7 claves para “venderte” profesionalmente

Claves del artículo:

Muchos no sabemos “vendernos” en el trabajo actual o para un trabajo nuevo. Y es un hecho. Primero, porque desconocemos nuestras fortalezas y debilidades, o no aceptamos estas últimas. A veces rechazamos algo de nosotros de tal forma, como cuento en este artículo, que acaba saliendo a la luz y no te permite mostrarte de la mejor forma. En este artículo te cuento cómo puedes "venderte" profesionalmente, sin sentirte avergonzado por ello.

Para empezar, me siento en la obligación de advertir que la palabra “venderse” se suele ver de manera peyorativa. De hecho es un poco lo que siempre me ha pasado a mí, al igual que con la palabra “ambición” o “éxito”. Fijaos en la importancia del lenguaje. Aquí es donde entran en acción las famosas creencias limitantes: esas “verdades” que nuestro cerebro ha tomado por inamovibles. Y como dice la PNL, nuestro lenguaje determina cómo entendemos la realidad. Muchas veces esto ocurre a un nivel subconsciente, no nos damos cuenta de que esa palabra, en apariencia inofensiva, está creando toda una realidad para nosotros.

Si rechazo inconscientemente palabras como “venderme”, “éxito” o “ambición”, estoy rechazando en el fondo conseguir esas acciones y, aunque de forma consciente pretenda ser una persona exitosa, lograr una posición o ser elegida entre otros candidatos, es probable que la incoherencia que hay en mí haga que en lugar de acercarme a todo ello, me esté alejando, generándome un inexplicable malestar.

Personalmente siempre he envidiado un poco a esas personas que conseguían sacarse el máximo partido en su vida: sabían hacer amigos adecuados, se presentaban —o “se vendían”— muy bien, conseguían puestos de trabajo a los que aspiraban o montaban proyectos sin miedo al fracaso. Ellos tenían algo que me faltaba a mí. Pero afortunadamente, después de dar tumbos en mi trayectoria profesional, creo que por fin di con la profesión que me identifica y por aquí quiero contaros las 7 claves que hacen que una persona consiga “venderse” realmente bien.

Ojo, no es una receta de éxito ni mucho menos. A través de la observación y análisis (tanto de mí misma como de personas que conozco, así como a través de las sesiones de coaching con mis clientes), he identificado algunas de las pautas que hacen que un determinado perfil de personas consigan crear un efecto positivo en su interlocutor.

7 claves de personas que saben "venderse" profesionalmente

1) Seguros de sí mismos y con plena confianza en sus posibilidades.

Saben de qué estan hablando y creen firmemente que eso de que hablan es bueno, útil o interesante. Tiene mucho que ver con un estado de aceptación de uno mismo, así como conciencia de mis límites y mi potencial.

Cuando no creemos en nosotros, todo lo que decimos o hacemos suena poco convincente, porque esa inseguridad se traslada también a nuestros interlocutores y la perciben de forma muchas veces inconsciente. Por ejemplo realizar afirmaciones de forma constante, centrándonos en aquello que nos produce inseguridad, y afirmando justo lo contrario, puede ser una buena vía a la hora de potenciar esa fe en nosotros o en aquello que hacemos.

2) Un nivel de autoestima adecuado

No hay sentimiento de inferioridad ante los demás; no creo que por hablar con esa persona o por quitarle su tiempo, le estoy molestando. El tema corporal aquí es importante. Muchas veces nuestra propia postura delata nuestra falta de autoestima: espalda encorvada, manos que no sabemos dónde ponerlas, mirando al suelo. Lo ideal será llevar los hombros hacia atrás, mirar al interlocutor a los ojos sin intimidarle, estar relajados y no tensos.

Este punto tiene mucho que ver con el anterior. Y es que la autoestima y la autoconfianza son las dos caras de la misma moneda. Si creo en mí y en lo que hago, me aprecio más y me acepto. Y si me acepto como soy, creo en mí mismo.

3) Enamorados de su producto, servicio, marca personal.

Es básico. De hecho la mejor forma de vender un producto es desde el corazón. Si creo en mi producto, si considero que vale la pena, no voy a pensar que estoy engañando a nadie. La forma de saber si de verdad mi producto me gusta es preguntarme: ¿lo compraría yo si me lo fueran a vender?

Y si mi respuesta es sí, puedo enumerar todas las razones por las que yo mismo lo compraría o me contrataría a mí mismo. Si creo que no, entonces es hora de pensar qué está fallando y cómo lo puedo mejorar hasta crear esa marca o producto del que esté realmente enamorado.

4) Capacidad de escucha activa

No se trata únicamente de hablar de uno mismo, sino de escuchar al otro, haciéndole sentir importante. La escucha es una parte esencial de la comunicación. A nadie le gusta escuchar a alguien que no para de hablar de lo maravilloso que es y de lo mucho que sabe hacer. Es necesario también parar de vez en cuando y ver qué puede aportarnos el otro, hacerle sentir bien preguntando por sus cosas, sus preocupaciones.

Lógicamente si estamos en una entrevista de trabajo no es plan de ir preguntando al entrevistador por su vida privada, pero sí podemos hacer algunas observaciones puntuales o interesarnos por el negocio, el mercado o la empresa en sí. Y si se trata de vender mi producto o servicio a otra persona, es importante que escuchemos al otro para detectar sus necesidades, inquietudes...

5) Positividad y optimismo.

Es difícil venderle algo a alguien si no estás vibrando en una frecuencia alta, como lo es el estado del optimismo. Somos seres sociales y contamos con las llamadas neuronas espejo, y éstas se contagian. La sonrisa —obviamente no fingida— aquí es fundamental. Pero no sólo eso, es importante también usar términos positivos, el lenguaje delata muchas veces nuestra forma de pensar.

Te propongo un experimento, graba alguna conversación con alguien de tu entorno (pero no estés pendiente de que te estás grabando, relájate y sé tú mismo). Y escucha la grabación después. Observa si predominan palabras como el No, el Tal vez, el Imposible, Difícil, Tengo que, No sé... o por el contrario utilizas términos más positivos como el Seguramente, Quiero, Lo voy a hacer... Observa también si predominan condicionales (Me gustaría, Quisiera, Ojalá...) o verbos de futuro (Voy a..., Haré...). Todo esto te dará pistas sobre cómo piensas: si vives en el NO, en el TAL VEZ o en la Aceptación y Confianza.

6) Rapport.

Ésta es una técnica que se usa mucho en la PNL y consiste en la capacidad de imitar de forma apenas perceptible los gestos y sobre todo los microgestos del interlocutor. Muchas veces ocurre de forma espontánea, cuando estamos realmente conectados con la otra persona, ya que empezamos a vibrar en una frecuencia similar y esto hace que nuestras neuronas espejo se activen, haciendo que adoptemos casi inconscientemente la misma postura, gestos parecidos, etc. Eso sí, no recomiendo a nadie usar el rapport de forma fingida, se verá muy forzado y no nos hará estar presentes en el proceso de la comunicación.

¿Cómo aprender el Rapport? Puedes practicarlo con alguien de confianza. Si ves que ha cruzado las piernas, crúzalas tú también. Sé consciente de tu cuerpo y de la posición del otro en una interacción social. Las respuestas no tardarán en llegarte.

7) Aceptación del otro.

Ésta me parece de las más difíciles. Y es que para conectar con el otro, como lo comentaba más arriba, es esencial que aceptemos totalmente a la persona que tenemos delante. Son cosas que no se dicen pero se sienten a un nivel inconsciente. Por ejemplo, si la persona a la que queremos venderle algo o un entrevistador nos cae mal, no nos gusta por alguna razón, o creemos que no le gustamos a esa persona (véase punto 2: baja autoestima), la conexión entre ambos será forzada y por tanto nuestra credibilidad será menor.

¿Que nos puede ayudar a crear esa atmósfera de aceptación? En realidad todo lo anterior: confianza, escucha activa, rapport, positividad (que no positivismo, ésta es una corriente filosófica de principios del S.XX) y la idea de que esa persona que tenemos delante tiene una grandeza dentro. Esto es algo que me está enseñando mi profesión de Coach y es maravilloso: todos somos grandes, todos tenemos algo maravilloso dentro y de mí dependerá que quiera y pueda descubrirlo en el otro.

Lograr la aceptación no es fácil. En primer lugar el que debe aceptarse es uno mismo. Y aceptarse es aceptar mis virtudes pero también mis defectos. Dejar de juzgarme duramente, de criticarme, de hablarme de forma negativa por dentro. Mi consejo aquí vuelve a ser la palabra que mencioné anteriormente: ser consciente. Consciente de cómo me hablo, de cómo me veo por dentro. Pararse y observar. La meditación puede ser un perfecto aliado para este proceso de conciencia y observación mental.

Y ahora me gustaría que me contaras, ¿te ves reflejad@ en todos los puntos o al menos algunos de ellos? ¿Cuál es el que te falta o crees que necesitas reforzar? ¿Me lo cuentas en los comentarios? Y si este artículo te ha gustado o crees que puede ser útil para otras personas, ¿me harías el favor de compartirlo en las redes sociales?

6 comentarios

  1. Me pareció muy interesante cuando comentás que si rechazamos ciertas palabras como éxito, ventas o ambición, en el fondo estaríamos rechazando también hacer las acciones necesarias que nos permitan alcanzar eso mismo. Ya sea riqueza, el éxito o mejorar nuestra manera de vender y promocionar lo que hacemos.

    Años atrás no me gustaba para nada la palabra “ventas ni mercadeo”. No se bien por qué. Pero sentía un rechazo.

    En el mediano plazo, este modo de pensar me terminó jugando en contra, dado que tal vez no podía conseguir la cantidad de clientes necesarios para mantener la empresa rentable. Al tener un perfil tan bajo y sin exposición prácticamente nadie conocía lo que hacía. Ni siquiera mi círculo de conocidos más cercano.

    Luego con el tiempo fui entendiendo que todo el mundo quizás debería adquirir habilidades de venta y promoción. Ya sea para mostrar un hobbie, su trabajo o lo que sea.

    Un libro que leí y me gustó mucho es “Tu mejor promotor tu mismo” que cuando lo vi en la librería me generó también rechazo, pero luego al leer las primeras páginas encontré mucho contenido de valor.

    En los items mencionados arriba me parece fundamental que tengamos mayor confianza en nosotros mismos y en lo que hacemos. Pero también hay algo más. Tenemos que estar convencidos y encontrar la motivación exacta para mostrar al mundo lo que tenemos para ofrecer. Y para eso, creo que quizás nos tiene que gustar.

    Por ejemplo, si una persona no le gusta su trabajo o no está convencido de lo que hace, probablemente tampoco pueda venderlo y transmitir ese entusiasmo necesario al resto.

    Por eso la confianza es fundamental

    Muy buen artículo!

    1. Me siento muy identificada contigo, Mariano. Yo, como lo comento en el artículo, a pesar de que estudié la carrera de Publicidad y relaciones públicas, llegué a aborrecer todo el tema de venta, porque lo veía como mentir, ocultar la verdad, maquillar. Pero en realidad no tiene por qué ser así. De hecho cuanto más naturales seamos, mejor nos vendemos. Hay cosas que se venden solas porque son buenas y son de calidad. Y gracias por el libro, le echaré un vistazo en internet.

  2. Querida Maria, como siempre fabuloso articulo, de gran calidad, lleno de verdades. Me siento muy identificada con lo que expones. Cuando hace unos meses me lance a emprender mi propio negocio, todos estos temas salieron a relucir en mi camino (el rechazo de los conceptos de exito, riqueza, dinero, venta…), es increible como a traves del emprendimiento personal estoy consiguiendo iluminar mi inconsciente, tomando conciencia de muchas de mis creencias limitantes, consigo “ver ” lo que antes no era capaz. Es fascinante! Desde aqui animo a todo el mundo a ser el dueño de su propio negocio, todos tenemos algo especial y unico que vender al resto. Es un proceso vivencial hermoso, de crecimiento, de exposiciok constante a todos tus fantasmas, te permite trabajar muy a fondo los conceptos de autoconfianza, poder personal, amor a uno mismo y a los demas, diria que es un proyecto de limpieza y de sanacion de todas nuestros miedos. Atrevete a ser tu mismo con todas las consecuencias!
    Muy agradecida de conocerte y de disfrutar de tus articulos!

    1. Hola Sandra! Qué ilusión me hace verte por aquí. Sabes que mientras escribía este artículo, me acordaba de ti? Te entiendo tan bien, pero es lo que tú misma dices: un negocio o marca personal o incluso una entrevista para un trabajo o tu CV son importantísimos a la hora de conocerte más, de aceptarte, de amarte y amar a otros. Es sencillamente maravilloso. Venta y espiritualidad no son dos mundos dispares si se hace desde el corazón, lo auténtico, la disposición de ayuda. Todavía recuerdo nuestra última sesión de coaching en la que yo también aprendí mucho (al final aprendo tanto de mis clientes!): la actitud con la que vamos por delante, el amor al otro, la ayuda, la disposición. Si vivimos y trabajamos desde esta actitud, es mucho más fácil vender, ofrecer tus productos y servicios y todo sale de una manera más natural. Gracias por comentar. Espero volver a coincidir pronto!

  3. HOLA MARÍA,, el término verderse, es una palabra que se utiliza mucho en lenguajes coloquiales, para abreviar en dar explicaciones, y para que la otra persona te entienda, que te entiende, y.. entiendo lo que dices, de que “verderse” es una palabra que, como tu bien dices, entran dentro de las creencias limitantes, que nuestro subconsciente, toma para crear una situación real. Pero yo creo que en realidad, es así, no de verderse, como las que venden su cuerpo, sino de que, tu te hagas ver hacia los demás, para hacerte valer.
    En cuanto a las claves, me identifico con todas, estoy de acuerdo con todas, además mira, fíjate que casualidad, he tenido exámenes esta semana, y una de las preguntas era, que Un Business Ange, me ha llamado para que le explique en 90 minutos , su Plan de Negocio, y curiosamente, muchas de las claves coinciden con los aspectos a tener en cuenta y que debería ensayar para que en mi discurso, sepa “vender”mi Plan, para que el inversor, lo apruebe y lo acepte, básicamente es que en mis explicaciones, transmita: seguridad, positividad, de que este plan va a funcionar, los gestos corporales (las manos, ojos, la mirada, etc) bueno sería mucho más largo, pero en resumen, esas son las cuestiones que debo tener muy presente a la hora de proyectar mi Plan. Y lo voy a compartir, porque me ha parecido super interesante, de verdad. Un abrazo María.

    1. Gracias, como siempre, Justino. Pues sí, me refiero a las creencias limitantes detrás de esa palabra. Vender en realidad es ofrecer algo de valor para alguien. Pero si ni nosotros mismos somos capaces de ver nuestro valor, ¿cómo vamos a pretender que otros lo vean? Para mí éste ha sido un handicap a lo largo de toda mi vida, no creer que suponía un valor para otros. Por eso creo que es tan importante darme cuenta de ello y empezar a cambiar poco a poco mi autopercepción. Me alegra que te haya gustado y lo estés aplicando en tu vida o en un plan de negocios. Y gracias por compartirlo, por supuesto. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.