Aprende a crear afirmaciones positivas

Claves del artículo:

Cómo crear afirmaciones positivas en 5 sencillos pasos

En este vídeo, te quiero compartir contigo las afirmaciones positivas que he creado para el reto #100dreamdays. Y también cuento paso a paso cómo puedes convertir tus creencias limitantes en potenciadoras. Puedes ver el vídeo o pasar directamente al texto de abajo, donde te cuento cómo conocí las afirmaciones, por qué no me funcionaban al principio y cómo volví a encontrarme con ellas.

Conocí las afirmaciones hace bastantes años, en un libro que cayó en mis manos por casualidad. Se llamaba algo así como Frases para sanar su vida, de Louise Hay. Recuerdo que me llamó la atención el hecho de que para cada problema, dificultad o enfermedad hubiera una frase simple y en apariencia genérica. Al principio me interesó bastante pero al poco tiempo las frases me aburrieron y las dejé.

La vida quiso que comenzara un proceso de autodescubrimiento a nivel emocional, espiritual y de salud hace 4 años, después de cumplir mis 30 años.

Todos pasamos por épocas de renovación y ésta había sido la mía. Empecé a leer muchísimos libros, entre ellos Usted Puede Sanar Su Vida de Louise Hay, y además, en mi curso de coaching, una de las tareas del módulo de Inteligencia Emocional fue precisamente ver la película donde la escritora nos cuenta cómo llegó a las afirmaciones, así como relatos e historias de otras personas que cambiaron su vida gracias a ello.

¿Pero de verdad funcionan las afirmaciones?, recuerdo que me pregunté incrédula, al recordar que no me habían funcionado hace años, cuando me topé por primera vez con ellas. Gracias a aquel documental, tuve la oportunidad de cambiar mi forma de pensar. Y es que resultaba que yo estaba fallando en algo muy importante: al pronunciar mis afirmaciones no creía en ellas, simplemente las repetía como un loro y con una expresión indiferente.

La clave para que las afirmaciones funcionen es sentirlas como si fuesen ciertas, como si creyésemos en ellas al 100%. En realidad no debería darnos vergüenza fingir, decir "me quiero, me quiero de verdad", cuando lo que me pasa es que no me aguanto y no puedo ni verme en el espejo.

Y es que la buena noticia, como lo digo en el vídeo adjunto, es que nuestra mente no distingue entre lo que es real y lo que es ficticio, si me creo una persona estúpida o fea y me lo repito día tras día, me lo acabaré creyendo. Pero si hago justo lo contrario, si repito con emoción una nueva afirmación positiva, al cabo de un tiempo, ésta se convertirá en mi propia creencia, como si de un músculo ejercitado en el gimnasio se tratara.

Al principio el cuerpo no se cree que esté ejercitándome, y tratará de ignorarme. Pero si sigo yendo al gimnasio varias veces por semana, al final veré resultados, aunque tarden en llegar. Algo parecido ocurre con nuestra mente: debemos ejercitarla día tras día, para conseguir que se transforme y se vayan creando nuevos circuitos neuronales.

La gran noticia es que  la creación de circuitos neuronales, llamada sinapsis, no ocurre solamente cuando somos niños o jóvenes, sino que, según los últimos avances de la neurociencia, se ha podido demostrar que la sinapsis se puede producir en cualquier momento de nuestra vida, tengamos 10 años o 70.

Semana 7 del Reto: Atrae la Vida que Sueñas

A continuación quiero presentarte los 5 pasos que puedes seguir para crear las afirmaciones positivas. Son los pasos que explico en el vídeo y que llevo realizando durante esta semana, como parte del reto de la Semana #7 Atrae la Vida que Sueñas o #100dreamdays. Para unirte al reto, sólo tienes que pedir acceso al grupo de Facebook donde se lleva a cabo nuestro trabajo. Pero si prefieres hacerlo por tu cuenta, aquí abajo te adjunto la hoja de trabajo para la semana #7.

Tras el reto de la semana 6 y trabajar tus voces internas, es probable que hayas detectado no pocas voces negativas que te impiden avanzar. Realmente para un verdadero cambio de vida es necesario cambiar algunas de las creencias que te mantienen en tu estado actual.

Para ello, aprovecha los pensamientos negativos detectados la semana pasada (esas voces que te dicen que no puedes, que eres peor o menos capaz que otros, que no tiene sentido o no merece la pena...) y emplea una técnica de cambio de creencias que te expongo a continuación.

Pasos para crear tus propias afirmaciones positivas

Paso 1

Pregúntate: ¿es realmente cierta esta creencia?, ¿puedo estar seguro al 100% que esta idea es completamente real?
Lo normal es que veas que no puedes estar seguro al 100% de los pensamientos, éstos vienen y van, cambian en función de nuestro estado de ánimo, circunstancias, etc. Así que en cuanto compruebes que la creencia no es absolutamente cierta, ve al siguiente paso.

Paso 2

Piensa cómo eres y cómo actúas cuando esta creencia está en ti. ¿Te gusta lo que ves? Anota cómo eres y actúas con esa creencia.

Paso 3

Pregúntate: ¿quién serías sin esta creencia?, ¿cómo actuarías, cómo vivirías si esta creencia no formara parte de tu pensamiento?
Date tiempo para reflexionar. No tengas prisa. Cierra los ojos e imagínate sin esa creencia. Después anótalo.

Paso 4

Recuerda si alguna vez actuaste sin esa creencia. Puede que en otro entorno o en relación a otros aspectos de tu vida o hace mucho tiempo, incluso en tu infancia.

Paso 5

Por último escribe una frase positiva y contraria a tu creencia inicial, en base a tu capacidad de ser de otra manera.
Por ejemplo: si crees que eres una persona que no se atreve a cambiar, escribe en este último paso: “Soy una persona que se atreve a hacer cambios cuando de verdad lo necesita”.

La idea es que tanto una creencia (negativa) como la otra (positiva) pueden ser verdad en un momento dado, pero tú eliges cuál de las dos dominará tus acciones.
Haz este ejercicio con tantas creencias limitantes cuantas creas necesarias, para recopilar una lista con creencias nuevas o potenciadoras y tenerlas a la vista.
Incluso te recomiendo escribir a mano estas frases potenciadoras y dejarlas en un lugar visible.

Lee estas frases al menos una vez la día en voz alta. Así conseguirás poco a poco reemplazar las viejas creencias por las nuevas. Cuando leas estas frases o afirmaciones que has creado, hazlo con alegría, convicción, aunque al principio no te lo creas, imagina que es así, que estás interpretando a un personaje que piensa así.

Aunque en realidad, es totalmente cierto: estás interpretando a tu personaje futuro, al Yo en el que te vas a convertir.

Si este artículo te ha gustado, me harías un gran favor compartiéndolo en las redes sociales que más utilices (Facebook, Twitter o Google+). Tú eliges. Abajo tienes los botones sociales. Muchas gracias de antemano y si te apetece decirme algo, ¡te espero en los comentarios!

9 comentarios

  1. Realmente el poder de las palabras no es algo que debamos menospreciar, tanto para bien como para mal ejercen un enorme influjo sobre nosotros. “En el principio, era la palabra” dicen los textos sagrados. Por tanto tiene mucho sentido que el punto de partida de un nuevo yo sean las palabras. Y apliquèmoslo también a los demás, con nuestras palabras podemos darles alas o hechizarlos malignamente como en los cuentos de hadas. “Se impecable con tus palabras” reza uno de los cuatro acuerdos del Dr Miguel Ruiz. También la madre Teresa nos recordaba la importancia de las pabras amables para crear un impacto positivo en la vida de otros.
    Gracias, María por ponerlo de relieve.

  2. Gracias a ti, Alicia, por tu aportación. Tengo pendiente leer los 4 acuerdos, me regaló este libro un amigo invisible de mi curso de coaching y hasta ahora no he podido leerlo. Pero tengo unas ganas enormes de hacerlo cuando empiece —si Dios quiere— mis vacaciones en septiembre. Y tienes toda la razón: como decía también Gandhi, “cuida tus palabras… porque al final se convertirán en tu destino”. Un abrazo muy grande, Alicia!

  3. Que bonito artículo María, antes de escribir mis afirmaciones, tengo que comentar que hay cosas de nosotros, afirmaciones que por mucho que queramos cambiarlas a mejor o peor, no podemos alejarnos de la realidad, por ejemplo: yo puedo decir de mí, que no soy guapo, puede que para algunas personas sí lo sea, que les guste, así como soy, o, más bien, soy del montón para abajo, pero no puedo dejar que estas cosas influyan de forma negativa en mí, todo puede depender de el nivel de importancia que le queramos dar en nuestra vida.
    Bueno, en cuanto a las afirmaciones, pues , tengo capacidad de lucha, de agradar a las personas, pero siempre que estas se muestras dispuestas, abiertas, o que pueda haber alguna causa, o situación que pueda incitar a ello. Tengo capacidad de sacrificio para lo que realmente me pueda importar.

    Un abrazo María.

  4. Hola Justino. Las afirmaciones por supuesto que tienen que salir de dentro. Tiene que ser algo que sientes. Si no crees que decir que eres guapo es importante para ti, no hace falta. Aunque sinceramente: lo mismo que hay gente que te ve guapo, tú también puedes verte así. Depende con qué ojos te miras. Si te miras con ojos llenos de amor y cariño por ti mismo, te verás guapo. Hay una frase que me encanta: la belleza está en los ojos del que mira. Mírate con amor, con compasión (por eso se recomienda hacer las afirmaciones mirando al espejo). y di todo aquello que sientas de verdad. Aunque sólo sea: “te quiero”. Un abrazo y ya me irás contando qué tal van tus afirmaciones.

    1. Hola Oscar! Muy buena pregunta. Por experiencia te diré que lo ideal es trabajar con pocas afirmaciones: entre 3 y 5 como mucho. Para mí 2 o 3 son el número ideal, porque las vas integrando en tu subconsciente. Además si utilizas todos los medios para estas afirmaciones, verás efectos más rápido. Por ejemplo: utiliza post-it, haz dibujos o utiliza colores para escribir tus afirmaciones, repítelas, cántalas… A mí me funciona así y desde luego que he conseguido grandes cambios en mi vida, incluso a nivel de salud, gracias a las afirmaciones. Muchos éxitos!

    1. Hola Adel. Depende de cada persona, aunque por experiencia propia te diré que en mi caso sí que funciona, porque soy muy auditiva. Sí que te diría que es mejor escucharlas que no hacer nada. Pero lo mejor que puedes hacer es probar. Graba tus afirmaciones y escúchalas lo que necesites. Y luego observa si son frases que ya sientes como tuyas, si te resultan ciertas como “mañana sale el sol”. Es una buena opción, según mi punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.