El fracaso como puerta al éxito

Claves del artículo:

He oído en varias ocasiones eso de que en Estados Unidos, el país del emprendimiento por naturaleza, antes de dar financiación o invertir en un emprendedor, en vez de preguntarle cuántas veces ha tenido éxito en sus negocios, le preguntan cuántas veces ha fracasado. Y si dice que nunca, no le financian.

Parece chocante, pero en realidad si miramos el fracaso de otra manera, podemos intuir que tiene su lado positivo.

El fracaso demuestra que tenemos eso que se llama y está tan de moda ahora: resiliencia. La resiliencia es la capacidad de superar dificultades y de afrontar crisis importantes. De hecho, el ser humano está programado para sobrevivir. Para caerse y levantarse. Porque a todos nos impulsa nuestro deseo de seguir viviendo.

Llevo dándole vueltas al asunto desde hace tiempo. ¿Cómo puedo conseguir éxito, resultados, objetivos...? ¿Cuál es la clave? Y la respuesta es bien sencilla: la forma más directa para conseguir algo es fracasando primero. Sí, porque el que no intenta, no se equivoca. Y es gracias al error como conseguimos experiencia, como crecemos y aprendemos.

El miedo al fracaso

¿Pero por qué entonces nos da tanto miedo fracasar?

Probablemente nuestra educación, en la que la palabra “fracaso” suena mal y se ve como algo muy negativo. Nos enseñan que fracasar es de perdedores, es de ser débil, es de haber hecho las cosas mal.

Y sin embargo, los que más alto han llegado, todos nos cuentan cómo han ido fracasando hasta llegar a donde están ahora. De hecho el fracaso les hace apreciar aún más lo que tienen y motivan a los demás a seguir su ejemplo.

Uno de mis lectores más fieles tras leer mis 3 ingredientes para reinventarse con éxito, me hizo una observación muy interesante, a través de un comentario: ¿no faltaría quizás un ingrediente más, como la experiencia?
No pude menos que darle la razón. Si los ingredientes claves para reinventarse son: Introspección, Acción y Pasión; hay una clave aún de mayor peso para alcanzar el éxito: equivocarte, fracasar, o lo que es lo mismo, tener una experiencia.

Como decía en una de sus charlas, Sergio Fernández: “apuesta al 100% por tu proyecto, y si fracasas, al menos habrás aprendido algo”.

¿Cuál ha sido el mayor fracaso en tu vida?

Los fracasos pueden conllevar dos cosas: que te caigas y no quieras volverte a levantar o que te levantes con mayor fuerza. Ahora mismo me gustaría plantearte una pregunta en serio: ¿cuál ha sido el mayor fracaso de tu vida? Sea laboral o personal. De mí puedo decir que a nivel laboral no haberme dedicado a mi pasión, no haber estudiado una carrera por vocación sino por miedo, no haber sabido tener paciencia a la hora de buscar un trabajo acorde a mi nivel...

Pero aún con todo, esos fracasos, pequeños o grandes, me llevaron hasta donde estoy hoy. Mucha gente que acude a mí para procesos de coaching, me dice: “Es que no sé cuál es mi pasión”. La respuesta es simple: hasta que no lo pruebes, no sabrás si es tu pasión o no, a no ser que lo tengas claro de antemano.

Ensayo y error. Ensayo y error. Ensayo y éxito

Te propongo que pruebes, que experimentes. Yo antes de dedicarme al coaching estaba convencida de que quería abrir un centro de bienestar, estudiar Ayurveda y Yoga, irme a la India... además me formé como terapeuta de Reiki. Y no voy a decir que me he equivocado: son mis pasiones. La salud física y mental, el bienestar, la espiritualidad, la nutrición vegetariana, vivir mejor, más despacio, de acuerdo a nuestra naturaleza.

Pero yo soy una apasionada de comunicar, de escribir, de expresarme con la palabra. Por eso el Coaching me vino como anillo al dedo: psicología, escuchar y ayudar a los demás, introspección, reflexión, aquí cabe también un estilo de vida más saludable, incluso la espiritualidad y el coaching no son dos mundos reñidos entre sí.

Si me dedicara solamente al Reiki, a mi nivel de evolución en el día de hoy, estaría de alguna forma incompleta, a no ser que quisiera escribir libros de ello. Esto no significa que el día de mañana, mi propia evolución me lleve a temas más espirituales, de hecho es lo que siento, que incluso el Coaching, que estoy tomando por filosofía de vida, es un paso más en mi autorrealización para alcanzar más adelante un nivel superior.

Mi consejo: probar y equivocarse

No tirar la casa por la ventana. Por ejemplo, cuando aprendí Reiki me hice voluntaria en hospitales públicos en Madrid. Fue una experiencia preciosa de la que aprendí muchísimo a nivel personal y espiritual, pero para realizarme yo necesito usar la palabra, comunicar.

Hace poco experimenté una nueva faceta profesional: ser organizadora y ponente de un taller. ¡Me encantó! Yo, que durante toda mi vida adulta pensé que no valía para hablar en público. ¿Tenía miedo antes de mi primera vez? ¡Claro que sí! Afortunadamente un proceso exhaustivo de coaching hizo que desbancara mis creencias limitantes y consiguiera enfrentarme con éxito a esta experiencia tan productiva.

Pero si me hubiera quedado en mi zona de confort, si me hubiera dicho que no valía la pena probar por miedo al fracaso, no habría conseguido ningún resultado. Y el mío en este caso fue muy positivo. Después de esta primera experiencia, preparé con mucha ilusión mi siguiente taller, con contenidos nuevos, atreviéndome con visualizaciones creadas por mí, ejercicios novedosos... vamos, que he empezado a sentirme muy a gusto en esto de impartir talleres.

Este es sólo un ejemplo de mi vida, pero seguro que en tu vida hay más ejemplos: algo que te daba miedo, te atreviste a hacerlo y salió bien. Y también algo que salió mal. ¿Y qué pasó entonces? Seguro que te llevaste alguna lección, algún aprendizaje. ¿Qué es lo peor que te puede pasar si no lo consigues? Pero sobre todo: ¿qué pasaría si lo consigues?

17 comentarios

  1. He leído este maravilloso artículo tuyo, sobre cómo el fracaso, nos puede ayudar a no cometer más errores, nos puede ayudar a levantarnos, y aparender, e incluso, como en tu caso a realizar lo que más te gusta. Es cierto que en la mayoría de las ocasiones, y salvo que sea un auténtico genio ( e incluso así) aprendemos mucho de los errores, de los fracasos, pero la cuestión, bajo mi punto de vista, “gestionar los fracasos, los errores”, de tal manera que nos nos afecte negativamente, o no tan negativamente, como para que podamos levantarnos y continuar. Lógicamente, no todos podrán hacerlo de la misma manera. No todos pueden fracasar y levantarse de manera rápida y seguir adelante y de la misma forma. Por eso, digo que la clave es esa, y cómo podemos hacer para que esos errores, fracasos, nos sirvan de estímulo,para seguir adelante, y no para quedarnos en ese punto. Y la otra clave es “depende de la situación, y el grado de fracaso o error”, ya que influirá más en nosotros, en el sentido de verlo como una manera de aprender, de seguir adelante o de estancarnos, y ver nuestra vida un auténtico cúmulo de errores o fracasos, y darnos por vencidos. No sé que pensarás tu María, me gustaría saber tu opinión sobre estas claves que he puesto. Un abrazo María, y gracias por tu maravillosos artículos.

    1. Hola Justino. Efectivamente: aprender a gestionar los fracasos es lo más difícil. Yo sólo he mencionado la puerta de entrada: la creencia de que el fracaso es malo. Si vivimos con esa creencia en mente, muchos nos paralizamos y no nos atrevemos a hacer las cosas, por miedo al fracaso. Pero lógicamente como tú bien dices, hay mucho más después. Hay fracasos que no conseguimos gestionar, y para ello nada mejor que un proceso de coaching, ya que es la forma más directa de determinar qué nos duele tanto de ese fracaso no gestionado, qué nos impide levantarnos y probar otra vez. Yo a modo personal estoy aprendiendo muchísimo de mis fracasos, no hablo de todos ellos en mi blog, obviamente, algunos me toca gestionarlos todavía, pero es un proceso por el que todos pasamos en la vida. Si sientes que no eres capaz de gestionarlos por tu cuenta, mi consejo es que acudas a un Coach, un terapeuta, etc. Porque efectivamente cada caso es particular y cada persona ve de una determinada manera el fracaso, el grado, etc. Espero haberte aclarado mi artículo. Gracias por comentar, como siempre 🙂

      1. Si lo has aclarado, quizás añadir, que hay fracasos, errores, que incluso nos motivan, porque sabemos lo que tenemos que hacer para la siguiente vez o a partir de ese momento, para iniciar el mismo camino, proceso, situación. Muchas gracias María

  2. Hola Maria, la verdad que me siento muy identificada, mi vida es tal cual lo has contado, solo que hasta el momento solo tengo fracaso tras fracaso, en mis sueños de bailarina, siempre abandono y amo bailar por ser mama siempre siento que ya debo dejar de intentarlo, pero siento que muero por dentro. En el amor fracase siempre. La verdad que deseo aprender y cambiar mi vida, para poder enseñarles a mis hijos a vivir y que no sigan ciegos como yo hasta ahora. Gracias por tus enseñanzas y compartir tus experiencias la verdad que me esta ayudando mucho. Un abrazo

    1. Hola Luciana. Mi recomendación es que nunca dejes de intentarlo. Y más por tus hijos para que vean una mamá que no se ha rendido y no se ha quedado atrás. Me alegro mucho de que te estén ayudando mis experiencias. Soy de las que piensan que cuanto más te caes, más te levantas y más fuerte te haces. Estoy segura de que si te embarcas en el camino del crecimiento personal, cada día te irá mejor y lograrás atraer el amor a tu vida y también la abundancia material y profesional. Te recomendaría mucho mi curso SelfCoaching, porque hay dentro personas como tú que empiezan a ver cambios increíbles en sus vidas. Un abrazo grande!

  3. Estoy recibiendo el curso “Las cuatro creencias limitantes” me parece muy interesante el contenido de los vídeos, así como el materia de apoyo: los enlaces a los artículos relacionados con el tema en referencia, muchas gracias por esta oportunidad, estoy aprendiendo aspectos que no conocía y que me pueden ayudar en mi crecimiento personal, muy buenos vídeos, muy buenos artículos, felicitaciones por escribir tan claro

    1. Me alegro Carmen, de que te sea de utilidad. Yo también cuando descubrí este mundo hace unos años me llevé una grata sorpresa. Desde entonces veo la vida de otra manera y me siento mucho más calmada y confiada. Un abrazo grande y gracias por tus palabras!

  4. Hola María estoy encantada con este curso,y con el que he adquirido,en ellos encuentro muchas cosas que me describen,yo no sé cómo soy ando un poco perdida(por este motivo te encontre),pero se que si sigo leyendo y escuchando me encontraré,hay un refrán que dice que cuando el alumno esta preparado aparece el maestro.gracias gracias gracias

    1. Por supuesto Charo, veo en ti a una mujer valiente, fuerte, con las mismas dudas que todos tenemos pero esa fuerza hace que no te rindas y te sigas buscando. Me alegro de encontrarme en el camino con personas como tú, sé que todo lo que haces traerá mucho bien a tu vida, porque mereces ser feliz y vivir a tu manera. Gracias por leerme y comentarme. Un fuerte abrazo para ti!

  5. Te leo y es tal cual lo planteas, tenemos miedo al fracaso y no nos atrevemos a enfrentarlo, si apreciar que eso se puede transformar en algo muy positivo y no te va permitir tropezar con las mismas piedras, y como decis, salir de tu zona de confort.
    amo mi trabajo, pero siento que me falta poco, siento que no tengo pasiòn por nada, pero amo cocinar, es como una terapia, y como dice mi marido, esa es mi pasiòn.

  6. Aquí en Argentina son casi las 3am y te leo y sólo agradezco haberte encontrado porque por todo lo que escribes, se nota que vos ya pasaste por esto.

    Gracias de verdad. Te aliento a que sigas publicando, escribiendo, ayudando a la gente porque el mundo necesita de personas que ayuden desde el corazón como lo haces tú.

    Bendiciones para ti María y que sigas creciendo en todo lo que emprendas. Gracias por compartir! Me encanta tu blog!

    Vanesa

  7. Hola María, voy a cambiar mi Mindset para atreverme a pensar que voy a pasar estas Oposiciones con nota, ya te contaré , que tal me han ido, gracias por impulsarme a ser más de lo que creo que soy.

  8. Wow maria, este articulo era justo lo q necesitaba, muchisimas gracias. Hace poco quede muy decepsionado porque no cumpli mi objetivo tal y como queria, pero me doy cuenta q era demasiado perfeccionista, y pensaba q las cosas tenian q salir como las imaginaba. Ahora se q si quiero lograr mi objetivo debo d equivocarme y levantarme las veces q sean necesarias hasta lograrlo. Mi pregunta seria ¿Como hacemos para dejar d juntarnos con amigos q apreciamos pero q d alguna forma nos impiden alcanzar nuestros objetivos? Se q s sale un poco del tema, pero m gustaria q m respondieras…saludos desde peru

    1. Hola Jimy. Pues decirte que si tus amigos te impiden alcanzar tus objetivos, ¿de verdad son tus amigos? Por otro lado, si no puedes evitar juntarte con algunos de ellos, recomendaría no sacar el tema de lo que quieres alcanzar, así no tendrán excusas para impedirte nada. En todo caso habría que revisar cómo exactamente ellos te impiden lograr tus objetivos. ¿De verdad lo impiden? ¿O quizás influyen en nuestras decisiones de manera negativa?

  9. Hola María,
    Es grandioso leerte, me ha ayudado mucho en el proceso que quiero emprender de renovación emocional, personal y profesional, sabes me siento a medias, siempre mi objetivo fue ayudar a los demás y a mi familia poniéndome al final de la lista de prioridades… ahora he aprendido cosas nuevas y tengo mucho interés en reinventarme. Agradezco a la vida por haberte encontrado y que hayas entrado en ella. Por tu tiempo y esa entrega maravillosa que tienes hacia las personas. Seguiré pendiente para leer tus contenidos : ) UN ABRAZO AFECTUOSO¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.