Ideas para vencer tu miedo a hablar en público

Claves_del_articulo

No es ningún secreto. Durante años uno de mis mayores miedos era el miedo a hablar en público, pánico o miedo escénico... Lo suelo contar mucho y si lo hago es porque en mi caso particular suponía un verdadero problema, un obstáculo tanto a nivel personal como profesional.

Recuerdo que durante mi curso de coaching, en una pausa de café le pregunté a mi profesora de Inteligencia Emocional: "Marian, ¿crees que yo necesitaría terapia para poder solucionar el problema de mi miedo a hablar en público?"

Marian me sonrió y me dijo que no, que en realidad sólo necesitaba práctica y aplicar algunos ejercicios para superar lo que ella misma denominaba secuestro emocional.

Un secuestro emocional es un estado provocado por nuestro sistema límbico que traslada nuestro cuerpo a un “estado de emergencia” en el que las emociones te llevan sin que puedas hacer nada para evitarlo. No eres capaz de pensar, sólo te dejas llevar por tus emociones más agudas. Esto se produce en pocos segundos y no tenemos tiempo de valorar la situación con objetividad ni tomar decisiones de forma racional.

El origen de tu miedo a hablar en público

Si tienes el llamado miedo a expresarte en público, te invito a que trates de recordar su origen, que probablemente esté en tu infancia, adolescencia o incluso en tu vida adulta. La mejor manera de detectarlo es haciéndote consciente de alguna vez que sufriste un verdadero pánico en este aspecto o el mencionado más arriba secuestro emocional.

Mi miedo escénico tenía un origen muy claro: en 3º de universidad me tocó hacer una exposición en público, delante de toda la clase. Llevaba sin hablar delante de otros desde hacía un par de años y me pilló en un momento de mi vida en el que mi autoestima estaba algo baja, me sentía más vulnerable por cuestiones personales.

Recuerdo que debía contar en público el contenido de una de las obras de teatro que más me gustaban, “El jardín de los cerezos” de Antón Chéjov, uno de mis escritores favoritos, al que además tuve la suerte de poder leer en su idioma original y mi lengua natal, el ruso.

Recuerdo la situación con gran detalle: llevaba un pantalón verde oscuro que me quedaba muy bien, un jersey naranja entallado que también me favorecía. Iba muy guapa, salí a la pizarra y de repente algo que pensaba que iba a funcionar a la perfección se torció: empecé a temblar delante de la mirada de más de 50 alumnos que había en clase en aquel momento, mi voz me había traicionado, no conseguía controlar mis gestos ni expresiones. Un secuestro emocional en toda regla que no era capaz de controlar.

La vergüenza que sentí era tal que no me atrevía ni a mirar a los ojos a mis compañeros, y por más que trataba de tomar el control lo que me estaba pasando, más nerviosa me ponía, mientras el papel de apoyo que tenía en mis manos temblaba sin parar. Pensamientos internos como “estoy haciendo el ridículo más grande de mi vida, quiero salir de aquí, que acabe ya, qué vergüenza, qué pensarán de mí desde hoy, se reirán y les daré pena...” no dejaban de dar vueltas en mi cabeza.

Incluso ahora, al describir con detalle la situación, noto cierta tensión en mis manos, y una sensación muy incómoda. Pero quería transmitírtelo, para que vieras de qué hablamos cuando nos referimos al pánico escénico y más concretamente al secuestro emocional.

No podría controlar mi respiración, mis manos, mis sensaciones... estaba totalmente dirigida por unas emociones que se manifestaban en estas 3 direcciones: fisiología (voz quebrada, temblores, manos sudorosas, calor en la cara...), lenguaje (mi diálogo interno de que era una fracasada y estaba haciendo el mayor ridículo de mi vida) y enfoque (no podía prestar la atención a otra cosa que a mis carencias y lo mal que lo estaba haciendo, en vez de enfocarme en el mensaje que había preparado y que hubiera querido transmitir).

La PNL y el anclaje

Desde entonces, tras una experiencia emocional tan intensa, asocié de forma inconsciente el hecho de hablar en público con un descontrol total de mi cuerpo y mente. En la programación neurolingüística hablamos mucho del término de Anclaje: es decir, anclamos una experiencia determinada a un estado emocional, como lo explico en este vídeo para conseguir confianza a través de un anclaje.

¿Qué me costó aquel anclaje tan negativo? Demasiadas cosas: baja autoestima, sensación de que no era capaz de controlar todas las áreas de mi vida, dificultades incluso a nivel de relaciones interpersonales... este problema además supuso que no pudiera aspirar a ciertos trabajos en los que tuviera que exponer delante de otros un proyecto, una idea, dirigir o participar de forma activa en reuniones.

Sí, a veces un hecho tan simple como ser capaz de exponer en público tus ideas puede influir drásticamente en toda tu vida, especialmente cuando eres alguien a quien le gusta comunicar, alguien que es en el fondo sociable, o alguien que simplemente quiere tener éxito en la vida.

Tomar la decisión de romper con un patrón negativo

Fue a partir del momento que decidí reinventar completamente mi profesión y mi vida cuando tomé la decisión de que ya no sería víctima de mis emociones y mis miedos, sino que tomaría las riendas de la situación y conseguiría exponerme al público, dando conferencias, ofreciendo charlas, impartiendo talleres... Y es que si la misión que había descubierto consistía en ayudar a los demás, no me quedaba más remedio:

  1. Ayudarme en primer lugar a mí misma

  2. Transmitir a otros mi ayuda, a través de vídeos, sesiones de coaching grupales, talleres, conferencias...

Se trataba de un reto personal en primer lugar: superarme, vencer mi timidez y mis miedos; y profesional, pues sólo comunicando lo que sabía podría crecer como profesional y ayudar a mucha más gente.

Cómo logré superar mi miedo a hablar en público

Lo confieso: probé muchos ejercicios diferentes de Coaching y la PNL, Swish, Integración de Partes, creencias, meditación, respiración consciente... y el cambio no vino de la noche a la mañana.

En realidad creo que fue el conjunto de todas estas técnicas las que me llevaron a tomar control de esta área de mi vida. Así que brevemente quiero contarte qué sí me sirvió para vencer ese miedo.

Qué me funcionó:

  • poner el foco en los demás en vez de mí misma

  • creencias: darme cuenta de que yo sólo era un canal de transmisión de información

  • afirmaciones positivas justo antes de empezar una charla

  • ser yo misma: dejar de pretender ser una superexperta, empezar la charla contando algo personal, mostrándome vulnerable

  • y sobre todo, aprender a valorarme tal como soy, con mis debilidades y fortalezas, apreciarme, quererme, gustarme yo misma... vamos, que al final mi problema de pánico escénico se reducía básicamente a la falta de amor hacia mí misma.

Cómo puedes vencer tu miedo escénico

Perfecto, puedes decirme. Ahora ya sé cómo lo has hecho tú, ¿pero qué hago yo si tengo ese mismo problema?

Bueno, para empezar puedes acudir a un experto: terapeuta, coach, etc. Pero te aseguro que el proceso lleva su tiempo y probablemente tengas que invertir también no pocos ahorros en ello. No obstante, existen maneras de hacerlo más rápido y a un coste mucho más asequible.

Es más, si yo hubiera tenido acceso a formación online cuando estaba teniendo verdadero pánico a hablar en público, sin duda alguna habría recurrido a un curso de un profesional especializado.

Curso online: Comunicación Eficaz con PNL

Para mí ya existe una referencia en el mundo online a nivel de comunicación en vídeo con PNL. Te estoy hablando de Irene Rodrigo, periodista, experta en la PNL y la oratoria, una profesional a la que admiro, gran comunicadora y emprendedora nata, a la que tuve el placer de entrevistar en mi blog.

Todo lo que Irene ofrece tiene la calidad máxima: desde sus cuidados y elaborados artículos y vídeos en su blog TeComunicas.com hasta su innovador proyecto, LeemeTV.com en el que a través de vídeos amenos y muy cuidados estéticamente, realiza una labor divulgativa de obras literarias clásicas de todos los tiempos. 

Si nombro a Irene en este artículo es porque acaba de lanzar su primer curso online: Comunicación Eficaz con PNL. Un curso de una calidad increíble: 10 módulos, 37 vídeos grabados por ella misma, audios y otros bonus de regalo. Este curso online de gran valor se lanza durante esta semana con un 50% de descuento hasta el 8 de abril inclusive.

El Curso de comunicación eficaz con PNL - Disfruta hablando en público o ante la cámara desde tu autenticidad es un curso dirigido a todas aquellas personas que quieren mejorar su manera de comunicar en público o ante la cámara. En él Irene ha condensado su filosofía y sus técnicas de formación en comunicación eficaz para procurar que el aprendizaje autónomo sea útil, agradable, eficaz y, sobre todo, revelador.

El curso, además, viene con la garantía de prueba de 15 días, en caso de que no te convenza el contenido. Aunque, sinceramente, viniendo de Irene, y conociendo el cariño, el rigor y la calidad que le pone a todo lo que hace, y tras tener la oportunidad de comprobarlo en primera persona, puedo asegurarte de que la calidad del mismo es máxima, y más aún si lo comparas con los estándares habituales del mundo online.

Por eso me ofrecí a recomendar este curso, del que soy afiliada, a mis lectores. Como bien sabes, tengo una política muy clara de lo que deben ser contenidos afiliados a mi blog. Básicamente analizo 2 condiciones: que el curso tenga mucha calidad, la calidad que vosotros, como mis lectores, os merecéis, y que su contenido complemente lo que yo os ofrezco en este blog. Descarto aquellos cursos que no tengan nada que ver con lo que hago o que no tengan los estándares de calidad que considero esenciales.

Si te animas a realizar el curso de Comunicación eficaz con PNL, accede a este link donde tendrás mucha más información detallada del mismo. Yo siempre digo que la formación es la mejor inversión ti mismo que puedes hacer. Y lo mejor de la era digital es que puedes acceder a contenidos exclusivos y de muchísima calidad como éste a un precio muy asequible.

____________________________________________________________________________________________________

6 comentarios

  1. Me ha gustado este artículo especialmente porque he sentido en mi vida la misma angustia por el hecho de exponerme en público. Me ocurría en mi anterior trabajo.
    Y todo nace de ese miedo por el ser juzgadas. Descubrí que era yo la que se juzgaba y ponía voz al público.
    Si hubiera encontrado este curso entonces me hubiera apuntado fijo 🙂

    Gracias una vez más por tu transparencia María ^^

    1. Hola Tere. Gracias a ti por dejar tu aportación y hacernos ver que el miedo escénico es más frecuente de lo que se piensa. Simplemente creo que muchos no nos atrevemos a compartirlo y creemos que se irá pasando, pero efectivamente, se necesitan recursos y medios para superarlo. Me alegro de que al igual que en mi caso es algo que ya has dejado atrás. Un abrazo!

  2. Hola Maria, tengo que felicitarte por tu artículo, y por haber conseguido eliminar ese miedo, yo que he tenido el placer de formar parte de ese público que te ha visto hablar , lo puedo ratificar y todo lo que has escrito, está bien explicado, aunque si quisiera reseñar, que quizás habría que diferenciar que puede haber diferencia entre el número de publico, el tipo de evento y el tipo de gente al que te diriges, bueno pienso yo, porque yo que tengo miedo escénico para hablar en público, sin embargo cuando tuve que dar clase de informática a un grupo reducido de 10-12, personas, como monitor voluntario, aunque momentos antes estaba nervioso, luego dije, venga hst que ponerlo todo, y sabiendo lo que vas a decir, tienes el control absoluto de todo, y esta es, a mi parecer otra clave, tener el control absoluto de todo, es decir, saber de lo que vas a hablar, cuando tienes que mirar a donde, etc Bueno RS mi opinión . Un abrazo amiga.

    1. Hola Justino. Muy interesante lo que cuentas. Yo también creo que no es lo mismo exponerse a un gran grupo que a unos pocos. Y por otro lado el tema del control que viene de lo que hayas aprendido me parece vital también. Un abrazo y gracias por dejar tu opinión.

  3. Genial post.
    En mi caso fue mi formación en coaching y PNL lo que transformó mi forma de comunicarme.
    Antes era imposible hablar ante 10 o 15 personas. Ahora hago ponencias y talleres de mas de 100 personas.
    ¡Un abrazo!

    1. Maravilloso Miguel! Esa es la verdadera fuerza de la PNL y desarrollo personal. Lo que antes veías imposible, se convierte en una realidad. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.