¿Es lo mismo Autoconfianza que Autoestima?

Claves del artículo:

Reconozco que durante bastante tiempo creí que eran prácticamente lo mismo, hasta que en un proceso de coaching personal descubrí que no era exactamente así. Siempre lo pensé así: tengo baja la autoestima, por eso no tengo autoconfianza. Pero aunque ambas cosas van unidas, en realidad mi problema no partía de la autoestima, cosa que de hecho me confirmó mi coach y con la que estoy bastante de acuerdo.

¿Entonces en qué se diferencian?

Básicamente la autoestima viene de la autovaloración que hacemos de nosotros mismos: imagen propia, aceptación y amor a uno mismo, pensar que tengo valía. Y por cierto, no tenemos la misma autoestima en todos los ambientes. En el ambiente familiar, por poner un ejemplo, podemos tenerla baja, porque además es uno de los ambientes que influyen directamente sobre nuestra autoestima. En cambio en el laboral, podemos sentirnos por el contrario muy valorados, ya que nos sentimos grandes profesionales.

Como véis, estoy empleando la palabra “sentirse” o incluso “ser”, porque la autoestima es una cualidad muy importante, genérica, que incluso dará lugar a una mayor o menor autoconfianza, aunque no siempre.

La autoconfianza tiene que ver con nuestras capacidades, con aquello que conseguimos “hacer”. Aquí está más el aspecto de habilidad, de realizar determinadas acciones. Confío o creo en mí para hacer o conseguir esto o lo otro. La autoestima en cambio no tiene que ver tanto con qué hago bien o mal o qué sé o no sé hacer, sino con cómo soy o me siento conmigo mismo.

Alta autoconfianza / Baja autoestima

Por poneros algunos ejemplos, imaginaos al tipo"duro" de películas de acción: un tío que en apariencia es muy seguro de lo que hace, no duda, va directo al grano. O un ejemplo más cercano: un vendedor excelente, capaz de vendernos la moto. ¿Significa esa confianza que tienen que también son personas que se valoran completamente? No tiene por qué. Puede coincidir pero puede que el tipo duro en el fondo sea duro porque no sabe mostrar sus sentimientos o el comercial exitoso lo sea sólo en el trabajo, pero en el fondo no es feliz.

Alta autoestima / Baja autoconfianza

Y pensemos también en un caso contrario. Personas con buena autoestima pero baja confianza. Es un caso menos típico, porque normalmente la autoestima alta da lugar a mayor confianza en uno mismo. Como decía más arriba, no somos iguales en todos los ambientes de nuestra vida. Imaginaos que cambiáis de trabajo o cambiáis de profesión. ¿Tendréis mucha autoconfianza desde el principio? Es probable que os sintáis algo confusos, sin saber al 100% qué pasos dar... a pesar de que os valoréis completamente.

Éste creo que es mi caso. Me valoro, me cuido, pienso en mí y trato de perseguir mis sueños... pero el camino no es sencillo y a veces viejos miedos resuenan en mí. Hay cosas que se me dan bien y confío en mí al hacerlas, otras que por unas causas u otras me cuestan más, como por ejemplo ponerme a hablar en público. Por dentro, mi voz interior me dice: vales mucho, puedes hacerlo bien. Pero al mismo tiempo esa otra voz saboteadora, susurra: pero hasta ahora no lo has hecho todo lo bien que podías, así que no te creo.

Un ejemplo de lucha entre la autoestima y autoconfianza. La primera es básica, sin ella nuestra vida se iría a pique o al menos no sería la vida tal como la deseamos. Pero la segunda es también vital y la única forma de demostrarnos que sí podemos hacerlo, es haciéndolo. La autoestima no necesita de razones, demostraciones... es como su nombre indica: amor, amor a uno mismo.

Creencia vs. Esencia

La autoconfianza se basa en 3 aspectos: sinceridad (con uno mismo y/o con los demás), competencia (sé cómo hacerlo) y credibilidad (que los demás crean que tengo capacidad y autoridad, pero sobre todo que yo me lo crea). Uno de los pilares de la autoconfianza es por tanto la creencia: creo que puedo, creo que sé y mi creencia es sincera, no es inventada ni forzada.

La autoestima va más con el verbo "ser". Sí, creo que soy valioso, pero no puedo —y sobre todo, no tengo por qué— demostrar mi valía, la valía es algo más intrínseco, más esencial. El mero hecho de que exista me hace sentir valioso. Es la raíz de mi ser, de mi por qué en el mundo.

La autoconfianza en cambio necesita que se le demuestre que podemos y la única forma de demostrarlo es ponernos en marcha y con ejemplos claros y directos ir demostrándonos a nosotros mismos que podemos, que somos capaces. Si veo que puedo, me lo acabaré creyendo.

Y ahora, mi pregunta va para vosotros, queridos lectores. ¿Creeis que tenéis más de una o de la otra? O puede que tengáis una opinión diferente sobre este tema. ¿Me lo contáis en los comentarios? Estoy segura de que cada persona lo ve a su manera y sé que tenéis mucho que aportarme en este aspecto.

2 comentarios

  1. María,
    He estado estos últimos años preguntándome que hago en mi vida, o de mi vida.
    No es que este todo mal, tengo mi casa, mi mujer y dos preciosas hijas. Pero siento que me falta la auto satisfacción…
    Por un lado, siento que no me he desarrollado en lo que siempre me ha gustado (lo que he tenido más reconocimiento) porque inseguridad y dudas, y por que quizás ese camino no era “viable” económicamente. La pintura y las artes en general, han sido de mi mayor interés, pero también otros temas más “terrenales”.
    Mi madre es pintora y mi padre era ingeniero. Dualidad pura, pero ambas creativas.
    Trate de forjar un camino como diseñador industrial, el cual tuve que renunciar por dificultades económicas y porque nacía mi primera hija.
    Así que inicie otro camino lejos de la actividad creativa, centrada en la relación con clientes y venta de productos para arquitectura.
    Tengo el resentimiento que si bien no es mal pagado, no es lo que me gusta, y lo que me gusta no es bien pagado.
    Siempre quise ser “alguien” famoso o reconocido (desde niño), pero esas aspiraciones creo, que me alejaron de lo central… hacer el camino. Altas expectativas y profundas decepciones, y “auto mutilaciones”.
    ¿Por qué?…no sé. Reconozco muchos sucesos y mi historia que me pueden fundamentar el problema…el por qué.
    Pero ¿para qué?… ¿Cómo sentirme satisfecho y motivado para tener logros mayores?
    No quiero ser un simple vendedor toda mi vida. Quiero lograr y crear una identidad.
    Quiero sentirme satisfecho y por supuesto, vivir tranquilo, emocional y económicamente.
    Ojala me haya explicado bien.
    Saludos.

    1. Hola Ignatz. Lo que me cuentas es muy cercano para mí. Es cierto que la mayoría nos solemos debatir entre ganar dinero o hacer lo que nos gusta. Pero yo he descubierto una cosa: cuando algo te motiva de verdad, cuando crees en lo que haces, te gusta, sientes que se te da bien, al final los resultados llegan. No el primer día ni el primer mes, muchas veces tampoco el primer año, pero llegan. La gente percibe el valor que aportas con tu trabajo y cree en ti, y está dispuesta a contratarte o comprar lo que ofreces. Detrás de la indecisión es muchas veces un miedo a la incertidumbre. Al principio esa tranquilidad de la que hablas no es fácil de alcanzar, porque tienes dudas, no sabes si has tomado la decisión correcta… pero conforme avanzas vas viendo la luz. Es un proceso. La vida misma es un proceso. A veces queremos que por arte de magia nos lleguen las respuestas y encontremos la solución definitiva. Pero lo único que funciona es Acción: ponerte en marcha, emprender un camino, muchas veces incierto, arriesgarte, sacar el guerrero que llevas dentro.

      Lo que comentas de lograr una identidad, se me ocurre que el curso que lancé hace poco podría ayudarte. Aquí tienes toda la información al respecto: http://mariamikhailova.com/cursomailcoaching/ Las personas que ya lo están haciendo están muy contentas y viendo resultados desde el principio. Se trata de conocer tus bloqueos, miedos, potenciar tu confianza… y decidir cómo vas a empezar, creando tu identidad profesional, marca personal y una estrategia. La otra opción que puedo ofrecerte son sesiones de coaching, es algo más personalizado pero también más costoso.

      Por cierto, si eres un vendedor y tienes dotes comerciales, ya tienes algo que la mitad de personas no tenemos. Y si eres capaz de vender algo que no es tu máxima aspiración, imagínate lo bien que venderías un trabajo en el que crees y que te apasiona.

      Sólo quiero desearte que encuentres las ganas y la fuerza de no sólo preguntarte por qué o para qué te pasa esto, sino de pasar a la acción, buscando de forma activa cómo puedes dedicarte a eso que te llena, que te motiva, a encontrar esa identidad y encontrar una vida emocional y económica satisfactoria. Un abrazo y mucha suerte en tu camino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María Mikhailova Pogosova.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de mariamikhailova.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.