¿En qué nivel evolutivo te encuentras?

Claves_del_articulo

En uno de mis posts anteriores te había estado hablando sobre el hecho de dar demasiado a los demás y lo negativa que puede llegar a ser a veces esta actitud. Si aún no lo has leído, te recomiendo que lo hagas, antes de adentrarte en este post, pues es la continuación del anterior.

¿Por qué unos estamos acostumbrados a dar más que otros?

Porque sabrás que no todos somos personas que damos, hay mucha gente que debería de hecho aprender a dar, a agradecer, a ser más humildes. Pero no por eso vamos a criticarles ni juzgarles. Y es que cada uno tiene su propio camino de evolución personal, tanto a nivel emocional como espiritual.

Si tienes problemas por ejemplo con una persona concreta a la que das mucho pero ves que no recibes nada a cambio, en lugar de tratar de cambiarla, primero podrías tratar de entender por qué actúa así; y segundo, tratar de cambiar tú antes que pretender que el otro cambie.

Los 4 niveles evolutivos o estados de conciencia

Hoy te invito a analizar tu estado evolutivo en este momento de tu vida (puede que no tengas un estado puro, sino que según qué circunstancias actúes de un modo u otro). Pero hacer este análisis te puede ayudar a entender desde dónde actúas y sobre todo si el hecho de dar demasiado se debe a una fase de tu vida en la que tienes algo que aprender (y en absolutamente todas las fases hay un aprendizaje para ti):

  1. Control y Dominación

    Las personas de este primer nivel suelen vivir con bastantes miedos y con una gran necesidad de control de su vida, por eso no salen mucho de su zona de confort. Sus valores morales pueden ser bajos, tienden al egoísmo o excentricidad y pueden presentar problemas de adicciones. En general su vida está llena de mucho sufrimiento porque no son capaces de dejarse llevar, confiar y liberarse de sus miedos. Normalmente son personas con poco conocimiento espiritual y su principal necesidad es pasar al siguiente nivel evolutivo: aprender a recibir amor, en lugar de controlar a otros para demostrar su poder.

  2. Búsqueda de reconocimiento y ser amados

    Es el siguiente nivel de la evolución emocional y espiritual. Aquí podemos pensar en un niño, por ejemplo, que es el centro de atención de su familia y tiene una gran necesidad de ser amado. Si una persona no se desarrolla más allá de ese estado, puede convertirse en alguien egoísta y manipulador, tener celos, darse a la crítica de los demás. Son personas que constantemente te pedirán que hagas algo por ellas, pues no se sienten capaces por sí solas. Incluso pueden llegar a desarrollar enfermedades psicosomáticas para llamar tu atención. Pueden caer en ansiedad, depresión, fobias o presentar desórdenes alimenticios, pues se rechazan en el fondo a sí mismos. Su gran lección es aprender a ser más autónomos y amar a otros, en lugar de reclamar amor: es decir, pasar al siguiente nivel evolutivo.

  1. Necesidad de amar y proteger a los demás

    Las personas que damos demasiado, solemos encontrarnos en esta categoría evolutiva. Somos capaces de tener compasión, solemos ser gente generosa, pero también podemos llegar a ser demasiado intrusivos o controladores de los otros, ofreciendo ayuda incluso cuando nadie nos lo ha pedido. Al final se puede llegar a la desesperación, pues no somos capaces de proteger a todos, y eso puede llevarnos a sentir culpa, frustración e incluso volvernos agresivos con nosotros mismos. Personas que se vuelcan totalmente en los demás y se olvidan de sí mismas muchas veces tienen una falta de propósito en la vida (como me pasó durante muchos años hasta que encontré mi verdadera vocación), pueden sufrir también de ansiedad, nerviosismo y estallar en el momento menos esperado. Su aprendizaje principal es trascender al siguiente nivel y aprender a aceptarse, aceptar a los demás y perdonar.

  1. Aceptación y Perdón

    Este último nivel evolutivo es el más elevado, pero no por eso es el último de todos, pues los 4 niveles se mueven en espiral, como verás a continuación. Cuando estás en el cuarto nivel, tu aprendizaje es perdonar tus propios errores, perdonar a otros por lo que hayan podido hacerte en el pasado y aceptar que no todo está bajo tu control, aceptar la incertidumbre y las circunstancias de la vida que te han tocado. Es el nivel del arrepentimiento y del perdón, como ves, la parte espiritual está muy presente aquí. Pero también un exceso de arrepentimiento puede llevarte a la culpa, a la vergüenza, al aislamiento y a la constante inseguridad y falta de fe en ti mismo. Personas que no consiguen perdonar a menudo se sienten frustrados y sufren, por no ser lo suficientemente espirituales o perfectos. ¿Cuál es la lección de este nivel? Dejar de buscar la perfección en la vida, aceptar que eres humano y tienes también tus errores.

    Además, como te decía, el siguiente nivel sería llegar a tener control (como el primer nivel), pero no de los demás sino de ti mismo, de tus emociones, pensamientos... y luego seguir creciendo en los sucesivos niveles pero con la conciencia más evolucionada (aprender a recibir amor, amar a otros de forma incondicional, aceptarte, etc.)

¿En qué nivel te encuentras ahora?

Como la mayoría de personas estamos normalmente en alguna de estas 4 categorías iniciales, lo primero que debemos hacer es ver dónde nos encontramos ahora, qué buscamos en realidad y sobre todo cuál es nuestro aprendizaje principal en este momento de nuestra vida. En mi caso por ejemplo, hay ámbitos de mi vida en los que estoy todavía en el nivel 2, aunque en general mi nivel evolutivo es el 3 y mi tendencia general es a llegar al nivel 4.

Cuando sabes dónde estás, es más fácil saber a dónde puedes ir. No es viable pasar de golpe del nivel 1 al 4, por ejemplo, a no ser que sufras un trauma o algo muy gordo, como una enfermedad o la pérdida de alguien importante.

Además, si estás en el nivel 3 o 4, como es mi caso y el de muchas personas interesadas en el mundo del desarrollo personal, psicología o coaching, aquí te comparto un artículo muy interesante sobre cómo aprender a perdonarnos, cómo perdonarnos nuestras sombras, de forma sencilla y práctica, siguiendo los 5 pasos que propone el autor.

A mí me resultó muy interesante, y te confieso que es un tema muy profundo, de autoconocimiento, honestidad con nosotros mismos y sobre todo de mucha humildad. Aceptar que no somos perfectos no siempre es fácil, lleva su tiempo y requiere de una gran dosis de sinceridad con nosotros.

Y si el tema de la sombra te resulta interesante y quieres investigar más sobre ello, no te pierdas este documental que me ha parecido revelador, en el que se nos muestra que absolutamente todos tenemos un lado oscuro y que lo necesitamos para crecer y convertirnos en mejores personas. En este vídeo se nos presentan historias de personas reales o gente conocida que tienen un fuerte lado oscuro, algunas de las cuales nos hacen sentir identificados o nos emocionan, pues es lo que somos en el fondo todos y cada uno: seres humanos, imperfectos, vulnerables, cambiantes, a veces desesperados, cometiendo errores pequeños y grandes, buscando encontrar una salida y ser un poco más felices, pese a todo.

¿Y tú en qué nivel de conciencia te encuentras en estos momentos? ¿Me lo cuentas en los comentarios? Compartir y comentar estos artículos es la mejor ayuda que puedes proporcionarme, siempre y cuando mi artículo te haya gustado o te haya resultado útil.

____________________________________________________________________________________________________

16 comentarios

  1. Qué buen artículo. Me he reconocido en cada nivel, pero afortunadamente, en el pasado. Yo me siento más en los niveles que siguen a estos 4. He hecho bastante trabajo interior, durante años y como tú bien dices, es una espiral que sólo la ves con el paso del tiempo y superando los retos diarios, porque esto no es algo que se da de un día para otro, es decir, no “apruebas un examen y ya estás en el siguiente nivel”, sino que cada día vas recorriendo un trozo del camino, y a veces sientes que has retrocedido y tienes que volver a empezar, pero ya lo haces desde otro punto de vista.
    Luego, esos mismos retos vuelven a aparecer y puedes ver con satisfacción que ya no eres la misma persona que se apuraba, se empequeñecía o se enfadaba como antes.
    Yo estoy ahora en esta fase, y es muy gratificante…

    1. Me alegro de que hayas trascendido estos niveles, Noemí. Eso significa que tienes un gran trabajo interior hecho y no siempre es fácil… Además ver los retos como aprendizajes me parece maravilloso! Gracias por dejar aquí tu comentario 🙂

  2. Hola Maria,
    me ha encantado el post y me he visto todo el documental, lo encuentro muy inspirador y clarividente, no me había parado a pensar en el tema de las sombras, que tema tan profundo y qué potencial para cambiar el mundo.
    Gracias por compartir, un abrazo

    1. Hola Neski. Me alegro de que te haya inspirado el post y el vídeo. Es muy profundo todo lo relacionado con nuestra sombra. Existe aunque tratemos de ocultarla y es muy potente muchas veces. Otro abrazo para ti!

  3. ¡Hola María!
    Es bonito tal como lo explicas. Me permite darme cuenta de cómo en algunas áreas de mi vida he ido evolucionando, y también de cómo en otras todavía estoy en ese proceso de crecimiento.

    Creo que la mayoría bailamos entre estos y otros “niveles”, y es genial poder aceptarnos en cada uno de ellos, y comprender nuestro propio ritmo de crecimiento (seguramente diferente al de los demás).

    Gracias por tu artículo y por incluirme a través de un link.
    ¡Un abrazo!

    1. Hola Saúl! Yo aprendo muchísimo contigo y por eso te incluyo, porque lo considero de gran interés para los demás. El vídeo de la sombra fue precioso y lo he compartido con mis alumnos del curso MailCoaching y amigos. Yo cada día voy aceptando más mis sombras y reconozco que estoy en evolución, al igual que tú, según qué áreas estoy más trabajada, y en otras aún me queda mucho trabajo. Pero es maravilloso descubrirse, conocerse y avanzar. Un abrazo y gracias por regalarme tu comentario!

  4. Hola María:
    Como siempre un excelente artículo. Me he visto muy reflejada en el nivel 3 que camina hacia el nivel 4. La verdad es que estos días hablaba con un sacerdote (soy católica practicante) sobre la la dificultad que tengo de reconocer mis sombras, y es que soy demasiado perfecta y exigente conmigo misma con lo que el perdón y la aceptación hacia mi persona es un trabajo que tengo que ir haciendo poco a poco.
    Me veré el documental que comentas. Una vez más gracias por tus artículos tan acertados.

    1. Me alegro de que este artículo te haya inspirado, Silvia. A todos nos cuesta reconocer las sombras, nos da miedo adentrarnos en la parte más oscura de lo que somos, pero es inevitable que todos las tengamos, somos seres humanos, imperfectos, con errores… Es totalmente normal. Además según veo estamos en el mismo nivel evolutivo, yo también me veo en el 3 transitando hacia el 4. El ejercicio de perdonarse a uno mismo y perdonarte tus errores es muy potente. En el vídeo lo verás. Se me pusieron los pelos de punta al verlo. Mucho ánimo y a seguir creciendo, amiga!

  5. Hola María, de verdad que me ha gustado tu post, es interesante comprobar como yo por ejemplo me puedo situar en camino del 4, aunque si te confesaré que en ocasiones si he ofrecido ayuda a quienes no me la han pedido, pero no he llegado al intrusismo, ni a controlar a los demás, en eso soy muy estricto. Pero si creo que estoy en camino del 4, aunque soy más de perdonar a los demás que a mi mismo, ya que muchas veces me reprocho muchas cosas, y a veces consigo perdonarme, pero me cuesta más.¿ Es una tendencia el ser más fácil, el perdonar a los demás antes que a nosotros mismos?, ¿Por qué? Y creo que este nivel es la recta final de personas emocionalmente inteligentes, fuertes y con grandes capacidades emocionales, y es la meta para llevar un vida más sana, alegre. Un abrazo amiga, espero que me puedas responder.

    1. Hola Justino. Muy interesantes como siempre tus aportaciones. Es cierto que a muchos nos cuesta perdonarnos a nosotros mismos, porque somos demasiado exigentes con nosotros, creemos que no podemos fallar, nos volvemos demasiado perfeccionistas. Todo se debe a falsas creencias que nos vienen dadas por nuestra educación básicamente. Por eso creo que es importante conocer y transformar estas creencias, empezar a hablarnos de otra manera, detectar esas palabras u órdenes mentales que nos estamos dando. En mi blog tengo vídeos y artículos que hablan mucho de las creencias limitantes, pero estoy viendo que falta algo relacionado con el perfeccionismo, ya que muchos de mis clientes de coaching tienen esa dificultad. Así que gracias como siempre por inspirarme y darme ideas tan interesantes para escribir. Un abrazo, amigo!

  6. Hola! No es posible visualizar el vídeo del documental que comentas. En mi caso pasé del 1 al 4 por una ruptura importante y hoy tengo la certeza de que era una lección que necesitaba aprender. Claro que por el camino estuve en niveles 2 y 3 pero no perdure mucho en ellos. Mi dolor fue un acelerador y una increíble oportunidad de aprendizaje.

    1. Tienes razón, Rocío. Ese documental deben haberlo retirado. Voy a quitar el vídeo de aquí para no confundir a nadie… Fíjate cómo la vida nos puede cambiar pasando drásticamente de un nivel a otro por algo duro que nos ha sucedido. Me alegro de que ya estés en el nivel 4 y tengas un alto nivel de conciencia. Todos aspiramos a eso. Un abrazo!

  7. Hola Maria, hace ya tiempo que vi este post, y creo que sigo en el mismo nivel evolutivo, 3y 4 pero con caracteres del primero, viviendo con muchos miedos, aunque ahora quizas con menos qye antes, con inseguridades, y con tendencia a controlar mi vida, rigidez. Aunque como digo entre el 3 y el 4.Con el objtivo de aceptarse a mi mismo y perdonar (mas a mi mismo),aunque te confesare que ahora he mejorado mucho en estos aspectos. Muchas gracias amiga Maria.

    1. Cada día estás creciendo más y más a nivel interno, Justino. Te veo mucho en los niveles 3 y 4, según te conozco. Los miedos son naturales, sólo que no hay que dejar que controlen nuestras vidas, verdad? Un abrazo grande amigo!

  8. Muchas gracias, creo estar entre el 3 y el 4. Aunque a veces en ciertas áreas etoy en el 1 y 2 jajajajaja. Ya me rio cuando me doy cuenta de ello. Es un trabajo hermoso descubrirme cada día y decirme, aaayyy dios no me habia dado cuenta. Gracias, gracias, gracias. Namaste.

  9. Creo que es genial ,el pararse a mirar de manera objetiva en el punto que nos encontramos,así, de manera orientativa.
    Antes me frustraba muchisimo (Ahora aveces aún,pero menos)cuando volvía en ciertos temas a repetir programaciones, era como ¿Otra vez?¿y todo lo que habias desaprendido y vuelto a aprender?pero al final ,la lección siempre nos lleva al el perdón .Y si, todo es ciclíco ,eso me hace respirar y tomarlo como un volver a tener una oportunidad para reconciliarme conmigo. Y a que por mucho que avanze nunca olvide que esas sombras forman parte de mi,y de todos.
    En general creo que oscilo ente el 2 y tres ,tocando con la llema de los dedos aveces el 4.
    Un saludo a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.