

Duerme las horas necesarias. Descansa bien. Desconecta internet y todo tipo de ondas electromagnéticas a tu alrededor.  Busca un lugar lo más natural posible.

Haz algo de ejercicio, ¡yoga sería ideal!

A nivel mental: Observa tus pensamientos y controla que éstos no se te vayan constantemente al pasado o al futuro. Intenta mantenerte en el aquí y ahora.

No juzgues, no critiques, no te burles de nadie. Intenta ser lo más positivo posible y alejar todo tipo de pensamientos negativos hacia ti mismo o hacia los demás.

Medita, limpia tu mente de impurezas. Deja que salga todo “lo estancado” hacia el exterior.

A nivel emocional: No dejes que sentimientos negativos de odio, celos, envidia, miedo o rencor puedan más que tú.

Intenta abrir tu corazón, y vive desde el amor. ¡Esto es importantísimo!

Mira al mundo y a las personas con amor. Intenta sentir compasión por todos los seres vivos que te rodean, ¡hasta de un pequeño ratón que quiera entrar en tu casa!

Todo lo que des, te será devuelvo.  Sé amor y recibirás amor.

Sé tolerante y comprensivo con los demás, y los demás lo serán contigo.

El Universo te recompensará con ello, seguro.

#4 Medita

Es importante que medites lo más frecuentemente posible. Dependiendo de tu práctica en la meditación podrás marcarte una rutina u otra.

Si nunca has meditado, empieza meditando diariamente mínimo 10 minutos. Luego ves aumentando hasta que puedas meditar 30 min o incluso 1 hora.

Meditando en el aquí y ahora, volviendo a la respiración y las sensaciones de tu cuerpo una y otra vez, sin engancharte, sin juzgarte, sin etiquetarte como “mejor” o “peor”, simplemente dejando que sean las cosas tal como son, notaras muchos cambios en tu vida.

La mente irá bajando el nivel de revoluciones. Aprenderás a controlar tus pensamientos, a detectarlos y a volverte menos reactivo cuando algo no es como a ti te gustaría.

Esta capacidad de auto-observación y control del pensamiento es muy importante para poder transformar tu vida… ¡sino serás eternamente preso de tu mente y de tu ego!

#5 Aléjate de ostentaciones y lujos

Se trata de vivir durante un tiempo una vida lo más sencilla posible. Tal como te comentaba, en mi estancia durante el retiro de meditación, vivía una vida muy sencilla, básicamente meditando y conectada con la naturaleza.

Apaga la tele, desconecta de las redes sociales, prescinde de tu plancha de pelo o de pintarte las uñas, viste con 2 o 3 mudas de ropa, deja de preocuparte por tu imagen o aspecto físico. No necesitas super coches, mega gafas de sol, zapatos de charol ni bolsos de piel para encontrarte a ti mismo. Todo lo contrario: necesitas quitarte necesidades. Vivir con menos, es más.

Tan solo necesitas silencio y escucha. ¡Poco más! (¡Ni que sea por sólo un tiempo!) Siempre tendrás tiempo de volver a tu vida llena de comodidades y donde “no te falte de nada”.

Al alma le gusta la sencillez, lo auténtico y natural ¡Recuerda esto!

#6 Vive en el momento presente

Practica minfullness. Esto significa hacer las cosas con presencia, con consciencia del momento presente.

Habitualmente acostumbramos a hacer varias cosas al mismo tiempo y llevamos al cuerpo y la mente como locos. Estamos en el “aquí” pensando en lo que haremos luego, mañana, en verano, cuando me jubile. De ese modo, la mente no encuentra nunca la paz.

Intenta hacer una cosa a cada vez. Come lento. Camina lento. Vigila cuando cierres la puerta. Sé consciente de cuando coges el cepillo de dientes o cuando subes las escaleras.

El poder del Ahora es pura magia, ¡sino que te lo diga Eckhart Tolle!

#7 Expresa gratitud

Sólo un corazón agradecido se llena de bendiciones. Una persona que siempre se queja de todo, que nunca está contento con nada, que todo le sabe a poco, que no se conforma con lo que tiene… es por naturaleza una persona infeliz.

La gratitud tiene un poder enorme para transformarnos, pues nace del amor y la aceptación. Cuando nos alineamos con esta frecuencia, es mucho más fácil escuchar la voz de nuestra alma.

#8 Haz visualizaciones

 Visualiza la vida que sueñas o que sucede eso que tú quieres que suceda.

Por ejemplo, si lo que quieres es encontrar tu propósito de vida, visualízate como estás meditando y de repente, te llega la plena inspiración sobre tu propósito. O imagina que vas caminando por la calle, y ves un símbolo o te cruzas con una persona, o te encuentras un papel en el suelo que “te da la clave”.

Visualizar es imaginar. ¡Echa mano de tu imaginación!

Lo que creas en tu mente, lo estás creando en la realidad.

¡Es una ley metafísica del universo!

#9 Trabaja con afirmaciones positivas

Coge una hoja y un bolígrafo y anota en ella lo que quieras que suceda en tu vida.

Por ejemplo:

“Encuentro mi propósito de vida durante este viaje a la India”

“Recibo las señales necesarias del universo que me guían para encontrar mi propósito”

“La abundancia se manifiesta en mi vida”.

Luego, guarda esta lista en un lugar cercano y que esté a mano.

Léela cada día lo primero al levantarte, lo último antes de acostarte y más veces durante el día si te acuerdas”.

Si tienes 5 min. libres que sea para trabajar con estas afirmaciones. El inconsciente trabaja en piloto automático, funciona (pero solo funciona si te lo crees de verdad)

Puedo decirte que yo he hecho este ejercicio a lo largo de toda mi vida… ¡y han acontecido verdaderos milagros!

No es por casualidad que yo esté aquí ahora escribiendo esto para ti 🙂

#10 Cree ciegamente en que te llegaran todas las respuestas

Ahora solo te falta tener FE. CONFIANZA en ti mismo y en que todo te llegará.

La clave está en no desanimarse mientras las señales no llegan cuando tú lo esperas.

Las señales (o las respuestas), llegan cuando el Universo así lo considera, o cuando tú has completado una serie de aprendizajes que tenías pendientes y estás listo para pasar al siguiente nivel.

Así pues, se paciente. Y vive cada uno de tus días con entrega, con pasión y con ilusión de saberte que ya estás en el camino adecuado.

 

Amig@, deseo de todo corazón que tengas el coraje y la determinación de salir en busca de tu propósito de vida sin dejar de posponerlo ni un solo día más.

¡Mil bendiciones, sorpresas y momentos increíbles te estan esperando!

Un fuerte abrazo de todo corazón... ¡Te quiero!

Cintia firma

 

Cuéntanos...

¿Qué te ha parecido este relato? ¿Te ha inspirado para salir tú también en busca del propósito de tu vida?

¿Te has sentido identificado con mi historia en algún momento, de manera que te haya ayudado a comprender las etapas que te van acercando hacia tu propósito?


 

cintia castelloSoy Cintia Castelló, viajera, bloggera y aventurera espiritual. Gracias a mi blog, ayudo a las personas a hacer un cambio de vida durante un año sabático gracias a la meditación, el desarrollo personal y el crecimiento espiritual. Mi obsesión es que seas libre y te transformes elevando tu nivel de conciencia. ¡Te regalo esta guía para que conozcas más mi proyecto! Puedes seguirme en Facebook, Instagram, Twitter o Youtube.

 

38 comentarios

  1. Hola chicas!
    A estas alturas y después de leer a Cintia muuuchas veces, sigue siendo misión imposible leerle y no emocionarme con su historia.
    Su proceso de transformación y su actitud actual ante la vida me inspiran y conmueven profundamente. Es uno de los mejores ejemplos que “conozco” (espero remediar eso en diciembre!!) y que demuestran que, después de la tempestad, siempre llega la calma.
    En esta ocasión se trata de una calma revolucionadora, brillante, una alma libre (o tal vez cientos de ellas en una sola), un ser con una capacidad de AMAR tan enorme que te acaricia el corazón sin apenas tocarte.
    Gracias María por la oportunidad de seguir conociendo a Cintia a través de tu blog, y a ella por regalarnos tanta luz.
    Un fortísimo abrazo a las dos desde Barcelona!
    Ali

    1. ¡Hola Ali preciosa!

      Mil gracias por tu precioso mensaje. Que puedas ver eso en mí, dice muchísimo de tí también. Compartimos el mismo lenguaje, el mismo idioma, vamos en la misma dirección… por eso seguimos “tropezándonos” una y otra vez por estos mundillos 😉

      Tal vez mi historia te esté haciendo de espejo en algo, pero no dudes que si mis palabras te inspiran y te tocan el alma, es porque tenemos mucho en común.

      No dejes de escuchar a tu alma… ella se encargará de llevarte por senderos maravillosos!! A una alma noble como la tuya, el universo tan sólo puede traerle grandes regalos. Y sin duda, cuando vuelva a Barcelona, tenemos una cita pendiente 😉 Hay que poner remedio ya a tanta “virtualidad” 🙂

      Mil gracias por estar ahí, y por tu cálida y amorosa presencia. Tus palabras son siempre como un bálsamo, llenas de amor…

      Un fortísimo abrazo!!!!

      Cintia

      1. Te espero con los brazos bien abiertos, Cintia!
        Lo que comentas acerca de la posibilidad de que tu historia me esté haciendo espejo es algo que me había planteado. Y creo comenzar a entender todo…
        Mucha fuerza por seguir perseverando por tus sueños y para saber disfrutar de todo lo bueno que está por llegar!
        Ali

  2. Hola chicas! Como apasionada de la reinvención y de vivir desde el corazón a través de un proyecto con alma, debo decir que desde que conocí la historia de Cintia me pareció pura inspiración, pura magia, pura vida. Me ha encantado cómo ha transmitido su historia en este post. Sin duda, su camino sólo acaba de empezar. Abrazos!

    1. ¡Hola María José!

      Muchísimas gracias por tu comentario y felicidades a tí también por haberte atrevido a emprender con alma. Sin duda alguna, somos muchos los que nos encontramos en esta apasionante aventura de descubrir quién somos realmente y gracias a ello, reinventarnos profesionalmente, creando un proyecto de vida pleno de sentido.
      ¡Me encanta ver que hay cada vez somos más los que tenemos esta manera de entender la vida!

      Es un placer enorme para mí poder inspirarte y que podamos seguir recorriendo juntas parte de nuestros caminos.

      Un fuerte abrazo de todo corazón,
      Cintia

  3. Hola,
    No se ni que decir… Estas palabras me han llegado. He llorado mucho mientras las leía. Es como si alguien hubiese escrito mi historia, es como mi yo del futuro me hubiera escrito una carta. Es la historia de mi vida, coincido en practicamente todo. Gracias, porque las cosas en la vida no llegan por casualidad. Espero encontrar mi camino finalmente como te sucedió a ti. Besos

    1. ¡Hola bello ser!

      Me emociona enormemente que mi historia te haya llegado tan profundamente. Esa es la belleza de las cosas que se hacen desde el alma y se explican desde el alma. Estoy segura que estás haciendo un camino de vida muy intenso también ¡Sigue adelante! No dejes nunca de escuchar los mensajes de tu alma.

      Estoy segura que también llegará para tí ese momento en que lo comprenderás todo y colocarás las piezas que ahora te faltan en el puzzle de tu existencia. Mis mejores deseos para tí, ahora y siempre.

      Un fuerte abrazo!
      Cintia

  4. Wuaaaaau, bueno pues me ha parecido una historia chulisima, una historia verdaderamente potente y muy inspiradora, muy valiente y decidida, a provocar ese cambio en el que estamos, digo estamos por que yo me encuentro también en esa etapa de mi vida, pero en la que aún creo que tendriá que dar algunos pasos más llegar a ese nivel de conciencia y presencia más espiritual, para encontrar el verdadero propósito de mi vida. Enhorabuena Cintia por tu arrojo, valentia, sabiduria, y sobre todo por haber tomado esa decisión de despertar de esta vida e iniciar tu propio camino hace lo mas profundo de tu ser.
    Gracias por compartir tus experiencias y tu forma de ver esta vida y gracias también a Maria por darnos la posibilidad de conocer personas como Cintia.
    Un abrazo!!

    1. ¡Hola Jose Maria!

      Mil gracias a tí por tomarte unos minutos para leer esta historia y gracias por poder apreciar mis palabras. Si esta historia te ha llegado es que compartimos muchas maneras de ver y entender la vida, ¡así que adelante! Veo mucha nobleza en tí y muchas ganas de superarte, ¡aprovecha esa fuerza interna!

      No te desanimes por el camino que aún te queda por recorrer, piensa solamente cuál será tu siguiente paso, y cuando lo hayas dado, entonces céntrate en el siguiente, y así…

      La conciencia se va adquiriendo poquito a poco, en base a pequeños actos, pequeñas decisiones, pequeños pensamientos… que al final generan un gran impacto en tu vida. Un consejo que te daría es que no te obsesiones por encontrar tu propósito, preocúpate simplemente por SER. Lo demás, caerá por su propio peso…

      Un fortísimo abrazo con todo mi cariño,
      Cintia

  5. Maravillosa historia la de Cintia, claro ejemplo del vivir la experiencia de vida “desde dentro y hacia afuera”. Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana y no al revés como muchos creen. Hay quienes consideran todo esto cosas de frikis de la New Age, pero no se dan cuenta de que son mucho más que un montón de huesos, músculos, órganos etc encerrados en una caja que llamamos cuerpo.
    Las personas que creen que son sólo su cuerpo físico, observan con pavor cómo si algo va mal en él, se sienten invadidas por el miedo, por el abismo de la falta de rumbo, del no saber qué ser , qué hacer o qué tener.
    Démonos todos el permiso de admitir que somos seres espirituales que en su grandeza y perfección viven una experiencia humana, porque en ese momento surgirá la magia, se obrará el milagro, daremos el permiso a nuestra esencia con toda su sabiduría de emerger, porque es su naturaleza, y nos guiará para que por fin se alineen Mente, Conciencia y Pensamiento y el Propósito con mayúsculas emergerá con ellos.
    Démonos el permiso de Ser.
    Gracias Cintia por compartir tu hermosa historia,
    “Eres el océano en una gota” y tú lo sabes.
    Recibe un fuerte abrazo de corazón a corazón.
    ¡Upps! ¡Casi se me olvida!
    Tanto me ha tocado en el alma Cintia que casi se me pasa darte las gracias mi querida amiga María por abrir las puertas de tu blog de par en par a esta invitada de lujo.

    1. Hola Elena!!! Cada vez que te leo, me emociono. Tienes una capacidad de transmitir tus palabras, al igual que Cintia, que tocan el alma… Es curioso, he creado una asociación maravillosa contigo, al más puro estilo PNL. Cuando pienso en ti, me veo sentada en un hotel de Santander, cerca del bulevar, escribiendo en mi portátil, mientras me tomo un té verde. Y es porque en junio de este año estuve en Santander en ese hotel trabajando, y recibí un email de tu blog, te contesté y me contestaste casi enseguida. Me gustó tanto nuestra conversación que ahora al pensar en ti viene a mí esa imagen preciosa de una ciudad todavía fría en junio, pero hermosa y radiante como tú. Tenemos que vernos!!! Te escribo esta semana, porque ya es mucho tiempo sin vernos, amiga 🙂 Sorry por el off topic, pero tenía que expresarlo!

    2. Queridísima Elena, muchísimas gracias por tu precisoso mensaje, lleno de sabiduría y conciencia. Tus palabras resuenan fuertemente en mí, porque sé bien de lo que hablas… Sin duda alguna, somos mucho más que un conjunto de huesos y carne… somos eternos, somos infinitos. Como muy bien explicas, quien lo piensa así, son personas que viven con miedo siempre y pavor a eso que llamamos “mundo espiritual”. Se creen entes separados del mundo, ponen fronteras y murallas a sus corazones. Buscan excusas para no amar. Porque amar de verdad, solo aman los que trascienden el mundo de la materia y se vuelven UNO con el Todo.

      Siempre supe “que era una gota en el oceáno”, un ser infinito y eterno. Nunca me convencieron las explicaciones que no contemplan el alma como nuestra verdadera naturaleza. Es más, pienso que soy una Diosa, y no solo yo, todos lo somos. Nuestra esencia divina, es lo que hace que seamos tan GRANDES, y olvidarnos de esa esencia, es lo que rebaja nuestro poder y lo que hace que vivamos vidas mediocres.

      Todas estas ideas que aquí intercambiamos, “son mi pan de cada día”, mi manera de entender el mundo, y siento que parte de mi propósito gracias a mi blog es expander esta conciencia tan lejos como pueda. Siento que es una misión preciosa, educar en la conciencia espiritual de las personas, ayudarles a elevar su vibración y a recordar su verdadera naturaleza espiritual. Un alma que despierta, impacta mucho en su entorno y en la vida de los demás…

      Me hace muy feliz encontrarme con personas como tú, y como María, con las cuáles puedo comunicarme desde el lenguaje del alma. Esto es sólo el inicio de algo grande y maravilloso… Como bien dices Elena, démonos permiso para SER… Y SE OBRARÁ EL MILAGO. De eso no me cabe la menor duda!!

      Un gran placer recorrer este camino tan apasionante con vosotras. Mil gracias por vuestro cariño, y por estar ahí. Un fuerte abrazo, de todo corazón.
      Cintia

  6. Esta genial el post de hoy, Cintia me parece enorme tu valentía de escucharte y darte tiempo para ti.
    La verdad me siento algo identificada con lo que mencionas en cuanto a escuchar el alma, leo lo que dices y me parece que lo puedo entender luego de que yo misma he pasado por mi proceso de limpieza interna (Aun trabajando en ello). Pero tu testimonio nos dice que es posible y que es mucho el beneficio que obtendremos de atender a ese llamado interno y a no quedarnos conformes con una vida en la que no estemos a gusto.
    Maria gracias por compartir esta historia de vida.

    Saludos.
    Yenny

    1. ¡Hola Yenny!
      Muchísimas gracias por tu mensaje! Sin duda alguna atender a nuestro llamado, es un gran acto de valentía. En la sociedad en que vivimos no es fácil hacer cambios así, porque a la mayoría se nos tacha de “locos”, “irrealistas” o “soñadores”… pero la vida se ha encargado de hacerme entender que el precio de la grandeza es atreverse a ser uno mismo, digan lo que digan, o hagan lo que hagan los demás.

      La mayoría de personas renuncia a su esencia por complacer a otros, por no salirse del molde de lo establecido, por querer seguir siendo uno más del colectivo. Efectivamente, coger un camino que la mayoría no elige, da mucho miedo, pero sin duda alguna, el beneficio bien merece la pena… porque ello te lleva a encontarar la verdadera libertad, felicidad y paz supremas. ¡Es la mayor de las bendiciones que muy pocos se atreven a recorrer!

      Dices que ya has empezado tu proceso de purificación interior… perfecto… ¡sigue adelante! No dejes de escuchar la voz de tu alma nunca. Ella te guiará siempre por el mejor de los caminos (aunque tú a veces no tengas claro por dónde quiere llevarte, o si ese es el verdadero camino). Como yo siempre digo, a veces la vida nos hace pasar pruebas difíciles o “tests” para ver cuanto confiamos en el universo, y cuál es nuestra capacidad de perseverar pese a las dificultades. Aguanta, no te rindas. Aunque tengas que levantarte 1000 y 1 veces!!!

      Mis mejores deseos para tí, y un fuerte abrazo de todo corazón,
      Cintia

  7. Hola Cintia; has escrito un post largo, que apetece leer despacio y que se termina rápido.
    Con lo que me quedo yo hoy de tus palabras es con el ejemplo inspirador de alguien que ha hecho algo diferente ( y es que a mi me cuesta no hacer lo que la mayoría, así que historias como la tuya me aportan mucho).
    Lo que habría hecho la mayoría es tomar calmantes, analgésicos, ir al médico, al fisio, tomar unas copas de más durante el finde, comer y ver la tele, para mantener al interior callado y atrapado. Y así durante años y años, mal por no poder salir de lo convencional (convencio-mal podríamos decir en algunos casos).
    Te felicito por lo logrado, por el ejemplo que das, y por lo imparable que se te nota,

    Un saludo!

    Bea,

    1. ¡Hola Bea!
      Muchísimas gracias por tu comentario! Y te digo que sí, sin duda alguna… tienes toda la razón. En nuestra sociedad se aplaude al borrego, al que sigue a pies juntillas lo que hace la mayoría, al que toma el camino fácil (el de los analgésicos y las copas de más el fin de semana), más que el que sigue el camino de la autenticidad, de ser uno mismo, aunque el precio a pagar sea “ser diferente al resto”.

      Vivimos en una sociedad aficionada a la mentira, a las capas de maquillaje, a la mediocridad. Por eso hay tantos que viven subsistiendo siempre y viviendo vidas llenas de sacrificio. Yo ya me cansé “de ir tirando”. En el fondo sabía que eso era firmar un pacto con el diablo. Y los que aspiramos a vidas grandes llenas de sentido, no tenemos alternativa: ponemos la vida en ello.

      Mil gracias por dejarme inspirarte y poder dar valor a las experiencias que aquí comparto…
      Te mando un fuerte abrazo grande y apretao!!!
      Con todo mi cariño,

      Cintia

  8. Wow, María wie impresionante relato!!!, o parecía que estaba leyendo un libro, sinceramente, es impresionante este relato, quisiera destacar que, bueno, es posible entender las razones por las que Cintia, tenía que dejar su maravilloso trabajo, probablemente por su forma de ser, el estrés que gebera esta profesión, la perjudicaba más, pero no todo el mundo, puede permitirse hacer lo que hizo ella, no todos pueden coger un año, o dos sabaticos e intentar alinear cuerpo, espíritu y sensaciones, viajar a Asia , medurart, etc, la profesión que tenían para muchos, (me incluyo), sería mejor qye una loteruar, con su paga, sus vacaciones, etc un auténtico lujo, y probablemente otra solución hubiese sido, pararte un rato, en un finde, meditar de qué manera , i buscsndi alternativas, para que este trabajo no ne esté perjudicando de esta manera, organizarse mentalmente, quizás, yendo a yoga, masajes de relajación, organizarse las tareas, abandonar lo suoerfluo…. en fin hay mil cosas.En definitiva combatir para eliminar lo perjudicial. Pero probablemente, era su destino, su alma y cueroir se lo estaban indicando, incluso a gritos que debía cambiar y a qué para ser feliz. Muchas gracias Maria, nuevamente por estos hermosos relatos.

    1. Muchas gracias por escribir, Justino. La verdad es que Cintia es puro amor y pura esencia, un alma libre en busca de su propósito y sus sueños. Tenemos mucho que aprender de ella 🙂 Me alegro de que te haya gustado! Un abrazo, amigo!

    2. ¡Hola Justino!

      ¡Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí! Sé que no es fácil entender porqué motivos llegué a dejar un buen trabajo, con un buen sueldo y todo lo demás. Pero como tú mismo llegas a la conclusión al final de tu comentario, la cosa tiene que ver más con una llamada del alma, que con cualquier otra explicación.

      En mi caso, eso que propones de intentar eliminar lo perjucicial yendo a yoga, tomandome unas vacaciones, pararme o meditar… ¡ya lo llevaba haciendo toda una vida! Pero eso no era suficiente para mí.
      Eso eran “los parches” o las soluciones temporales que yo iba encontrando para poder ir reequlibrándome en el día a día y poder volver a cargar baterías para el lunes, o para volver al trabajo después de las vacaciones. Pero eso no era una solución definitiva, radical, que transformara de raiz mis creencias, valores y hábitos.

      Después de muuuuuuuuuuuchos intentos, después de probarlo todo (y cuando digo todo, digo todo: haber ido a terapeutas, psicólogos, acupuntores, masajistas, clases de bioenergética, yoga, sanadores espirituales, de haber probado con flores de bach, con terapias de sonido, hipnosis y un largo etcétera) y ver que todo eso seguían siendo SOLUCIONES TEMPORALES, empecé a darme cuenta que tenía que tomar decisiones más drásticas en mi vida.

      Por eso siempre digo que: LA VIDA NO ME DIO ALTERNATIVA. O tomaba esa decisión o estaba condenada a irme muriendo lentamente en vida. Como muere una planta que no tiene agua o luz.

      Te recuerdo que pasé una depresión muy muy fuerte. Y no, las depresiones no se curan con fines de semana de relax. Hay que tomar decisiones valientes y acertadas, alineadas con los deseos de tu alma, tomar las riendas de tu vida y tomar esa decisión que hace años llevaba posponiendo. Yo SIEMPRE quise un año sabático, desde hacía muuuuuuuuuuuchos años. Pero cada vez que me venía ese pensamiento, mi mente se excusaba con un “pero”. No porque el dinero…. no porque el trabajo… no porque….

      Hasta que mi cuerpo y mi alma se rebelaron y dijeron: ME IMPORTA UNA MIERDA TODOS TUS “PEROS”. QUIERO SOLUCIONES YA!!! Por eso digo que no tuve alternativa.

      Obviamente, esta es mi historia. Hay miles de historias con circunstancias diferentes que tal vez han podido encontrar la solución a sus problemas de manera diferente. Pero en mi caso, mi vida apostó por emociones muy heavies!!! jajjaja

      Mil gracias por tu tiempo, comprensión y simplemente por estar ahí!! Espero que podamos seguir compartiendo juntos muchas historias e inspiraciones más 🙂

      Un fuerte abrazo Justino!
      Cintia

  9. Muchas gracias Cintia por contar tu historia desde el corazon. Y tamben a Masha a inspirarnos a traves de su blog. Lei tu historia varias veces y cada ves me impresiona tu valentia y poder de conocerse desde interior hacia exterior. Estoy tambien en el proceso de auto-conocimiento y reinvencion, aunque todavia me cuesta atreverse a tomar las decisiones mas importantes. Estoy segura que mi camino hacia la libertad ya he comenzado. Me parece muy interesante el enfoque que nuestra pasion no siempre es nuestro verdadero proposito. Habra que mirarse mas profundamente para sentirlo y unirse con nuestra esencia de verdad, escuchar nuestro cuerpo y alma. Es un proceso largo y necesita mucho paciencia y perseverancia. Enhorabuena por tu proyecto, es un gran trabajo que seguro ayudara a levantar el nivel de consciencia y hara feliz a muchas personas. Gracias, gracias, gracias. Un fuerte abrazo para las dos.

    1. Maravilloso, Elena. Pero qué te falta para lanzarte ya? Muchos estamos esperando tu blog desde hace tiempo;) Así que hazlo, aunque no sea perfecto. La única manera de superar el miedo es haciendo aquello que nos da miedo, como hizo Cintia. Adelante y a por tu sueño, tú sabes que ya lo tienes todo para empezar!

    2. ¡Hola Elena!

      Mil gracias por tu precioso y sentido comentario, me ha encantado leerte y saber de tí!
      Me alegro mucho que tu hayas empezado también ese proceso de autoconocimiento del exterior al interior. Es normal que todavía te cueste saber con claridad hacia dónde ir o atreverte a tomar decisiones importantes. Date tiempo, y sobretodo sé compasiva con tu propio proceso. Aunque no te des cuenta, internamente se están produciendo muchos cambios, lo que pasa es que a menudo queremos que todo pase rápido y encontrar las soluciones rápido. (Muy divertido por parte nuestra, pues queremos solucionar en unas semanas toda la “inconsciencia” de toda una vida!!! 🙂

      A mi me gusta asociar estos procesos de cambio como una bola de nieve. Sabes que al principio la bola es pequeñita y no tiene mucha fuerza, pero conforme va bajando la montaña, la bola va creciendo y cada vez es más fuerte y grande. Y llega un momento que la bola baja con tanta fuerza y velocidad, que arrasa con todo lo que se cruza en su camino!!! Y tomas la decisión con plena fuerza y convicción, sin más porque sientes que tus valores ya no son negociables, te lanzas a hacerlos realidad a muerte.
      Por eso, haz todo lo que esté en tus manos, pero al mismo tiempo, sé paciente.

      Para atreverte a tomar esas decisiones que vas posponiendo, te invito a preguntarte:

      ¿Qué precio estoy pagando cada día que pospongo esta decisión?
      ¿Qué te aportaría tomar esa decisión que no podrías encontrar de ninguna otra manera?
      ¿Qué es lo que te está frenando para tomar esa decisión?
      ¿Qué es lo peor que puede pasar si no tomo esa decisión?
      ¿Qué es lo mejor que puede pasar si tomo finalmente la decisión?

      Tal vez puedan ayudarte.
      ¡Te deseo mucha suerte y mucho coraje para atreverte a vivir la vida que sueñas Elena!

      Un fuerte abrazo de todo corazón,
      Cintia

  10. ¡Hola Cintia!

    Qué grata sorpresa verte por el blog de María 🙂
    Vaya post bonito te has currado aunque no me sorprende en absoluto ya que todos tus escritos son profundos e inspiradores. Poseen una firma auténtica Cintia’s In Love, jejeje. Identificada en varias cosas compartidas como me sucede muchas veces con vos, jeje.

    Voy a aportar una cosita, por supuesto quiero dejar claro que sólo es mi punto de vista pero no he podido quedarme calladita… jijiji y quién sabe, quizá le sirva a alguien que se pueda obsesionar o agobiar porque de ninguna manera acaba por encontrar su propósito en la vida.

    Es algo que durante una época de mi vida me hubiera gustado saber, me llamaba la atención eso de tener un propósito. ¡Qué guay! ¿no? me decía yo. Y aunque lo intenté de muchas maneras… nunca lo encontré. (También me he llegado a plantear que sea posible estar llevándolo a cabo sin llegar a identificarlo, no sé, yo soy bastante mala para categorizar, poner etiquetas, clasificar… y también podría estar pasándome eso tranquilamente, jeje)

    Así que quiero decir que sino lo encuentras todo está bien.

    También creo que es posible que el propósito vaya cambiando, apunto esto por si hay alguien que se obsesiona con EL PROPÓSITO, jejeje. Algunas personas lo tienen muy claro desde siempre y otras lo acaban encontrando como nos cuentas en este precioso artículo que nos compartes. Y otras, como es mi caso, no lo han encontrado y ya no lo buscan.

    Quizá no haya encontrado un propósito “terrenal” o físico aquí en esta vida (o puede que no lo llegue a ver, no lo sé) pero me quedaré con que el propósito esencial de cada uno de nosotros se apoya en cada una de las personas que formamos el mundo. Y tengo la certeza de que en última instancia el propósito común de todos es regresar a la unidad de la cual venimos (mu profundo me ha quedau esto… 🙂 ).

    Alé, vaya disertación! mare míaaa…. Mis disculpas pero cuando escucho esto del propósito siempre me vienen muchas ideas, controversias y reflexiones a la cabeza Este tipo de post que me llegan, los que me hacen reflexionar, plantearme cosas, disertar conmigo misma.

    ¡Gracias Cintia y gracias María!

    ¡Abrazo!

    1. Magnífica reflexión, Begoña. Creo que es así: no todos debemos encontrar ese propósito único, ni hay un único propósito en la vida. Tal vez el propósito tiene que ver con esa lección o lecciones importantes que hemos venido a aprender a este plano (sí, me llama también esa parte más espiritual). Uno de mis propósitos es ayudar a despertar a otros, a creer en sí mismos, porque es algo que yo viví y sigo viviendo. Pero no sé cuál será mi propósito en unos años, aunque presiento que tendrá connotaciones más espirituales que terrenales. Un abrazo grande!

    2. ¡Hola Begoña y María!

      Primero de todo, darte las gracias Begoña por exponer tu opinión. Claro que sí! Las ideas están para debatirse y exponerlas tal cual las siente cada uno, así que por mí genial!

      Aclarar que coincido plenamente con lo que comentáis las dos acerca de que tal vez tenemos diferentes propósitos en diferentes etapas de nuestra vida (de hecho, creo que es lo habitual!! en tanto en cuanto estamos en constante transformación, es normal que la labor que hacemos en el mundo se vaya transformando también). Por ejemplo, tal como comentaba en el post, durante casi toda mi vida mi propósito fue la educación, enseñar a los niños y acompañarles en su proceso de crecimiento con mi ejemplo y mis ideas “alternativas” y ahora, con todo lo que he explicado en el post, ya véis que mi vida está tomando más bien otro rumbo.

      Dicho esto, también quisiera aclarar algunos puntos que comentas, siempre DESDE MI PROPIA EXPERIENCIA. Tal vez el mejor para contestaros a estas dudas/preguntas serían expertos como Laín o Wayne Dyer, pero dado que este es un tema que ha calado siempre muy hondo en mi vida, creo haber encontrado ya ciertas respuestas que tal vez os sirvan de algo.

      Lo primero, es que cuando uno está en su propósito, lo sabe. Hay CERTEZA. Eso de “tal vez estoy realizando mi propósito, pero no lo sé…” me suena un poco raro, la verdad. Cuando uno está haciendo lo que es su propósito EN ESE MOMENTO, lo sabe. Así, cuando yo estaba de maestra SABÍA que ese era el lugar y la labor que debía realizar, y ahora que hago lo que hago SÉ que esto es lo que debo hacer. No hay dudas. No hay dilaciones. No hay conflicto interno. Todo es claridad, bendiciones, luz y confianza de saberte en en lugar y el momento adecuados porque ESTÁS CONECTADA CON LA FUENTE. Y cuando una está conectada con la Fuente, está conectada con Dios, y cuando una está conectada con Dios, todo es Unidad. No hay división. Lo sabes desde un lugar muy profundo de ti porque estás alineada con tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

      Obviamente, no pasa nada si alguien no ha encontrado su propósito. Faltaría más!! De hecho, ir en búsqueda de tu propósito puede ser principalmente la causa de no encontrarlo. Eso llega cuando una suelta, cuando abandona todas las expectativas, cuando deja de vivir en la mente y pasa a habitar única y excusivamente su corazón. Y SÓLO así, puedes escuchar la voz de tu alma, y puedes SENTIR cuál es tu propósito de vida aquí en la Tierra. Ir en búsqueda de algo es intentar “cazar” algo que está siempre fuera de tí. Y partimos de la base de que no hay nada que encontrar fuera de nosotros, porque todo está dentro nuestro. Así que más que ir a “buscar” nuestro propósito (donde sea), hay que acallar el ruido interior para dejar que se manifieste (lo que ya es)

      Está claro que encontrarlo o no encontrarlo NO DEBERÍA ser un problema mayor, pero sin embargo, a niveles prácticos lo es. ¿Por qué? Pues porque cuando no hemos encontrado nuestro propósito acostumbramos a tener una sensación de “vacío” o de “estar perdidos”. Sabemos que hay algo mayor que nos está esperando pero aún no sabemos que es. Y aunque tu digas que hace tiempo dejaste de buscar tu propósito… me da la sensación de que no es así porque como dices al final de tu comentario: “cuando escucho esto del propósito siempre me vienen muchas ideas, controversias y reflexiones a la cabeza. Este tipo de post que me llegan, los que me hacen reflexionar, plantearme cosas, disertar conmigo misma”

      Esto quiere decir que SÍ, TE IMPORTA. Y es normal que te importe!!! Pero haces muy bien en que eso no te quite energía y que eso no llene de mil pensamientos tu cabecita.

      Desde mi experiencia (y puedo estar equivocadisima, insisto), creo que todos debemos llegar a reconocer, en algún momento de nuestra vida cuál es nuestro propósito. Pero eso no debe ser una obsesión. De hecho, hay que olvidarse del propósito y hay que centrarse en el SER.

      Esto implica alinear cuerpo, mente y espíritu, sanar heridas, sanar a tu niña interior, soltar todo lo viejo, reconocer el ser divino que eres, autoempoderarte, quererte a tí misma, abrir el corazón, ser auténtica, y un sinfín de cosas más… y entonces, cuando elevas tu nivel de consciencia Y SABES QUIEN ERES, solo entonces (creo) que reconoces tu propósito.

      Lo contrario de todo esto, es cuando todavia vivimos en el ego. Y esto lo explica muy bien Wayne Dyer en su película “The shift” (El cambio). Que por cierto os recomiendo!!! Esa película habla precisamente de todo esto que estamos hablando, que se resume básicamente en que hay que abandonar el ego para que se manifieste nuestro propósito de vida.

      No sé si he aclarado algún concepto o lo he complicado más…jjejjeje. En cualquier caso, quiero dejar constancia que estoy de acuerdo en que nuestro propósito puede cambiar a lo largo de nuestra vida, pero bajo mi opinión, si el propósito todavía no se ha manifestado es que hay que seguir ahondando más en nuestro ser y dejar ir aún más capas de nuestro ego hasta que nos disolvamos en la Nada, hasta que volvamos a la Fuente, hasta que nos convirtamos en el Dios o la Diosa que somos. Y entonces sí, todo es luz, amor, claridad, propósito y coherencia interior porque no hay dualidad entre la mente y el corazón.

      Un fuerte abrazo con todo mi cariño y feliz viaje interior rumbo a una vida fasciante y maravillosa llena de propósito y CERTEZA de saber que estás en el momento y lugar adecuados. Os quiero!!!

      1. Qué grande Cintia! Tienes que escribir un tema sobre ello porque se ve que es tu motor! Y la película El cambio es increíble. La vi durante mi master de coaching y recuerdo que fue alucinante. Aunque la volvería a ver, porque seguro que ahora la veo con otros ojos.

  11. ¡Muchas gracias María!

    Pues sería genial que volvieras a ver la peli con otros ojos. La verdad es que este tipo de pelis, hay que verlas en diferentes momentos de nuestra vida porque no siempre estamos preparados para extraer todo el mensaje que contiene, pues lo filtramos dependiendo de nuestro nivel de desarrollo personal.

    La verdad es que este tema me apasiona y me encantaría escribir y hablar más sobre el tema porque, como tú dices, es mi motor. Puedo decirte que no he leído ningún libro ni he visto películas ni nada sobre el tema de como encontrar tu propósito (aparte de la peli “The shift”), todo nace de mi propia experiencia. Y gracias a ello, he acumulado mucha información y certezas que pienso que debo regalar al mundo. Espero poder condensar algún día todos mis aprendizajes e ideas en un libro. ¡Ésa es mi intención!

    ¡Un abrazo enorme linda!

  12. Hola de nuevo chicas 🙂

    Gracias por vuestras respuestas 😉

    Cintia, no siento que sea cuestión de que unos estén equivocados y otros no, más bien es cuestión de que cada uno tiene su opinión personal y eso es completamente lícito y respetable. Lo único, que yo no siento que haya ninguna pauta concreta en esta vida física que sea de cumplimiento para todos.

    También tengo la sensación de que las interpretaciones nos han alejado de la esencia del tema y que en cualquier caso estamos hablando de lo mismo aunque nos expresemos de formas distintas.

    Yo también tengo la certeza de saber que estoy en el momento y lugar adecuados, de hecho, en mi sentir, no podría ser de otra forma.

    “Recordando el Dios que ya somos.”

    Por cierto chicas, a mí también me gustó mucho esa peli de Dyer.

    ¡Abrazooo!

  13. Que bendición encontrar este blog, en lo particular mi caso es muy diferente al tuyo, tengo 16 años trabajando en el mismo sitio, hace ya unos siete años empecé a sentir que no pertenecía a este sitio que no me conectaba con ninguna labor y peor aún con ninguna persona que me rodeaba y rodea actualmente , literalmente siento que mi libertad esta coartada, me siento algo así como prisionera de los tiempos de la sociedad de las leyes de comportamiento, del sistema y de esas creencias que tenemos desde pequeños que nuestra vida solo puede resumirse en estudiar y trabajar para luego casarnos , tener hijos , luego jubilarnos y ser felices en una casa y hogar estable . Lo peor de lo expuesto es que , actualmente sigo viviendo lo mismo después de tantos años , no quiero venir a mi trabajo , me enfermo frecuentemente, y sueño a diario con renunciar y vivir la vida en libertad , buscando mi propósito de vida, solo hay un detalle , tengo dos hijos pequeños y tengo 41 años , tengo una pareja excepcional que amo y respeto , él al igual que yo tenia inquietudes parecidas a las mías y se lanzó a la aventura de renunciar a su trabajo pero en la actualidad no consigue alinearse con su propósito y pues siento que soy quien tiene la responsabilidad de alimentarlos y velar por esa parte económica mientras el se sitúa en algo. Ambos amamos la libertad con locura amamos viajar, pero cuando vemos a nuestros hijos volvemos a situarnos en la realidad de nuestras vidas y yo vuelvo a la oficina que tanto odio y mi vida sigue igual… a parte de todos estos pensamientos y sentimientos que me invaden, sé que el espíritu santo me guía diariamente hacia una vida mas espiritual , hacia entender que la vida es lo que cada quien piense de ella, vivo en el país mas bello y caótico del mundo entero Venezuela , donde la economía nos golpea a diario y es casi maratónico poder hasta soñar trabajamos un montón para poder sobrevivir y medio comer , realmente no es vida esto, emigrar pareciera la única opción, en fin debo frenar un poco tantos pensamientos , tantos deseos y respirar profundo diario. tu blogg me ha ayudado gracias porque yo sé que no es una casualidad…

  14. No puede evitar derramar una que otra lágrima , mientras leía todo esto, es bello y es una accion que pocas personas se atreven a contarlo. Volveré para leer cada vez que lo necesite, y volveré a llorar

  15. La felicidad se refleja en tu mirada, en tu rostro- Gracias por compartir tus experiencias y como dices, todos somos únicos y nuestras vidas van por diferentes derroteros, no todos podemos ir al Tibet pero desde nuestro centro podemos buscar nuestro crecimiento espiritual y evolución. podemos basarnos en lo que nos transmites y guiarnos para lograrlo. gracias, gracias, gracias por compartirlo

  16. Me encantó tu historia y me sirvió como empuje para buscar mi propósito q vengo buscando hace rato.
    Hace rato mi alma me pide conexión con la naturaleza y tiempo a solas, me está costando mucho xq tengo dos hijos y sé me complica x ese lado. En este caso q me Recomendarías???
    La culpa más grande es tener q dejarlos para poder encontrarme. Pero siento q necesito hacerlo.
    Muchas gracias x compartir tu experiencia,Ojalá alguna vez pueda compartir la mía encontrar ese punto de paz y amor q es el q todos buscamos!

  17. Como me encantaría darme un año sabático!!!!,claro, la responsabilidad aún no me lo permite sin embargo he leído a Maria y es maravilloso ver la decisión y firmeza que tomó. En eso quiero trabajar yo. Besos!

  18. Hola Cintia
    El relato fue magnifico y mas cuando esa experiencia transforma tu sentido de la vida.
    Yo tengo una duda en relación a encontrar un propósito de vida.
    La primera seria, que pasa con las personas que ya tenemos familia como esposa e hijos, que es bien complicado obviamente no puede darme ese año o meses sabáticos.

    Soy Marco y no he podido encontrar mi pasión hasta antes de leer este blog. Ahora entiendo que debe ser mi proposito de vida. En mi caso se me complico todo cuando renuncie a un empleo que odiaba pero me daba estabilidad económica y seguir lo que yo consideraba me daria la libertad. Fui con mi padre a levantar su microempresa y pensando tendria mas tiempo para trabajar en mis proyectos. Pero entre Problemas de la empresa y la falta de liquidez, me hace nuevamente planterme que quiero y sinceramente y aunque me duela creo que no es seguir con la empresa de mi padre, pero eso me pesa mucho. Lo complicado es que sigo en esta busqueda y sigo sin encontrarla.

    Gracias por el desahogo, veo que comentan mujeres, pero me tome la molestia porque queria externar mi sentir, gracias y si hay algun tip especial aparte de lo leído estoy abierto, muchas gracias y que dios y el universo te bendiga, saludos.

  19. Servir a la humanidad no es suficiente, piensa mas en grande, servir al universo.

    EL OBJETIVO DE TODA LA VIDA ES EVOLUCIONAR, DESARROLARSE, COMPLICARSE Y MEJORAR, YA QUE ES ESTO LO QUE HA VENIDO
    HACIENDO DESDE EL PRINCIPIO CONOCIDO DE LA HISTORIA. EL HECHO DE QUE EL HOMBRE BUSQUE UN PRINCIPIO MAS GRANDE ES IRRELEVANTE, SOLO INTENTA DARSE UN SIGNIFICADO SOBREESTIMADO.

    DE TODO EL UNIVERSO CONOCIDO, LA MATERIA MAS EVOLUCIONADA SOMOS NOSOTROS, LOS HUMANOS, Y DENTRO DE NOSOTROS,
    LA PARTE MAS AVANZADA ES EL CEREBRO, ENTONCES, SI ESTUDIAMOS EL CEREBRO Y LLEGAMOS A DOMINARLO, PODREMOS AVANZAR
    AUN MAS RAPIDO QUE ESPERANDO EL NORMAL DESARROLLO DE LA NATURALEZA. SERVIR AL UNIVERSO DEBE SER EL PROPOSITO DETODOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.