El Coaching y la Espiritualidad, ¿dos mundos dispares?

Claves del artículo:

Este post nace de esos impulsos creativos que a veces sobrevienen, tras tomarme el primer café de la mañana (lo confieso: no soy persona sin mi café, y además pronto lo veréis aun más claro, cuando saque un proyecto muy chulo que tengo ahora entre manos).

Ayer un usuario anónimo, escondido bajo un pseudónimo, me reprochó con un comentario suyo en lo que ha sido el primer artículo de este blog (año 2013) que haya mezclado churras con merinas hablando de los Vedas y budismo en un blog dedicado al coaching y desarrollo personal y profesional.

Y ello me ha llevado a reflexionar un poco más sobre la idea de unir conceptos tan aparentemente dispares como el coaching y la espiritualidad. Y sobre todo tratar de entender por qué hay personas que rechazan que ambas disciplinas puedan ir de la mano.

Para empezar, diré que si bien es verdad que empecé el blog pensando en dedicárselo exclusivamente a la filosía védica que, desde que la conocí, me resultó un mundo nuevo y apasionante y me sigue pareciendo un camino increíble para el crecimiento personal y espiritual, mi propia evolución personal y la adaptación a los tiempos que corren me llevó a la necesidad de ir cambiando poco a poco la temática de mi blog, acercándome a temas algo más tangibles o prácticos como la inteligencia emocional, el desarrollo personal, el coaching, la PNL, etc.

Es mi blog y no tengo por qué dar explicaciones a nadie, siempre y cuando no muestre información falsa o plagiada, o pretenda hacer daño a otras personas con lo que publico. Sin embargo, sí creo que me debo a mis lectores, que son al fin y al cabo las personas que me leen y comentan. Así que agradezco enormemente a Quako, el usuario anónimo, que tras su irónico comentario, me haya hecho reflexionar y pensar en si de verdad estamos preparados como sociedad para entender el desarrollo personal no sólo desde el punto de vista de la psicología o mente y emociones, sino también desde nuestra parte más profunda o espiritual.

Y para ello voy a desarrollar algunos puntos clave para mostrar, desde mi punto de vista (y también de grandes autores como Wayne Dyer, Tony Robbins o Robert Dilts) la relación entre el desarrollo personal y la espiritualidad.

1) Cambios evolutivos a nivel de Identidad y Trascendencia

Sin ir más lejos, debo agradecer a mis profesores de la escuela de coaching en la que me he formado que también hubieran tratado esta disciplina desde el enfoque de la PNL, donde uno de sus máximos exponentes, Robert Dilts, muestra la llamada pirámide o Iceberg de los niveles neurológicos,  mostrando los cambios que pueden producirse en nuestra vida a varios niveles: cambios de entorno o conducta, los más superficiales, llamados remediativos; cambios a nivel de capacidades, creencias y valores, un nivel bastante más profundo, denominados cambios generativos; y por último, cambios a nivel de identidad y transpersonales o espirituales, llamados cambios evolutivos, los que mayor nivel de transformación implican.

el-coaching-y-la-espiritualidad-2

2) Autorrealización y Misión

Por otro lado, conceptos tales como la Autorrealización, que es uno de los pilares del coaching y de la temática que trato en profunidad; Identidad o Esencia; nuestra Misión en la vida... son aspectos muy ligados a nuestro lado más espiritual o transpersonal. Ya no se trata de vernos como seres aislados que buscan un cambio a nivel de satisfacción o placer, sino seres que van más allá y se acercan a la búsqueda de su misión vital, algo que trasciende a uno mismo y aporta valor a la sociedad en su conjunto

3) Tres tipos de felicidad: Placer, Pertenencia y Sentido

El tema de la misión me lleva a hablar de una vida con sentido. Según el psicólogo y conferenciante americano Martin Seligman, promotor de la psicología positiva, hay 3 tipos de felicidad: una vida de Placer, una vida de Pertenecer o tener buena relación con tu entorno y una vida con Sentido. Por cierto, no se trata de que tengas una u otra, puede haber comibinación de varias en tu vida. ¿Qué es el sentido sino una forma de encontrarle una explicación a nuestra existencia, una especie de búsqueda espiritual o introspección, viendo el fin último de nuestra vida como algo que tiene un significado mayor, que va más allá de nosotros mismos?

4) Mindfulness o Atención Plena

No puedo dejar de mencionar esta gran corriente que se está dando en los últimos tiempos: una nueva manera de ver y vivir la realidad, estando presentes en el Aquí y el Ahora, siendo conscientes de que la vida está sólo aquí, dejando fuera por un rato nuestra mente incansable vagando de un lado para otro, analizando, comparando, maquinando, juzgando, quejándose. De todo esto nos hablan los Vedas; descubrí Mindfulness, antes de conocer esta palabra, a través de los maestros de la filosofía védica.

5) Conciencia y Propósito vital

Una de las palabras claves en el coaching es darse cuenta, tomar conciencia, cuestionarse a uno mismo y responder a preguntas tan profundas como:

Un proceso de coaching y el consiguiente cambio deseado será mucho más profundo si funciona desde dentro, desde lo más humano o auténtico que tenemos las personas: nuestro propósito vital, un para qué de nuestra vida y de todo lo que hay en ella: nosotros mismos, la familia, la pareja, el trabajo, la autorrealización.

Conclusiones

Sí, el Coaching puede funcionar perfectamente a nivel de cambios remediativos o generativos. Pero el cambio global se produce a un nivel mucho más profundo y evolutivo, cuando entendemos quiénes somos, para qué estamos en este mundo, y entonces todo lo demás se va alineando con esta profunda visión de nosotros mismos.

Entender que somos parte del todo, un universo lleno de almas que en el fondo son una sola, ver el Alma de las personas con las que trabajo, es lo que me hace ver la grandeza de las personas y de esta preciosa profesión que es el coaching. De hecho, fue un veradero descubrimiento para mí y un auténtico placer darme cuenta de que en mi escuela de coaching esta disciplina tiene también una dimensión espiritual, una forma de entendernos no sólo como materia sino también como esencia o alma.

Cada uno buscará su espiritualidad propia. La espiritualidad no es una religión concreta con sus dogmas y ritos, es ante todo un camino de búsqueda y de introspección, al menos como lo veo yo. La espiritualidad es una nueva forma de ver la vida, mucho más plena, buscando el sentido a nuestros actos, buscando el amor y la comprensión, compartir, crear y co-crear, ayudar, transformar, transcender... una filosofía de vida consciente y coherente con uno mismo. Y si algunos prefieren llamarlo irónicamente New Age o Yupi-Hey, allá cada uno con su consciencia.

Por último, una pregunta que podrían hacerse mis lectores: ¿utilizo entonces en mis sesiones de coaching la espiritualidad como base de transformación personal? La respuesta es no. No todos necesitan, quieren o están preparados para trabajar con este enfoque. No todos tienen o desean desarrollar su parte más espiritual. Y yo como profesional del coaching no entraré a cuestionarlo en ningún momento. Es decisión de cada persona qué tipo de cambios realizar o si utilizar la palabra espiritualidad o no en nuestras sesiones. Tampoco suelo mencionar a los Vedas o lo que esta filosofía de vida supone para mí, como tampoco les hablo de Mindfulness, a no ser que estén interesados en ello.

Mi blog es un espacio de reflexión general, donde uno conceptos que considero vitales para el desarrollo personal, desde mi propio punto de vista. Si a alguno le ofende o le resulta absurdo lo que escribo, le animo encarecidamente a abandonar la lectura de este blog o darse de baja en mi Newsletter, si estuviera ya suscrito.

A los demás que os quedáis por aquí, gracias por seguirme. No significa que todos tengáis que estar siempre de acuerdo con lo que opino o escribo, pero creo que lo mejor que podemos hacer es participar de una forma abierta, honesta y sin pretender herir los sentimientos de nadie. Ésta es mi filosofía de vida que aplico también a este blog.

2 comentarios

  1. DESPUÉS DE HABER LEÍDO ESTE APARTADO, Y QUE LA VERDAD, ME HA GUSTADO, TENGO QUE COMENTAR QUE, PERDONALMENTE,: DESDE MU GRAN IGNORANCIA EN EL COACHING, PERO SEGÚN LO QUE HAS ESCRITO AHORA, INDIRECTAMENTE SI ESTÁN LIGADIS, PUES AUNQUE, EN ESTE PROCESO DE COACHING, SE TRATE DE LA AUTORREALIZACION, LA PERSONALIDAD, ETC, INFLUYEN NOTIRIAMENTE EN LA ESPIRITUALIDAD, Y ES QUE ES DESDE DENTRO DE UNO MISMO, DONDE RESIDE EL AUTOCONVENCIMIENTO, PARA CAMBIAR TODO, Y SI SE CAMBIA LA MENTE, LA FORMA DE VER SITUACIONES DE LA VIDA, CAMBIAS TU ESPIRUTUALIDAD, Y LA DE LOS DEMAS, NO SOLO ES LA MENTE O TU SITUACIÓN, SINO TU ESPIRUTU,DESDE DONDE SURGEN LAS MOTIVACIONES, LOS DESENCANTOS, ETC POR LO TANTO, EN CIERTA MANERA SI ESTAN LIGADOS. LA TRANSMISIÓN VDE ALGO PIR PARTE DE UNA COACH, LLEGA TAMBIÉN AL ESPIRITU, Y TRANSMITE TAMBIÉN UN TIPO DE ESPIRITUALIDAD, POR LO MENOS, DESDEVMI EXPWRIENCIA EN TUS SESIONES, MARIA, COMO EN TUS ESCRITOS, ES LO QYE VEO. SUENTO. UN ABAZO MARIA.

    1. Muchas gracias por comentar Justino. Efectivamente, aunque en mis sesiones de coaching no suelo emplear esta palabra, o al menos no con todo el mundo, sin embargo siempre está presente esa parte interna del ser humano, de la que parte su propósito vital. Me alegra que tú también lo veas tan claro como yo. Un abrazo, amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.